Anuncios
Tag Archives: recetas fáciles

Bacalao a Bras, una versión de la receta portuguesa

9 Mar

Bacalao à Bràs. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

El Bacalhau à Bràs o Bacalao a Bras es una receta muy popular en todo el territorio portugués, un tesoro de la cocina lusa que por la cercanía geográfica ha llegado a España. De hecho en zonas de la Península cercanas a la frontera con Portugal puede hallarse una variedad de esta receta conocida como Bacalao Dorado. He leído por ahí que no se parece mucho, otros foristas en algunos blogs de cocina, sin embargo, reclaman que se trata del mismo plato. Habría que consultar a un portugués que haya probado ambos para eliminar las dudas.

La propuesta de hoy se encuentra en los menús de restaurantes de algunas zonas portuguesas como Bacalhau à Braz, con zeta, debido a que el creador, el señor Braz, escribía su apellido con esta grafía antigua. En todo caso es un plato lleno de sabor, fácil de preparar, muy apropiado para estas fechas de Cuaresma y un contundente plato único para saciar a lo más golosos.

Se prepara generalmente con bacalao desalado desmigado, pero también con unos filetes que luego serán muy fáciles de desmigar. Yo incluso los preparé con filetes de bacalao congelados. Eso sí, si utilizas esta opción, ten en cuenta que tendrás que secarlo para eliminar el exceso de humedad. Sin más, vayamos por los ingredientes y directo a la cocina.

Ingredientes para preparar Bacalao à Bràs (2-4 personas)

  • 2 filetes gordos de Bacalao (4 finos ó 2 tazas de bacalao desmigado)
  • 1 cebolla picada en brunoise
  • 1 diente de ajo
  • 2 patatas cortadas muy finamente, tipo paja (en el supermercado las venden ya listas pero yo prefiero prepararlas; si sigues los pasos te quedarán perfectas)
  • 5 huevos grandes
  • aceite de oliva suave abundante (para freír las papitas finitas, puedes usar aceite para freír)
  • 3 cucharadas aceite de oliva virgen extra
  • 2-3 cda perejil
  • sal (ojo con ella si el bacalao está en su punto)
  • 2 rebanadas de pan de semillas (opcional)

Cómo preparar Bacalao à Bràs 

  • Patatas paja:

    Paso a paso de las patatas paja. Todos los derechos reservados por TrasLa Receta

  1. Pela y corta las patatas de manera que te queden muy finitas.
  2. Lávalas y déjalas en agua con sal un rato antes de freírlas. Esto evita el exceso de almidón y que a la hora de freírlas se peguen y quemen.
  3. Pasados al menos 10 minutos escúrrelas bien y sécalas con una paño limpio de cocina.
  4. Ponlas en un cazo con aceite hasta que queden cubiertas. Yo las pongo con el aceite en frío y la candela media a alta pero no al máximo. Reservo la máxima potencia para el final. Te quedarán crujientes y doraditas.
  5. Sácalas a un plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Ojo con los que revolotean por la cocina que meten mano y acaban con ellas.
  • Bacalao à Bràs, paso a paso:

    Paso a paso. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

  1. En una sartén amplia a fuego medio pon el aceite de oliva virgen extra, añade un diente de ajo finamente picado y antes de que se puedan quemar incorpora la cebolla, pon una pizca de sal y deja que poche muy bien (unos 8 minutos).
  2. Añade a continuación los filetes de bacalao bien escurridos en caso de que uses congelados (los que usé estaban al punto de sal por lo que no añadí ninguna) y deja que se cocinen un poco. Cuando empiecen a blanquear mete la pala, rómpelos y mezcla con la cebolla.
  3. Deja que se cocinen unos 5 minutos y en ese tiempo ve batiendo los huevos y sazona con sal y perejil picado (reserva un poco para decorar).
  4. A continuación vierte los huevos batidos en la sartén con el bacalao y la cebolla.
  5. Por último, antes de que cuajen los huevos, añade las patatas pajas, remueve todo y deja cocinar a tu gusto, siempre evitando resecar demasiado el revuelto.
  6. En lo que se termina de cocinar yo he dorado en una sartén con poco aceite unas tiras de pan de semillas. En un plis plas a fuego medio-alto se hacen. Emplata, decora con perejil y las tiras de pan y listo.

    Bacalao à Bràs. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

    La receta original se acompaña con unas aceitunas negras. Está buenísima de esta manera, pero yo opté por unas uvas rojas sin semillas: contrasta más el sabor riquísimo de este “revoltillo de bacalao” ( 😉 seguro que mis paisanos me entienden).

Anuncios

Garbanzos Por Castilla y León

10 Sep
garbanzos_morcilla_manzana_cecina

Garbanzos con morcilla, manzana, almendras y cecina. TrasLaReceta

Hace un par de meses, quizás menos, la verdad es que últimamente el tiempo se escurre y no precisamente entre costuras, pasé un fin de semana allá por tierras de Castilla y León, entre la geografía accidentada y roja de Las Médulas y las capitales llenas de sabores de Burgos y León. Fue una escapada relámpago, pero a la que todos los amigos involucrados exprimimos el jugo.

Y volví a Madrid con paisajes memorables, un goce de haber desconectado de todo, pero sobre todo con los deseos de repetir ciertas experiencias gastronómicas.

Por cierto, para quienes me leen aquí en España, recomiendo 100% el bar-restaurante El Morito, de la ciudad de Burgos, uno de los mejores sitios en que he comido. Cierto que puede abarrotarse en menos de lo que canta un gallo pero las raciones tienen esas tres cualidades indispensables: buenas, bonitas y baratas. Además, variadas y con lo mejor de los productos de alrededor. La cola que se formó, por suerte después de nuestra entrada acabado de abrir por la tarde, habla por sí sola de la merecida fama que se ha ganado.

En Léon, Jamón Jamón es un clásico, con un servicio que me dejó boquiabierta por la inmediatez: aún no habíamos puesto un pie en el interior (aquello lleno a más no poder y sin donde sentarse nadie) y uno de los camareros detrás de la barra ya estaba poniendo atención al pedido. No hay mucho más allá de los embutidos clásicos: jamón, chorizo, salchichón, queso y cecina, pero eso sí, de calidad. Y por una bebida, la que sea, te sirven de todo esto sin cobrar más allá de lo que cueste una caña (cerveza), una copa de vino o aquello que elijas para tomar.

La receta de hoy no es una réplica de ninguna que hayamos probado en nuestra excursión. Se trata simplemente de un plato homenaje que incluye alguno de los ingredientes estrella de estas regiones castellanas. Morcilla de Burgos y Cecina de León hacen los honores a estos Garbanzos Por Castilla y León. Sin más dilación, vayamos a la cocina.

Ingredientes para preparar Garbanzos Por Castilla y León (2-4 personas)

  • 400 gr de garbanzos cocidos y escurridos (puedes utilizar un bote y si los vas a cocinar entonces serían unos 250 gr de garbanzos crudos secos)
  • 1 morcilla entera de Burgos sin tripa (deshaz la morcilla hasta obtener el picadillo)
  • 1 puñado de almendras crudas
  • 1 manzana no muy grande (yo utilicé Golden) cortada en dados pequeños
  • 2-3 lonchas de Cecina de León
  • 1 cebolla finamente cortada en brunoise
  • 1 diente de ajo fileteado finamente
  • 1 punta de guindilla (puedes utilizar guindilla seca)
  • 1-2 cucharada de perejil fresco bien picadito
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta recién molida
  • sal

Cómo preparar Garbanzos Por Castilla y León

  1. Pon a tostar en una sartén las almendras a fuego bajo y removiendo cada rato.
  2. Mientras pon a calentar el aceite en una sartén grande. Añade los ajos fileteados y la guindilla, y antes de que puedan quemarse incorpora la cebolla bien picadita, pon un poco de sal y deja pochar.
  3. A continuación agrega el interior de la morcilla hecho picadillo y deja sofreír durante unos minutos removiendo de vez en cuando.
  4. Cuando esté más negruzca de lo que ya es la Morcilla en sí echa la manzana en daditos y remueve. Deja cocinar otros cinco minutos con tapa.
  5. Escurre bien los garbanzos. Si son de bote lava antes con agua fría. Añádelos a la sartén, rectifica de sal y añade una pizca de pimienta recién molida al gusto y el perejil (deja un poco para poner por encima a la hora de llevar a la mesa).
  6. Por último agrega las almendras tostadas previamente, un poco machacadas pero con cuidado de no hacerlas polvo, y la cecina en tiritas (deja unas cuantas tiras para decorar) remueve, deja reposar un poco y a continuación sirve las raciones en cuencos.

Esta cantidad alcanza para cuatro raciones no muy largas. Si eres una persona golosa se puede reducir a dos raciones bien despachadas y, eso sí, como plato único.

Yo acompañé estos garbanzos untuosos y sabrosos con una ensalada de canónigos y peras aliñadas con aceite de oliva virgen y extra y vinagre balsámico de Módena. Nada más.

Ponle un vino tinto y se convierte en una comida o cena “10”.

Atrévete a prepararlos. Si no te gusta la Morcilla de Burgos (que es de arroz) y prefieres otra (a mí me encanta una que preparan en Salamanca con un toque picante) no dudes en emplearla. Las almendras pueden sustituirlas por piñones (más finos pero también más caros). Y si no eres fan de la cecina, sustituye por jamón ibérico o serrano. ¡Qué los disfrutes!

Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

27 Ago
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Muy buenas a todos los que aquí, allá y un poco más allá me siguen. No he olvidado mi compromiso para con este rinconcito de cocina que pretende ir tras la receta. Lo cierto es que ando liada hasta la médula en más de un proyecto y se me escapa el tiempo por mucho que intento atraparle. Antes de volver a desaparecer por un buen rato os voy a regalar estas ricas mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate que podéis preparar en casa o, si les entra mucha prisa, encontrar en algún supermercado o tienda especializada.

Les dejaré los tips para hacer una confitura de tomate casera, porque en este tiempo el tomate está muy bien de precio y de sabor; es muy sencilla y deliciosa. Las mini tostas o tostaditas se preparan en un plis plas o, como decimos en mi tierra, en menos de lo que canta un gallo. Hay quienes no gustan de mezclar lo dulce con lo salado, pero en casa nos encanta, es un poco de esa mezcla entre la herencia del pasado y recientes costumbres adquiridas. Vamos por ello.

Ingredientes para preparar Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

(8-10 mini tostas)

  • 1 barra de pan cortada en rebanaditas no muy gruesas
  • 1 ó 2 rulos de queso de cabra en rodajas
  • mermelada de tomate
  • virutas de jamón serrano o ibérico
  • aceite de oliva virgen extra

Para la mermelada de tomate:

  • 500 g de tomates maduros sin pelar y troceaditos
  • 125 g de azúcar moreno
  • 125 g de azúcar blanco
  • zumo de un limón

Preparación mermelada:

  1. Lava bien los tomates y trocéalos bien. Hay quienes eliminan las pepitas o semillitas del tomate pero yo las dejo tal cual porque le dan esa distinción a la mermelada de lo que es y se aprovecha más toda la carne del tomate.
  2. En una cacerola (alta mucho mejor) con tapa pon todos los ingredientes a fuego más o menos fuerte primero para que el azúcar se derrita y una vez comiencen a ebullir baja bien el fuego y déjalo al menos 40 minutos o hasta que esté con una consistencia adecuada, removiendo constantemente durante el proceso para que no se pegue o queme. La temperatura que no debe sobrepasar la mermelada es de 105 grados, pero yo la verdad confío en el fuego bien bajo y el termómetro no lo utilizo. Os dejo la libertad de emplearlo quien lo tenga y lo desee.
  3. No dejes secar demasiado porque cuando se atempera tiende a espesar aún más.
  4. Guarda la mermelada en tarros de cristal esterilizados aún caliente para que hagan el efecto de sellado. Si son muchos asegúrate de lograr este efecto poniendo los tarros o botellas a baño María durante 20 minutos para evitar la contaminación y prolongar la duración de la mermelada si no se va a consumir enseguida. Una vez abierto un envase en refrigeración puede durar hasta una semana.

Cómo preparar Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

  1. Corta las rebanadas de pan no muy gruesas y ponlas en una sartén o plancha con aceite de oliva virgen extra para que se tuesten solo ligeramente.
  2. Coloca el pan ya tostado en una bandeja y ponle un chorrito de aceite de oliva virgen extra a cada una.
  3. Pon encima una o dos rodajas de queso de cabra dependiendo del tamaño de la rebanada de pan.
  4. Añade una cucharadita bien llena de mermelada de tomate y reparte y por último corona con una virutas o lonchitas finas de jamón serrano o ibérico. ¡Listo!

Un entrante ideal, una merienda deliciosa, una forma de tomarnos nuestra bebida preferida en casa y acompañarla con estas  mini tostas de queso de cabra y mermelada de tomate.

Pollo guisado: receta exprés para momentos de prisas

6 Nov
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La propuesta que os traigo hoy es una auténtica joya de la improvisación y los apuros, de ahí el nombre de pollo guisado: receta exprés para momentos de prisas. Pero no vaya nadie a pensar que por muchas prisas que tengamos soltaremos todo de una vez y sin ápice de mimo. Lo simple de toda esta elaboración radica en que vamos a echar mano de las latas de la despensa y los congelados. Porque quién dijo que no podemos preparar cosas muy ricas con productos que nos hacen la vida más fácil.

Con ayuda de nuestra olla exprés acortaremos tiempo y sólo tendremos que poner mayor cuidado a la hora de preparar el pollo antes de llevarlo al guiso. Lo doraremos muy bien antes de ponerlo a cocinar con el resto de los ingredientes para que el resultado sea más bonito y sabroso. Ya os daré el paso a paso como siempre hago, por el momento vayamos a por el delantal y los ingredientes de esta receta, además de rica, muy económica.

Ingredientes para preparar Pollo guisado: receta exprés (para 2-4 personas)

  • 2 cuartos traseros (muslo y contramuslo separados) sin piel
  • 1 lata de champiñones enteros con todo el contenido (agua incluida)
  • 400 ml de caldo de pollo o verduras (puedes utilizar una pastilla 100 % natural de Gallina Blanca)
  • 1 lata de maíz dulce escurrida
  • 1 1/2 taza de habichuelas (judías verdes redondas) congeladas
  • 1 cebolla grande troceada en brunoise
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1/2 guindilla verde fresca
  • 5 aros de guindilla roja seca (puedes utilizarla fresca si la tienes para decorar)
  • 1 cucharadita de cominos
  • 1 cucharadita de cilantro molido
  • pimienta negra (siempre mejor recién molida)
  • sal
  • harina de trigo para rebosar
  • 5 cucharadas de aceite de oliva

Cómo preparar Pollo guisado: receta exprés

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Retira la piel del pollo si todavía la tiene, pon las piezas debajo del agua fría, escurre y seca bien. Haz un par de corte profundos para después sazonarlo con sal y pimienta negra recién molida por ambas caras y que se filtre en la carne los sabores. Pásalo por harina y sacude para retirar el exceso.
  2. En la olla exprés o de presión pon a calentar 3 cucharadas de aceite de oliva y una vez bien caliente incorpora las piezas de pollo y procede a dorar muy bien por todos los lados. No las pongas todas de una vez si no tienes suficiente espacio. Hazlo en dos partes.
  3. Una vez dorado todo el pollo saca a un plato y reserva, y baja el fuego.
  4. En el mismo fondo de la olla donde doraste el pollo añade la cebolla troceada finamente, agrega dos cucharadas más de aceite de oliva solo si fuera necesario. Desglasa (raspa el fondo) con una cuchara de madera, pon una pizca de sal y deja que se poche la cebolla unos 5-8 minutos.
  5. Incorpora la 1/2 guindilla verde entera si prefieres sacarla más tarde o bien troceadita si no te importa saborear su ligero picor.
  6. Añade el pollo que teníamos reservado, la lata de champiñones con su líquido, el maíz escurrido y el caldo en caso de que ya lo tengas preparado y si vas a utilizar la pastilla déjala para el siguiente paso y entonces agrega agua hasta que se cubra no del todo el pollo.
  7. En un mortero maja los dientes de ajo con la pastilla (si la vas a usar) el comino y el cilantro. Haz una pasta con todo y añádela a la olla.
  8. Por último pon las habichuelas o judías verdes redondas, tapa, sube el fuego y una vez la olla tome presión y comience a liberar el vapor baja a media intensidad el fuego para que no se pegue o queme nada y cuenta 10 a 12 minutos dependiendo de la potencia de tu olla.
  9. Cuando haya transcurrido el tiempo y haya liberado toda la presión comprueba que no haya demasiado líquido. Si es así deja que evapore a fuego medio unos minutos.

¡Listo! Sirve en cuencos o platos individuales y dale un toque de color con la guindilla roja de forma opcional.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Un guiso con una salsa y unas verduras muy ricas que podrás tomar así solas, con un buen trozo de pan o con un poco de arroz blanco, como prefieras. Es una receta que se preparar de forma fácil, sin muchas complicaciones, rápida si empleas la olla a presión o exprés, pero que también puedes hacer en una olla normal bien tapada, durante unos 30 a 45 minutos dependiendo de cuán tierno te guste el pollo. Si eliges cocinarlo de esta última forma, te aconsejo que las habichuelas las pongas ya unos 8 a 10 minutos antes de terminar para que te queden tiernas pero no “blandujas”.

Les dejo esta propuesta para palear el frío que ya se deja sentir fuerte estos días en este lado del planeta, una opción económica, y un guiño a esas carnes con habichuelas que suelen preparar las abuelas cubanas cuando se dejan ver. Feliz, ya casi, fin de semana.

Lomo relleno al horno con salsa al queso de cabra

29 Nov
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Noviembre tocando a las puertas de diciembre, ya comienzan a sentirse los aires festivos de la Navidad y las celebraciones por la llegada de otro año. Por tales razones e imbuido en esa esencia de la cual es muy difícil escapar, Tras La Receta quiere compartir hoy una propuesta para presentar en la mesa de cualquier posible festejo. Aunque este lomo de cerdo relleno de manzana, beicon y queso de cabra está concebida para 4 personas, si sacáis bien las cuentas podréis prepararlo para más.

Es una receta fácil y económica, pero sabrosamente digna de presentar a nuestros invitados. La guarnición puede variar de acuerdo a vuestros gustos, aunque os doy la opción por la que me decidí esta vez: unos bastones de berenjena empanada fritaarroz blanco desgranado. Unas patatas duquesa le van fenomenal a este lomo relleno, pero podréis jugar con lo que tengáis a mano o con otras propuestas que querráis añadir. En este mismo blog seguramente hallarás alguna en el archivo. Por el momento vayamos a por los ingredientes de nuestro plato de hoy.

Ingredientes para preparar Lomo relleno al horno con salsa al queso de cabra (4 personas)

  • 1 trozo de lomo de cerdo de 1 kg
  • 8 lonchas de beicon
  • 1 manzana grande amarilla (la Reineta le va de maravilla)
  • 1/2 rulo de queso de cabra (deja el otro por si fuera necesario)
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 100 ml de leche
  • 100 ml de vino Blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta negra
  • pizca de nuez moscada (opcional)

Cómo preparar Lomo relleno al horno con salsa al queso de cabra

  1. Primeramente precalienta el horno entre 170 y 180 grados Celsio mientras preparas el relleno. Limpia la carne de un posible exceso de grasa. Haz un corte a la mitad a lo largo de forma que quede en forma de libro. Si lo prefieres y se puede pídele al carnicero que lo haga por ti. Sazona con sal y pimienta.
  2. Pela la manzana y córtala en bastoncitos de los cuales utilizarás solo dos o tres para el relleno. El queso de cabra córtalo en unas 8 rodajas para emplear mitad en el relleno y la otra en la salsa. Del beicon emplea 4 lonchas para el relleno y las otras para la salsa.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Dispón las 4 lonchas de beicon en el lomo abierto, y a continuación coloca la manzana y el queso de forma que puedas proceder a cerrar posteriormente. Ésta es la parte en que harás uso de tus habilidades manuales. Sin muchas complicaciones ata la carne, bien apretada, en tres partes, con un cordón apto para cocinar. No es nada difícil. Envuelve bien en papel de aluminio y hornea a 180 grados durante 1 hora. Fíjate bien en las imágenes y ellas te guiarán.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. En lo que tienes la carne en el horno deja lista la salsa, para lo cual pon en una sartén a freír el beicon restante finamente picado. Añade el aceite y cuando empiece a dorar el beicon agrega los ajos laminados. Antes que puedan quemarse los ajos suma la cebolla, que no tendrás que picar muy finamente porque más tarde trituraremos todo. Deja pochar a fuego suave hasta que la cebolla esté muy suave y transparente.
  5. A continuación incorpora la manzana sobrante, sazona con sal y pimienta y deja otro poco hasta que la manzana esté bien cocinada.
  6. Sube el fuego  y pon el vino blanco hasta que evapore. Vuelve a poner fuego medio, añade la leche, la nuez moscada y el queso de cabra hasta que se derrita. Una vez conseguido, rectifica de sal y tritura completamente en la batidora. Reserva.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  7. Transcurridos los 60 minutos de haber puesto el lomo al horno, desenvuelve del papel de aluminio con mucho cuidado de no quemarte, sube la temperatura y vuelve a ponerlo unos minutos para que se dore. En estos últimos momentos no pierdas de vista la carne para que no se te pase o queme.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  8. Saca del horno, deja reposar un poco y a continuación retira el cordón y corta en rodajas no muy finas. Dispón la carne en rodajas en una fuente y riega con la salsa.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Si haces la carne temprano y dejas que se enfríe completamente antes de cortarla en ruedas te será muchísimo más fácil el corte y no correrás riesgo ninguno de que el relleno se salga de su lugar. Hazla por la mañana y por la tarde o un rato antes de la cena sólo tendrás que cortar, regar con la salsa y poner a calentar unos minutos en el propio horno.

Cuando envolvemos bien la carne en el papel de aluminio impedimos que, aún bien hecha la carne, quede más seca de lo que puede ser el lomo, una parte bastante magra del cerdo. Con solo liberarla unos minutos después de bien horneada será suficiente para terminar de dar el toque dorado tan apetitoso a la vista de los asados.

La berenjena es muy fácil de preparar, sólo tener la precaución de ponerla en remojo la noche anterior en agua con sal, o en leche, o en cerveza, como prefiráis, para que a la hora de freírla no absorba grasa. Un rato antes de servir la mesa, pásala primero por huevo batido con sal y pimienta, después por pan y finalmente al aceite bien caliente. Tendrás unas berenjenas crujientes y riquísimas como guarnición de este Lomo relleno con salsa al queso de cabra.

Cerdo con verduras al estilo oriental

26 Ago

Para comenzar la última semana de agosto con algo de alegría y hacerle un guiño a la cocina oriental, les propongo esta receta de Cerdo con verduras al estilo oriental, con fotos del paso a paso para que les resulte aún más fácil prepararla. Podréis disfrutar de un plato completo con mucho sabor y color, un menú con notas extranjeras sin salir de casa y donde quedan perfectamente combinados cereales, verduras, fruta y carne.

De la receta como tal no puedo contarles mucho, solo que es el resultado de mi interés y gusto por la gastronomía asiática. Después de haber experimentado con otras propuestas en mi cocina, entre ellas el Cerdo Agridulce, las Albóndigas de Ternera al Curry o la Mujaddara, estas dos últimas del Oriente más cercano, se me antojó esta idea con ingredientes muy fáciles de encontrar en cualquier supermercado cercano. Y no me extiendo más. ¿Os animáis a entrar a la cocina?

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Cerdo con verduras al estilo oriental (2 personas)

  • 4-5 filetes de lomo de cerdo
  • 4-5 hojas de repollo liso o col
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • jengibre fresco (la punta de un cuchillo)
  • 1 puñado de dátiles sin hueso
  • 70 ml de salsa de soja (aproximadamente)
  • 1 cucharada de Maizena (harina de maíz)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva suave (puedes utilizar de girasol o de soja) + el suficiente para freír luego la carne
  • 1 taza de arroz basmati
  • mix de pimientas
  • sal

Cómo preparar Cerdo con verduras estilo oriental

  1. Al menos 1/2 hora antes de comenzar con la receta, corta en tiras los filetes de cerdo y ponlos en un recipiente de cristal con la ralladura de jengibre y la salsa de soja. Solo tienes que cubrir la carne. Una vez cubierta no pongas más salsa de soja y reserva un chorrito para más tarde. Cubre con papel film o plástico y deja en la nevera al menos 1/2 hora.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  2. Puestas las manos en nuestra receta deja listas las verduras a emplear: corta en láminas gruesas el ajo y en juliana no muy fina la cebolla, el pimiento y el repollo, fíjate cómo he procedido con este último en la imagen a continuación. Se trata de hacer un rollito o dos y cortarlos en rodajas no muy finas.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Calienta en un wok o sartén honda el aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el pimiento, sazona con el mix de pimienta y sal. Deja unos 5 minutos y a continuación añade los dátiles troceados, saltea y añade el repollo liso o col.

  4. Rocía con un hilo de salsa de soja, tapa y deja al fuego medio mientras nos ponemos manos a la obra con las tiras de cerdo que teníamos marinando en la nevera.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. Saca las tiras de cerdo a otro plato momentáneamente. En la salsa de soja donde teníamos la carne deslía la cucharada de maizena o harina de maíz, vuelve a incorporar las tiras de cerdo para que se unten con esta especie de rebozado.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  6. Pon a calentar suficiente aceite en una sartén y una vez bien caliente fríe poco a poco las tiras de carne (retirando el exceso de líquido del rebozado). Una vez doradas, saca y pon sobre papel absorbente para evitar un exceso de grasa.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  7. Chequea tus verduras, no tienen que estar demasiado blandas, más bien al dente, sobre todo el repollo debe quedar algo crujiente al paladar.
  8. Cocina la taza de arroz, previamente lavado, en abundante agua hirviendo con sal. Déjalo unos 10-12 minutos, cuela para quitar todo resto de agua.
  9. Sirve el arroz y a un lado pon una cama de las verduras y encima las tiras de cerdo.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Si no te gustan los dátiles puedes utilizar almendras naturales o tostadas que también combinan muy bien con este tipo de platos. Y el cerdo puedes sustituirlo de igual modo por ternera, siempre escogiendo una carne muy tierna. Espero que si os animáis a preparar este plato os guste tanto como suele gustar en mi casa. Disfruten lo poco que queda de agosto y aprovechen los días libres que puedan quedar por delante. ¡Buen provecho! 😉

     

Garbanzos con chorizo: de la cocina tradicional española

19 Ago

Uno de los primeros platos tradicionales españoles, hecho en casa, que probé cuando llegué a España, fueron los garbanzos con chorizo. Me los preparó una amiga y compañera de piso y desde entonces se ganaron un lugar de privilegio en mi cocina. A menudo los preparo, con uno u otro tipo de chorizo, que siempre le dan a los garbanzos un toque distintivo. ¿Cuál más rico? Realmente no lo sé. Con chorizo dulce, con picante, fresco o tradicional, es que hay tanta variedad que todos le otorgan un sabor especial, como ha sido el resultado de éstos últimos garbanzos con chorizo de pavo que hoy quiero compartir.

Una cosa si no varía, al menos en los garbanzos que preparo de esta manera. Sea cual sea el chorizo que elija, el tomate que empleo es natural maduro y rallado en el mismo momento que voy a usarlo. No tengáis dudas, la diferencia es claramente palpable entre hacerlo así y cocinarlo con un tomate o salsa industrial. La otra cuestión es que los garbanzos con chorizo a la española se obtienen de cocer los garbanzos y escurrirlos para después saltearlos con el tomate y el chorizo. Por eso puedes utilizar un bote de garbanzos ya cocidos, o de lo contrario cocinar tú la legumbre como te explico más adelante.

Es una receta muy nutritiva, llena de proteínas tanto vegetales presente en los garbanzos, como de origen animal en el chorizo. Si es verdad que los garbanzos necesitan ser acompañados de pasta o arroz para sintetizar todos los aminoácidos necesarios al organismo, esta vez le vamos a poner algo de pan, yo utilicé de pita bajo en sodio, con lo cual la cuestión del balance nutricional queda saldada. Cebolla y ajo para defender el sistema inmunitario, y vitaminas, minerales y licopeno en el tomate, hacen de este plato, un plato saludable y sabroso. Entremos a la cocina.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Garbanzos con chorizo de pavo (2 personas)

  • 400 gr de garbanzos cocidos y escurridos (si los vas a cocinar tú que sean 250 gr de garbanzos)
  • 200 gr chorizo de pavo Imperial (puedes utilizar el que prefieras o tengas a mano)
  • 1 cebolla
  • 3-4 tomates de pera maduros
  • 3 dientes de ajo (si cocinas los garbanzos tú necesitarás una cabeza entera)
  • 1 punta de guindilla (opcional)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • hojas de perejil para decorar
  • sal

Cómo preparar Garbanzos con chorizo de pavo (2 personas)

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Si vas a cocinar los garbanzos, deja una taza (250 gr) de garbanzos remojados en agua desde la noche anterior. Cocínalos con sal, 1/2 cucharadita de comino, una hoja de laurel y una cabeza entera de ajos sin pelar. En la olla a presión son 20 minutos a partir de que comience a liberar el vapor. En olla normal de 45 minutos a 1 hora dependiendo de la dureza del grano, aunque no es necesario que estén demasiado blandos. Escúrrelos, desecha los ajos y el laurel y resérvalos.
  2. Los garbanzos que ya compres cocidos, lávalos con agua bien fría en un colador, escurre bien y también reserva.
  3. Calienta el aceite en una sartén o cazuela de barro a prueba de cocción. Añade el ajo en láminas (si has cocido tú los garbanzos no pongas más ajo) y la punta de guindilla. Deja dorar y antes que pueda quemarse agrega la cebolla finamente picada en cubitos o brunoise y una pizca de sal.
  4. Cuando haya transparentado (pochado) incorpora el chorizo sin piel y troceado en medias lunas no muy finas. Para quitar la piel haz un corte transversal y despega con ayuda de la punta del cuchillo.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. Saltea y añade el tomate previamente rallado con un poco de sal, remueve para que se integre todo.
  6. Por último agrega el garbanzo bien escurrido, tapa y deja unos 10 minutos. Dos minutos antes destapa.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¡Listos nuestros garbanzos tradicionales con chorizo!

Sírvelos en platos o cazuelitas de barro y decora con perejil

Como podrás apreciar, son más bien unos garbanzos fritos o salteados que un potaje. En España se suelen cocinar unos platos a base de garbanzos u otras legumbres, sobre todo en invierno, con los cuales se prepara una sopa que resulta el primer plato y luego el sólido se toma como segundo plato. Entre ellos, uno de los más famosos, contundentes y sabrosos, es el Cocido Madrileño. Os lo prometo pero hasta que el invierno no haga de las suyas otra vez, no hay Cocido Madrileño posible. Con estos calores imposible. Pero como ya sé que hay quienes me leen en otras latitudes les dejo este link.

Esta receta que he compartido hoy también puedes prepararla para 4 personas, doblando las cantidades por supuesto. Con respecto al pan, si no eres hipertenso escoge tu preferido, pero si sueles padecer de la tensión arterial te aconsejo mejor que le acompañes con algo de arroz blanco u otro pan bajo en sal. Espero que la disfruten tanto como lo hacemos en casa. Es una receta fácil y rápida para hacer incluso en los días de más prisas por salir de la cocina. Casi lo olvido, el agua de los garbanzos aprovéchala para hacerte una sopa o consomé. Un saludo.

Ensalada César: receta con salsa ligera y fácil

24 Jul

Hace ya algunos años que la ensalada César dejó de ser plato estrella local para cruzar fronteras y conquistar el gusto de muchísimos a un lado u otro del planeta. Se dice que la receta fue ideada por un italiano radicado en México, y que fue nombrada en honor del dueño del restaurante donde trabajaba, César Cardini, de mismo apellido que su creador, Alex Cardini.  Este último viajó a Tijuana a un concurso de gastronomía y allí se llevó un premio con su ensalada, cuyo secreto radicaba en el aliño. Cuentan que primero se popularizó y se conoció en California; lo cierto es que hoy ha quedado desvelado.

Otra historia señala que la receta fue inventada por el mismo César Cardini, dueño del mencionado restaurante, por allá por 1930, no se sabe con certeza si en la ciudad de Tijuana o Ensenada, y que surgió cuando unos pilotos norteamericanos solicitaron una ensalada cualquiera y a falta de tomates u otros ingredientes típicos, el señor Cardini acudió a una receta que su madre solía preparar en tiempos de escasez cuando vivían en el sur de Italia. Según cuentan, la ensalada gustó tanto que la llamaron Aviator´s Salad: Ensalada de los Aviadores.

En resumen, sea cual sea la verdadera historia del origen, el plato contenía lechuga romana, huevos, trocitos de pan fritos al aceite, queso seco, vinagre, azúcar, aceite de oliva, unas gotas de salsa inglesa (salsa a base de anchoas) y zumo de limón. La propuesta que traigo hoy es una versión mía aunque con el aliño he tratado de ser bastante fiel, que en definitiva es lo que hace a esta ensalada distintiva y deliciosa. Por otra parte, la ensalada ha ido variando con el pasar de los años y ha asimilado nuevos ingredientes, incluso la anchoa en salazón a la cual se opuso su propio autor antes de morir. El combate no fue contra la anchoa sino contra la salazón pero al final, en esta forma también la disfrutamos hoy.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Ensalada con salsa César (plato único para 2 personas)

(versión opcional con dúo de tomates y palitos de cangrejo)

  • 1 pechuga de pollo grande
  • 2 rebanadas de pan de molde sin corteza y cortadas en cubitos
  • 1 lechuga romana 
  • 1 extra de hojas mezcla de lechugas Batavia
  • 50 gr de queso viejo en lascas o Parmesano (esta vez utilicé uno añejo de cabra pero usa el que prefieras)
  • 1/2 cebolleta cortada en juliana
  • 4 palitos de cangrejo cortados en daditos
  • 1 tomate maduro rojo en medias lunas finas
  • 4 tomates cherry pera cortados en 4
  • 1/2 lata de maíz dulce 
  • 2 filetes de anchoas en salazón
  • 2 cucharadas de aceite
  • un chorro de vino blanco
  • pimienta negra
  • sal

Para la Salsa César:

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  • 70 ml de aceite de oliva
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 huevo grande
  • 1/2 diente de ajo
  • 1 cucharada de mostaza
  • 1 cucharada de salsa inglesa Lea & Perrins (opcional)
  • 2 filetes de anchoa

Cómo preparar Ensalada con Salsa César

  1. Corta la pechuga de pollo en tiras pequeñas. Salpiméntalas y ponles un chorro de vino blanco (no tiene que cubrirlas completamente). Tápalas bien y resérvalas en la nevera mientras preparamos el resto de los ingredientes. 
  2. En una sartén calienta las dos cucharadas de aceite y fríe el pan. Más bien se tuesta porque es poco aceite pero así quedarán mejor. Una vez estén dorados los daditos de pan sácalos y resérvalos.
  3. En la misma sartén agrega un chorrito de aceite, si fuera necesario, para cocinar nuestras tiras de pechuga de pollo escurridas (reserva el vino donde estuvieron marinándose) hasta que veas que la carne está cocida. Agrega el vino, sube un poco el fuego, deja que evapore completamente, remueve y verás como las tiras toman un poco más de color. Retíralas antes que puedan resecarse demasiado o quemarse. Déjalas que se atemperen mientras hacemos la salsa César.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. En un recipiente o vaso en el que puedas batir pon todos los ingredientes para el aderezo: el aceite, el huevo, el zumo de limón, el ajo, la mostaza, la anchoa y la salsa inglesa. No pongas nada de sal porque la anchoa ya suele llevar bastante. Con el brazo batidor bien en el fondo comienza a batir. No lo muevas para nada hasta que veas que ya ha emulsionado perfectamente. Entonces puedes mover la batidora para terminar de integrar todo. El resultado es una salsa bastante ligera sin llegar a ser líquida para que pueda penetrar perfectamente entre las hojas de nuestra ensalada. Pero si la prefieres más contundente, en vez de poner un solo huevo suma la yema de otro y tendrás una especie de mayonesa con todo el sabor de la salsa César.  Reserva en la nevera hasta que esté servida la ensalada.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. En una fuente o ensaladera dispón la lechuga, el tomate, los palitos de cangrejo, el maíz, la cebolla y uno de los filetitos de anchoa muy finamente picado (reserva el otro para decorar). Mezcla bien. Sirve en dos platos individuales y reparte el pollo y el queso en cantidades iguales. Riega con un poco de salsa y pon el pan en el último momento para que no se ablande y lo puedas disfrutar bien crujiente. Pon la salsa extra en una salsera por si te apetece poner algo más.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ya está, a disfrutar esta rica ensalada a la que puedes agregar un poco de beicon o panceta crujiente, por ejemplo. O un huevo duro bien troceadito en vez de tomate y cangrejo. Con una salsa como ésta cualquier ingrediente extra le viene de maravillas, pero siempre sin poner demasiado para que no prevalezcan unos sabores más que otros. Tengo otra ensalada, con la fruta estrella de temporada aquí en España, aguardando en la nevera. Estoy ansiosa por compartirla con todos. Mientras, aquí les dejo con otra receta súper sencilla, fresca y que puede resultar una aliada en la conservación del bronceado natural de la piel: Ensaladilla de zanahoria rallada. Ánimo y sean felices que ya queda poco para el fin de semana o esas esperadas vacaciones. Un abrazo. 🙂

Ensalada de espinacas con jamón y piña

20 Dic

Hace unos días compré una piña preciosa que estaba tan apetitosa por fuera como por dentro. Y es que ésta es época de la reina de las frutas, y la podemos encontrar en todas las fruterías y supermercados, procedentes de varias regiones tropicales, sobre todo del Sur y Centroamérica, donde este cultivo resulta asombrosamente dulce.

Es el momento de ellas, por eso suelen estar más baratas. En cuanto a sus propiedades, es indiscutible su efecto beneficioso contra las cardiopatías, trombosis, hipertensión y  mala circulación sanguínea, gracias a su efecto anticoagulante. La piña en muy digestiva. Sobre todo si se come después de las comidas ayudará a evitar la pesadez, la acidez de estómago y los gases intestinales.

Podría seguir mencionando sus múltiples beneficios, pero voy a terminar hablando a favor de la piña en las dietas de control y reducción de peso, gracias a su bajo valor calórico, alto poder en fibra y quema grasas, y su gran fuente de vitamina C. Tengo comprobado que es excelente entre comidas y después de ellas para saciar el apetito y comer menos de otros alimentos pesados y muy calóricos.

En fin que como es protagonista de nuestra receta de hoy no podía dejar de hablar un poquito de esta indiscutible reina de frutas. Y para los que no gustan de las espinacas crudas, con esta ensalada vais a querer repetir. Vayamos directo a la cocina.

la foto (1)

Ingredientes para preparar ensalada de espinacas con jamón y piña

  • 100 gr de espinacas
  • 3 rodajas de piña pelada
  • 4 lonchas de jamón cocido
  • 2 tomates maduros

Para el aliño:

  • 2 cucharadas colmadas de mostaza de untar
  • 1  1/2 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de vinagre de jerez
  • 1 pizca de pimienta negra

Cómo preparar ensalada de espinacas con jamón y piña

  1. Disponer las espinacas troceadas en una fuente para ensaladas.
  2. Corta en cubitos los tomates y la piña y agrega a la fuente.
  3. Corta el jamón en tiras e incorpóralo.
  4. Ahora procede a preparar el aliño, tan fácil como poner en un vaso u otro recipiente las cucharadas de mostaza, la miel, el vinagre de jerez y la pimienta negra, mezclar muy bien para que quede todo bien incorporado y regar la ensalada con este aliño. Listo para disfrutar.

Si en vez de jamón quieres ponerle pollo, o los dos, adelante. La piña y el pollo combinan estupendamente y con este aliño agridulce tendrás unos sabores para recordar. Ésta puede ser  una buena elección para acompañar un plato principal y desde luego puede ser plato único para una cena ligera.

Para los amantes de las ensaladas con frutas como yo, ésta es una opción diferente que anima a alejarnos de las siempre bienvenidas lechugas. No es que no me guste la lechuga, pero unas espinacas frescas y crudas son una elección de lujo saludable. A ver si me contáis lo bien que les ha ido con esta receta tan sencilla y rápida de hacer.

Crema de Calabacines: receta fácil y saludable

26 Nov

Para comenzar la semana compensando cualquier exceso del fin de semana, les traigo esta deliciosa crema de calabacines, tan fácil de hacer, saludable e igualmente deliciosa. Ya sabemos de sobra, nos lo tienen bien machacado, que los productos que más nos gustan son casi siempre una bomba de tiempo para nuestro organismo. También sabemos que lo mejor es tener una dieta balanceada donde primen las frutas y verduras sobre las grasas, carnes rojas y los azúcares. Yo no me privo de ninguno. La cuestión es saber equilibrar la balanza y sobre todo sacarle mejor partido a aquello que ciertamente nos beneficia.

A veces por facilismo, falta de tiempo o un poco de imaginación renunciamos a todo el sabor que podríamos sacarle a un par de calabacines, a un manojo de brócoli o unas judías verdes planas. A mi me encantan todos sin excepción y busco la forma de prepararlos de distinta manera, más allá de la simple cocción en agua, donde se quedan todos sus minerales y vitaminas.

Hoy vamos a preparar una crema de calabacines que a los peques les encantará y a los mayores también, claro está. Y aunque vamos a agregar algún que otro ingrediente con más salero, seguirá siendo una receta perfecta para aquellos que están sometidos a una dieta de adelgazamiento o de control de peso, ya que el calabacín tiene muy poco aporte calórico, debido a que su composición fundamental es el agua.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para Preparar Crema de Calabacines para 4 personas

  • 2 Calabacines grandes
  • 1 zanahoria grande o 2 pequeñitas
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • unas hojas de cilantro
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 pastilla de caldo de pollo diluida en 500 ml de agua
  • 3 porciones de quesitos para fundir tipo La Vaca que Ríe light
  • sal y pimienta al gusto

Cómo preparar nuestra Crema de Calabacines

  1. Cortamos nuestras verduras en trozos (no tienen que ser muy pequeñas porque más tarde vamos a triturar todo).
  2. Ponemos a calentar nuestras 3 cucharadas de aceite en una sartén profunda donde podamos colocar todos nuestros ingredientes cómodamente. Cuando esté caliente agregamos el ajo, la cebolla y el puerro en ese orden. Dejamos pochar hasta que la cebolla y el puerro se transparenten.
  3. Agregamos entonces la zanahoria y nuestro calabacín troceado y salpimentamos (ojo con la sal porque vamos a utilizar una pastilla de pollo que generalmente ya trae. Yo uso Gallina Blanca que tiene menos sodio y no tiene conservantes ni colorantes).
  4. Dejamos sofreír todo unos 3 ó 4 minutos y a continuación vertimos el caldo de pollo con cuidado de no pasarnos si no queremos obtener una sopa en vez de crema. (Yo suelo dejar de echar caldo antes de cubrir todos los ingredientes. Reservo el caldo que me quede y al final, cuando bato todo, si me queda demasiado espeso entonces agrego más caldo).
  5. Sumamos por último las hojas de cilantro y nuestras porciones de la Vaca que Ríe light y dejamos cocer a fuego vivo, bien tapado, hasta que comprobemos que las zanahorias están blandas. Digo las zanahorias porque los calabacines siempre se ablandan primero.
  6. Cuando hayamos comprobado que está todo bien cocido, retiramos del fuego, dejamos reposar unos minutos y dependiendo de si la batidora aguanta temperaturas elevadas batimos inmediatamente o esperamos a que se atempere.
  7. Por último servimos y coronamos con unas pipas mondadas o semillas de girasol.

A mi me encantan estas pipas, y a falta de unos ricos croutons, suelo ponerle algún fruto seco que aporta más proteína, vitaminas y minerales que el propio pan. Una receta para calentar las cenas de invierno, fría en verano o como primer plato de un menú bien equilibrado. Espero os animéis con esta rica crema de calabacines.

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga, Meditation.