Anuncios
Tag Archives: canela

Pumpkin bread o pan dulce de calabaza, receta casera

30 Sep
pumpkinbread

Pumpkin bread o Pan dulce de calabaza

A tono con el otoño y para seguir explotando la versatilidad de una rica calabaza, hoy les traigo una receta típica americana. Este pumpkin bread o pan dulce de calabaza me lo descubrió una amiga en un grupo de cocina en Facebook en el que nos lo pasamos deliciosamente, nunca mejor dicho. La receta es de Once Upon a Chef (Érase una vez un chef) con alguna variación.

Por ejemplo, la autora utiliza una pulpa de calabaza en conserva (100% calabaza), pero en los supermercados que tengo en los alrededores de donde vivo, al sur de Madrid, no la encontré y me decidí a preparar una masa o pulpa en casa, con ayuda del horno. Recorriendo un mercadillo de domingo me tropecé con un muy bonito ejemplar y me puse enseguida manos a la obra al llegar a casa.

Otros dos añadidos de esta versión del pumpkin bread que comparto hoy son las pipas (semillas) de calabaza tostadas y un toque extra de vainilla. Esta receta es una gozada desde el momento en que se mezclan los ingredientes. Cuando entra en el horno ya es todo una fiesta. Las especias que lleva llenarán de aromas tu cocina y ese olor te acompañará hasta el momento de probar una porción. Para mi, algo así como la gloria.

Ingredientes del Pumpkin bread o Pan dulce de calabaza

  • 250 gr de harina para todo uso
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de clavo de olor molido
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1 cucharadita de extracto o esencia de vainilla
  • 1 puñado de pipas (semillas) de calabaza
  • 170 gr de mantequilla sin sal, reblandecida
  • 350 gr de azúcar
  • 2 huevos grandes
  • 425 gr pulpa de calabaza asada (1/2 calabaza mediana  o una pequeña)

Cómo preparar Pumpkin bread o Pan dulce de calabaza

pumpkin bread

Pumpkin bread o Pan de calabaza

  1. El día antes corta en dos mitades la calabaza, límpiala, pero deja la piel (cáscara). En una bandeja de horno coloca las dos mitades con la cáscara hacia arriba. Hornea durante 30 minutos o hasta que esté bien tierna. Sácala, déjala refrescar y con una cuchara podrás extraer con facilidad toda la masa. Ponla en colador de malla y aprieta para que suelte toda el agua, debe quedar solo la pulpa. Guarda refrigerada hasta el día siguiente o úsala una vez se enfríe completamente a temperatura ambiente.
  2. Engrasa con mantequilla un molde rectangular (14x7x29cm) o dos más pequeños(20×10) y espolvorea con un poco de harina. También pon a calentar el horno a 170 grados Celsio.
  3. En un recipiente mezcla los siguientes ingredientes secos: harina, polvo de hornear, bicarbonato, sal y especias molidas (clavo, canela y nuez moscada) .
  4. En otro recipiente bien amplio mezcla la mantequilla a punto de pomada o reblandecida con la cucharadita de vainilla y el azúcar. Yo he utilizado unas varillas eléctricas.
  5. Una vez bien mezclados agrega uno a uno los huevos. No pongas el segundo hasta que el primera esté bien integrado.
  6. A continuación, si utilizaste unas varillas eléctricas, baja a la menor velocidad para añadir la mezcla de harina con los ingredientes que teníamos, poco a poco. Al final, el resultado va a ser una mezcla bien densa. Añade un puñado de semillas de calabaza y vuelve a mezclar y a continuación vierte en el molde previamente engrasado.
  7. Por último, corona con otro puñado de pipas de calabaza y lleva al horno en la parte media y deja por unos 80-90 minutos o hasta que introduzcas un palillo y salga limpio. Si pones la mezcla en dos moldes el tiempo se reducirá será entre 60-70 minutos o hasta que compruebes que sale limpio el palillo.

Listo, disfruta con un té o la bebida que prefieras, para una merienda o para el desayuno. En casa, junto al Banana bread, ya es parte de nuestros imprescindibles. ¡Buen provecho!

Anuncios

Mil hojas de berenjena y pollo a la hierbabuena

5 Jun
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Para aquellos que gustan de los sabores exóticos hoy traigo estas mil hojas de berenjena con pollo a la hierbabuena, otra manera de disfrutar de la mezcla de proteínas con verdura, que no dejará indiferente a quien se anime con nuestra propuesta, una receta baja en grasa y fácil de preparar con unos ingredientes también fáciles de encontrar y que si combinas con un gazpacho andaluz y unas patatas confitadas, conseguirás un menú completo y equilibrado.
En esta misma entrada os contaré del resto del menú aprovechando un momento frente al ordenador del poco tiempo que últimamente me dejan otras obligaciones. Por tanto tendréis tres recetas en un solo post. Que os decidáis a hacer todo junto ya lo dejo a elección.
La receta de gazpacho andaluz la he decidido compartir por influencia de una buena amiga rusa, a quien le encantó esta sopa fría entre lo más tradicional de la gastronomía de estas tierras. A Olga está dedicado este plato frío que seguro va a refrescar sus días de verano por allá por Moldavia. Espero se anime a prepararla y nos cuente.
Las patatas confitadas, por otra parte, son una delicia, sobre todo si la materia prima son unas “papas bonitas” como las que vienen de las Islas Canarias. A ver si de las próximas hago unas ricas papas arrugás. Pero por ahora vayamos a la cocina por nuestros ingredientes del plato principal.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Mil hojas de berenjena y pollo a la hierbabuena  (4 personas)

  • 2 berenjenas cortadas en finas rodajas (previamente remojadas con agua y sal)
  • 400 gr de picada de pollo
  • 4 tomates grandes maduros
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla cortada en brunoise o cubitos pequeñitos
  • 2 ramitas frescas de hierbabuena finamente picada (unas 4 cucharadas ) + unas puntitas para decorar
  • 1 1/2 cucharaditas de canela
  • 50-70 ml de Cointreau, Triple sec o algún licor fuerte de naranja
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva + otro poco hacer las hojas de berenjena
  • pimienta negra
  • sal

Cómo preparar Mil hojas de berenjena y pollo a la hierbabuena

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Deja desde temprano la berenjena ya cortada en una fuente con abundante agua y sal. Esto quitará el amargor a nuestra protagonista y permitirá que, si te decides a freírlas en vez de hacerlas a la plancha como esta vez propongo, no se llenen de grasa.
  2. Calienta dos cucharadas de aceite y pocha la cebolla de conjunto con la zanahoria, igualmente troceada en cubitos pequeños, hasta que estén blandas (unos 8 minutos). Añade una pizca de sal.
  3. Sazona la carne con sal y pimienta negra mientras se hace la cebolla y la zanahoria. Trocea todo el tomate, esta vez no les retiré la piel pero puedes hacerlo si lo prefieres. Fíjate AQUÍ como hacerlo de forma muy fácil.
  4. Incorpora la carne a la sartén de la cebolla y la zanahoria ya tiernas y mezcla muy bien hasta que la carne comience a cambiar de color.
  5. Añade la canela y la hierbabuena, mezcla muy bien, y a continuación agrega el Cointreau u otro sustituto hasta que evapore.
  6. Ahora incorpora el tomate bien troceadito, remueve para que se integre bien, tapa y deja unos 10 minutos.
  7. Finalmente destapa y si aún tiene mucho líquido (es mejor que quede más bien seco) déjalo reducir con el fuego más bien alto pero sin dejar de vigilar para que se no se queme. Listo. Separa del fuego y deja atemperar.
  8. Ahora vamos a cocinar la berenjena para lo cual pringa una sartén bien amplia o plancha con algo de aceite (si haces más de una tanda pon un hilillo cada vez). Si no tienes una tapa que encaje para crear vapor improvisa una con papel de aluminio.
  9. Una vez caliente la plancha o sartén, baja el fuego a media intensidad y dispón las berenjenas. Deja 3-4 minutos por cada lado hasta que se dore y quede tierna su carne. No olvides tapar para que se hagan mejor. Una vez lista una tanda, saca, reserva, vuelve a untar con poco aceite tu plancha o sartén y ve con las restantes. Ponlas en la fuente llana o plato para comenzar a montar las mil hojas que en realidad se quedan en seis.
  10. Para unos 8 a 10 montaditos pon una primera hoja de berenjena, extiende una capa fina de la carne preparada, agrega una segunda hoja de berenjena más otra tanda de carne y por último otro piso de berenjena y carne. Corona con una hojita de hierbabuena.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Y como ya anuncié al inicio de este post, aquí va el gazpacho andaluz que dio entrada a las mil hojas de berenjena.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Gazpacho andaluz (para 1 Litro sobre lo espeso)

  • 500-550 gr de tomates bien maduros (yo mezclo de rama y pera)
  • 1/2 pepino (le quito la piel) + otro trozo cortado en cubitos muy pequeñitos (como tropezones)
  • 1/2 pimiento verde italiano
  • media cebolla o cebolleta pequeña o 1/4 si es muy grande
  • 1 trozo (unos 20 gr) de pimiento rojo de California (opcional)+ otro pedazo en cubitos pequeñitos (tropezones)
  • 1 diente pequeño de ajo sin el nervio central
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2-3 cucharadas de vinagre de vino blanco (al gusto)
  • 1 cucharadita de sal

Cómo preparar Gazpacho andaluz 

  1. Lava muy bien todos los ingredientes teniendo en cuenta que todos van ser procesados en crudo. A lo único que quito la piel es al pepino, el tomate se queda tal cual incluidas sus pepitas que suelen desaparecer con un buen triturado. No pongo extra de agua porque los tomates y el pepino se encargan de proporcionarla. Siempre tengo a mano un vaso para añadir luego si lo necesitara.
  2. Añade al vaso batidor el tomate, el pepino, el pimiento, la cebolla y el ajo, pon dos cucharadas de vinagre, el aceite y la sal y procede a batir muy bien hasta que esté todo muy bien triturado.
  3. Es el momento de poner el agua si no te satisface la consistencia, a mi me gusta más con cuerpo que muy aguado, pero aquí lo dejo al gusto de cada cual, así como la proporción de vinagre. Si te gusta más fuerte añade la otra cucharada o tanto como te guste. Yo tampoco pongo mucho porque me gusta decorar con un hilo de vinagre balsámico de Módena que le da ese plus de sabor. Habrá algunos detractores de esto último pero para gustos los colores, y claro está, también los sabores. Rectifica de sal.
  4. Sirve en platos o vasos según la ocasión y el público, añade unos tropezones de pepino y pimiento rojo de California que confiere un dulzor extra y verás qué contraste de sabores. Ah, y el hilo de balsámico de Módena es aquí cuando va pero solo si es así lo prefieren.

Listo. Y las patatas confitadas… tan fácil como escoger unas dos unidades por persona bien lavadas y sin pelar y ponerlas con un diente de ajo en una sartén, cubrirlas con aceite y dejarlas confitar a fuego muy lento durante casi 1 hora. Estarán listas cuando puedas pincharlas con un palillo y la notes tierna. La piel se pondrá muy brillante y satinada primero y luego comenzará a arrugar. Cuando las sirvas ábrelas y ponles un hilillo del mismo aceite y unas escamas o piedrecitas de sal gorda. Disfrútalas mucho.

Buñuelos de manzana: receta fácil para celebrar la Navidad sin complicaciones

20 Dic

Este mes he visto un montón de ideas estupendas para hacer aún más deliciosas la Navidad y todas las celebraciones que se suscitan alrededor de estas fechas. Algunas muy tradicionales, otras con un toque innovador, todas con algo maravilloso: el de crear, sentarnos a la mesa y compartir. Hoy os traigo unos buñuelos de manzana, una receta fácil para hacernos los ratos en la cocina sin muchas complicaciones y que se me antojaron después de que mi abuela me recordara los que ella solía hacer por estas fechas cuando era niña, aunque con otro ingrediente principal: la yuca, y que pronto os prepararé sin dudas.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Buñuelos de manzana (4-6 personas)

  • 3- 4 manzanas Golden dependiendo del tamaño
  • 250 gr de harina
  • 4 huevos
  • 200 ml de leche
  • 120 ml de nata líquida
  • 2 cucharadas de aceite de girasol + necesario para freír
  • 50 ml de vino blanco (puedes utilizar cerveza dorada clara)
  • 50 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de canela
  • pizca de nuez moscada
  • pizca de sal

Para el almíbar:

  • 250 ml de agua
  • la piel de las manzanas
  • 120 gr de azúcar
  • 1 rama de canela
  • piel de naranja o limón (solo un trozo como de un dedo de largo)

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar buñuelos de manzana

  1. Primeramente tamiza la harina con la canela y la nuez moscada. Reserva.
  2. Separa las yemas de la clara de los huevos. Bate las yemas y deja reservadas las claras.
  3. Forma un pozo con la harina tamizada junto con las especies y echa en él las yemas batidas y mezcla bien. Suma lentamente la leche, la nata, el aceite y el vino o la cerveza, el azúcar, una pizca de sal y sigue mezclando hasta que esté bien integrado. Déjala reposar en un sitio fresco durante unos 25 a 30 minutos.
  4. En lo que reposa la mezcla haz el almíbar: pon a hervir el agua con la piel de las manzanas, el azúcar, la rama de canela y la piel del cítrico que hayas escogido. Cuando hierva baja el fuego y deja cocinar unos 5 minutos. Apaga, tapa y cuela después que se haya atemperado. Reserva
  5. Pasado el tiempo de reposo de la masa monta las claras hasta que estén a punto de nieve e incorpora poco a poco a la mezcla que estaba en reposo con ayuda de una espátula hasta que obtengas una masa homogénea y fluida sin llegar a estar muy líquida.
  6. Mientras calientas el aceite en la sartén poco a poco, pela, descorazona y pica las manzanas en rodajas no demasiado finas.
  7. Cuando esté el aceite a punto (vigila que no alcance una temperatura muy alta, que no llegue al máximo el fuego para que no se quemen los buñuelos) sumerge las rodajas de manzana en la mezcla primero y a continuación ponlas a freír de tres en tres a lo sumo. Con que estén unos tres minutos por cada lado hasta que se doren es suficiente. Sácalos con una espumadera, ponlos sobre papel absorbente y sirve pronto acompañados de un poco de almíbar a gusto de cada cual.

Listo. Aunque se deben comer acabaditos de freír puedes hacerlos temprano en el día y poner el almíbar cuando vayas a comerlos. Si te parece mejor puedes hacer el almíbar con miel o simplemente usar un poco de miel encima de los buñuelos. Estarán riquísimos. ¡Buen provecho!

¿Ideas para las cenas navideñas? Aquí os dejo algunas:

https://traslareceta.wordpress.com/2013/12/10/entrante-de-mejillones-en-salsa-picante-suave/

https://traslareceta.wordpress.com/2013/12/13/lomo-de-cerdo-en-salsa-especiada-a-la-vainilla-con-arroz-salteado/

https://traslareceta.wordpress.com/2013/11/29/lomo-relleno-al-horno-con-salsa-al-queso-de-cabra/

Puedes elegir hacer un bizcocho de chocolate y hacer una cobertura de butter cream o crema de mantequilla con motivos navideños. Nos vemos pronto.

 

Tarta de zanahoria con cobertura de queso crema

18 Nov

Todavía me pregunto por qué no había publicado anteriormente mi versión de la muy popular  Tarta de zanahoria o Carrot cake, si es de esos postres con los que me suelo deleitar siempre, sea cuál sea la manera de prepararlo. Sí, porque de tantas veces que lo he preparado, he podido ir jugando con los añadidos para obtener sabores y texturas diferentes, todas ricas y adaptadas a las circunstancias y sobre todo a lo que tenemos en la despensa.

Os voy a dar la receta con la que me estrené en este postre, hoy día tan difundido internacionalmente. En los Estados Unidos, me han contado, suelen preparar unos realmente radicales como los catalogaría una buena amiga. En el otro extremo, en el Reino Unido de Gran Bretaña, también se preparan y venden en numerosas tiendas de repostería. De ellas puede hablar con fundamento mi amiga de Pemberley Cups and Cakes, quien por cierto tiene otra receta que me encanta de la Tarta de Zanahoria.

Volviendo a mi propuesta de hoy señalar que al final de la receta comparto igualmente algunas de las variaciones a las que hago referencia. No dejéis de echarle un vistazo porque así podréis quedaros con la opción que más se ajuste a vuestros gustos y a los productos que tengáis disponibles. Vayamos al meollo del asunto.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar  Tarta de zanahoria o Carrot Cake

  • 200 gr de mantequilla reblandecida
  • 225 gr de azúcar moreno
  • 4 huevos medianos
  • 350 gr de zanahoria rallada
  • zumo y ralladura de una naranja
  • 175 gr de harina integral
  • 2 cucharadas de Polvos Royal (levadura química)
  • 2 cucharaditas de canela en polvo
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 50 gr de nueces troceadas
  • 50 gr almendras
  • 50 gr de uvas pasas
  • pizca de sal

Para la cobertura:

  • 125 gr de mantequilla
  • 250 gr de queso crema tipo Philadelphia
  • 60 gr de azúcar glas

Cómo preparar Tarta de zanahoria con cobertura de queso crema

  1. Primero prepara el molde que vas a emplear. Preferiblemente de 20 cm de diámetro. Dependiendo del tamaño del molde pueden variar los tiempos de cocción. Por ejemplo si en vez de utilizar solo un molde para toda la mezcla, repartes ésta en dos del mismo tamaño, el tiempo de horneado se reduce a la mitad. También será menos tiempo de cocción si el molde tiene un diámetro superior. Por ejemplo, esta receta, en que empleé un molde de 20 cm para toda la mezcla, tardó entre 70 y 90 minutos. La última vez, que utilicé un molde de diámetro superior (23 cm), demoró 45 minutos.
  2. Ten listos los ingredientes, asegúrate de tenerlos todos a temperatura ambiente: separa las claras de las yemas de cada huevo y ponlos en recipientes separados. Las claras ponlas en una fuente amplia donde puedas montarlas después a punto de nieve. Tamiza la harina conjuntamente con la levadura, la canela, la nuez moscada y la sal. Ten listo y recién exprimido el zumo de naranja, pero primero ralla la corteza sin llegar a la parte blanca con un rallador muy fino. Ralla también la zanahoria. Mezcla los frutos secos y asegúrate que las nueces estén bien troceaditas. Pre-calienta el horno a 180 grados Celsio.
  3. Todos los ingredientes listos para emplear, bate la mantequilla y el azúcar hasta que obtengas una mezcla cremosa. Añade las yemas de los huevos, mezcla bien e incorpora la ralladura y zumo de la naranja, vuelve a mezclar.
  4.   Ahora es el turno de los ingredientes secos que hemos tamizado. Agrégalos a la mezcla, así como los frutos secos. Mezcla con movimientos muy suaves. Reserva
  5. Bate ahora las claras de los huevos hasta el punto de nieve y súmalas a la mezcla que teníamos reservada y por último añade la zanahoria rallada y remueve hasta que esté todo bien integrado.
  6. Vierte todo en el molde o moldes, haz un pequeño agujero en el centro de la mezcla y pon a hornear. Un solo molde lo tendrás listo entre 70 y 90 minutos. Dos, será la mitad del tiempo. Por ello es mejor que no le pierdas de vista. Cuando la masa esté dorada y firme en el molde pincha con un palillo y si sale limpio es que ya está listo. Saca, deja atemperar unos 10 minutos, desmolda y deja que enfríe completamente sobre una rejilla
  7. El glaseado es muy sencillo y rápido. Bate la mantequilla reblandecida y el azúcar glas hasta que tengas una mezcla esponjosa, pálida y cremosa. A continuación añade el queso y bate otro poco hasta que se integre todo. Resérvala en la nevera unos 20 minutos antes de extender sobre el bizcocho. Puedes abrirlo por la mitad y distribuir la crema de queso en dos capas o disponer una sola de forma generosa por encima. La ventaja de hacer los bizcochos en dos moldes es que tienes el paso de abrir el bizcocho ganado, sobre todo si no eres muy diestro o no tienes una lira, el instrumento adecuado para cortar de forma pareja los bizcochos.

Después de haber salido airosa de esta primera versión de la receta he experimentado con otras variaciones. La segunda vez que hice una tarta de zanahoria, tomando como base la misma receta anterior, sustituí el zumo de naranja y su ralladura, así como los frutos secos por piña en conserva y coco rallado. ¿De qué manera? Tomé tres rodajas de piña en conserva sin azúcares añadidos que troceé y sustituí por los frutos secos. El almíbar de la misma piña (100 ml aproximadamente) fue el sustituto del zumo de naranja, y el coco rallado (2 cucharadas) tomaron el lugar de la ralladura. A la hora de incorporar, lo hice de la misma manera y orden de la receta explicada anteriormente. La crema de queso tal cual, que si notáis no lleva demasiado azúcar glas. Probé una vez así, y así os la doy porque me parece ideal el contraste entre bizcocho más dulce y la cobertura menos dulce pero con todo el sabor del queso.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En la más reciente adaptación de la tarta empleé una harina regular, no integral. La ralladura y zumo de naranja los sustituí por ralladura y zumo de limón y en la mezcla de frutos secos escogí un puñado de almendras, otro de avellanas, así como otro de pasas y arándanos secos. Esta vez, además, sustituí la mantequilla por 1 1/3 taza de aceite de girasol. A la cobertura de crema de queso esta vez la coroné con un poco de canela en polvo.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

A ver con cuál de estas versiones os quedáis, cualquiera de ellas estoy segura que os gustará. Las fotografías corresponden a todas las tartas de zanahoria que he preparado. La última imagen tiene unas virutas de colores que puso la manita atrevida de mi asistenta. Ella quería también poner su granito de arena además de haberme acompañado e intervenido en parte del proceso.

Os dejo otras tartas que he preparado anteriormente: Buen inicio de semana y que os aproveche.

https://traslareceta.wordpress.com/2013/03/20/tarta-de-queso-con-arandanos/

https://traslareceta.wordpress.com/2013/01/08/tarta-de-limon-como-hacer-bizcocho-y-cobertura-paso-a-paso/

Cóctel de frutas con almíbar de canela y limón

29 Ago
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Me encanta la fruta cuando está plena de sabor y dulzor. Y se supone que la fruta de temporada deba estar mucho mejor, pero lo cierto es que las últimas que compré este verano me decepcionaron un poco. No sé si concluir que no estaban en su óptimo momento de maduración o simplemente que no eran piezas de calidad, lo que sí puedo asegurar es que la mayoría estaba insípida. Pero como no tiro o desecho nada, decidí hacer un cóctel de frutas con almíbar de canela y limón.

Lo del cóctel es una pasada porque lo prepararas de una vez y lo mantienes en la nevera listo para tomar en cualquier momento. Y si se trata de convencer a los niños de tomar fruta, de esta manera lo lograrás antes, teniendo en cuenta que resulta mucho más agradable a la vista y les ahorras el trabajo de tener que manipular la fruta o decidir cuál tomar. Si las piezas están dulces naturalmente, como suele suceder con las frutas tropicales (qué añoranza de mango, mamey y frutabomba*) no tendrás que ponerle almíbar, ni miel u otro edulcorante, pero si tienes que hacerlo aquí te doy una solución.

Es un almíbar suave y ligero con un toque de canela y limón que rescatará ese sabor escondido o perdido en la propia fruta. Algunas son de temporada, las encuentras durante los meses de verano aquí en España, otras no, pero suelo comprarlas casi siempre ya que se encuentran entre mis preferidas. Este combinado puedes hacerlo con la fruta que más te guste a ti, así que no te cohíbas de poner estas u otras.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para el Cóctel de frutas con almíbar de canela y limón 

  • 1 manzana roja grande
  • 2 peras
  • 2 kiwis verdes
  • 2 melocotones amarillos
  • 1 nectarina
  • 1 paraguayo

Para el almíbar:

  • 100 gr de azúcar
  • 250 ml de agua
  • como un dedo de largo de la piel de un limón
  • zumo 1/2 limón
  • 1 ramita de canela
  • 1 cucharadita de esencia de Vainilla (opcional)

Cómo preparar Cóctel de frutas con almíbar de canela y limón

  1. Lava y pela la fruta si lo prefieres. Excepto el kiwi y el melocotón, el resto puedes consumirla con piel. Corta a tu gusto las piezas de frutas, diferenciando un poco el corte entre unas y otras para que te quede más presentable.
  2. Haz el almíbar antes para que esté fresco cuando lo eches a la fruta. Pon todos los ingredientes en un cazo: agua, azúcar, zumo y piel de limón, canela y la vainilla. Lleva a ebullición, deja 3 minutos y listo. Separa del fuego y déjalo enfriar.
  3. Una vez frío baña las frutas, guarda en un recipiente con tapa y déjalo todo en la nevera para servir en cualquier momento.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todavía queda algo de calor por delante, así que este cóctel de frutas, bien fresquito, es una delicia para refrescarnos y alegrar el paladar; como tentempié entre comidas, para desayunar o incluso como postre. El almíbar también puedes hacerlo con miel, ya no será tan suave, pero estará igual de rico, sobre todo para los amantes de la miel; además con la canela resulta muy beneficiosa para la salud.

Entonces, ¿tienes algunas frutas sueltas por casa que pueden desperdiciarse si no las consumes pronto? Anímate y prepárate este “shoot” de vitaminas. ¿Quieres ver otra propuesta de postre con fruta como protagonista? Mira este Banana and Nuts bread o Pan de Plátano y Nueces.

*Frutabomba: Así se denomina América Latina a la papaya.

Arroz con leche cubano: la receta de mi abuela

21 May

Hay más de una forma de hacer el arroz con leche, cada cual con más o menos aciertos y más de una con éxito garantizado. La que hoy comparto en este espacio tiene el origen en la receta que todavía prepara mi abuela. Yo la recuerdo como una de las más ricas que he probado, pero ya sabemos lo mucho que en este sentido pueden agregar la añoranza y los buenos recuerdos alrededor de una receta familiar.

Lo cierto es que es un clásico de los postres tradicionales y gusta muchísimo, claro está, por lo rico y nutritivo que es. Se consume en casi todo el mundo, me atrevería a afirmar, ya que sus ingredientes están prácticamente presentes en la dieta de la mayoría de los pueblos. Arroz y leche como base y de acuerdo al lugar un producto u otro para dar el toque distintivo.

Tuvo su origen en Asia y poco a poco fue extendiéndose por África y Europa y más tarde por supuesto llevado a América con el descubrimiento del Nuevo Mundo. En la mayoría de los países iberoamericanos se prepara con canela y se aromatiza con limón, en algunos sitios se le agregan uvas pasas, vino de oporto, leche de coco, vainilla u otros. Para ser más específica, en los países anglosajones y nórdicos se suele aromatizar con vainilla; en los mediterráneos, con canelaen Irán, con azafrán; y con cardamomo, en el norte de la India. 

Sin más vayamos entonces a la cocina a por un arroz con leche rico y cremoso en verdad.

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Ingredientes para preparar Arroz con Leche (para al menos 6 personas)

  • 1 taza de arroz bomba (200 gr arroz grano redondo)
  • 4 tazas de agua (la misma taza o medida que uses para el arroz)
  • 1 rama de canela entera
  • piel de limón (1 dedo de largo y cuida cuando lo peles no profundizar para no llevarte la parte blanca de la piel que amarga)
  • 1 lata de leche condensada entera (de las pequeñas)
  • 50 gr de azúcar opcional (no más porque la leche condensada ya lleva)
  • 1 puñado de frutas confitadas (pasas, papaya, piña, coco) opcional
  • canela en polvo para espolvorear al final
  • pizca de sal

Cómo preparar nuestro Arroz con Leche

  1. Primero mide el arroz y lávalo hasta que salga limpia el agua (esto evitará que el almidón haga que el arroz se pegue y se queme al final de la cocción). Mientras, pon a hervir el agua con la piel del limón, la rama de canela y una pizca de sal.
  2. Una vez hierva el agua pon el arroz y baja el fuego por debajo de la media. Déjalo unos 30 minutos aproximadamente. Para entonces el grano se habrá ablandado. Vierte entonces toda la leche condensada, remueve bien y déjalo otros 15 a 20 minutos, ahora sí sin perderle ojo y removiendo de vez en cuando con una cuchara de palo para que no se pegue.
  3. Cuando empiece a espesar prueba con cuidado de no quemarte y si necesita más azúcar agrega los 50 gr que teníamos como opción. Dependiendo de la leche condensada que utilices necesitará ese extra de azúcar o no. Agrégale, si quieres darle un toque extra y muy tropical, el puñado de frutas confitadas que puse como opcional.
  4. Recuerda que el arroz, una vez retirado del fuego, suele absorber más líquido, y quedará aún más cremoso, así que ojo y no te pases secándolo. Con 15 minutos después de haber echado la leche generalmente basta, pero si aún vez que tiene mucho líquido déjalo un poco más, siempre removiendo para que no se nos pegue y queme. Cuando esté como a ti te gusta, retira del fuego, deja refrescar unos 5 minutos, extrae la piel de limón y la rama de canela, y sirve en 6 recipientes individuales de postre. Espolvorea con la canela en polvo y listo.
Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Hay quien gusta de comerlos todavía calientes, como a mi madre. Para quienes lo prefieren fríos, recuerden dejarlos que se atemperen completamente antes de ponerlos en la nevera. Tápalos con plástico para que no absorban los olores de dentro del frío.

El arroz con leche se suele cocinar generalmente con leche entera de vaca, y no se cocina primeramente con agua sino que directamente se pone a cocer con la leche. Tienes una opción de ponerle al final de la cocción un trozo de mantequilla sin sal para hacerlo más cremoso, pero con la leche condensada no hay necesidad de esto último. Y nada más, les dejo con esta receta a la manera de mi abuela y mía, para darles otra opción de conseguir un arroz con leche muy cremoso y tan rico que ya en mi casa no queda ni la mitad 😉

Espero que les salga para chuparse los dedos y que me cuenten.

Pronto les traeré otro postre casero, muy tradicional de Cuba, mientras puedes revisar aquí otras recetas.

Tostadas francesas: las primas hermanas de las torrejas

29 Mar

¿Tostadas francesas o torrejas? Son mínimas las diferencias entre ellas. Las dos están igualmente sabrosas y en esencia, la manera de prepararlas difiere muy poco una de otra. Me encantan igualmente las dos, pero tengo que reconocer que suelo prepararlas más a la manera francesa, porque eso de freírlas con un poco de mantequilla, muy poca, además de darles una chispa extra de sabor, resulta ser más sencillo que freírlas en el abundante aceite caliente.

Puedes preparar unas tostadas francesas en un abrir y cerrar de ojos y así disfrutarlas en un desayuno, que es a la hora que más me apetecen a mi. Cuando hago torrejas suelo pasar más tiempo delante de la cocina y como me gusta ponerle almíbar, las prefiero cuando llevan más tiempo en el frigorífico y han absorbido más sabor. Unas tostadas francesas las preparo en el momento que las voy a comer. Calentitas están bien ricas y veréis lo fáciles y rápido que están listas.

tostadas francesas

Ingredientes para preparar tostadas francesas (2 personas)

  • 4 rebanadas de pan (yo empleé uno blanco de molde)
  • 250 ml de leche (1 taza)
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 rama de canela
  • 1/2 cucharada de canela en polo para espolvorear
  • 1 trozo de piel de limón o naranja (yo la rallo porque me gusta ver las pintitas)
  • una nuez de mantequilla (25 gr)
  • miel o más azúcar al gusto

Cómo preparar tostadas francesas

  1. Pon en un cazo la leche con la ramita de canela, el azúcar y la piel del limón o la naranja. Llévala a ebullición. En cuanto hierva aparta del fuego y tapa mientras se atempera. Yo pongo agua bien fría en el fregadero y la dejo que se enfríe un poco para que luego las tostadas no se rompan al empaparlas. Puedes hacer esto la noche antes y guardar en la nevera listo para usar en el desayuno.
  2. Bate los dos huevos y mezcla con la leche ya atemperada (esta es otra diferencia con las torrejas que el huevo no se mezcla con la leche). Dispón las rebanadas de pan en una fuente y riega con toda la leche.
  3. Calienta una sartén con la mantequilla. Con una buena temperatura (no muy alta) dora las rebanadas de pan con la leche que han absorbido. Hazlas de dos en dos y déjalas que se doren bien por cada lado.
  4. Retíralas a un plato y ponles un poco de miel por encima o espolvorea azúcar si te gusta más. Por último espolvorea con canela en polvo.

Si usas miel en vez de azúcar darás un toque extra de sabor y mejorarás el valor nutritivo de estas torrejas o tostadas francesas. La combinación de miel con canela tiene unos poderes realmente maravillosos para la salud. Nada aquí les dejo, espero haber despertado un poquito el apetito con estas ricas tostadas enriquecidas.

Crema de Manzana

24 Ene

Hacía tiempo estaba por hacer una receta de crema de manzana. En este tiempo me paso la vida tratando de encontrar nuevas sopas o platos que me calienten del frío y que a la vez me alimenten y sacien. No sé si habrá muchos por ahí que el invierno y el frío les abra el apetito, pero lo que es a mí, me pone a prueba definitivamente.

Estuve investigando en páginas y programas de cocineros algunas recetas de crema de manzana o sopa de manzana. La que he hecho es un híbrido de las dos que más me gustaron, o sea al final una receta propia con un poquito de otros.

Hice una primera crema con manzanas Reinetas. La crema me encantó porque el resultado fue una maravillosa combinación entre dulce y un toque ácido. A mi novio no le gustó mucho el ácido al final, y entonces decidí repetir la misma receta con unas manzanas Golden. Esta vez si quedó encantado porque esta variedad no tiene nada de ácido. Yo disfruté muchísimo las dos versiones. Con cualquier variedad de manzana que la hagáis, estoy segura que va encantar.

2013-01-17 20.57.03

 

Ingredientes para preparar crema de manzana

  • 4 manzanas Reineta 
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 cucharadita pequeña de canela
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 pizca de clavo de olor en polvo
  • 1 pizca de pimienta
  • 100 ml de nata para cocinar
  • 200 ml de caldo de pollo
  • 200 ml de vino blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • sal
  • 50 gr de jamón serrano cortado en taquitos
  • 3 rebanadas de pan sin corteza cortado en dados

Cómo preparar crema de manzana

  1. Corta la cebolla en juliana y ponla a pochar en las tres cucharadas de aceite caliente.
  2. Cuando se haya transparentado agrega la manzana previamente pelada, descorazonada  y cortada en medias lunas.
  3. Mezcla con las cebollas y pon la canela, la nuez moscada y el clavo de olor.
  4. A continuación agrega el vino y el caldo de pollo y cuando haya comenzado a hervir agrega la nata.
  5. Salpimenta, baja el fuego por debajo de la media, tapa y dejar cocer durante 15 minutos.
  6. Mientras, corta el pan en dados, por una cucharada colmada de aceite y fríe el pan hasta que esté tostado y dorado, resérvalo y úsalo para coronar nuestra crema después de servida, junto con el jamón serrano a taquitos.
  7. Pasados los 15 minutos destapa, si está muy espesa la crema aligera con un poco más caldo. Si por el contrario tiene mucho líquido, destapa, sube un poco el fuego, y deja espesar.
  8. Por último pasa por la batidora todo y sirve caliente con el pan y el jamón.

Aquí tenéis otra rica crema para cenar ligero o como primer plato de una comida. Son sabores que quizá a algunos puedan parecer raros. Más que raros son para paladares que quieran experimentar nuevos sabores. Eso de utilizar las frutas para elaborar platos salados, combinar con carnes, en cremas como la de hoy y en salsas para acompañar otros alimentos, me encanta y seguiré repitiendo.

 Y se me olvidaba, la ramita que adorna el plato, es de perejil. No crean que solo sirvió de adorno, también lo incluí en la cena.  

sarde e finocchietto

le ricette di casa mia

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de la alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.