Anuncios
Search results for 'bacalao'

Guiso de bacalao con gambas, un plato de cuchara fácil y sabroso

29 Dic

Guiso de Bacalao con Gambas

De vuelta al ruedo tras un prolongado paréntesis, aterrizo en la cocina virtual en días de fiesta, de brindis, de menús, de más excesos de lo habitual. Todo un reto. Para poner coto a esas “comelatas” sin una renuncia completa, aquí va este Guiso de Bacalao con Gambas (o Camarones).

Se trata de un plato sencillo, fácil de preparar, para calentar el invierno, para aprovechar su rica salsa con un buen pan o con arroz blanco. Es una receta de esas que salen con lo que aparece en la despensa en un momento de inspiración. No hay más historia que esa detrás, por lo que les invito a buscar nuestros ingredientes, ponernos el delantal y entrar de una vez a la cocina.

Ingredientes para preparar Guiso de Bacalao con Gambas (2-4 personas)

  • 4 lomos de Bacalao (500 gr) en su punto de sal
  • 200 gr de Gambas peladas
  • Tomaticos Cherry (8-10 unidades) cortados a la mitad
  • 2-3 dientes de ajo cortado en láminas
  • 1 cebolla cortada en brunoise
  • 1/2 tasa de vino blanco (120 ml)
  • 1 1/2 tasa de caldo de pescado (370 ml)
  • unas hebras de azafrán
  • 1 cda de perejil
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal (solo puse una pizca al final para rectificar)
  • 2 cucharaditas de harina de maíz (Maicena)

Cómo preparar Guiso de Bacalao con Gambas

  1. Primero pon en el caldo de pescado muy caliente (para infusionar) las hebras de azafrán, déjalas reposar unos minutos y luego cuela, desecha las hebras y conserva el caldo.
  2. En una sartén o cazuela de barro pon a calentar dos cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra. Añade los ajos laminados, dora con cuidado (baja la intensidad del fuego si es necesario) y antes de que puedan quemarse añade las gambas o camarones, déjalos solo unos minutos y retíralos de la sartén. Reserva.
  3. En la propia sartén o cazuela de barro agrega la cebolla y los tomaticos cherry y deja cocinar hasta que poche la cebolla.
  4. A continuación agrega los lomos de bacalao, el vino y el caldo de pescado. Suma las gambas que habíamos salteado con las láminas de ajo y déjalo cocinar todo destapado y sin mover para que no se rompan los lomos durante unos 15 minutos a fuego medio. Casi en el último momento corona con perejil y a la mesa.

Un truco para espesar la salsa es reservar un poco del caldo de pescado (solo un poco y frío) y diluir en este dos cucharaditas colmadas de harina de maíz o Maicena. Échalo si ves que la salsa está demasiado floja durante la cocción. Es solo para dar un poco más de consistencia, porque se trata de un guiso al final. ¡Buen provecho!

Si quieres ver otras recetas con bacalao no te pierdas uno de los más tradicionales en el norte de España, en concreto en Euskadi, el Bacalao al pil pil, o este delicioso plato portugués.

Anuncios

Bacalao a Bras, una versión de la receta portuguesa

9 Mar

Bacalao à Bràs. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

El Bacalhau à Bràs o Bacalao a Bras es una receta muy popular en todo el territorio portugués, un tesoro de la cocina lusa que por la cercanía geográfica ha llegado a España. De hecho en zonas de la Península cercanas a la frontera con Portugal puede hallarse una variedad de esta receta conocida como Bacalao Dorado. He leído por ahí que no se parece mucho, otros foristas en algunos blogs de cocina, sin embargo, reclaman que se trata del mismo plato. Habría que consultar a un portugués que haya probado ambos para eliminar las dudas.

La propuesta de hoy se encuentra en los menús de restaurantes de algunas zonas portuguesas como Bacalhau à Braz, con zeta, debido a que el creador, el señor Braz, escribía su apellido con esta grafía antigua. En todo caso es un plato lleno de sabor, fácil de preparar, muy apropiado para estas fechas de Cuaresma y un contundente plato único para saciar a lo más golosos.

Se prepara generalmente con bacalao desalado desmigado, pero también con unos filetes que luego serán muy fáciles de desmigar. Yo incluso los preparé con filetes de bacalao congelados. Eso sí, si utilizas esta opción, ten en cuenta que tendrás que secarlo para eliminar el exceso de humedad. Sin más, vayamos por los ingredientes y directo a la cocina.

Ingredientes para preparar Bacalao à Bràs (2-4 personas)

  • 2 filetes gordos de Bacalao (4 finos ó 2 tazas de bacalao desmigado)
  • 1 cebolla picada en brunoise
  • 1 diente de ajo
  • 2 patatas cortadas muy finamente, tipo paja (en el supermercado las venden ya listas pero yo prefiero prepararlas; si sigues los pasos te quedarán perfectas)
  • 5 huevos grandes
  • aceite de oliva suave abundante (para freír las papitas finitas, puedes usar aceite para freír)
  • 3 cucharadas aceite de oliva virgen extra
  • 2-3 cda perejil
  • sal (ojo con ella si el bacalao está en su punto)
  • 2 rebanadas de pan de semillas (opcional)

Cómo preparar Bacalao à Bràs 

  • Patatas paja:

    Paso a paso de las patatas paja. Todos los derechos reservados por TrasLa Receta

  1. Pela y corta las patatas de manera que te queden muy finitas.
  2. Lávalas y déjalas en agua con sal un rato antes de freírlas. Esto evita el exceso de almidón y que a la hora de freírlas se peguen y quemen.
  3. Pasados al menos 10 minutos escúrrelas bien y sécalas con una paño limpio de cocina.
  4. Ponlas en un cazo con aceite hasta que queden cubiertas. Yo las pongo con el aceite en frío y la candela media a alta pero no al máximo. Reservo la máxima potencia para el final. Te quedarán crujientes y doraditas.
  5. Sácalas a un plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Ojo con los que revolotean por la cocina que meten mano y acaban con ellas.
  • Bacalao à Bràs, paso a paso:

    Paso a paso. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

  1. En una sartén amplia a fuego medio pon el aceite de oliva virgen extra, añade un diente de ajo finamente picado y antes de que se puedan quemar incorpora la cebolla, pon una pizca de sal y deja que poche muy bien (unos 8 minutos).
  2. Añade a continuación los filetes de bacalao bien escurridos en caso de que uses congelados (los que usé estaban al punto de sal por lo que no añadí ninguna) y deja que se cocinen un poco. Cuando empiecen a blanquear mete la pala, rómpelos y mezcla con la cebolla.
  3. Deja que se cocinen unos 5 minutos y en ese tiempo ve batiendo los huevos y sazona con sal y perejil picado (reserva un poco para decorar).
  4. A continuación vierte los huevos batidos en la sartén con el bacalao y la cebolla.
  5. Por último, antes de que cuajen los huevos, añade las patatas pajas, remueve todo y deja cocinar a tu gusto, siempre evitando resecar demasiado el revuelto.
  6. En lo que se termina de cocinar yo he dorado en una sartén con poco aceite unas tiras de pan de semillas. En un plis plas a fuego medio-alto se hacen. Emplata, decora con perejil y las tiras de pan y listo.

    Bacalao à Bràs. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

    La receta original se acompaña con unas aceitunas negras. Está buenísima de esta manera, pero yo opté por unas uvas rojas sin semillas: contrasta más el sabor riquísimo de este “revoltillo de bacalao” ( 😉 seguro que mis paisanos me entienden).

Hamburguesa de bacalao con hummus: de la receta original de Ernest Subirana

16 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hace ya un par de semanas desde que la Cocina sana de Ernest Subirana publicara su Hamburguesa de vigilia, una receta con la que quedé entusiasmada desde el primer momento y que hoy os traigo, después de haber comprobado que, efectivamente como me imaginé, está realmente deliciosa. El trabajo con la hamburguesa es fiel reproducción de la original. La masa es tan cómoda de trabajar que las hamburguesas se pueden formar con las manos perfectamente sin tener que recurrir a un molde cilíndrico, una anotación que destaco para quienes como yo no lo han tenido disponible en un momento dado.

A la crema de garbanzos solo agregué los únicos ingredientes que podían faltar a la receta de referencia para convertirse en el clásico hummus de la gastronomía árabe. Hablo de un par de cucharadas de zumo de limón, así como del tahine o tahina, una pasta que podréis preparar con dos cucharadas de sésamo o ajonjolí tostado, 4 cucharadas de aceite de oliva muy suave o agua (dependiendo de vuestras preferencias), y una pizca de sal. Tan fácil como pasarlo por una trituradora o prepararlo con la ayuda de un mortero como he hecho yo. Del resultado, solo se emplean para el hummus unas 3 cucharadas de tahine. Guarda el resto para utilizar en otro momento, en algún otro plato de la cocina del Medio Oriente.

Aunque la propuesta original de Ernest Subirana incluye como acompañamiento unas espinacas frescas, esta vez me decanté por una mezcla de brotes tiernos. Para completar la ensalada aguacate con cebolleta, todo aliñado con vinagre de módena, y unos panecillos integrales tostados para aprovechar y disfrutar aún más el hummus.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

 

Esta vez me salto los pasos habituales de la receta porque podréis encontrarlos perfectamente explicados en el enlace que os he dejado un par de veces más arriba. Muchas gracias Ernest por regalarnos esta maravillosa receta, y espero de todo corazón que ganes el concurso en el que has participado con ella. Si por mí fuera te daba todos los votos posibles 😉 ¡Buena suerte!

Ensalada batavia con bacalao y pepino

3 Jun

Hoy quiero compartir una receta sencilla, ligera y muy rica para empezar la semana con buen pie y mejor disposición si estás haciendo alguna dieta con vista puesta en el verano. Lo mejor es que con este plato, aún siendo único plato de un menú, está equilibrado desde el punto de vista nutricional. Vitaminas y minerales, proteínas y grasas de valor excepcional de la mano del pescado y el aceite de oliva, así como algo de carbohidratos presentes en el pan, por el que se aboga en una dieta de adelgazamiento, lejos de desecharlo completamente como generalmente se cree.

El éxito de una dieta de adelgazamiento, como últimamente se plantea con más fuerza, está muy alejado de esos regímenes restrictivos en los que únicamente de incluye un determinado grupo de alimentos. La cuestión es comer de forma balanceada y repartir la ingesta de alimentos en 5 comidas a lo largo del día. Mejor comer poquitos con una mayor frecuencia, que atracarnos una o dos veces. Evitar las frituras y los alimentos con mucha grasa y azúcares e incluir más fruta y fibra. Podría hablar un sin fin de estas cuestiones, pero el objetivo hoy es presentaros mi propuesta, una rica ensalada de lechuga batavia con pepino y bacalao, y algo más.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Ensalada batavia con bacalao y pepino (2-3 personas)

  • 1 lechuga Batavia (puedes utilizar una lechuga romana o iceberg, o simplemente la que prefieras)
  • 1 pepino
  • 150 gr bacalao desalado desmigado
  • 1 lata de atún al natural bien escurrida
  • 80 gr de queso de cabra con pimentón (picado en daditos)
  • 1 lata de maíz dulce
  • 1/2 manzana Golden
  • 1 cebolleta
  • 6-8 aceitunas manzanilla troceadas

Para la vinagreta: Aquí eres libre de poner el vinagre que prefieras

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre balsámico de Módena

Para las tostaditas:

  • 1/2 barra de pan del día anterior
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de postre de pimentón de la vera
  • 1 diente de ajo
  • 1 pizca (opcional) de comino en polvo
  • pizca de sal

Cómo preparar nuestra ensalada batavia con bacalao y pepino

  1. Lo primero será preparar las tostaditas. Pica el pan en rodajas finas y pon las a tostar en el horno o en una plancha como lo he hecho yo previamente untadas con el siguiente mojo: Ajo bien majado con una pizca de sal, aceite de oliva virgen extra, comino y pimentón de la vera, todo bien mezclado, úntalo con un pincel en las tostas de pan antes de ponerlas a tostar. En la plancha es muy fácil: con la plancha previamente calentada, baja bien el fuego, pon las tostadas y deja que se tuesten y doren por cada lado. Una vez tostadas déjalas en la plancha hasta que vayas a utilizar. Incluso si te quedan puedes comerlas después y estarán bien crujientes como acabadas de tostar.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  2. En lo que haces las tostaditas pon en una sartén antiadherente el bacalao desmigado y deja cocinar un par de minutos a fuego alto. Resérvalo y mientras ve preparando los ingredientes de la ensalada. No importa que se enfríe el bacalao pues nuestra ensalada se come a temperatura ambiente.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Lava y pela el pepino (déjale algo de verde, sólo retira las partes duras de la piel) y con un tenedor raya (haz rayas longitudinales) y luego corta en radajas finas. Mira qué bonito queda así el pepino.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

  4. Trocea el queso a taquitos, las aceitunas en mitades, la cebolleta en brunoise o si prefieres en juliana, la manzana en lascas más o menos finas o como te sea más cómodo.
  5. Pon en un recipiente amplio la lechuga con el pepino y la cebolleta y riega con la vinagreta (no le pongas nada más que una pizca de sal porque luego el atún y el bacalao acaban de darle el punto).
  6. Ahora agrega el maíz, la manzana, las aceitunas y el atún. Remueve un poco y por último corona con el bacalao y las tostaditas.

A disfrutar de esta rica ensalada.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Si quieres ver otra receta super sencilla, ligera y con todo el frescor de las verduras, pincha aquí. Si además te apetece otro plato con bacalao, mira cómo se hace el tradicional Bacalao al pil pil. Tengo cocinando unas cuantas recetas, sólo estoy tratando de hacer un poco más de tiempo para poder compartirlas con todos. Un saludo 🙂

Bacalao al pil pil: receta tradicional vasca

26 Mar

Aprovechando las ofertas del mercado y a tono con el ambiente de Semana Santa, hoy quiero compartir con todos un Bacalao al pil pil, una receta 10 que había probado antes en el menú de uno de los tantos bares de barrio de Madrid, pero que no me atrevía a preparar. Y vaya que conseguí una nota alta. Me he quedado más que satisfecha al comprobar que eso de montar el pil pil es mucho más fácil de lo que imaginaba. Con un truquito sencillo que aprendí en un programa de la televisión me salió en 1, 2, 3… 😉

Lo del pil pil se debe precisamente a que es más o menos el sonido que se hace cuando se monta el aceite con que se fríe el bacalao. Es una forma de hacer de la cocina tradicional vasca que no lleva más que aceite de oliva de calidad, ajo, guindillas y por supuesto en este caso el bacalao desalado. Si lo compras salado habrá que desalarlo manteniéndolo en agua durante 2 días (mejor dentro de la nevera), y procediendo a cambiarla 6 veces durante esas 48 horas. Pero también te encuentras en el super mercado bacalao desalado al punto de sal. Para esta receta es importante que el bacalao haya estado en salazón. Con uno fresco el resultado no será el mismo.

Es discutible la forma de hacer el pil pil, hay unos cuantos que dicen tener la última verdad aunque me he encontrado con más de una manera de prepararlo. Como en todas las cuestiones culinarias, cada quien puede tener un poco de razón siempre que el resultado sea que disfrutemos de la comida. Yo presento una de estas tantas formas. Hoy de una y mañana quizá de otra. Definitivamente todas deliciosas.

bacalao al pil pil entrada

Ingredientes para preparar Bacalao al Pil Pil (2 personas)

  • 4 lomos pequeños de Bacalao desalado o 2 lomos grandes
  • 2 patatas grandes
  • 1 pan de chapata
  • 1 cebolleta
  • 6 dientes de ajo
  • 1 guindilla
  • 1 taza (200 ml) aceite de oliva virgen extra
  • aceite suave para freir las patatas (el que prefieras)
  • unas hojitas de perejil fresco

Cómo hacer Bacalao al Pil Pil

  1. Lava bien las patatas y déjales la piel; pícalas en rodajas de casi 1 cm. Ponlas en el aceite para freír frío y con el fuego bajo deja que se hagan poco a poco. Sólo cuando estén cocidas sube el fuego. Tardarán bastante pero te quedarán crujientes por fuera. Si te parecen demasiadas calorías para un solo plato, puedes optar por hervirlas simplemente. Si son patatas nuevas y no de conservación, igualmente serán un acompañamiento ideal para el bacalao.
  2. Como segundo paso mientras van cociéndose lentamente las patatas asaremos un pan de chapata (con la mitad del pan es suficiente) al cual bañaremos con cebolleta. Para ello trocea una cebolleta, ponle un chorrito de aceite de oliva y unas hojitas de perejil y pásala por el vaso batidor. Con esta mezcla de cebolleta triturada baña bien el pan de chapata troceado sin llegar a cortar las rodajas del todo. Envuélvelo en papel para hornear y asa de 15 a 20 minutos a 180 grados. A la mitad del tiempo dale la vuelta. Resérvalo. Fíjate en las imágenes a continuación.
    Unta bien el pan con la cebolleta triturada.

    Unta bien el pan con la cebolleta triturada.

    Envuelve bien y hornea por ambos lados

    Envuelve bien y hornea por ambos lados

    3. En una sartén amplia pon los 200 ml de aceite de oliva virgen extra. A fuego medio dora los dientes de ajo enteros y la guindilla troceada en cuatro.

    Saca los ajos y la guindilla una vez bien dorados y resérvalos.

    Saca los ajos y la guindilla una vez bien dorados y resérvalos.

            4. En ese mismo aceite (no tienes que variar la temperatura porque ya está suficientemente caliente) fríe los lomos de bacalao. Dos minutos por cada lado. Comienza por            donde no tiene piel. Sácalos y resérvalos.

Fríe los lomos de bacalao de dos en dos.

Fríe los lomos de bacalao de dos en dos.

5. Separa la sartén del fuego, vierte el aceite en otro recipiente y deja que se atempere un poco para que podamos montar el aceite de oliva y que consigamos nuestro pil pil.

6. Ahora viene la parte divertida: En la sartén donde freímos los bacalaos (si usas otra asegúrate de pasar todo lo que haya quedado en el fondo de ésta porque los jugos o gelatina que libera el bacalao con la cocción y luego durante su reposo es esencial para que se monte el pil pil) ponemos un poco del aceite que dejamos atemperar, súmale los jugos que han soltado los bacalaos en el plato donde los reservamos y con la ayuda de un colador y con movimientos circulares empieza a montar el pil pil. Una vez haya emulsionado el aceite puedes cambiarte a unas varillas manuales y seguir poniendo aceite poco a poco. Si ves que se espesa demasiado y ya no tienes más aceite del empleado, puedes ponerle un chorrito de agua templada y seguir mezclando. Fíjate cómo fue el proceso:montando pil pilpil pilpil pil okYa al punto el pil pil puedes proceder a colocar los lomos de bacalao en la sartén y darles un último golpe de calor. Yo prefiero calentar la salsa y regar los lomos con ésta. Así puedo controlar mejor la cantidad de salsa que pongo. No tenemos que abusar de ella. Con las patatas y el pan de cebolleta tenemos un plato único completísimo y os aseguro que delicioso. Nada como la cocina sencilla y rica de toda la vida. Yo ya tengo otra comida favorita en mi lista, que es laaarga, cada vez más larga. 🙂

Bacalao al pil pil

Si quieres otra receta de pescado para sustituir la carne, durante estos días de Semana Santa, mira estos Lomos de Caballa al horno.

Crema de calabaza al curry con pan frito de cebolla

19 Jun
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hoy traigo una crema de calabaza al curry con pan frito de cebolla que estoy segura os va a encantar. Se trata de otra receta ligera, apta para todos los públicos y el verano, porque podremos tomarla templada e incluso fresquita de la nevera para apaciguar los calores y alimentarnos de una manera sana y equilibrada.

Vamos a ponerle más sabor porque no coceremos simplemente los ingredientes, sino que los sofreiremos con un chorreón de aceite de oliva virgen extra antes de ponerle el caldo, para que terminen de ablandarse tanto calabaza como calabacines. Nos aportará las vitaminas, minerales y fibras presentes en las verduras, y si nos saltamos el pan frito será más apta para regímenes de adelgazamiento y también para celíacos.

Después de probar la crema de calabaza de JaviRecetas hace ya algún tiempo me pareció apropiado presentarles esta especie de versión con inspiración propia que no defraudará a quienes gusten de este tipo de sopas. Los ingredientes que lleva hacen de este plato una propuesta además de sana y rica, económica, fácil y rápida.

Ingredientes para preparar Crema de Calabaza al curry con pan frito de cebolla

  • 500 gr de calabaza
  • 1 calabacín grande
  • 1 cebolleta grande o 2 (puedes utilizar cebolla)
  • caldo de verduras (si no tienes preparado diluye 1 pastilla de caldo Gallina Blanca 100% natural en 500 ml)
  • 1 cucharada colmada de curry amarillo
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra recién molida
  • sal
  • pan de cebolla frito (un puñadito opcional)
  • taquitos de jamón serrano o ibérico (opcional)

Cómo preparar Crema de Calabaza al curry con pan frito de cebolla

  1. Corta en cubos no muy grandes la calabaza, así como la cebolla y el calabacín. Trocea en láminas el ajo.
  2. Calienta en una olla que puedas tapar después las tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y añade el ajo laminado. Antes de que pueda tostarse demasiado añade la cebolla con una pizca de sal.
  3. Una vez haya transparentado la cebolla suma la calabaza y el calabacín, pon otro poco de sal y deja que se sofría todo unos 5 minutos.
  4. Incorpora la cucharada colmada de curry, remueve un poco para que se mezcle bien y añade caldo hasta que queden cubiertas las verduras sin pasarte. Reserva otro poco de caldo por si a la hora de licuar todo necesitaras más dependiendo de cómo prefieras la crema, espesa o más ligera. Deja cocinar unos 15 minutos o hasta que al pinchar con un tenedor la calabaza esté suave.
  5. Separa del fuego, añade una pizca de pimienta negra recién molida, deja refrescar y luego pasa todo por la batidora hasta que obtengas una mezcla pareja y sin grumos. Aquí es donde decides poner más caldo o no y rectifica de sal.
  6. Sirve con el pan frito de cebolla, unos tropezones de jamón de forma opcional y un hilo de aceite de oliva para coronar la presentación.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

El pan de cebolla frito lo venden en algunos supermercados, pero si quieres puedes hacerlo en casa triturando una cebolla con una pizca de sal y medio dientecillo de ajo y untando con esta preparación una barra de pan normal previamente cortada en rebanadas. Después de hornearlas y conseguir unas deliciosas tostadas puedes pasar a freírlas en aceite de oliva. Aunque si ponen aceite de oliva a la cebolla triturada antes de hornear el pan te habrás ahorrado este último paso y además estarán igual de sabrosas y más saludables.

Si no te gusta el jamón, puedes saltar este ingrediente o sustituir por daditos de jamón york u otro ingrediente que te guste. Si se te ocurre alguno, no dudes en compartir. Listo, dejo ya que se pongan manos a la obra con esta receta rica, fácil y saludable.

Sopa de rape con fideos, como la recomendó la abuela

8 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Aunque ahora mismo en Madrid tenemos un tiempo primaveral, con unas temperaturas bastante cálidas, hace unos pocos días el invierno aún nos sorprendía con, quizá, uno de sus últimos coletazos. Y ahí sale a la calle desabrigada esta conocida vuestra para pescar lo que en toda la temporada de frío ni estuvo cerca de pillar. Unos días en que, salvo mis incursiones en la cocina, no tuve deseos ni fuerzas para hacer demasiado. Y de esas entradas en la cocina es esta sopa de rape con fideos, como la recomendó mi abuela. Aún desde lejos me aconsejaba tomar algo calentito, sustancioso y “que levante a un muerto”.

Y como nuestras abuelas, savia popular acumulada, la mayoría de las veces tienen razón pues allá fui a ver de qué disponía en la despensa para combatir desde el fogón ese malestar de la gripe. No tenía para hacer La caldosa de Kike y Marina*; ni siquiera para preparar mi preferida, la sopa de gallina que me hacía mi abuela con toda la convicción del mundo de que sanaba: al menos el alma te la deja a punto.

Pero sí que tenía una cola de rape, un pescado ideal para preparar platos como éste por la consistencia de su carne; el resto de los ingredientes os los cuento en nada. Es una receta muy fácil de hacer, riquísima y claro está para disfrutar no solo cuando el cuerpo lo necesite tan desesperadamente, sino para incluirla en nuestros menús saludables y perfecta para aquellos que suelen tomar al pie de la letra las constumbres culinarias de Semana Santa. Aprovecho para dejaros en enlace al tradicional Bacalao al Pil Pil para aquellos que ya tengan comprado una buena pieza de este pescado tan sabroso. Ahora volvamos a nuestra receta de hoy.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Sopa de rape con fideos (2-4 personas)

  • 1 cola de rape (400-500 gr)
  • 10-12 gambas
  • 1/2 puerro
  • 1/2 cebolla
  • 2 patatas pequeñas o 1 grande
  • 2 tomates maduros
  • 1/4 pimiento rojo morrón (de asar)
  • 1/2 guindilla roja fresca (puedes utilizar seca)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón picante de La Vera (utiliza dulce si lo prefieres)
  • 1 ramita de perejil fresco finamente picado
  • 1-2 hojas de laurel
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • caldo de pescado (1/2 litro a 1 litro)
  • 1/2 taza de fideos cabello de Ángel
  • sal y pimienta

Cómo preparar Sopa de rape con fideos

  1. En una olla o cazuela que puedas tapar más tarde sofríe en el aceite de oliva el puerro, la cebolla, la guindilla y los pimientos, todo cortado en bruniose o cubitos pequeños. Sazona y dejar pochar unos 5-8 minutos.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  2. Escalda los tomates, pélalos, retira las pepitas, córtalos en cubitos y agrega al sofrito. Vuelve a sazonar. Mezcla bien y déjalos sofreír otros 5 minutos. Mientras, maja en un mortero los dos dientes de ajo, añade la cucharadita de tu pimentón preferido y la otra cucharada de aceite de oliva, remueve y pásalo también al sofrito.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Incorpora las patatas peladas y cortadas en pequeños cachelos, la cola de rape, el caldo de pescado solo hasta cubrir el rape, el perejil y las dos hojas de laurel, rectifica de sal, lleva a ebullición y una vez alcanzada, baja a media intensidad el fuego, tapa y deja cocinar unos 25 a 30 minutos.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. Transcurrido el tiempo, saca la cola de rape, limpia de piel y alguna espina (el rape tiene solo unas pocas pegada al hueso), desmenuza su carne y vuelve a añadirla a la cazuela.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. Agrega los fideos y las gambas, y cocina durante unos tres minutos más. Apaga, separa del fuego y listo.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Si tienes otro pescado como el mero, utilízalo igual porque su carne compacta, firme y sabrosa, y su forma de llegar al consumidor, en rodajas, permiten limpiarlo con facilidad. Puedes utilizar unos mejillones frescos y limpios de barbas y arena, en sustitución de las gambas, o incluso almejas, dos opciones deliciosas.

Si no tienes un caldo de pescado preparado con anterioridad, utiliza una pastilla, preferiblemente de Avecream 100% natural. Prepararlo tú es muy fácil: con unos esqueletos de pescado y cabezas, puerro, zanahoria, apio y perejil es suficiente. Siempre cuélalo y guarda en el congelador listo para utilizar en recetas como la de hoy.

*La caldosa de Kike y Marina es un tema de la música tradicional popular cubana. Habla de una receta milagrosa que hace caminar empina´o al ser más cansado. Caldosa, ajíaco, sancocho, guiso caldoso, son distintas maneras de llamar a este tipo de recetas por allá por El Caribe. Aquí os dejo el tema musical, por si después de disfrutar la sopa os da por bailar un poquito 😉

Ensalada California: antes de que el frío pida platos calientes

14 Oct
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Esta es una receta para aquellos que disfrutan con el verde de las lechugas en los platos. Y esta ensalada california  que he sacado del blog Javirecetas promete hacer las delicias de sus comensales con añadidos como nueces, pasas o beicon, y un aliño especialmente rico a base de mostaza y mayonesa, todos fáciles de encontrar y no por ello menos sabrosos.  Os dejo la muestra de mi ensalada con algunas variables, pero les remito desde AQUI a la receta original, que puedes preparar ahora que ya comienzan a verse las nueces de temporada, y antes de que el frío no permita otra cosa que comer bien caliente.

Y como siempre suelo poner una nota discordante, o no, a mis propuestas, entiéndase por discordante variación ajustada a gustos o recursos, les comento que la mezcla de lechugas que he utilizado ha sido de las variedades romana y batavia. Podéis utilizar la de la receta de Javi o la que sea de vuestra preferencia, incluso si es de un solo tipo, con el resto de los ingredientes te saldrá buenísima.

Ingredientes para preparar Ensalada California (plato único para 2 personas)

  • 150 gr de lechuga romana y batavia cortada en juliana
  • 3 lonchas de beicon cortado en cuadraditos
  • 1 puñado de nueces peladas
  • 3 cucharadas de pasas sultanas (sin semillas)
  • 2 o 3 cucharadas de picatostes (puedes hacerlos con 2 rebanadas de pan de molde sin corteza)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Para el aliño:

  • 1 cucharada de mostaza
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharada de mayonesa
  • 1 cucharadita o menos de vinagre de Jerez (yo lo utilicé en lugar del de vino blanco)

Cómo preparar Ensalada California

  1. Una media hora antes de comer o cenar, deja listo el aliño y fríe el beicon. Para el aliño mezcla los ingredientes, mostaza, miel, mayonesa y vinagre, con una varilla de manos o un tenedor. El beicon fríelo sin una gota de grasa ya que él es capaz de liberar de su propio contenido. Reserva el aliño en la nevera bien tapado y el beicon pásalo por papel de cocina para quitar el exceso de grasa.
  2. Prepara los picatostes cortando en cubitos similares las rebanadas de pan de molde. Fríelos en la sartén con las dos cucharadas de aceite o en el horno entre 120 a 150 grados hasta que estén doraditos.
  3. Pon en una ensaladera o en dos platos individuales la lechuga muy bien lavada y escurrida, agrega los ingredientes en proporciones iguales si te decides por los dos platos: nueces, pasas, beicon, el aliño y por último los picatostes para que no se humedezcan.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ya tienes otra ensalada muy fácil y rica, no solo para disfrutar como plato único, también como acompañamiento de carnes o pescados. ¿Te apetece echar un vistazo a otras ensaladas fáciles y diferentes? Pincha los siguientes enlaces:

Ensalada César

Ensalada de rúcula, sandía y semillas de girasol

Ensalada de espinacas con jamón y piña

Ensalada batavia con bacalao y pepino

Patatas revolconas: ¿de Extremadura, Ávila o Salamanca?

1 Sep
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ya sean de Extramadura o de las castellanas ciudades de Ávila o Salamanca, las patatas revolconas son de esas recetas tradicionales caseras que cuando las pruebas decides sumarlas a esos otros platos que nunca más faltarán en tu mesa. A pesar de ser de origen muy humilde (era comida muy socorrida para los campesinos castellanos) es una receta que, aún con muy poco, básicamente patatas, pimentón y algún producto de la matanza, resulta una combinación deliciosa entre textura y sabor.

La receta, que ha dado el salto del campo español a las barras de bares, cafeterías y restaurantes, castizos o no, de pueblos o de ciudades, se ha hecho popular y como todo aquello que se va extendiendo, va evolucionando. Aunque los ingredientes que se le añaden suelen variar entre panceta, beicon, chorizo y los torreznos como el más común, la base es la misma siempre: unas patatas cocidas y convertidas casi en puré, aderezadas con pimentón y enriquecidas con algún derivado de la matanza del cerdo. De ahí los nombres con los que se conoce en unos y otros sitios: patatas meneás (meneadas),  revueltas, removidas o revolconas.

La primera vez que escuché hablar de ellas fue en el programa de la televisión pública Un país para comérselo. Una serie que traté de seguir fielmente sin saltar ni una sola de sus emisiones. Es que en él vi reflejadas de una forma genialmente enlazadas dos de las cosas que más amo hacer: comer y viajar en España. Y recorriendo con ellos tierras castellanas me presentaron las patatas revolconas. A los protagonistas todo parece francamente delicioso. Me saliva toda la boca cada vez que se ponen en plan “esto está….” Pues sí, así mismo de bueno está este plato tan casero, hoy presente en la carta de tapas de muchos bares españoles.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Patatas revolconas (4 personas)

  • 6-8 patatas 
  • 1/2 chorizo picante (puedes utilizar otro sin picante)
  • 6 lonchas de beicon o panceta
  • 1 diente de ajo finamente picado
  • 1 cucharada de pimentón dulce de La Vera
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra + otra opcional
  • sal
  • unas hojitas de perejil para decorar

Cómo preparar Patatas revolconas (4 personas)

  1. Pela las patatas y ponlas a cocer en una cacerola con agua hirviendo y sal. Déjalas que se cocinen muy bien hasta que al pincharlas se puedan romper. Puedes ponerlas a cocinar enteras o trocearlas para que se hagan antes. 
  2. En otra sartén pon a freír el chorizo y el beicon o panceta conjuntamente hasta que esté bien fritos. Una vez listos, saca y reserva en un plato. Deja el aceite que hayan liberado y si ha quedado muy poco  (la panceta y el chorizo deben haber soltado suficiente) agrega una cucharada de aceite. Incorpora el ajo finamente picado, separa la sartén del fuego y añade el pimentón. Revuelve para que se mezclen los sabores en el aceite.
  3. Baja bien el fuego, incorpora poco a poco las patatas a la sartén con el aceite, el ajo y el pimentón y ve machacando hasta deshacer todas las patatas, rocía si es necesario con agua de la cocción. Deja algunos trocitos de patata sin hacer completamente puré.
  4. Por último añade el chorizo y el beicon o panceta, mezcla y sirve caliente.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Es un plato de cuchara que se sirve caliente y generalmente en los meses de frío para calentar el cuerpo y el espíritu. Pero si hay un poco de calor, como ocurre todavía en estas latitudes, déjalo refrescar un poco y acompáñalo de una cerveza bien fría. Como primer plato o plato único, como tapa o aperitivo, está buenísimo en cualquier momento. Disfrútenlo, y ya saben, si os animáis a hacer una visita a alguna de las zonas de España donde se preparan estas patatas revolconas no dejéis de probarlas.

Te gustaría probar alguna otra receta tradicional española. Entonces pincha en los siguientes enlaces: Carcamusas toledanas o Bacalao al pil pil.

¡Buen inicio de semana, buen inicio de septiembre! 🙂


COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.