Anuncios
Tag Archives: nata

Quiche de puerros con arándanos secos: para hacer especial un pastel salado

1 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Tenemos en casa una debilidad por los pasteles salados tipo quiche. De entre los que he probado y me he animado a preparar el de tomatitos secos con albahaca y mozzarella y el de puerros y bacon figuran entre nuestros preferidos. La receta de hoy, esta quiche de puerros con arándanos secos, una versión más arriesgada de la última citada es para complacer a paladares que a menudo buscan la mezcla, para mí prodigiosa, de salado y dulce.

La propuesta no llega a ser lo que se consideraría un postre, nada más lejos de mi intensión, se queda en ese camino que recorren juntos la fruta en la ensalada, el plátano en el arroz a la cubana, o el melón en el clásico español del jamón jamón.

Nuestra protagonista de hoy tiene su origen y denominación en la gastronomía francesa de Lorena; allí surgió la quiche Lorraine, con básicamente un relleno de nata y huevos. A partir de esta surgieron un sinfín de adaptaciones en las cuales se utilizaba indistintamente panceta, cebolla o queso, de acuerdo el sitio y por la región geográfica cambiaba el nombre.

Así, la quiche vosgienne, de la región francesa de los Vosgos, incorpora el queso rallado; la quiche goguette y la quiche alsacienne añaden cebollas fritas al relleno de la lorraine; y la tarte tourangelle, variante popular dentro de la cocina francesa, incluye panceta ahumada y rillettes de Tours (especie de paté blando y hebroso). Lo cierto es que se ha popularizado tanto internacionalmente con su riqueza en ingredientes, alejadas ya de la original, que es preferible igualmente llamarlas tartas o pasteles salados.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Quiche de puerros con arándanos secos (4 personas)

  • 1 masa quebrada o Brisa
  • 3-4 puerros (el tallo blanco)
  • 1 cebolla
  • 300 ml de nata (yo utilizo con contenido de grasa reducido)
  • 150 gr de bacon ahumado o panceta
  • 1 puñado de arándanos secos
  • 3 huevos grandes
  • 80 gr queso Emmental
  • pimienta negra recién molida
  • 1 puntita de nuez moscada
  • 1 cucharada de aceite de oliva (si fuera necesario)
  • 1 nuez de mantequilla para untar el molde
  • sal

Cómo preparar Quiche de puerros con arándanos secos

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Corta en tiritas el bacon y en brunoise la cebolla y el puerro. Pon a freír el bacon en una sartén anti-adherente y una vez haya empezado a dorar (habrá soltado su propia grasa) añade la cebolla y una pizca de sal. Deja sofreír hasta que se transparente la cebolla.
  2. Incorpora el puerro ya bien picadito y la cucharada de aceite de oliva solo si fuera necesario para que no se pegue o queme nuestra base del relleno. Mezcla bien y deja pochar unos 5 minutos hasta que esté tierno el puerro.
  3. Añade a la sartén la nata con 1/2 cucharadita de sal, la pimienta negra, la nuez moscada y por último el puñado de arándanos secos. Revuelve y deja cocinar a fuego bajo medio unos 8 minutos desde que comience ebullir. Una vez pasado el tiempo separa del fuego y deja reposar unos minutos.
  4. Bate los huevos con otra pizca de sal y la mitad del queso Emmental. Reserva mientras prepararas el molde.
  5. Barniza bien el fondo y los laterales del molde con la nuez de mantequilla. Coloca encima la masa quebrada cuidando de que no se rompa y que cubra bien el molde . Yo dejo siempre que sobresalga por fuera de los bordes y una vez horneada los corto con un cuchillo afilado. De esta forma evito que la masa encoja y se salga el relleno. Pincha el fondo con un tenedor y en los laterales para evitar que se hagan globos de aire en la masa. Procede con cuidado para que no se perfore la masa.
  6. Una vez atemperada la nata con los puerros, el bacon y los arándanos que ya estarán bien re-hidratados añade los huevos batidos con el queso y mezcla bien hasta que esté todo bien integrado. Ahora llena la masa quebrada con este relleno.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  7. Con el horno pre-calentado a 180 grados hornea la quiche, preferiblemente cubierta con un papel vegetal o de aluminio y en el nivel más bajo del horno, durante unos 35 minutos. Transcurrido este tiempo, comprueba que bajo el papel que colocamos como cubierta nuestra quiche esté doradita y cuajada. SI aún no está dorada sube a un nivel superior la bandeja de horno y enciende solo el grill unos 3 a 5 minutos más. Listo.

Deja que repose bastante antes de desmoldar la quiche y así evitarás que se rompa. Yo utilicé un molde de silicona que son muy fáciles de manejar a hora de desmoldar. Lo malo es que no puedes meterle el cuchillo o corres el riesgo de acabar con el molde. Por eso si tienes otro tipo de molde, de aluminio o de vidrio, no tienes ni que desmoldar. Puedes llevarlo directo a la mesa.

La masa quebrada es muy fácil de hacer, si das click en el enlace que lleva en los ingredientes podrás ver una receta básica que queda muy sabrosa, pero puedes recurrir siempre a las que venden en el supermercado.

Puedes también emplear leche evaporada en sustitución de la nata para una opción más ligera y si no te va la conjunción de dulce y salado en su justa medida pues sáltate los arándanos secos y ya está. Quiero compartir pronto la otra quiche preferida de casa: un poco más mediterránea, con tomate secos y naturales, albahaca y mozzarella. Una delicia, apta para vegetarianos que incluyen lácteos en su dieta.

Anuncios

Buñuelos de manzana: receta fácil para celebrar la Navidad sin complicaciones

20 Dic

Este mes he visto un montón de ideas estupendas para hacer aún más deliciosas la Navidad y todas las celebraciones que se suscitan alrededor de estas fechas. Algunas muy tradicionales, otras con un toque innovador, todas con algo maravilloso: el de crear, sentarnos a la mesa y compartir. Hoy os traigo unos buñuelos de manzana, una receta fácil para hacernos los ratos en la cocina sin muchas complicaciones y que se me antojaron después de que mi abuela me recordara los que ella solía hacer por estas fechas cuando era niña, aunque con otro ingrediente principal: la yuca, y que pronto os prepararé sin dudas.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Buñuelos de manzana (4-6 personas)

  • 3- 4 manzanas Golden dependiendo del tamaño
  • 250 gr de harina
  • 4 huevos
  • 200 ml de leche
  • 120 ml de nata líquida
  • 2 cucharadas de aceite de girasol + necesario para freír
  • 50 ml de vino blanco (puedes utilizar cerveza dorada clara)
  • 50 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de canela
  • pizca de nuez moscada
  • pizca de sal

Para el almíbar:

  • 250 ml de agua
  • la piel de las manzanas
  • 120 gr de azúcar
  • 1 rama de canela
  • piel de naranja o limón (solo un trozo como de un dedo de largo)

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar buñuelos de manzana

  1. Primeramente tamiza la harina con la canela y la nuez moscada. Reserva.
  2. Separa las yemas de la clara de los huevos. Bate las yemas y deja reservadas las claras.
  3. Forma un pozo con la harina tamizada junto con las especies y echa en él las yemas batidas y mezcla bien. Suma lentamente la leche, la nata, el aceite y el vino o la cerveza, el azúcar, una pizca de sal y sigue mezclando hasta que esté bien integrado. Déjala reposar en un sitio fresco durante unos 25 a 30 minutos.
  4. En lo que reposa la mezcla haz el almíbar: pon a hervir el agua con la piel de las manzanas, el azúcar, la rama de canela y la piel del cítrico que hayas escogido. Cuando hierva baja el fuego y deja cocinar unos 5 minutos. Apaga, tapa y cuela después que se haya atemperado. Reserva
  5. Pasado el tiempo de reposo de la masa monta las claras hasta que estén a punto de nieve e incorpora poco a poco a la mezcla que estaba en reposo con ayuda de una espátula hasta que obtengas una masa homogénea y fluida sin llegar a estar muy líquida.
  6. Mientras calientas el aceite en la sartén poco a poco, pela, descorazona y pica las manzanas en rodajas no demasiado finas.
  7. Cuando esté el aceite a punto (vigila que no alcance una temperatura muy alta, que no llegue al máximo el fuego para que no se quemen los buñuelos) sumerge las rodajas de manzana en la mezcla primero y a continuación ponlas a freír de tres en tres a lo sumo. Con que estén unos tres minutos por cada lado hasta que se doren es suficiente. Sácalos con una espumadera, ponlos sobre papel absorbente y sirve pronto acompañados de un poco de almíbar a gusto de cada cual.

Listo. Aunque se deben comer acabaditos de freír puedes hacerlos temprano en el día y poner el almíbar cuando vayas a comerlos. Si te parece mejor puedes hacer el almíbar con miel o simplemente usar un poco de miel encima de los buñuelos. Estarán riquísimos. ¡Buen provecho!

¿Ideas para las cenas navideñas? Aquí os dejo algunas:

https://traslareceta.wordpress.com/2013/12/10/entrante-de-mejillones-en-salsa-picante-suave/

https://traslareceta.wordpress.com/2013/12/13/lomo-de-cerdo-en-salsa-especiada-a-la-vainilla-con-arroz-salteado/

https://traslareceta.wordpress.com/2013/11/29/lomo-relleno-al-horno-con-salsa-al-queso-de-cabra/

Puedes elegir hacer un bizcocho de chocolate y hacer una cobertura de butter cream o crema de mantequilla con motivos navideños. Nos vemos pronto.

 

Tallarines con salsa Alfredo: receta a mi manera

12 Jul

Otra de las salsas que suelo preparar a menudo es la Salsa Alfredo. Exactamente a la original no es; esta es una versión muy mía que nada tiene que envidiar a la ideada por el restaurador italiano Alfredo Di Lelio, en el restaurante de su madre, situado en lo que solía ser Piazza Rosa, en Roma, allá por el año 1908. Hoy sus descendientes siguen preparándola en Il Vero Alfedo, a pesar de que ya no radica en el mismo sitio de la capital de Italia. En esencia es una salsa muy cremosa a base de mantequilla y queso parmesano que permite sazonarla de una otra manera, de ahí que no haya una única salsa Alfredo y se hayan extendido tantas versiones de ella.

En la receta que hoy quiero compartir no uso mantequilla, pero ni falta que le hace. He utilizado beicon que he freído en un pequeño chorro de aceite de oliva virgen extra. Con la grasa que ha desprendido el beicon y el extra de aceite ha sido más que suficiente para sofreír la cebolleta y la harina de maíz (Maicena) con que he iniciado el proceso de la salsa. Vuelvo a decidirme por unos tallarines, que entre las pastas, es una de las formas que prefiero, pero cada cual es libre de emplear su pasta favorita. Es la salsa la que da el toque distintivo, así que vamos a por ella.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Salsa Alfredo a mi manera

(para unos 250 gr de pasta aproximadamente)

  • 150 gr de beicon a tiritas
  • 150 gr de champiñones laminados
  • 1 cebolleta
  • 2 dientes de ajo laminados
  • 200 ml de nata para cocinar + 50 ml de leche
  • 1-2 cucharadas de aceite de olive virgen extra
  • 1 cucharada de Maizena (harina de maíz)
  • 80 gr queso rallado Parmesano o Grana Padano (puedes emplear un queso Manchego)
  • 1 pizca de nuez moscada molida
  • pimienta negra al gusto
  • 1 cucharadita hierbabuena finamente picada para coronar
  • sal

Cómo preparar Salsa Alfredo a mi manera

  1. Pon a freír con una cucharada de aceite de oliva el beicon finamente cortado hasta que se dore bien. Una vez conseguido, si está muy seca la sartén pon otra cucharada de aceite de oliva y agrega el ajo laminado y la cebolleta. Ponle sal y una vez esté pochada la cebolleta agrega la Maizena, remueve bien para que se integre y absorba el sabor.
  2.  Agrega el champiñón laminado, ponle sal, saltea un par de minutos e incorpora la leche y la nata. Sazona con la nuez moscada, la pimienta negra y rectifica de sal.
  3. Deja cocinar a fuego bajo a medio hasta que se espese la salsa. Agrega la mitad del queso antes de que termine de cocinar la salsa.
  4. Una vez adquiera el espesor deseado, incorpora la pasta cocida previamente en abundante agua con sal y bien escurrida.
  5. Sirve inmediatamente y espolvorea con el resto del queso y la hierbabuena.
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Otra forma fácil y deliciosa de preparar pasta. Esta vez cocí unos tallarines, pero puedes hacer espaguetis, macarrones o cualquier otra. Yo suelo poner en el agua de cocción de la pasta una ramita de albahaca o una hoja de laurel, indistintamente, les da un toque adicional y un aroma que invita a sentarse pronto a la mesa.

Si quieres ver otras recetas italianas o con pasta pincha aquí y aquí.

Tarta de queso y galletas Oreo: receta fácil sin hornear

22 Jun

En el verano apetecen postres frescos, fáciles de preparar y sobre todo que no tengas que poner a funcionar el horno. Hacía tiempo tenía dando vueltas a la cabeza una “Oreo Cheescake” y visitando unos cuantos blogs y páginas con propuestas a la vista deliciosas, me decidí finalmente por una receta muy parecida a la que compartí hace algún tiempo por estos mismos rumbos: la Tarta de queso con arándanos, solo que utilicé esta vez las galletas Oreo. El resultado, como no podía ser otro.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Tarta de queso y galletas Oreo

  • 400 gr de queso cremoso tipo Filadelfia
  • 300 ml de nata para cocinar (1 1/2 briks pequeños)
  • 1 paquete de los pequeños de galletas Oreo (156 gr)
  • 40 gr mantequilla
  • 4 hojas de gelatina neutra
  • 50 gr de azúcar blanco
  • 2 o 3 cucharadas de agua

 Cómo preparar Tarta de queso y galletas Oreo

  1. Cuando abras el paquete de galletas reserva 4 de ellas, con el resto procede a abrir cada una, retira la crema y resérvala también. Tritura las galletas ya sin crema en una fuente honda.
  2. Agrega la mantequilla que deberá estar derretida para obtener una pasta homogénea al incorporarla con las galletas. Trabaja bien la mezcla con las manos. Distribuye una capa de un centímetro de espesor en el fondo de un molde, preferiblemente desmontable para evitar romper la tarta más tarde. Deja en la nevera mientras sigues con la preparación de la receta.
  3. Pon en un recipiente con agua templada las hojas de gelatina neutra (no tiene sabor) para que se hidraten durante unos 8 a 10 minutos.
  4. En un cazo hondo pon a calentar a fuego medio la nata con el azúcar, el queso y la crema de las galletas hasta que llegue a ebullición. Emplea unas varillas manuales para remover bien todo.
  5. Inmediatamente después retira del fuego, agrega las hojas de gelatina neutra y mezcla bien hasta que se disuelva. Deja refrescar. Saca entonces el molde con la base de galletas de la nevera y llénalo con la mezcla que hemos preparado. Coge dos de las galletas que habíamos reservado, trocéalas y coloca cada pedazo con cuidado dentro de la mezcla con cuidado de que no se vayan al fondo (no debe ocurrir porque la mezcla debe tener ya una buena consistencia)
  6. Corona con una galleta en el centro y ralla la última de nuestras galletas por encima. Vuelve a poner en la nevera y déjala unas 6 horas. Si la haces por la noche, al otro día será más fácil a la hora de desmoldar y servir.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    tarta queso y oreo porción

Así de fácil tendrás un postre riquísimo y fresco por si te animas a prepararlo mañana mismo. Y antes de despedirme quiero compartir con mis lectores un sorteo al que me he apuntado con la esperanza de ganarme una heladera que haga nuestro verano más apetecible. Pincha aquí para conocer los detalles.

Feliz Domingo a todos!!!

Paso a paso de la Tarta de Fresas y Mantequilla

28 May

Como había prometido aquí está el paso a paso de la tarta de fresas y mantequilla. Si quieres aprovechar lo que queda de temporada de fresas, anda por unas bien maduras. A estas alturas del año es cuando mejor calidad y mejor precio tienen, al menos aquí en España. No dejes pasar la oportunidad para preparar este pastel suave y delicioso. Un bizcocho esponjoso producto de la nata y fresas naturales utilizadas, y una cobertura untuosa y delicada a base de mantequilla con un toque de fresa y vainilla.

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar el bizcocho de nata y fresas

Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

  •  175 gr de harina especial para repostería tamizada
  • 1 cucharada de levadura química (yo utilicé Polvos Royal)
  • 200 gr de azúcar blanquilla
  • 1 jarra fresas naturales troceadas (yo utilicé una jarra grande de cerveza como medida)
  • 200 ml de nata para montar (a temperatura ambiente)
  • 4 huevos
  • 90 gr de mantequilla reblandecida

Cómo preparar el bizcocho de nata y fresas

  1. Lava y trocea las fresas y ponlas en una jarra (puedes reservar unos trozos para ponerlos enteros en el bizcocho) agrega la nata y pásalos por la batidora hasta que obtengas un licuado de fresas y nata. Déjalo listo para utilizar.
    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta


  2. En un bol mezcla bien la mantequilla con el azúcar y luego incorpora los huevos uno a uno hasta que esté cada uno bien integrado a la mezcla. 
  3. Agrega el batido de fresas y nata y mezcla bien.
    preparado bizcocho 0

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

     

  4. Incorpora la harina tamizada (pasada por un colador) y la levadura e integra todo bien con movimientos suaves y envolventes.

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

  5. Agrega las fresas picadas que dejaste para poner en el bizcocho. Las fresas suelen irse al fondo del pastel pero a mi me encanta encontrarme con los pedacitos cuando lo estoy comiendo. Si no te gustan los trozos entonces licua todo.
  6. Vierte la mezcla en un molde forrado con papel para hornear y colócalo en el horno previamente calentado a 180 grados durante unos 30-40 minutos. Chequea si está ya el bizcocho introduciendo un palillo y si sale limpio ya está listo.

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

  7. Saca del horno deja que se atempere. Desmolda y déjalo que se enfríe completamente en una rejilla antes de ponerte a trabajar con él en el relleno y cobertura.
    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

    Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

     

Ahora vamos a preparar la cobertura, para lo cual montaremos una crema de mantequilla a la que agregaremos 3 o 4 cucharadas de sirope de fresa y 1/2 cucharadita de postre de azúcar avainillado. Veamos a continuación:

Ingredientes para hacer Crema de Mantequilla de fresa. Puedes ver la original pinchando aquí

  • 350 gr de azúcar glas
  • 175 gr de mantequilla salada reblandecida
  • 3-4 cucharadas de sirope (si ven la receta original verán que he sustituido el agua por el sirope)
  • 1/2 cucharadita de postre de azúcar avainillado.

Cómo hacer la Crema de Mantequilla de fresa

  1. Tamizar (pasar por un colador) el azúcar glas en un bol y añadir la mantequilla reblandecida (como pomada).
  2. Batir con una batidora eléctrica de varillas o en su defecto con un tenedor y mezclar bien.
  3. Añade el azúcar avainillado y el sirope cucharada por cucharada y mezcla hasta obtener una masa con un toque pálido de color, blanda y esponjosa. SI quieres que quede más rosa deberás acudir a un colorante apto con el sirope solo conseguirás un color tenue que era lo que yo realmente quería.

En esta receta puede poner en el centro un poco de esta crema que hemos preparado pero yo tenía una trufa de chocolate negro que había preparado hacía un par de días y quise aprovecharla. Las hojas son de pasta de azúcar que modelé como quise. Fíjate en las imágenes siguientes.

Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

Reservados todos los derechos por TrasLaReceta

Reservados todos los derechos por TrasLaReceta

 

Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

Todos los Derechos Reservados por Tras La Receta

Espero que hayan quedado satisfechos. Si se animan a prepararla, seguro que quedarán encantados. Seguimos tras la receta… 🙂

 

Stroganov de pollo o Pollo en salsa de nata

10 Mar

A pesar de que el nombre pueda presagiar una receta complicada, lo cierto es que es bastante sencilla, y no por eso deja de ser sencillamente deliciosa. El stroganov se cree tiene su origen allá por el año 1980, cuando un chef que trabajaba para el conde Pável Aleksándrovich Stróganov, el famoso general ruso, inventó la receta durante una competición de cocina en San Petersburgo. Es la historia más aceptada aunque en estas cuestiones no hay una última palabra.

De hecho las recetas de cocina medievales de origen ruso ya tenían carne sazonada con crema ácida o nata agria. Tras la caída del Imperio ruso, los inmigrantes rusos y chinos llevaron consigo este plato a los Estados Unidos, generando diversas variantes. La original tiene como base la carne de ternera, pero realmente lo que tiene de característico el Stroganov es la salsa de nata, tan sabrosa en carne de ternera, como de pollo o cualquier otra que queramos emplear.

El Stroganov de esta receta tiene como ingrediente protagonista el pollo, específicamente la pechuga de pollo, que por ser la parte más magra de este, va a equilibrar la grasa que pueda sumarse de otros ingredientes presentes en la receta, como la nata y la mantequilla, aunque esta última la he utilizado en proporciones muy pequeñas, solo para dorar nuestra pechuga. Sin más detalles entremos en la cocina.

strogonov

 

Ingredientes para preparar Stroganov de pollo o Pollo en salsa de nata (2 personas)

  • 2 pechugas de pollo
  • 150 gr de champiñones laminados
  • 1 cebolleta
  • 4 dientes de ajo
  • 1/2 cucharadita de mix de pimienta recién molida (molinillo de varias pimientas)
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 nuez de mantequilla  (una cucharada o 25 gr aproximadamente)
  • 150 ml de vino blanco (el que tengas a mano)
  • 1 break de nata para cocinar (200 ml aproximadamente)
  • 2 cucharadas colmadas de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Stroganov de Pollo o Pollo en Salsa de Nata

  1. Corta las pechugas en dados pequeños y salpiméntalas. Resérvalas.
  2. Mientras corta en cubitos muy pequeñitos la cebolleta y el ajo en láminas finas. Calienta las dos cucharadas de aceite en una sartén, agrega las láminas de ajo y antes de que puedan dorarse demasiado incorpora la cebolleta. Una vez pochada la cebolleta (unos 5-8 minutos) agrega los champiñones, ponles un poco de sal, mezcla bien y separa del fuego.
  3. En una cacerola aparte pon a calentar a fuego vivo la mantequilla. Una vez bien caliente, pon la pechuga en dados y dóralas. El fuego debe bien alto para que adquieran rápido el color y se sellen sin que suelten el jugo y se sequen demasiado.
  4. Una vez doradas agrega en la misma cazuela el vino blanco y con una cuchara de palo (con la que previamente habrás dado la vuelta a las pechugas) raspa el fondo para que suelte todo el sabor que dejaron las pechugas en el fondo.
  5. Deja evaporar el vino y cuando quede muy poco líquido baja el fuego, incorpora los champiñones salteados con la cebolleta y el ajo que habíamos reservado, agrega la nata, el mix de pimienta, la nuez moscada, rectifica la sal a tu gusto, mezcla bien y deja cocinar con tapa durante unos 10 minutos.
  6. Transcurridos los 10 minutos comprueba que la salsa no tenga demasiada agua. Si es así destapa y deja reducir unos minutos más.

Esta receta tiene una rica salsa para rebañar el pan. Puedes acompañarla con un arroz blanco o con un cous cous con verduras o solo. Yo me decidí por esta última opción y verdaderamente lo disfrutamos muchísimo. Tanto que ya me advirtieron en casa que tendría que repetir muy pronto. Seguro que podréis decir lo mismo si os animáis a prepararla. Buen provecho a tod@s. Si te apetece ver otras recetas con pechuga de pollo haz click en los siguientes links: Rollitos Hojaldrados de Pollo o Crepes de Pollo y Lechuga

 

Crepes de Pollo y Lechuga

28 Feb

Otra opción sencilla y diferente de presentar el pollo la encontraréis en esta receta que podréis preparar este fin de semana o en cualquier otro momento. No es nada complicada y los ingredientes los tenemos también a mano en cualquier momento. Las crepes son multifacéticas; con la receta base puedes lo mismo preparar un plato salado como el que propongo hoy, o un rico postre que encanta a todos, pequeños y no tan pequeños.

El relleno de hoy consiste en lechuga picada en juliana, un aderezo de salsa de curry y una pechuga de pollo empanada que también puedes hacer a la plancha si quieres un plato mucho más ligero. Yo al final empané los filetes de pechuga porque quería probar un sobre de Knor especial para empanar que me habían regalado y realmente quedaron deliciosas. La ventaja es que no tuve que usar huevos y apenas aceite, o sea que de todas maneras el resultado fue un plato ligero.

crépés pollo y lechuga

 

Ingredientes para preparar las crepes

  • 3 huevos
  • 130 gr harina
  • 250 ml de leche entera
  • sal

Tienes que conseguir mezclar muy bien todos los ingredientes para que obtengas una masa homogénea y sin grumos. Lo mejor es mezclarlo todo en una batidora. Una vez lista nuestra masa para crepes, tienes que dejarla reposar un poco antes de proceder a hacerlas. Así que si tienes pensado hacerlas, puedes perfectamente preparar la mezcla por la mañana, dejarla en la nevera bien tapada y sacar luego a la hora de la comida o la cena.

Pon a calentar una sartén anti-adherente con una punta de mantequilla, deja a fuego medio y con la ayuda de un cazo vierte un poco de la mezcla, distribuye bien para que la mezcla cubra el fondo de la sartén. Cuando comience a cuajar y cambie de color procede a despegar un filo con la ayuda de un tenedor y con las manos dale la vuelta a la crepe. Deja otro minuto y saca.

No temas quemarte cuando la cojas con los dedos. Quema la sartén pero la crepe no. Generalmente la primera suele desecharse pero cuando le coges bien el truquito (ya verás lo fácil que es de conseguir) no tendrás que tirarla y podrás aprovecharla perfectamente.

Ingredientes para el relleno de las crepes (6 crepes)

  • 1/2 Lechuga Batavia
  • 400 gr de pechuga fileteada
  • 1 sobre Knor Rebozado para Pollo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva suave
  • Para la salsa de curry: 100 ml de nata, 100 ml de leche, 2 cucharaditas de curry en polvo, pizca de sal, pimienta y nuez moscada
  • Mayonesa Ligera

Cómo preparar nuestro relleno

  1. Lava y escurre bien las hojas de la lechuga y pícalas en juliana, resérvalas
  2. Procede a empanar las pechugas con el contenido del sobre de Knor. Recuerda que si no tienes esto a mano puedes recurrir al huevo y el pan rallado de siempre.
  3. En lo que las pechugas toman un poco de la sazón que ya lleva el rebozado procedamos a preparar nuestra salsa de curry. Tan sencillo como poner el agua y la nata a calentar en un recipiente pequeño, agregar el curry, la sal, la nuez moscada y la pimienta, remover bien y dejar que reduzca a fuego bajo hasta que tenga la consistencia deseada. Para mi gusto no tan espesa.
  4. Mientras termina de hacerse la salsa, fríe en poco aceite y a fuego medio los filetes: deben ser 4 ó 5. Con 4 tienes para las 6 crepes. Quedan jugosos y muy crujientes con este rebozado. Pícalos en tiras.
  5. Ahora procede a rellenar las crepes: unta una por una con una cantidad generosa de la salsa de curry, coge un poco de lechuga y reparte en las 6 crepes, a continuación pon unas tres tiras de los filetes de pechuga en cada una y enróllalas. Ya enrolladas y en el plato, riega con un hilo de mayonesa ligera.

    crépes

    Agrégale a la masa de las crepes un poco de perejil picado muy fino si vas a preparar un plato salado.

Si te quedó del preparado de las crepes aprovecha para preparar un rico postre o un desayuno espectacular. Pela un par de manzanas, pícalas en cuatro porciones cada una, riégalas con miel y canela y ponlas 5 minutos en el microondas. Así de fácil, reparte la manzana asada en las crepes, enróllalas, ponle un poco de sirope de chocolate y te sorprenderás.

Solomillo de cerdo con salsa dulce de mostaza

17 Feb

Una receta sencilla, fácil y francamente deliciosa es la que les prepongo en este post. No podría ser de otra forma teniendo como base un buen solomillo de cerdo. El solomillo lo tendremos listo en un plis plas y la salsa de mostaza ya veréis lo sencilla de hacer y lo deliciosa que resulta. Ideal para sorprender a unos invitados o simplemente para disfrutar en casa con lo que más te guste como guarnición y para acompañar con un buen vino tinto.

solomillo salsa mostaza

Ingredientes para preparar Solomillo de cerdo con salsa dulce de mostaza para 4 personas.

 

  •  2 solomillos de 470 gr aproximadamente
  • pimienta recién molida
  • sal
  • 1 vaso de vino blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva suave

Para la salsa:

  • 1/2 vaso pequeño de agua (100 ml)
  • 75 ml de nata para cocinar
  • 4 cucharadas colmadas de mostaza (yo utilicé una con un toque de pimienta pero si empleas otra sin ella ponle tú el toque de pimienta a la salsa)
  • 1 cucharadita de miel
  • un chorro de salsa de soja o salsa china

Cómo preparar la salsa:

  1. Pon a calentar el 1/2 vasito de agua con la nata.
  2. Cuando esté bien caliente pero sin ebullir agrega la mostaza y mezcla bien con una cuchara de madera. Si usas una mostaza sin pimienta, ahora espolvoréale un poco.
  3. A continuación incorpora el chorro de salsa de soja y la cucharadita de miel, remueve bien y déjala reducir hasta que espese a fuego bajo durante unos 20 minutos.

Ya lista la salsa la reservamos caliente y nos ponemos con el solomillo.

Cómo preparar el solomillo.

  1. Corta a la mitad cada uno de los solomillos de manera que te queden 4 trozos. Salpiméntalos.
  2. Pon a calentar el aceite en una sartén a fuego vivo hasta que esté bien caliente.
  3. Pon los solomillos y dóralos. Como el aceite está que arde se dorarán inmediatamente y así daremos color y sellaremos la carne para que no pierda los jugos del interior.
  4. Ya bien doraditos por todas partes, baja el fuego agrega el vino blanco y tapa unos minutos más. Dependiendo si te gustan poco hechos, al punto o bien hechos por dentro tendrás que dejarlos más tiempo. Si tienes dudas da un corte y mira si la carne está cocida o no.
  5. Una vez terminados sírvelos con la salsa de mostaza por encima.

El solomillo, ya sea de cerdo o de vacuno, es una pieza de carne procedente de la parte lumbar. Está localizado entre las costillas inferiores y la columna vertebral, concretamente encima de los riñones y debajo del lomo bajo; por eso el nombre de so-lomillo. Esta parte se considera en la cocina una pieza selecta de carne que se prepara de diversas formas y que toman distintas denominaciones.

Es una carne magra, suave y jugosa con altos valores nutricionales, sobre todo de vitaminas del grupo B y proteínas que favorecen el desarrollo muscular. De ahí que sea adecuado en dietas de deportistas y personas que quieran fortalecer músculos sin engordar.

 

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.