Anuncios
Tag Archives: día de los enamorados

Tarta satinada de chocolate para enamorar

13 Feb
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hay una expresión muy común, extendida internacionalmente, que asegura “El amor entra por la cocina”. No sé cuántos porcentajes y estadísticas podrán respaldar la frase, lo único cierto es que aun cuando igual llega y se va, el amor es un factor primordial en cuestiones culinarias. Todo lo que implica la cocina realmente me apasiona, desde plantearme una idea, buscar los ingredientes, embarcarme en el proceso y por último disfrutar del resultado y ver a otros disfrutarlos por igual.

De la misma manera que cocinar es un placer para muchos sé que otra mitad similar evita a toda costa tener que involucrarse en tal actividad, pero incluso para esas personas, hay una primera, segunda o tercera vez en que merece la pena el intento en nombre del amor. Y con esta tarta satinada que comparto hoy, vais a enamorar. Todavía puedes prepararla para honrar ese vínculo que nos invita a celebrar el Día del Amor, porque al amor podemos agasajarlo un catorce de febrero o un veintiuno de abril. Una fecha, por sí sola, no puede hacer desperezar lo que no somos capaces de mantener despierto.

Esta tarta satinada es una versión sin colorante de la Red Velvet. Con un poco más de chocolate y seguiendo la receta logramos el efecto satinado que da nombre a esta tarta. Un bizcocho muy suave, esponjoso, sedoso y que se deshace en nuestra boca, cuyo sabor es realzado por esta cobertura de queso mascarpone y nata montada, un frosting delicioso de Pemberly Cup and Cakes, a donde una y otra vez regreso cuando de cuestiones reposteras se trata. La receta del bizcocho es de uno de los cuadernos de Pastelería Creativa, con alguna adaptación propia y un resultado de cuatro capas en vez de dos.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Tarta satinada de chocolate

  • 300 gr de harina
  • 150 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 gr de azúcar blanco
  • 2 huevos grandes a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de aroma o extracto de vainilla
  • 3 cucharadas de cacao en polvo (cacao puro sin azúcar)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 240 ml de suero de leche o buttermilk (puedes hacerlo tú añadiendo una cucharada de zumo de limón o vinagre a 230 ml de leche y dejar reposar 10 minutos)
  • 1 1/2 cucharaditas de vinagre de vino blanco
  • 1 1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico de uso culinario

Para el glaseado de queso y nata:

  • 250 gr de queso Mascarpone
  • 130 gr de azúcar glass (puedes hacer azúcar glass moliendo azúcar refino)
  • 230 ml de nata líquida para montar
  • coco rallado para espolvorear

Cómo preparar tarta satinada de chocolate

  1. Precalienta el horno a 180 grados. Prepara dos moldes iguales de unos 20 cm de diámetro. Puedes engrasarlos o simplemente forrarlos con papel vegetal antiadherente.
  2. Bate la mantequilla y el azúcar en un recipiente hasta obtener una mezcla cremosa. Añade los huevos uno a uno, así como el extracto de vainilla.
  3. En otro bol, tamiza la harina, el cacao en polvo, la levadura y la sal y remueve.
  4. Incorpora una tercera parte de los ingredientes secos en la mantequilla mezclada con el azúcar y los huevos, remueve para mezclar bien, y agrega un tercio del suero de leche sin dejar de batir.
  5. Continúa el mismo procedimiento de los tercios de ingredientes lentamente hasta que todo quede bien integrado. Intenta no batir demasiado la mezcla.
  6. En un vaso mezcla el vinagre y el bicarbonato sódico y tan pronto como reaccione en forma de burbujas añade a la masa.
  7. Divide la masa uniformemente entre los dos moldes y alisa la parte superior con el dorso de una cuchara o espátula.
  8. Hornea los bizcochos entre 20 y 25 minutos o hasta que al introducir un palillo salga limpio.
  9. Saca del horno y deja enfriar unos 5 minutos antes de desmoldarlos. Yo hice el bizcocho por la noche y los dejé toda la madrugada en reposo. Al otro día temprano fue más fácil cortar cada uno de los pasteles por la mitad y proceder a montarlos después de preparado el frosting.
  10. Para ello con una espátula (no con varillas) mezcla el queso mascarpone con el azúcar glass. Una vez tengas una mezcla homogénea, vierte la nata montada que tendrá que haber estado bien refrigerada anteriormente (pon las varillas de la batidora en el congelador unos minutos antes de montar).
  11. Procede a batir (montar) la nata junto con la mezcla de queso. Una vez adquiera la consistencia adecuada no sigas montando o se perderá el efecto. Listo. Ahora puedes proceder con el montaje. Yo hice cuatro bizcochos entre los cuales puse la crema de queso, espolvoreé cada vez con coco rallado y terminé cubriéndolo con lo que quedó y otro poco de coco rallado. Refrigera este pastel, pero sácalo unos 15 a 20 minutos antes de disfrutarlo.

Puedes convertir esta tarta en una Red Velvet agregando colorante rojo líquido de calidad, para lo cual deberás poner solo dos cucharadas de cacao en polvo y agregar el colorante o bien en el suero de leche una vez haya reposado, o haciendo una pasta con el chocolate puro que deberás agregar a la mantequilla y al azúcar antes de añadir la harina, la levadura y el suero.

Puedes hacer una cobertura de crema de mantequilla con queso Filadelfia en vez de Mascarpone, y utilizar mantequilla en sustitución de la nata, pero las proporciones serán diferentes. Tendrás que mezclar 600 gr de azúcar glas tamizado con 100 gr de mantequilla hasta que tengas una mezcla suave y sedosa, añadir por último el queso crema hasta integrar todo. En este caso todos los ingredientes deberán estar a temperatura ambiente antes de comenzar a preparar el frosting. Igual puedes preparar una crema de queso como la de esta Tarta de zanahoria, que le va genial igualmente.

Anuncios

Tosta de tomate y queso de cabra con brotes tiernos: sencilla, rápida y deliciosamente sana

31 Ene
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Para un viernes, el día favorito de la semana para la mayoría porque anuncia la llegada del fin de semana, os traiga estas Tostas de tomate y queso de cabra con brotes tiernos, un bocadillo delicioso lo mismo para tomar como cena ligera que como entrante generoso de una cena para dos. Esto me recuerda que pronto estaremos de Día de Enamorados y os propongo que os quedéis con esta idea como primer plato de esa comida especial para la cual seguramente ya estaréis conformando menús.

Lo mejor es que se preparan muy rápido y aunque yo os presento los ingredientes concretos que he empleado, podréis hacer vuestras propias adaptaciones. Estas tostas son simplemente una idea más para compartir. En casa las preparo a menudo y siempre gustan muchísimo en cualquier momento del día, en un desayuno, una merienda, una cena, a vosotros os toca elegir. No me ando con más rodeos, porque esta es una receta sencilla que se prepara tan rápido como se nombra. Vayamos al asunto.

Ingredientes para preparar Tostas de tomate y queso de cabra con brotes tiernos (4 personas)

  • 4 rebanadas de pan de molde de semillas (delicioso con el nuevo Oroweat de Bimbo)
  • 2 tomates de ensalada maduros grandes
  • brotes tiernos de lechuga (mix)
  • 8 rodajas de queso de cabra de rulo
  • aceite de oliva virgen extra
  • crema de vinagre balsámico de Módena
  • sal

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Tostas de tomate y queso de cabra con brotes tiernos

  1. En una sartén tuesta ligeramente las rebanadas de pan con un chorrito de aceite de oliva virgen extra (puedes utilizar una tostadora y poner el aceite a la hora de montar las tostas).
  2. Coloca las rebanadas ya ligeramente tostadas en una superficie y pon encima unas brotes tiernos, encima el tomate previamente cortado en rodajas. Como el tomate que empleé era realmente grande lo corté primero en dos mitades y luego las mitades en finas medias lunas.
  3. Pon una pizca de sal a los tomates y encima incorpora dos rodajas de queso de cabra por tosta.
  4. Por último pon otro hilo de aceite de oliva virgen extra y otro de crema de vinagre balsámico de Módena sobre todo.

Y listo! Ya comprobaréis lo sabrosas que pueden llegar a estar estas sencillas tostas con tomate y queso de cabra. Y si quieres hacer tus propias adaptaciones adelante. Utiliza el pan que más te guste, cambia los brotes por otras hojas de lechuga, espinacas, canónigos o lo que prefieras, y si no eres muy fan del queso de cabra (yo lo soy definitivamente) prueba con el que verdaderamente te guste. Los límites lo ponéis vosotros, yo solo propongo. Un vino tinto y buena compañía y estas tostas con queso saben a gloria. ¡Feliz fin de semana a tod@s!

Nota: Si pinchas AQUÍ y en el siguiente ENLACE encontrarás más ideas de entrantes muy fáciles y rápidos de preparar.

sarde e finocchietto

le ricette di casa mia

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de la alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.