Anuncios
Tag Archives: zanahoria

Arroz al curry con plátanos fritos: receta vegetariana

3 Mar
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¿Cuántas veces nos entra antojo de comer algo diferente? Seguramente más veces de lo necesario teniendo en cuenta el aluvión de información, gastronómicamente hablando, que nos llega con las nuevas tecnologías y con esos programas televisivos de cocina extranjera. Dan ganas de probarlo todo. En ocasiones salimos a buscarlo en los restaurantes especializados que podamos tener a nuestro alrededor, y otras, con los productos a mano, nos ponemos nosotros mismos a la obra.

La cuestión es que sin tener que recurrir a tantísimos ingredientes difíciles de conseguir, con algunos otros muy básicos y disponibles en casi todos los supermercados y otros establecimientos, podemos acercarnos bastante a esos platos exóticos de sabores diferenciados y colores tan atractivos. Sin establecer unas fronteras bien delimitadas para ellos, podremos desplazarnos al origen. Con el arroz al curry que hoy comparto viajamos al Asia, y reitero, hay un poco de India, de Tailandia, de China, y otro poco de aquí, para hacernos más fácil y simple la tarea de cocinar esta sabrosa receta vegetariana.

Como siempre hay margen para la improvisación y para el empleo de aquello que más nos guste o esté al alcance. La base, además del arroz, basmati o jazmín, son los vegetales, por los cuales podremos decantarnos dependiendo de lo que más nos guste. Yo utilicé zanahoria, guisantes finos y pimiento rojo morrón (de asar), pero si quieres aprovechar las ofertas de temporada no dudes en emplear unos corazones de alcachofas, o unas judías verdes bobby redondas (habichuelas) o planas en sustitución de los guisantes. Sin más vayamos a nuestra receta.

Ingredientes para preparar Arroz al curry con plátanos fritos (4 personas)

  • 250 gr (1 taza) de arroz basmati (o jazmín u otro largo)
  • 1 1/2 taza de agua
  • 1/2 cucharadita de sal marina
  • 1 clavo de olor
  • 1 zanahoria cocida al dente
  • 3/4 taza de guisantes finos cocido (o corazones de alcachofas cocidas)
  • 1 pimiento pequeño rojo morrón o de asar
  • 1 cebolla troceada en brunoise no muy fina
  • 1 diente de ajo grande o 2 pequeños
  • 1 1/2 cucharada de curry amarillo
  • 1/2 cucharada de puré de chiles (utiliza solo 1/2 cucharadita si no eres fan del picante o en sustitución emplea una punta de guindilla roja fresca fileteada para un picante más suave)
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado (opcional)
  • 4 cucharadas de salsa de soja (yo utilizo baja en sal de Kikoman)
  • 3-4 huevos
  • 4 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 2 plátanos macho o de freír bien maduros
  • extra de aceite de oliva suave para freír los plátanos

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Arroz al curry con plátanos fritos

  1. Lava el arroz en abundante agua hasta que salga transparente. Mientras, pon a hervir el agua donde cocerás el arroz que debe ser siempre una medida y media por cada medida de arroz. Esto se traduce, en la receta de hoy, a emplear 1 taza de arroz y la misma taza y la mitad de otra de agua (1 + 1/2).
  2. Una vez comience a hervir el agua, pon el fuego a baja intensidad, añade solo una pizca de sal y el clavo de olor y a continuación echa el arroz lavado y escurrido.
  3. Tapa y deja cocer por unos 10 minutos hasta que haya absorbido toda el agua.
  4. Apaga el fuego y deja reposar en la misma hornilla unos 1o minutos más antes de proceder a remover bien. Comprobarás que con esta técnica de cocción del arroz, por absorción, además del arroz conservar mejor sus cualidades queda desgranado, suelto y ligero; listo para emplear en esta receta.
  5. Mientras reposa el arroz ponte manos a la obra con nuestras verduras: Cocina en agua hirviendo la zanahoria y los guisantes. Recuerda que para dejarlos al dente necesitan menos tiempo. Con unos 6 minutos es suficiente una vez comience a hervir el agua. Una vez listas trocea la zanahoria en cubitos y deja escurridos los guisantes o alcachofas.
  6. En una sartén o wok pon a calentar tres cucharadas de aceite de oliva suave, añade el ajo laminado y antes de que puedan quemarse incorpora la cebolla y el pimiento rojo. Deja saltear unos minutos y agrega el curry. Remueve bien y a continuación suma la zanahoria y guisantes o alcachofas.
  7. Deja un par de minutos y añade el puré de chiles o las láminas de guindilla (a tu gusto), remueve, deja otro par de minutos y separa del fuego y reserva.
  8. Bate los huevos con una pizca de sal y haz un revuelto en una sartén antiadherente con una cucharadita de aceite de oliva. Reserva.
  9. Coge el arroz que teníamos en reposo y remueve bien. Cuando esté todo bien desgranado incorpora al wok junto con el jengibre (opcional), añade la salsa de soja y revuelve todo.
  10. Por último añade los huevos revueltos y dale otra vuelta a todo para que se integre bien. Listo, tapa y reserva calienta mientras preparamos y freímos los plátanos
  11. Pela los plátanos y corta de forma transversal de manera que obtengas óvalos.
  12. Calienta bien el aceite y pon a freír poco a poco los plátanos. Deja que se doren bien por un lado antes de darles la vuelta. Saca del aceite y pon sobre papel de cocina para retirar el exceso de aceite. Sirve junto con el arroz o pon en medio para que todos se sirvan cuando lo deseen.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

No es larga la receta ni tardaremos tanto en la cocina, la cuestión es que hemos preparado tres recetas en una y lleva más tiempo esta explicación que lo que tardaremos en preparar y disfrutar este plato. Con la técnica de cocción del arroz por absorción ya veréis qué fácil os resultará preparar un arroz sin nada de pegotes o muy pasados.

No te olvides de llevar a la mesa la salsa de soja por si alguien gusta de ponerle algo más. Prueba a mezclar los sabores del plátano frito con este arroz de inspiración asiática. Si no caes en la tentación de unir dulce y salado en un solo bocado entonces toma los plátanos como postre. He puesto para completar con broche de oro, algo que me gusta muchísimo, unas tajadas de aguacate con un chorrito de limón y sal. Puedes terminar de decorar el plato con unos gajos de brócoli, también al dente.

Atrévete con este arroz al curry y si quieres también ver más recetas de arroz, prueba haciendo click en este enlace y también en este otro. A ver qué depara el destino a nuestro paladares. Mucha suerte y que marzo sea la ventana que se abre definitiva a la primavera. Buen provecho.

 

Anuncios

Ragout a mi manera o fricasé de cerdo

19 Ago
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La receta clásica de ragout de ternera no lleva patatas, pero esta versión con magro de cerdo que traigo hoy, llámese ragout o fricasé como en Cuba, va justo como más gusta en casa, con unas “papas” de guarnición cortadas en cachelos para que aporten a la salsa de este tipo de guisos el espesor y sabor más pronunciados. La zanahoria, los guisantes y tomates del ragout italiano tampoco faltan a esta receta, la cual podréis disfrutar con un arroz blanco desgranado o un buen trozo de pan para rebañar en la salsa. Es un plato de cuchara pero que podemos compartir también este verano con una cerveza bien fría o un vino fresquito.

¿Te apetece preparar esta receta, donde la fusión tiene la última palabra? Las claves, el adobo cubano de la carne, y la elaboración de la salsa a la italiana las tienes aquí mismo en el paso a paso de la receta. Si además te anima la idea de preparar un fricasé de pollo a la cubana no dejes de pinchar en el enlace anterior. La propuesta de hoy tiene dos maneras de prepararse: una más rápida que termina de cocinarse en la olla a presión en solo 8 a 10 minutos, y otra con menos prisas en cazuela tradicional.

Ingredientes para preparar Ragout a mi manera o fricasé de cerdo (4 personas)

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  • 700 gr de magro de cerdo
  • 4 tomates de pera bien maduros (400 gr de tomate troceado o triturado de bote)
  • 250 ml de caldo de carne (+ otro poco si fuera necesario para cubrir)*
  • 3-4 patatas de guarnición (de las pequeñitas) troceadas en cachelos
  • 1 zanahoria grande en rodajas o medias lunas
  • 1 taza (250 ml) de guisantes finos (yo utilicé congelados)
  • 1 cebolla finamente picada
  • 1 pimiento verde italiano
  • 1/2 pimiento rojo
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de tomillo (opcional)
  • 1 hoja de laurel
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal

*Si no tienes preparado caldo utiliza una pastilla de caldo de carne Gallina Blanca 100% natural de la forma que te explico más adelante en el cómo preparar…

Para el adobo (marinado) de la carne:

  • 100 ml de vino blanco
  • 100 ml de zumo de naranja y lima o limón
  • 2 dientes de ajo majados
  • 1 cucharadita de cominos
  • pizca de pimienta negra
  • sal
  1. Mezcla el vino blanco con la naranja y la lima o limón.
  2. Maja en un mortero los ajos con el comino y una pizca de sal para que no salten los ajos hasta que esté todo bien integrado en una pasta.
  3. Sazona la carne con sal y pimienta primero y luego úntala bien con el majado, riega por último con la mezcla de vino y zumo. Tapa bien con film transparente
  4. Deja la carne en adobo al menos 2 horas. Si prefieres hazlo la noche anterior para preparar la receta posteriormente.

*Puedes saltarte el adobo y preparar la carne sazonándola con sal y pimienta en el momento de su cocción. En ese caso utiliza la misma cantidad de vino del adobo para preparar la salsa.

Cómo preparar Ragout a mi manera o fricasé de cerdo

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Deja a punto todas las verduras: el tomate escaldado, pelado y troceado en caso que los uses de forma natural; la zanahoria pelada y cortada en rodajas o medias lunas si prefieres; la cebolla en brunoise muy fina; los dos tipos de pimientos en cubitos del tamaño que prefieras. Con el ajo, el comino, el orégano y tomillo haz un majado y reserva (si no tienes preparado caldo de carne puedes añadir a este majado una pastilla de Caldo de Carne Gallina Blanca 100% natural)

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  2. En la olla a presión o tradicional (la que decidas) pon a calentar el aceite de oliva y dora la carne previamente escurrida a fuego alto en dos o tres partes o tandas para que selle y tome color. Retira y reserva hasta que esté toda dorada.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. En el mismo aceite ya con el fuego bajo añade la cebolla y raspa o desglasa el fondo para que los jugos y sabores de la carne se fundan con los de la verdura. Una vez pochada la cebolla añade los dos tipo de pimientos, pon una pizca de sal y la hoja de laurel y deja que se ablanden durante unos 5 minutos. Es el momento de añadir el adobo de la carne o en su defecto el vino blanco y dejar evaporar.
  4. A continuación añade los guisantes y el tomate bien troceadito más otra pizca de sal y deja sofreír hasta que el tomate se haya integrado bien.
  5. Incorpora la carne ya dorada que tenías reservada, las patatas y la zanahoria, añade el caldo de carne (misma cantidad de agua en caso de que hayas empleado la pastilla en el majado) y el majado de ajo con las especies que reservamos anteriormente.
  6. Fíjate que haya suficiente líquido para cubrir la carne, sino es así añade un poco más de caldo o agua, revuelve y deja cocinar unos 25 a 30 minutos a fuego medio si es en olla tradicional o en caso de que emplees la olla a presión unos 8 a 10 minutos contados una vez haya comenzado a liberar el vapor. En este último caso deberás poner el fuego al máximo para que alcance la presión pero una vez conseguido no tardes en bajarlo a media intensidad no vayas a terminar quemando todo.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo! Sirve y espolvorea en el último momento con perejil. Recuerda que puedes acompañar este guiso de carne con un arroz blanco desgranado o de un buen trozo de pan para rebañar la salsa. Hasta otro encuentro, os dejo disfrutar de esta receta que, como plato único, os va a dejar satisfechos y con ganas de repetir pronto.

 

Fusion rice: receta para amantes de arroces salteados

27 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Este Fusion rice (arroz fusión) de hoy es una receta de esas nacidas de la necesidad; en realidad alumbradas por la ansiedad de lo que más nos gusta y, cómo no, de tener a mano, en ese preciso momento de iluminación, todo lo que hace falta para construir lo que queremos. Quienes mejor me conocen, quienes han convivido conmigo, saben que en temas culinarios suelo aprovechar lo que tengo a mano. En la cocina de mi abuela, allá en Cuba, vi hacer con amor y poco más algunas maravillas. ¿Qué cubano crecido en nuestra Isla abrasadora no tiene una historia de estas, de madres y abuelas haciendo verdadera magia frente a los fogones?

La experiencia y el entrenamiento en tales lides nos hacen fuertes. Pero aterrizando en nuestra propuesta de hoy, este plato único tiene coincidencias con el arroz tres delicias y con alguno de la cocina Thai. Lo que marca la diferencia entre ellos, quizá, es el uso del ajo tierno y el espárrago, ingredientes que tenía a mano y que sin dudas le dan un toque muy sabroso y fresco a esta receta de arroz. ¿Te apetece comer al estilo Oriental esta semana? Pues vayamos por el delantal y los ingredientes y manos a la obra.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Fusion rice o Arroz salteado a mi manera (2 personas)

  • 1 taza de arroz Jazmín
  • 1 1/2 taza de agua (para cocer el arroz por absorción)
  • 1 filete de ternera
  • 100 gr de gambas peladas
  • 4 espárragos verdes gruesos
  • 1 zanahoria
  • 3 ajos tiernos con el tallo
  • 2 huevos
  • 50 ml de salsa de soja ligera (puedes rebajar la normal con agua 25 y 25 ml de cada)
  •  sal
  • aceite de oliva suave

Cómo hacer Fusion rice o Arroz salteado a mi manera

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Cocina el arroz mediante el método de absorción, para lo cual lava bien el arroz primero, calienta una taza y media de agua en cacerola de fondo amplio y grueso, y cuando haya hervido, añade sal, un chorrito de aceite de oliva, baja a fuego bajo, incorpora el arroz lavado, tapa y deja que cocine unos 12 minutos aproximadamente. Cuando haya absorbido toda el agua, separa del fuego, deja reposar 5 minuto y a continuación remueve. Puedes hacerlo con bastante tiempo de antelación para que se haya enfriado antes de saltearlo.
  2. Haz a la plancha el espárrago y el filete de ternera con unas piedrecitas de sal gorda y un hilo de aceite. Saca a un plato y reserva, y una vez se refresquen corta los espárragos a tu gusto y el filete en tiras finas. Utiliza la misma sartén o plancha para cocinar las gambas peladas unos 2-3 minutos por cada lado hasta que cambien de color. Reserva igualmente.
  3. Bate los huevos, sazona y haz una tortilla en una sartén anti adherente. Haz tiras de ella y reserva.
  4. Trocea el ajo tierno en rodajitas finas y la zanahoria en juliana también fina, échalos a una sartén o wok con un hilo de aceite de oliva suave, sazona y deja saltear unos 5 minutos a fuego medio alto. A continuación agrega el arroz cocido, saltea un par de minutos, riega la salsa de soja ligera, mezcla bien y por último añade el resto de los ingredientes reservados: el espárrago, las tiras de ternera, las gambas y por último las tiras de tortilla. Revuelve todo y sirve enseguida.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

El arroz Jazmín es ideal para recetas como ésta, puedes prepararlo de esta manera o hervirlo en abundante agua y escurrirlo, pero ten en cuenta no cocerlo demasiado ya que vas a saltearlo más tarde. De la manera que yo te propongo el arroz queda en su punto. No queda duro y sí al punto adecuado para saltearlo después sin romper los granos.

Más fácil aún es si el huevo lo cocinas a la manera de revuelto (revoltillo) y no de tortilla. Eso sí, no los rompas demasiado para que te encuentres los tropezones. Queda igual de bueno.

Los espárragos verdes tiernos con su sabor almendrado le da un toque delicioso al salteado de arroz. A la plancha conservarán todas sus propiedades y el sabor se realza. Yo nunca los hiervo. Si quieres puedes utilizar uno solo de los ingredientes proteicos. Escoge ternera o gambas, dobla la cantidad y ya está.

Es un plato único fabuloso, con un poco de ensalada cruda para acompañar, un menú sano y equilibrado. En casa lo pongo a la mesa muy frecuentemente. Y si quieres ver otras propuestas diferentes de arroz, visita este enlace y este otro, donde encontrarás más recetas. ¡Feliz semana!

Fricasé de pollo a la cubana: para olla exprés o normal

19 Feb
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La cocina cubana es una gran mezcla de diferentes culturas, por ello puedes encontrar desde un plato que hace un guiño a los cocidos españoles hasta una receta con salsas parecidas a las italianas o con vocablos indígenas, ingleses o incluso franceses como este fricasé de pollo que hoy os quiero mostrar. No sabemos a ciencia cierta cuándo ni quién introdujo en nuestra cocina este rico guiso de ave. Se dice que fue la burguesía habanera por allá por los siglos XVIII o XIX. Tampoco conocemos cuál es la receta original definitiva debido a la variedad de ingredientes con que se ha preparado a lo largo de los años.

Lo cierto es que con unos u otros productos, respetando la salsa a base de tomate, se ha llevado a la mesa como una receta donde proteínas, verduras y carbohidratos se complementan magistralmente. Algunas referencias gastronómicas indican que en un fricasé la carne no se cocina demasiado, pero definitivamente ese no es nuestro fricasé en que solo se acortan los tiempos de cocción porque el pollo va en piezas más pequeñas y su carne suele cocerse antes. Nos gusta la carne bien cocinada y adobada (marinada) y nos empeñamos en que así sea. En la olla a presión este fricasé de pollo queda tierno pero bien hecho, así que aprovéchala si la tienes en casa.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Fricasé de pollo (para 2-3 personas)

  • 1/2 pollo troceado en partes: muslo y encuentro (cuarto trasero), ala y pechuga
  • 1-2 patatas
  • 1-2 zanahorias
  • 1 lata de tomate natural triturado (400 ml)
  • 250 ml caldo de pollo (puedes disolver una pastilla de caldo Avecream en la misma medida de agua)
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 cucharadas de alcaparras
  • 12 aceitunas rellenas de pimiento (que aunque no utilicé esta vez la pongo como opcional)
  • 1 cebolla cortada en juliana
  • 1-2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde cortado en cubitos
  • 1-2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de azúcar
  • perejil finamente picado para decorar
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • sal

Para el adobo del pollo si te decides a hacerlo (marinarlo) previamente:

  • 4-5 dientes de ajo
  • pizca de pimienta
  • zumo de 1 naranja + 1 lima o limón (en sustitución de la naranja agria que siempre utilizamos en los adobos cubanos)
  • 1 cucharadita sal

Majando muy bien en el mortero el ajo con la pimienta y la sal haz una pasta con la que untarás todas las piezas de pollo. Yo le quito la piel porque no me gusta la grasa que acumula, pero puedes dejársela si lo prefieres. Coloca las piezas de pollo en un recipiente y riega con el zumo de la naranja y el limón. Tapa muy bien y déjalo en la nevera toda la noche. Este marinado marca la diferencia con un fricasé sin adobo anterior, pero si por cuestiones de programación o tiempo no tuviste en cuenta esto, podrás preparar una receta igual de rica siguiendo los pasos a continuación para un pollo marinado a no.

Cómo preparar Fricasé de pollo a la cubana

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. En una sartén calienta las 3 cucharadas de aceite de oliva (puedes emplear de girasol) y cuando esté bien caliente sella y dora bien por todos lados el pollo (hazlo en dos tandas si no tienes espacio para todas las piezas y si no lo marinaste asegúrate de salpimentarlo). Colócalas en la olla según vayas terminando de dorar  (yo siempre utilizo mi olla exprés para esta receta y en solo 12 minutos la tengo lista).
  2. Una vez todas las piezas selladas y doradas utiliza la sartén en que preparaste el sofrito. Ten cuidado que la temperatura del aceite restante no esté demasiado alta, baja bien el fuego o separa si es necesario hasta que tengas las sazones listas.
  3. Pon la cebolla en juliana a pochar junto con el pimiento hasta que se ablanden. Si tiene muy poco aceite pon otra cucharada y aprovecha para desglasar el fondo de la sartén para que la cebolla y el pimiento se impregnen de los sabores dejados por la carne del pollo.
  4. A continuación vierte el vino y deja evaporar el alcohol. Suma el tomate triturado y el caldo de pollo, el ajo bien triturado o majado, el orégano, el comino y el laurel y la cucharadita de azúcar. Prueba de sal y rectifica y deja sofreír todo unos 5 minutos.
  5. Mientras pela las patatas y córtalas en cachelos (trozos irregulares) y raspa y corta en rodajas la zanahoria. Añádelos al pollo.
  6. Echa el sofrito a la olla y agrega las alcaparras o aceitunas por último. Fíjate que la salsa cubra el pollo, si no es así pon algo más de agua para evitar que se pegue durante la cocción. Tapa, pon el fuego alto y una vez alcance la presión y comience a echar vapor, baja el fuego a la mitad y deja cocinar unos 10-12 minutos dependiendo de la olla. También puedes hacerlo en una cacerola con tapa durante unos 30 minutos. Espolvorea con perejil de forma opcional a la hora se servir, una costumbre que he adquirido aquí en España.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo, tendrás una receta de pollo en salsa exquisita y que podrás aprovechar para acompañar un arroz blanco desgranado o un trozo de pan para rebañar. En Cuba a un fricasé como éste podrían irle de maravillas unos Moros y Cristianos, unos Tostones y una buena tajada de aguacate. Una “completa” que puede incluirse perfectamente en nuestros menús criollos. Aunque solemos ser bastante golosos, en un menú como éste las porciones son más pequeñas, aunque hay algunos que muy bien repiten si todavía queda en la mesa. ¡Buen provecho!

Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes

2 Dic
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Me encanta la lasagna, sea cual sea el relleno, pero su preparación me solía dejar a menudo insatisfecha. En mis primeras incursiones las placas siempre fueron las autoras de mis dolores de cabeza, unas veces por la mala calidad, otras porque la forma de hacerlas, aún bajo las indicaciones del fabricante, me dejaban ingratamente sorprendidas.Pero desde que probé el truco de ponerlas poco a poco a cocer según se montan las capas, la historia cambió por completo y ya no me asusta el trabajo con la pasta.

La cuestión es conseguir un relleno sólido, una bechamel espesa y unas placas solo sumergidas un par de minutos en el agua hirviendo sin llegar a cocerlas del todo. El horno las terminará de dejar al punto. Para la receta de hoy, he preparado un picadillo con pollo y pavo enriquecido con tomate, zanahoria y guisantes, la bechamel que no puede faltar y esta vez utilicé una mezcla de queso manchego semicurado y mozzarella.

Ingredientes para preparar Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes (4 personas)

  • 250 gr carne picada de pollo y pavo
  • 100 gr de queso manchego semicurado (emplea un Parmesano si lo prefieres)
  • 9 placas de pasta aproximadamente (puede variar de acuerdo al tamaño del molde por ello ten un paquete entero a tu disposición)
  • 100 gr de queso mozzarella
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 3 tomates maduros
  • 1 zanahoria grande
  • 1 taza de guisantes (yo utilicé de bolsa congelada)
  • 3 cucharadas de aceite virgen extra
  • 1/2 cucharada de tomillo seco
  • 1/2 cucharada de orégano seco
  • pimienta
  • sal

Para la bechamel:

  • 5oo ml de leche
  • 65 gr mantequilla + 1 cucharadita para el fondo del molde (opcional)
  • 65 gr de harina de trigo
  • pizca de nuez moscada
  • pimienta
  • sal

Cómo preparar Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes

Relleno:

  1. En una sartén con el aceite caliente pon el ajo bien troceado y una vez dorado agrega la cebolla y la zanahoria picadas en brunoise (cubitos muy finos).  Deja pochar hasta que ablande y transparente la cebolla.
  2. A continuación añade los tomates pelados y troceados. Para quitar la piel sin dificultad deberás escaldarlos antes. Pincha el enlace anterior para ver el paso a paso. Añade sal y deja que todo se sofría durante unos 8 minutos o hasta que el tomate haya quedado cocinado y desecho.
  3. Incorpora la carne picada, previamente sazonada con sal, pimienta, orégano y tomillo, así como los guisantes, mezcla bien todo y deja cocinar unos 10 minutos primero con la sartén tapada y otros 5 minutos destapada hasta que haya absorbido toda la salsa posible. Queremos un relleno con poca agua para obtener una lasagna más firme. En lo que termina de cocinar el picadillo y reposa ponte a preparar la bechamel.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Bechamel:

  1. En otro recipiente derrite poco a poco la mantequilla. En un tercer cazo calienta a fuego lento la leche.
  2. Una vez derretida la mantequilla añade la harina tamizada para evitar la formación de grumos.
  3. Incorpora la leche ya caliente, sazona con sal, pimienta y nuez moscada al gusto y lleva a ebullición con el fuego bajo a medio removiendo para que no se pegue o formen grumos. Cocina hasta obtener una salsa espesa.

Montaje de la lasagna:

  1. Primeramente precalienta el horno a 180 grados. En una sartén (yo utilizo una de fondo amplio) lleva a ebullición agua con sal. Una vez conseguido baja el fuego un poco y mantén así  durante todo el proceso de montaje. Pon las placas de pasta de tres en tres en el agua. Se trata solo de ablandar durante un par de minutos la pasta para lo cual ve poniendo a cocer de acuerdo vayas haciendo capas de lasagna.
  2. He utilizado un solo molde rectangular mediano. Sea cual sea el que utilices engrasa con un poco de mantequilla extra o si lo prefieres pon un poco de la bechamel solo para evitar que se peguen las placas al molde.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. A continuación coloca las primeras placas que deberás cortar si fuera necesario, como en este caso, para cubrir completamente todos los espacios vacíos. Añade una primera capa de picadillo, encima una de bechamel, espolvorea con un poco de ambos quesos y otra vez cubre con las placas que habrás puesto en el agua hirviendo en lo que vas formando pisos. Procede de igual forma unas dos veces más dependiendo de la altura del molde y finaliza con picadillo, bechamel y una generosa capa de quesos.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

  4. Pon el horno durante unos 12-15 minutos a 180 grados y luego gratina a temperatura máxima unos 3 minutos más. Saca del horno y deja reposar unos 10 minutos antes de cortar y servir.

Listo, aquí tienes una lasagna muy rica en que conjugas carne y verduras, y con un toque más ibérico si empleas un queso manchego como el de la receta. En casa nos encanta el queso español y por eso siempre ando buscando la manera de incorporarlo. Espero que esta receta os anime a preparar lasagna, una receta diferente que también puede acompañarnos durante las fiestas de diciembre.

Tarta de zanahoria con cobertura de queso crema

18 Nov

Todavía me pregunto por qué no había publicado anteriormente mi versión de la muy popular  Tarta de zanahoria o Carrot cake, si es de esos postres con los que me suelo deleitar siempre, sea cuál sea la manera de prepararlo. Sí, porque de tantas veces que lo he preparado, he podido ir jugando con los añadidos para obtener sabores y texturas diferentes, todas ricas y adaptadas a las circunstancias y sobre todo a lo que tenemos en la despensa.

Os voy a dar la receta con la que me estrené en este postre, hoy día tan difundido internacionalmente. En los Estados Unidos, me han contado, suelen preparar unos realmente radicales como los catalogaría una buena amiga. En el otro extremo, en el Reino Unido de Gran Bretaña, también se preparan y venden en numerosas tiendas de repostería. De ellas puede hablar con fundamento mi amiga de Pemberley Cups and Cakes, quien por cierto tiene otra receta que me encanta de la Tarta de Zanahoria.

Volviendo a mi propuesta de hoy señalar que al final de la receta comparto igualmente algunas de las variaciones a las que hago referencia. No dejéis de echarle un vistazo porque así podréis quedaros con la opción que más se ajuste a vuestros gustos y a los productos que tengáis disponibles. Vayamos al meollo del asunto.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar  Tarta de zanahoria o Carrot Cake

  • 200 gr de mantequilla reblandecida
  • 225 gr de azúcar moreno
  • 4 huevos medianos
  • 350 gr de zanahoria rallada
  • zumo y ralladura de una naranja
  • 175 gr de harina integral
  • 2 cucharadas de Polvos Royal (levadura química)
  • 2 cucharaditas de canela en polvo
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 50 gr de nueces troceadas
  • 50 gr almendras
  • 50 gr de uvas pasas
  • pizca de sal

Para la cobertura:

  • 125 gr de mantequilla
  • 250 gr de queso crema tipo Philadelphia
  • 60 gr de azúcar glas

Cómo preparar Tarta de zanahoria con cobertura de queso crema

  1. Primero prepara el molde que vas a emplear. Preferiblemente de 20 cm de diámetro. Dependiendo del tamaño del molde pueden variar los tiempos de cocción. Por ejemplo si en vez de utilizar solo un molde para toda la mezcla, repartes ésta en dos del mismo tamaño, el tiempo de horneado se reduce a la mitad. También será menos tiempo de cocción si el molde tiene un diámetro superior. Por ejemplo, esta receta, en que empleé un molde de 20 cm para toda la mezcla, tardó entre 70 y 90 minutos. La última vez, que utilicé un molde de diámetro superior (23 cm), demoró 45 minutos.
  2. Ten listos los ingredientes, asegúrate de tenerlos todos a temperatura ambiente: separa las claras de las yemas de cada huevo y ponlos en recipientes separados. Las claras ponlas en una fuente amplia donde puedas montarlas después a punto de nieve. Tamiza la harina conjuntamente con la levadura, la canela, la nuez moscada y la sal. Ten listo y recién exprimido el zumo de naranja, pero primero ralla la corteza sin llegar a la parte blanca con un rallador muy fino. Ralla también la zanahoria. Mezcla los frutos secos y asegúrate que las nueces estén bien troceaditas. Pre-calienta el horno a 180 grados Celsio.
  3. Todos los ingredientes listos para emplear, bate la mantequilla y el azúcar hasta que obtengas una mezcla cremosa. Añade las yemas de los huevos, mezcla bien e incorpora la ralladura y zumo de la naranja, vuelve a mezclar.
  4.   Ahora es el turno de los ingredientes secos que hemos tamizado. Agrégalos a la mezcla, así como los frutos secos. Mezcla con movimientos muy suaves. Reserva
  5. Bate ahora las claras de los huevos hasta el punto de nieve y súmalas a la mezcla que teníamos reservada y por último añade la zanahoria rallada y remueve hasta que esté todo bien integrado.
  6. Vierte todo en el molde o moldes, haz un pequeño agujero en el centro de la mezcla y pon a hornear. Un solo molde lo tendrás listo entre 70 y 90 minutos. Dos, será la mitad del tiempo. Por ello es mejor que no le pierdas de vista. Cuando la masa esté dorada y firme en el molde pincha con un palillo y si sale limpio es que ya está listo. Saca, deja atemperar unos 10 minutos, desmolda y deja que enfríe completamente sobre una rejilla
  7. El glaseado es muy sencillo y rápido. Bate la mantequilla reblandecida y el azúcar glas hasta que tengas una mezcla esponjosa, pálida y cremosa. A continuación añade el queso y bate otro poco hasta que se integre todo. Resérvala en la nevera unos 20 minutos antes de extender sobre el bizcocho. Puedes abrirlo por la mitad y distribuir la crema de queso en dos capas o disponer una sola de forma generosa por encima. La ventaja de hacer los bizcochos en dos moldes es que tienes el paso de abrir el bizcocho ganado, sobre todo si no eres muy diestro o no tienes una lira, el instrumento adecuado para cortar de forma pareja los bizcochos.

Después de haber salido airosa de esta primera versión de la receta he experimentado con otras variaciones. La segunda vez que hice una tarta de zanahoria, tomando como base la misma receta anterior, sustituí el zumo de naranja y su ralladura, así como los frutos secos por piña en conserva y coco rallado. ¿De qué manera? Tomé tres rodajas de piña en conserva sin azúcares añadidos que troceé y sustituí por los frutos secos. El almíbar de la misma piña (100 ml aproximadamente) fue el sustituto del zumo de naranja, y el coco rallado (2 cucharadas) tomaron el lugar de la ralladura. A la hora de incorporar, lo hice de la misma manera y orden de la receta explicada anteriormente. La crema de queso tal cual, que si notáis no lleva demasiado azúcar glas. Probé una vez así, y así os la doy porque me parece ideal el contraste entre bizcocho más dulce y la cobertura menos dulce pero con todo el sabor del queso.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En la más reciente adaptación de la tarta empleé una harina regular, no integral. La ralladura y zumo de naranja los sustituí por ralladura y zumo de limón y en la mezcla de frutos secos escogí un puñado de almendras, otro de avellanas, así como otro de pasas y arándanos secos. Esta vez, además, sustituí la mantequilla por 1 1/3 taza de aceite de girasol. A la cobertura de crema de queso esta vez la coroné con un poco de canela en polvo.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

A ver con cuál de estas versiones os quedáis, cualquiera de ellas estoy segura que os gustará. Las fotografías corresponden a todas las tartas de zanahoria que he preparado. La última imagen tiene unas virutas de colores que puso la manita atrevida de mi asistenta. Ella quería también poner su granito de arena además de haberme acompañado e intervenido en parte del proceso.

Os dejo otras tartas que he preparado anteriormente: Buen inicio de semana y que os aproveche.

https://traslareceta.wordpress.com/2013/03/20/tarta-de-queso-con-arandanos/

https://traslareceta.wordpress.com/2013/01/08/tarta-de-limon-como-hacer-bizcocho-y-cobertura-paso-a-paso/

Arroz salteado con salchichas y tortilla

9 Nov
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos tenemos días en los que una comida o cena nos toma por sorpresa. Para esas ocasiones en que no tenemos nada planeado y solo contamos con lo que guarda la despensa, aquí os va este arroz salteado con salchichas y tortilla, muy fácil de preparar, rápido y económico. Casi siempre en casa tenemos algún paquete de salchichas cocidas de cualquier tipo. En este caso utilicé unas grandes tipo Bockwurst de bote de cristal, pero si tienes otras también puedes emplearlas.

El resto de los ingredientes, excepto la salsa Lea & Perrins que puedes o no tenerla o incluso sustituirla por una de soja, el arroz, el ajo, la cebolla, los pimientos, la zanahoria, los huevos, suelen ser piezas que no faltan en toda cocina. La forma de preparar este plato es muy parecido al bien conocido arroz tres delicias, de cuya receta os dejo un enlace AQUÍ. Es el blog de Javi, referente por el cual comencé a escribir el mío. Y ahora sí vamos a nuestra propuesta de hoy.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Arroz salteado con salchichas y tortilla (2-4 personas)

  • 1 taza de arroz largo
  • 4 salchichas cocidas Bockwurst
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla o cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 2 pimientos verdes italianos
  • 3 cucharadas de cebollino fresco finamente picado (opcional)
  • 2 huevos extra grandes o 3 medianos
  • 2 cucharadas de salsa Lea & Perrins (puedes sustituir por salsa de soja)
  • aceite de oliva suave
  • pimienta
  • sal

Cómo hacer Arroz salteado con salchichas y tortilla

  1. Lava bien el arroz y cócelo en abundante agua hirviendo con sal los minutos que te recomiende el paquete. Cuela una vez hecho y reserva. Yo ya tenía el arroz cocido, que sobró de la noche anterior, así que tuve ya un paso adelantado.
  2. Trocea el ajo en láminas finas, la zanahoria en cubitos pequeñitos, así como la cebolla y el pimiento. El cebollino pícalo muy finamente.
  3. Todos los ingredientes preparados haz una o dos tortillas muy finas dependiendo de la amplitud de la sartén que utilices. Preferiblemente utiliza una antiadherente que te permita emplear solo el aceite estrictamente necesario. Una vez lista, haz tiras de tortilla y resérvalas. Si eres de los que siempre opta por la salida más fácil, puedes hacer un revuelto con los huevos y dejar la tortilla para cuando quieras una mejor presentación.
  4. Calienta el aceite en una sartén o wok y agrega primeramente la zanahoria unos tres o cuatro minutos, a continuación añade el ajo laminado, la cebolla y el pimiento. Sazona con sal y pimienta y deja saltear hasta que estén tiernas las verduras.
  5. Ahora incorpora las salchichas troceadas no muy pequeñas, el arroz, dos cucharadas de cebollino y la salsa Lea & Perrins, mezcla bien, saltea un minuto o dos más y separa del fuego.
  6. Sirve en platos o una fuente, incorpora las tiras de tortilla en forma de rollitos o espirales y la otra cucharada de cebollino para coronar. Deja al alcance la salsa por si alguien desea poner algo más a su plato.

Es una propuesta humilde pero sabrosa que puede sacarte en cualquier momento de un apuro. He de aclarar que la salsa de soja y la Lea & Perrins, excepto en el color, en nada se parecen. Doy la opción de la sustitución porque la salsa de soja como es sabido es la que le va como anillo al dedo a los salteados de este tipo.

Escogí la salsa Lea & Perrins porque me gusta muchísimo y ya sabéis lo que me encanta improvisar. Si decidí hacer un salteado con salchichas, ¿quién me iba a impedir utilizar esta salsa como complemento?  El resultado fue el de casi siempre: no dejamos nada en el plato.

Mermelada de zanahoria: receta casera y muy fácil

11 Oct

Hace ya algunas semanas, justo antes de la mudanza que nos ha tenido en casa patas arriba, visité la ciudad española de Mérida, capital de Extremadura. Además de disfrutar del legado romano presente en su arquitectura: un teatro maravilloso más bello de noche si es posible, templos aún visibles guardados por dioses mitológicos, Aeón capturando el tiempo, el anfiteatro, el circo, los puentes y el acueducto, tuvimos además la oportunidad de probar los sabores de esa tierra: unas migas extremeñas y una caldereta de cordero tan sabrosas como prometían.

Pero lo cierto es que de todas nuestras incursiones gastronómicas a nuestro corto paso por la ciudad Emerita Augusta, nos quedamos sin dudas enganchados a las tapas que ofrecen en la Despensa del Castúo, muy cerca de los sitios más importantes concentrados en el centro. Al lugar no llegamos por casualidad. Fue uno de los sitios que visitaron en temporadas pasadas los protagonistas de Un país para comérselo y me lo quedé bien apuntado en la memoria. Allí llegamos, un poco escépticos, y salimos más que convencidos.

Entre las tapas que probamos puedo citar algunas: de queso fundido con pimientos confitados, de jamón ibérico y membrillo con nueces, de queso de cabra con miel y, entre otras, nuestra preferida, la de queso de cabra Castúo con pimentón de la vera, mermelada de zanahoria y unas virutas de jamón ibérico.  Y he aquí la razón de nuestra receta de hoy, que dejaremos preparada para en una próxima entrada presentar esta tapa estrella, una versión propia claro está, porque la receta original de la Despensa del Castúo con ellos se ha quedado.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar mermelada de zanahoria

  • 350 gr de zanahoria
  • 350 gr de azúcar
  • 130 ml de agua + la suficiente para cocer la zanahoria
  • 1 rama de canela
  • piel y zumo de 1 limón
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 1 pizca de sal

Cómo preparar mermelada de zanahoria

  1. Lava y raspa las zanahorias, córtalas y ponlas a cocer en abundante agua hasta que estén blandas. Puedes hacerlas al vapor igualmente siempre dejándolas en óptimas condiciones para triturar.
  2. Mientras cocinas las zanahorias, prepara un almíbar. En un cazo pon el azúcar, los 130 ml de agua, el zumo y un trozo como de un dedo de largo de la piel de limón y la rama de canela. Una vez comience a hervir, deja unos 3 o 4 minutos y retira del fuego. Reserva mientras trituramos la zanahoria.
  3. Una vez cocidas las zanahorias, saca del agua, escurre bien y tritura con ayuda de una trituradora o bien con la batidora.
  4. Incorpora la zanahoria convertida ya en puré al almíbar (retira la rama de canela y la piel de limón), agrega la nuez moscada y la pizca de sal, mezcla bien y pon al fuego durante unos 10 a 15 minutos, o hasta que reduzca al espesor deseado.
  5. Una vez lista y aún bien caliente guárdala en recipientes de vidrio esterilizados, preferentemente en botes con tapa que se suelen autosellar.

Como la cantidad que hemos hecho no es mucha y como vamos a consumirla pronto (os lo aseguro) no es necesario poner a hervir los botes de vidrio al baño María hasta que se sellen una vez envasados con la mermelada. Así se suele proceder cuando hacemos grandes cantidades y cuando se trata de conservas de larga duración. Las mermeladas se preparan generalmente con la misma proporción fruto-azúcar, y siempre agregando un elemento ácido, como el limón, que va a contribuir a una mejor y más duradera conservación, además de que ya comprobaréis que destaca el sabor de una forma natural.

Espero que la preparen pronto, porque pronto voy a compartir la tapa donde esta mermelada de zanahoria aparece entre los ingredientes protagonistas. Vayan haciéndose de un buen rulo de queso de cabra y de un buen pimentón, preferentemente de La Vera. Os vais a chupar los dedos.

Cerdo agridulce con arroz basmati

3 May

¿Te apetece una receta estilo oriental sin tener que salir de casa o pagar por que te la traigan? Pues yo te propongo un plato sencillo y tan rico que seguro querrán repetir. Lo mejor es que tienes plena seguridad de lo que empleas y en qué proporciones, además de no pasarte ni con los salsas o grasas que a veces ponen de más en este tipo de cocina. Para nada estoy quitando méritos a los restaurantes orientales, ni hablando en detrimento de ellos. En más de una ocasión los he visitado y en más de una ocasión he salido complacida.

Pero volviendo a nuestra receta hecha en casa, vamos a preparar unas masitas (magro de cerdo) que en un último momento de su cocción sazonaremos con un toque de salsa de soja (salsa de soya o salsa china) y otro de miel de abejas para acabar de dar el sabor agridulce de la comida asiática, en específico de la gastronomía china. Os aclaro que un producto inspirado en Oriente, pero no es original de ninguna región.

Así que si os apetece una receta genuina de la cocina de Tras La Receta, vayamos a por nuestros ingredientes y cocinemos este Cerdo agridulce con arroz basmati como guarnición.Cerdo agridulce

 

Ingredientes para preparar Cerdo agridulce con arroz basmati (2 personas)

  • 400 gr de magro de cerdo (pícalo en cubitos pequeños si te lo venden en trozos grandes)
  •  3 dientes de ajo majados
  • 1/2 limón
  • mix de pimientas (al gusto)
  • 2 zanahorias pequeñas
  • 1 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo morrón
  • 3-4 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de miel de mil flores
  • 2 cucharadas de aceite de girasol o de oliva suave
  • 100 ml de agua ( 1 vasito pequeño de los de vino)

Cómo preparar Cerdo agridulce con arroz basmati

  1. Primeramente pon a marinar al menos 1/2 hora antes el magro de cerdo. Para ellos maja los dientes de ajo en un mortero hasta conseguir una pasta, agrega el zumo de limón y unta bien con este adobo la carne. Agrega sal y el mix de pimientas al gusto, tapa y deja en la nevera.
  2. Una vez haya pasado al menos 1/2 hora, saca la carne del frigorífico y ponla en una sartén con las 2 cucharadas de aceite y que se cocine muy lentamente tapada.
  3. Pica la zanahoria en trozos pequeños y agrégala a la carne. Déjalas que se hagan juntas poco a poco hasta que comience la carne freír y dorar muy bien. (aproximadamente 30-40 minutos a fuego bajo a medio)
  4. Es el momento de agregar la cebolla picada en daditos o brunoise y a continuación el pimiento rojo. Deja que se mezclen bien y en cuanto comience a cambiar de color la cebolla agrega la cucharada de miel, la salsa de soja y el vasito de agua. Tapa otra vez, sube un poco el fuego y deja otros 5 minutos.
  5. Si pasado el tiempo ya ha espesado un poco la salsa y se ha integrado todo, apaga el fuego y reserva.
  6. El arroz basmati tiene su truco a la hora de preparar. Si quieres puedes pinchar aquí para ver una manera efectiva de hacerlo, pero si quieres puedes hacerlo también muy fácilmente de la siguiente manera: Pon a hervir agua en una cacerola con espacio para bastante agua. En cuanto rompa la ebullición, agrega sal a tu gusto e inmediatamente una taza de arroz previamente lavado. Deja cocer 12 minutos y una vez pasado el tiempo escurre bien el arroz del agua y déjalo reposar tapado unos minutos. Obtendrás un arroz tan bonito como el de la fotografía, con un grano largo, muy blanco y aromático perfecto para acompañar este cerdo agridulce.

Canelones de jamón con salsa de nata y queso

25 Abr

Hoy quiero compartir una receta de canelones diferente, ajustándome a los gustos de a quienes en casa no apasiona la carne picada con las pastas. He de aclarar que a mi me encanta la pasta a la bolognesa, pero también me gusta variar y complacer. Francamente en cuestiones de preferencias me resultaría muy difícil decidir: unos macarrones con tomate y chorizo, unos spaghetti carbonara o al frutti de mare, o unos fettucini con salsa pesto o a la putanesca, en fin muy vasta la cocina italiana para quedarse con tan solo un plato.

Una curiosidad es que aunque los canelones (caneloni) son una receta originaria italiana, no es allí donde más se consumen hoy día. Tengo entendido que es aquí en España, específicamente en Cataluña, donde más se comen, de hecho se han convertido en un plato típico de su gastronomía. El intercambio cultural entre los dos territorios facilitó su difusión, sobre todo en el siglo XIX, cuando los cocineros italianos de algunas familias burguesas en Barcelona introdujeron la receta, que más tarde se adaptó al gusto catalán.

En Cataluña los canelones no se dejan al dente, sino bien cocidos y después se gratinan un poco al horno. Otra diferencia entre los canelons de Sant Esteve, o canelones catalanes, respecto a los italianos, es que la carne es asada, se pasa luego por la sartén donde se hará el sofrito y posteriormente se pica, mientras que los canelones a la boloñesa, se preparan directamente con carne picada y mezclada con un sofrito con zanahoria y apio.

Para la receta de hoy de mis canelones preparé un relleno tipo bechamel más o menos espeso y para cubrirlos cociné una salsa de nata y queso de cabra al pimentón. Las láminas de pasta se cuecen dependiendo del fabricante, por ello es mejor guiarse por sus instrucciones. No obstante si sigues leyendo mi receta te daré unos trucos que si sigues al pie de la letra te quedarán unas láminas con las que conseguirás un buen resultado, sea cual sea el relleno que hayas decidido ponerle.canelones con salsa de nata

Ingredientes para preparar Canelones de jamón con salsa de nata y queso (para 10 canelones)

  • 10-12 láminas para canelones (2 de más por si alguna se rompiera o pegara)
  • 1 nuez de mantequilla (solo para engrasar el fondo de la fuente donde gratinaremos los canelones)

Para el relleno:

  • 90 gr jamón serrano en taquitos
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolleta
  • 1/4 pimiento rojo morrón
  • 3 dientes de ajo
  • 100 ml de vino blanco
  • 100 ml de leche
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada sopera de Maizena (harina de maíz)
  • 1 cucharadita de perejil seco o fresco
  •  pimientón de la vera
  • sal

 Para la salsa de nata y queso:

  • 200 ml de nata para cocinar
  • 100 ml de leche
  • 90 gr de queso de cabra al pimentón previamente rallado
  • sal
  • pimienta negra

Cómo preparar la salsa de nata y queso:

  1. Pon en un cazo pequeño la nata y la leche, sal pimenta a tu gusto y lleva a ebullición con el fuego muy bajo. Déjala que reduzca un poco para que espese y ponle la mitad del queso de cabra al pimentón rallado. Reserva la otra mitad para espolvorear más tarde sobre los canelones. Si la terminas antes de rellenarlos reserva la salsa caliente.

salsa de nata y queso

Cómo preparar el relleno de los canelones de jamón

  1. Trocea lo más finamente posible todos los ingredientes: zanahoria, pimiento rojo, cebolleta y dientes de ajo.
  2. En una sartén pon a calentar el aceite y a continuación agrega la cebolleta. Cuando empiece a transparentar introduce la zanahoria y el pimiento. Déjalo todo unos 5 minutos tapado para que el vapor ablande antes la zanahoria.
  3. Destapa e incorpora el jamón en taquitos, remueve bien, agrega la cucharada de maizena, y vuelve a remover para que la harina de maíz se dore y absorba todo el sabor.relleno para canelones 1
  4. Vierte primero el vino hasta que evapore un poco y a continuación la leche, agrega el pimentón y rectifica de sal.relleno canelones 2
  5. Tapa nuevamente y deja que cocine unos 10 minutos a fuego bajo a medio. Transcurrido el tiempo destapa y si no ha reducido lo suficiente deja cocinando hasta que espese y adquiera una consistencia que nos facilite el llenado de los canelones. Separa del fuego y deja atemperar mientras ponemos a cocer las láminas.  relleno canelones 3

Cómo cocinar y preparar los canelones

  1. Pon a calentar abundante agua con sal y ponle un chorreón de aceite una vez comience a hervir; a continuación echa las láminas una por una para que no se peguen. Déjalos 10 minutos (al dente) 12 minutos (bien cocidos). Una vez transcurrido el tiempo de cocción que prefieras, escurre de agua caliente las láminas, pon muy fría para evitar sigan cociéndose, y luego vuelve a escurrir.
  2. Coloca las láminas de los canelones en un paño de cocina limpio para que se escurran mejor.láminas de canelones escurriéndose
  3. Prepara un espacio donde rellenar los canelones. Yo utilicé la bandeja de horno forrada con papel de aluminio. De cuatro en cuatro y con una cucharada ve rellenando y enrollando las láminas.rellenando canelonescanelones rellenos
  4. Por último en una bandeja de horno previamente engrasada con la mantequilla ve colocando los canelones. Por último riego con la salsa de nata y espolvorea con el queso de cabra al pimentón que habíamos reservado. canelones en su salsa
  5. Introduce unos 5 a 8 minutos en el horno con la opción de grill encendida. Una vez dorado el queso, saca del horno, deja reposar unos minutos y a disfrutar.canelones gratinados

Solomillo de Pavo en Salsa de Manzana

13 Mar

Una de las carnes más magras, y por lo tanto ideales para mantener la grasa a raya y con ella nuestro peso, es la del pavo. Acostumbramos a comerlo en ocasiones especiales, pero lo cierto es que está disponible en cualquier época del año. Son muchos los que últimamente prefieren un jamón de pavo a otro jamón cocido. Es una carne blanca, muy rica, y otra opción para equilibrar nuestra dieta y no aburrirnos comiendo siempre lo mismo.

Un pavo entero asado en el horno siempre queda delicioso pero esta vez vamos a preparar la parte del solomillo, extraordinaria, toda carne, nada de huesos, nada de grasa. Un solomillo puede comerlo entero una sola persona, por eso en la receta de hoy, para 2 personas, emplearemos dos solomillos enteros que dejaremos un par de horas marinando. Si lo dejas la noche antes de cocinarlos estarán todavía mejores. Y si quieres otra receta de solomillo, esta vez de cerdo, pincha aquí: Solomillo de cerdo con salsa dulce de mostaza

pavo solomillo

Ingredientes para preparar Solomillo de Pavo en Salsa de Manzana.

 

  • 2 solomillos de pavo
  • 1 manzana Golden
  • 1 puerro grande o 2 pequeños
  • 1 zanahoria grande o 2 pequeñas
  • 1 cebolleta grande o 2 pequeñas
  • 3 dientes de ajo + 4 más para el adobo o marinado
  • 2 vaso de vino blanco (400ml)
  • 1 vaso de caldo de pollo (200ml)
  • 1 limón
  • pimienta negra y sal
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Solomillo de Pavo en Salsa de Manzana

  1. Maja en un mortero 4 dientes de ajo (si le pones una pizca de sal no te saltarán los ajos) ponle un poco de pimienta negra al gusto y cuando tengas una pasta incorpora el zumo del limón más un vaso de vino y remueve bien.
  2. Pon en un recipiente que puedas tapar bien los solomillos de pavo, baña con el adobo que hemos preparado y pon un poco más de sal si no has puesto mucho a los ajos. Si tienes una jeringa con aguja, coge un poco del líquido del marinado e inyecta los solomillos para que la carne de dentro coja todo el sabor. Si no tienes una, con un palillo pincha la carne y riega a continuación con ayuda de una cuchara. Tapa bien y deja en la nevera al menos dos horas. Si lo haces la noche anterior tendrás trabajo adelantado y la carne quedará mucho más sabrosa.
  3. Ten a punto los ingredientes con que cocinaremos los solomillos. Para ello trocea el puerro, la zanahoria, la cebolleta y el ajo en láminas. Retira la piel de la manzana y el corazón y pícala en dados. Como después vamos a triturarlos todos para hacer nuestra salsa no tendrán que estar picados en trozos tan pequeñitos, pero tampoco vamos a acomodarnos para picar menos.
  4. En una sartén honda pon a calentar las 3 cucharadas de aceite de oliva, cuando esté bien caliente pon los solomillos bien escurridos para que no te salte el aceite y no te quemes. El objetivo es dorarlos bien lo antes posible para que tomen buen color y se sellen sin perder los jugos de dentro. Una vez conseguido esto, sácalos y resérvalos.
  5. En esa misma sartén, baja bien el fuego (luego lo vuelves a subir, se tata de no quemar las verduritas) pon los ajos conjuntamente con la cebolleta y una vez mermado el calor fuerte sube a fuego medio y agrega los puerros y la zanahoria. Con la ayuda de una cuchara de palo, o goma si es de teflón la sartén, mezcla bien y raspa el fondo para que se desprenda todo el sabor que pudo quedar de la carne.
  6. Agrega la manzana, mezcla bien y deja que cambien de color la cebolleta, los puerros y la manzana. Incorpora el vaso de vino y deja evaporar el alcohol, una vez absorbido un poco del líquido agrega el vaso de caldo de pollo y rectifica de sal (puedes auxiliarte de una pastilla de pollo si no tienes caldo preparado, pero ten en cuenta entonces la medida de la sal).
  7. Pon otra vez los solomillos, tapa y deja cocinar unos 15 minutos. Transcurrido el tiempo destapa y comprueba que no haya exceso de líquido. Destapa si es así y deja reducir.
  8. Si te gusta la salsa con trozos puedes dejarla tal cual, pero si te decides a prepararla como en la receta, saca los solomillos, resérvalos, y pasa la salsa por la batidora. Una vez hecho esto, pica en rodajas el solomillo y sírvelos con la salsa.

Si te queda mucha salsa, resérvala para acompañar unos filetes de pollo, de cerdo o de pavo. Estarán buenísimos con ella. Este solomillo lo acompañé de unos champiñones salteados con ajo y perejil. Tan sencillo como poner un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra, agregar un par de ajos laminados hasta que estén doraditos y luego añadir los champiñones (también laminados 300-400 gr) con el perejil fresco picadito y un poco de sal. Con un par de minutos saltéandose será más que suficiente y tendrás un acompañamiento delicioso, ligero, rápido y con efecto saciante. Uff cómo me gustan los champiñones.

 

 

Potaje de chícharos: receta de Cuba

5 Mar

Antes de decidirme a poner una receta de los chícharos que se conocen en Cuba, estuve leyendo un poco en la red de redes y me encontré con algunas sorpresas. En el sur de España, las abuelas solían preparar en potaje de chícharos cuya base es un tipo de alubia o frijol distinto al que conocemos en Cuba y otros países latinoamericanos. Lo cierto es que desde que estoy en Madrid, cuando voy a por los chícharos del potaje que se hace en Cuba, los encuentro empaquetados con el nombre de arveja o guisante seco.

Todos tienen su razón a la hora de denominar las cosas. Lo que en algunos sitios se conoce por un nombre, en otros puede ser algo completamente diferente, pero no por ello deja de ser válido. Por eso especifico en este caso de dónde es la receta, para que puedan ubicarse y si les parece entonces ir a por el producto adecuado. Otro detalle es que para esta receta que les presento emplearemos la olla a presión, que no por rápida deja de ser tan eficiente.

Los chícharos los he comprado más de una vez, siempre como arvejas verdes peladas o arvejas enteras amarillas. Cualquiera de las dos variedades pueden servir para hacer el potaje de chícharos que, aunque para muchos de mis coterráneos está asociado a algunas penurias, es entre todos los potajes mi preferido. Mi abuela lo hacía con lo que había a mano y yo recuerdo con cuánto gusto me sentaba a la mesa a almorzarlos, a cenarlos y a veces hasta merendarlos. Para la receta de hoy, a mi manera, he utilizado unos chícharos o arvejas amarillas enteras.

2013-02-01 14.20.34

Ingredientes para preparar Potaje de chícharos: receta de Cuba (para al menos 4 personas)

  • 500 gr de chícharos o arveja amarilla (2 tazas)
  • 6 tazas de agua (1 1/2 litro de agua)
  • 3 chorizos oreados
  • 1 morcilla oreada
  • 1 hueso de jamón o un trozo de panceta, tocino o beicon (al gusto o lo que tengas a mano)
  • 1 cebolla
  • 5 dientes de ajo
  • 4 cucharadas colmadas de tomate frito o salsa de tomate
  • 1 hoja de laurel
  • 2 patatas
  • 2 zanahorias
  • 3 cucharadas de cilantro fresco picado muy fino o 1 cucharadita de cilantro en polvo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de pimentón de la vera
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • pimienta y sal

Cómo preparar Potaje de Chícharos: Receta de Cuba

  1. Lava bien los chícharos o arvejas. Puedes dejarlos previamente en remojo y luego cambiar el agua para la cocción, pero como utilizaremos una olla a presión no lo necesitarán. Por cada taza de chícharos que hayas empleado pon tres de agua. Agrega el laurel, el hueso de jamón o lo que hayas decidido ponerle, además de los chorizos y la morcilla enteros. Tapa la olla y deja que coja presión con el fuego al máximo. En cuanto comience a salir el vapor y pitar baja a fuego medio y cuenta 20 minutos. Si has tenido los chícharos en remojo entonces dale solo 15 minutos.
  2. Mientras se ablandan los frijoles, lava y pela las patatas y lava y raspa la zanahoria, córtalos como te guste y resérvalos.
  3. Maja el ajo en un mortero con una pizca de sal y otra pizca de pimienta negra, pela y corta en daditos pequeños la cebolla y calienta una sartén con las tres cucharadas de aceite.
  4. Ya caliente el aceite, pon a pochar la cebolla, y agrega el cilantro (si es fresco mucho mejor) y el majado con los dientes de ajo. Cuando se haya reblandecido la cebolla, agrega el tomate, mezcla bien y retira del fuego.
  5. Cuando haya transcurrido el tiempo establecido, retiramos la olla a presión del fuego, esperamos a que elimine todo el vapor para poder abrirla y retiramos los chorizos y la morcilla para trocearlos en cuatro porciones cada uno y reservamos.
  6. Chequea que los chícharos tienen la cantidad de agua adecuada. Si están muy secos agrega agua a tu gusto, de lo contrario espera a ver qué sucede después de la segunda vez que los pongamos bajo presión. Es el momento entonces de incorporar a la olla el sofrito que hemos preparado, más las patatas y zanahorias, el comino y el pimentón de la vera o pimentón dulce; rectifica de sal, y vuelve a tapar la olla con la presión. Como en la primera ocasión deja que comience a pitar y soltar vapor para que bajes el fuego y la dejes otros 10 a 15 minutos, siempre contando a partir del momento que empieza a salir el vapor.
  7. Una vez transcurrido el tiempo, deja salir completamente el vapor antes de destapar. Ahora sí comprueba que no tiene demasiada agua. Si así es déjala a fuego medio, destapada hasta que espese. Si está perfecto, ponle los chorizos y la morcilla que habíamos troceado y reservado y listo para servir y disfrutar.

Una nota muy importante: Ten en cuenta que si los chícharos o arvejas que hayas comprado están peladas y partidas el tiempo de preparación se reduce muchísimo. Es probable que no tengas que ponerlos una segunda vez bajo presión. Si vez que ya están muy blandos con la primera cocción entonces agrega el sofrito y déjalos unos 5 a 10 minutos sin tapa, o hasta que obtengas el espesor que prefieras, removiendo de vez en cuando para evitar que no se te peguen al fondo.

Con los fríos de estos días, un buen potaje de chícharos puede ser un aliado estupendo. Además de nutritivo, está buenísimo. Con arroz blanco consigues un plato 10 completo, que pregunten a algunos de mis coterráneos. Pero yo el arroz lo dejo para el segundo día. Acabados de hacer me gusta tomarlos con un buen trozo de pan. Riquísimos. ¿Quieres ver otra receta típica de la comida criolla cubana? Pincha estos Frijoles negros: receta cubana a la manera de mi madre.

Cous-cous con verduras

31 Ene

Últimamente me ha dado por preparar cous-cous o cúscús. Antes de llegar a España no sabía lo que era. En realidad España me ha abierto un horizonte, en lo que a gastronomía se refiere, inmenso, rico, maravilloso. Y no es que el cous cous sea propiamente dicho un alimento típico español, pero fue muy popular durante tres siglos aquí, hasta que con la expulsión definitiva de los árabes, se dejó de producir.

No es que haya dejado de existir completamente, pero la cultura bereber se llevó consigo la mayor parte de lo que antes había traído. En el sur de España se consumía y producía, en Andalucía particularmente, donde se habla en antiguas referencia bibliográficas de un plato alcuzcuz. Por suerte, algo de aquello quedó y hoy enriquece la dieta mediterránea; es fundamental en la cultura culinaria de países del norte de África como Marruecos, Argelia, Libia, Túnez, Egipto, entre otros. En Europa es muy popular en Sicilia, cuya especialidad es preparado con pescados y donde se celebró en 2012 un Cous Cous Festival.

En Estados Unidos se le conoce simplemente como una variedad de pasta, porque ciertamente pasta es. El cúscús se hace tradicionalmente con sémola de la parte dura del trigo, molida de tal manera que no se ha llegado a convertir en harina. A la hora de prepararlo, hay tantas maneras como ingredientes. Dependiendo del lugar donde se prepare, podemos encontrarlo acompañando carnes como pollo o cordero, pescados, e incluso con vegetales, como la receta que les presento a continuación. A mi me gusta incluso sólo, sin nada más que una cucharada de mantequilla. 🙂

la foto (8)

 

Ingredientes para preparar cous cous con verduras (4 personas)

  • 250 gr de cous cous
  • 250 ml de agua o caldo de verduras
  • 1/2 calabacín
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/4 cucharadita de cilantro molido
  • 1/2 lata de maíz dulce
  • sal

Cómo preparar cous cous con verduras (4 personas)

  1. Disponte a dejar preparadas nuestras vegetales. Pela la cebolla y el ajo, raspa la zanahoria y lava bien el calabacín y los ajíes a los que dejaremos intacta la piel. Corta en rodajitas los dientes de ajo, la cebolla en brunoise o cubitos pequeños, los ajíes en dados no muy grandes, la zanahoria en medias lunas finas y por último el calabacín en dados.
  2. Por a calentar el aceite en una sartén y ya caliente pon el ajo y la cebolla con un poco de sal hasta que se ablande, agrega el cilantro, mezcla, y a continuación incorpora la zanahoria y los dos tipos de ajíes. Tapa y deja unos 5 a 10 minutos.
  3. Cuando la zanahoria esté blanda (no tiene que deshacerse) agrega el calabacín y otra pizca de sal y sigue cociendo, ahora destapado, hasta que esté hecho el calabacín.
  4. Retira del fuego, suma el maíz y ponte a preparar el cous cous en el último momento.
  5. En una cacerola pon el agua con sal o el caldo de verduras (yo utilicé el caldo sobrante de unas verduras que había preparado anteriormente y que tenía guardado, pero si tienes una pastilla de caldo de vegetales disuelve la mitad en 250 ml de agua sin nada de sal) y lleva a ebullición.
  6. Retira del fuego el agua o caldo, vierte el cous cous, remueve bien hasta que haya bebido toda el agua y pon otra vez en el fuego bajo unos dos o 3 minutos más.
  7. Mezcla el cúscús con las verduras o bien sirve en un plato el cous cous, abre un espacio en el centro y ocupa éste con las verduras.

Francamente delicioso este cous cous, muy nutritivo y saludable. Y ya ven lo sencillo que es de preparar. Hasta mi novio ya se había aventurado en su elaboración en más de una ocasión, y sin grandes complicaciones, siempre logró quedar bien. Hasta los menos duchos en materia de cocina pueden obtener un 10 con esta receta o con cualquier otra cuya base sea el cúscús.

Espero les haya dejado un poquito con las ganas de comer esta rica pasta acompañada con lo mejor de la dieta mediterránea. Nos vemos pronto.

 

 

 

Carne con papas: receta de Cádiz

31 Ene

Hace algunos días, buscando una receta de carne guisada, me encontré con una tradicional de Cádiz, que me dejó con la boca hecha agua. En estos días de frío un guiso de carne viene como anillo al dedo. Los ingredientes son más que sencillos. Carne de cerdo, papas (cómo se dice en la provincia gaditana y otras regiones del sur de España, así como en Cuba) zanahoria, cebolla y algo más.

carne con papas

Esta vez les dejo la foto de mi Carne con Papas, pero como es una copa fiel de JaviRecetas, les dejo a continuación el vínculo directo a su receta original http://javirecetas.hola.com/papas-con-carne-nueva-receta/. Visiten este blog que es referente mío y que tantas ricas propuestas nos ofrece. Tenía que compartirla aquí porque me quedó de maravilla mi Carne con Papas, siguiendo todos los consejos y pasos de este cocinero bloguero.

Lo de cortar las papas en cachelos reconozco que me cuesta un poco, pero con toda la razón del mundo merece la pena aprender. No es complicado teniendo en cuenta que lo que hay que hacer es un poco dejarnos llevar.  Se trata de hacer un corte y arrancar haciendo girar la muñeca. Conseguiremos que la salsa se espese sin necesidad de poner una sola gota de harina. Cuando picamos en cachelos, la patata suelta más almidón al cocer y voilá… salsa más espesa y sabrosa para aprovechar al máximo con un buen trozo de pan.

la foto (9)

 

Si gustan de los guisos de carne, prueben a hacer estas Carcamusas toledanas que hace poco compartí aquí en mi blog. Y hablando de guisos, creo que pronto voy a hacer otro de mis favoritos: un Ragout de Ternera, otro plato de cuchara para calentarnos bien los huesos.

Seguro que habrá más de uno por ahí que esta Carne con Papas se la comería con una buena ración de arroz blanco. ¿Es o no es así?

Crema de Calabacines: receta fácil y saludable

26 Nov

Para comenzar la semana compensando cualquier exceso del fin de semana, les traigo esta deliciosa crema de calabacines, tan fácil de hacer, saludable e igualmente deliciosa. Ya sabemos de sobra, nos lo tienen bien machacado, que los productos que más nos gustan son casi siempre una bomba de tiempo para nuestro organismo. También sabemos que lo mejor es tener una dieta balanceada donde primen las frutas y verduras sobre las grasas, carnes rojas y los azúcares. Yo no me privo de ninguno. La cuestión es saber equilibrar la balanza y sobre todo sacarle mejor partido a aquello que ciertamente nos beneficia.

A veces por facilismo, falta de tiempo o un poco de imaginación renunciamos a todo el sabor que podríamos sacarle a un par de calabacines, a un manojo de brócoli o unas judías verdes planas. A mi me encantan todos sin excepción y busco la forma de prepararlos de distinta manera, más allá de la simple cocción en agua, donde se quedan todos sus minerales y vitaminas.

Hoy vamos a preparar una crema de calabacines que a los peques les encantará y a los mayores también, claro está. Y aunque vamos a agregar algún que otro ingrediente con más salero, seguirá siendo una receta perfecta para aquellos que están sometidos a una dieta de adelgazamiento o de control de peso, ya que el calabacín tiene muy poco aporte calórico, debido a que su composición fundamental es el agua.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para Preparar Crema de Calabacines para 4 personas

  • 2 Calabacines grandes
  • 1 zanahoria grande o 2 pequeñitas
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • unas hojas de cilantro
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 pastilla de caldo de pollo diluida en 500 ml de agua
  • 3 porciones de quesitos para fundir tipo La Vaca que Ríe light
  • sal y pimienta al gusto

Cómo preparar nuestra Crema de Calabacines

  1. Cortamos nuestras verduras en trozos (no tienen que ser muy pequeñas porque más tarde vamos a triturar todo).
  2. Ponemos a calentar nuestras 3 cucharadas de aceite en una sartén profunda donde podamos colocar todos nuestros ingredientes cómodamente. Cuando esté caliente agregamos el ajo, la cebolla y el puerro en ese orden. Dejamos pochar hasta que la cebolla y el puerro se transparenten.
  3. Agregamos entonces la zanahoria y nuestro calabacín troceado y salpimentamos (ojo con la sal porque vamos a utilizar una pastilla de pollo que generalmente ya trae. Yo uso Gallina Blanca que tiene menos sodio y no tiene conservantes ni colorantes).
  4. Dejamos sofreír todo unos 3 ó 4 minutos y a continuación vertimos el caldo de pollo con cuidado de no pasarnos si no queremos obtener una sopa en vez de crema. (Yo suelo dejar de echar caldo antes de cubrir todos los ingredientes. Reservo el caldo que me quede y al final, cuando bato todo, si me queda demasiado espeso entonces agrego más caldo).
  5. Sumamos por último las hojas de cilantro y nuestras porciones de la Vaca que Ríe light y dejamos cocer a fuego vivo, bien tapado, hasta que comprobemos que las zanahorias están blandas. Digo las zanahorias porque los calabacines siempre se ablandan primero.
  6. Cuando hayamos comprobado que está todo bien cocido, retiramos del fuego, dejamos reposar unos minutos y dependiendo de si la batidora aguanta temperaturas elevadas batimos inmediatamente o esperamos a que se atempere.
  7. Por último servimos y coronamos con unas pipas mondadas o semillas de girasol.

A mi me encantan estas pipas, y a falta de unos ricos croutons, suelo ponerle algún fruto seco que aporta más proteína, vitaminas y minerales que el propio pan. Una receta para calentar las cenas de invierno, fría en verano o como primer plato de un menú bien equilibrado. Espero os animéis con esta rica crema de calabacines.

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.