Anuncios
Tag Archives: beicon

Pollo enrollado relleno de espinacas con queso crema a la miel

2 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Puede parecer el título de una receta mucho más complicada de lo que realmente es. De hecho este pollo enrollado relleno de espinacas con queso crema a la miel se puede calificar como muy fácil de preparar y rápido. Una opción diferente de presentar unos filetes de pechuga de pollo jugosos, ligeros y que impresionarán a tus invitados o a quienes a tu alrededor ponen malas caras cuando pones un plato verde delante, ya sea de espinacas u otro ejemplar del mundo vegetal. A los niños les encantará poder coger este rollito con las manos e ir mordiendo hasta terminarlo.

Rellenar las pechugas de pollo siempre es una opción que barajo para salir con buen pie de algún atolladero. Ya habréis visto que en otras dos ocasiones he preparado el pollo, las pechugas específicamente, de esta manera. Os las dejo más adelante por si queréis llenar una bandeja con estos rollitos que, haciendo rodajas más pequeñas, pueden resultar de igual manera unos canapés ideales para brindar en alguna fiesta o reunión.

Ingredientes para preparar Pollo enrollado relleno de espinacas con queso crema a la miel (2-4 personas)

  • 500 gr de espinacas
  • 1 puñado de pasas
  • 1 puñado de piñones
  • 4 lonchas de beicon
  • 8 cucharaditas de queso crema a la miel Filadelfia
  • 8 filetes muy finos de pechuga de pollo
  • ajo deshidratado
  • perejil fresco picado
  • un hilo de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra recién molida
  • sal

Cómo hacer Pollo enrollado relleno de espinacas con queso crema a la miel

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Mientras coces las espinacas en agua hirviendo durante 8 minutos, pon en remojo las pasas para que se hidraten. Una vez transcurrido el tiempo de cocción de las espinacas, sácalas las del agua caliente, pásalas por agua helada y finalmente escúrrelas muy bien.
  2. En una sartén fríe el beicon picado en trocitos pequeñitos. Una vez bien doraditos añade los piñones y las pasas escurridas. Incorpora las espinacas bien escurridas, sazona con sal, mezcla bien todo y deja saltear unos 5 minutos y fíjate que la poca agua que haya podido quedar se evapore completamente. Saca de la sartén a una fuente y deja atemperar antes de proceder con los rollos de pollo.
  3. Precalienta el horno a 180 grados mientras preparas los rollitos.
  4. Sazona con pimienta y sal cada filete y dispónlos de tres en tres sobre una superficie limpia para rellenarlos poco a poco.
  5. Pon una cucharada sopera del relleno de espinacas en el centro de cada filete, compáctalo, pon una cucharadita de postre de queso crema a la miel encima y procede a enrollar.
  6. Unta una fuente apta para horno con una pizca de aceite de oliva virgen extra y barniza bien todo el fondo con un pincel. Coloca los filetes enrollados en la fuente y riega por encima con un hilo del mismo aceite y espolvorea con el ajo deshidratado y el perejil. Hornea durante 9 minutos a 180 grados y los últimos 3-4 minutos ponlo a tope y sube a la posición de más arriba del horno para que doren.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo. Unos sabrosos y jugosos rollos de pollo relleno que ahora se suman a estos otros dos que publiqué hace ya algún tiempo. ¡Buen provecho! Aquí os los dejo:

Rollitos hojaldrados de pollo

Rollitos de pechuga de pollo rellenos

Si tienes queso cremoso y miel de forma separada no lo descartes. Utiliza el queso que tengas y ponle un hilo de miel por encima sin excederte; se trata de darle solo un toque muy suave de miel al queso. El dulzor de este Filadelfia es ideal. Si quieres hacer una versión aún más light emplea queso bajo en grasa y sustituye el beicon por jamón cocido que, claro está, no se fríe, tan solo se pone en el último momento de cocción de las espinacas. O simplemente sáltate este ingrediente.

Anuncios

Moros y cristianos: un clásico de la gastronomía criolla cubana

10 Ene
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

A la costumbre muy extendida por El Caribe de guisar juntos arroz y frijoles (alubias), debemos los cubanos un plato que nos ha acompañado desde hace mucho y del que hemos disfrutado, generación tras generación. Se trata de los moros y cristianos, una sabia combinación de proteínas vegetales que a pesar de aunar suficiente alimento, suele despacharse acompañada de proteína extra y otro extra de carbohidratos. Así somos de golosos y muchas veces exagerados. Pero no deja de ser deliciosa e identificativa una completa de moros y cristianos, lechón asado y yuca con mojo.

Cada cocinero, aun respetando el procedimiento general, tiene su forma de preparar moros y cristianos o congrí. Los primeros, los que hoy presentamos, se cocinan con frijoles negros; los segundos, con frijoles colorados (alubias rojas). Muchos tienden a llamarle a los primeros como los segundos, ya que el procedimiento es casi idéntico, pero de acuerdo con referencias bibliográficas los nombres para cada uno están bien definidos.

El investigador y folclorista cubano Don Fernando Ortiz  escribe: “Congrí es vocablo venido de Haití donde a los frijoles colorados se les dice congo y al arroz riz, como en francés. Congrí es voz de creole haitiano que significa congos con arrozCongrí no equivale a moros y cristianos, como en Cuba decimos al arroz con frijoles negros, que también parece ser plato de cocinero africano.”

Volviendo a la manera de cocinarlos, reitero: cada maestro tiene su librito. Las proporciones varían dependiendo de los ingredientes esenciales como el tipo de arroz y la calidad y frescor de los frijoles. Tengo que confesar que desde que estoy aquí en España he intentado una y otra vez preparar unos moros y cristianos como los que hacía en Cuba, pero solo el pasado 31 de diciembre, durante la cena de Noche Vieja, hemos disfrutado unos igual de ricos, cuyo procedimiento quiero compartir hoy con vosotros. ¿Estáis listos? Pues a la cocina.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Moros y Cristianos (4 personas)

Ingredientes para los frijoles:

  • 500 gr de frijoles negros secos (unas 2 tazas)
  • 8 tazas de agua
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharadita de comino
  • 1/2 pimiento rojo morrón
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal

Cómo ablandar los frijoles

  1. Haz los frijoles negros la noche anterior o muy temprano en la mañana para que estén completamente a temperatura ambiente cuando vayas a hacer el arroz. Pon todos los ingredientes anteriormente citados en una olla a presión y cocínalos a fuego medio entre 15 y 20 minutos contados a partir que alcance la presión. Para que coja la presión bien es necesario que pongas el fuego a tope pero inmediatamente que empiece a pitar baja a fuego bajo-medio.

Nota: Los frijoles que suelo comprar son muy tiernos y solo les doy entre 15 y 18 minutos, porque para preparar moros y cristianos los granos tienen que estar tiernos pero enteros, no desbaratados como en el caso del potaje. De todo el contenido de la olla solo emplearemos una taza y algo más de granos que dejaremos aparte y utilizaremos más adelante, más un litro (4 tazas) de caldo libre de granos. El resto congélalo y otro día prepara un buen potaje. Ahora volvamos a los ingredientes para conseguir unos ricos moros y cristianos.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  • 1 1/2 taza de arroz vaporizado (en Cuba lo conocemos como precocinado)
  • 1 taza y un poco más de granos de frijoles negros cocidos
  • 4 tazas (1 litro) de caldo de frijoles negros
  • 1 hoja de laurel
  • 1/4 cucharadita de comino molido
  • 1/4 cucharadita de orégano
  • 4-5 dientes de ajo majados en el mortero
  • 1 cebolla cortada en brunoise (cuadraditos pequeñitos)
  • 5 lonchas de beicon (en Cuba se le pone chicharrones puerco, yo me adapto)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva (en sustitución de manteca de cerdo en misma proporción)
  • sal

Cómo preparar Moros y cristianos

  1. Pela y maja los ajos en un mortero con un pizca de sal. Coge la mitad del ajo machacado y sofríe en 3 cucharadas de aceite de oliva en la cazuela que hayas escogido para hacer el arroz. Incorpora el arroz antes de que pueda quemarse el ajo y saltea un par de minutos. A continuación echa el caldo de frijoles negros colados sin los granos más dos cucharaditas de sal al gusto. Deja cocer bien tapado con el fuego bien bajito y sin remover.
  2. Mientras, prepara el sofrito. Corta las lonchas de beicon en tiras finas y pequeñas y ponlas a freír con una cucharada de aceite de oliva hasta que estén bien tostaditos.
  3. Añade la otra mitad del ajo majado, remueve y suma la cebolla antes de que puedan quemarse los ajos. Pon otra cucharada de aceite de oliva si está muy seco después de haber incorporado la cebolla. Agrega el comino, el orégano y otra pizca de sal y deja pochar muy bien a fuego bajo.
  4. Cuando el arroz haya absorbido el caldo (pasados unos 15 minutos aproximadamente dependiendo del fuego y la cazuela) añade los granos que tenías reservados más el sofrito preparado y remueve bien para que se mezcle todo.
  5. Deja un par de minutos más, luego apaga el fuego y por último deja reposar unos 5 minutos.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo. Ya tienes el típico arroz con frijoles cubano para acompañar el cerdo asado y la yuca con mojo que hace siempre sucumbir a los residentes de la Isla caribeña, a quienes los visitan y a los que están fuera también. Esta receta, con alguna variación, es la que me transmitió mi madre, y a ella mi abuela. Habrá quien la prepare de una manera distinta, igualmente válida y seguramente deliciosa, pero con ésta aprendí que poner el sofrito y los granos en los últimos momentos de cocción, además de lograr la textura perfecta de un arroz desgranado y tierno, nos premia igualmente con muchísimo sabor.

Si has tratado más de una vez de preparar moros y cristianos sin los resultados que esperabas, prueba a hacerlos esta vez con arroz vaporizado y verás que no se te pasará y te quedará como debe ser. Las recetas de yuca con mojo y el cerdo asado a mi manera os lo debo, pero por el momento os dejo un adelanto de lo que será. En Cuba solemos preparar moros y cristianos o congrí a la menor oportunidad, así que no esperéis a fin de año para disfrutarlo.

Lomo de cerdo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado

13 Dic
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hoy os traigo otra propuesta para una cena de Navidad. Con este lomo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado tendréis un plato principal con guarnición incluida que os hará quedar como anfitriones estrellas. Aún cuando es una propuesta atrevida que nos recuerda los sabores exóticos de algún lugar en el Lejano o Próximo Oriente es una receta muy fácil de preparar y con ingredientes que encontraréis en cualquier supermercado.

El origen de la receta, más allá de los puntos de contacto que lógicamente tendrá con algunas otras propuestas, radica en mi humilde cocina. Siempre ando experimentando con los sabores y de esta necesidad surgió este plato, que conjuga lo dulce con lo salado para hacernos más divertida la experiencia de paladear. Otra idea, con el mismo protagonista, el lomo de cerdo, puedes verla AQUI. ¿Os atrevéis con esta aventura de sabores? Pues ponte el delantal y a la cocina.

Ingredientes para preparar Lomo de cerdo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado (4 personas)

  • 1 kg de lomo de cerdo
  • 60 ml de salsa de soja
  • 100 ml de vino blanco
  • 1 1/2 cucharadita de aroma o esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de curry amarillo
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharada de vinagre de Jerez
  • 7-8 dientes de ajo majados en el mortero
  • 6 cebollas francesas
  • 1 puerro (solo la parte blanca)
  • 1 ramita de hierbabuena fresca
  • 1/2 pastilla de caldo de carne Avecrem
  • pimienta negra
  • sal
  • 50 gr mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Para el arroz salteado:

  • 1 1/2 taza de arroz Jazmín
  • 300 gr de espinacas frescas
  • 6 lonchas de beicon
  • 1 cucharada de coco rallado (sin azúcar)
  • 1 puñado de nueces troceadas
  • 2 dientes de ajo laminados
  • sal

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Lomo de cerdo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado

  1. Es necesario que dejes el lomo de cerdo marinando en el adobo al menos unas dos horas antes de cocinar la carne. Si decides prepararlo la noche antes mucho mejor. Para el adobo maja en un mortero los dientes de ajo pelados con una pizca de sal y la cucharada de jengibre previamente rallado. Añade el curry amarillo e integra bien con el ajo y el jengibre. El resultado será una pasta. Si el mortero en bastante grande sigue mezclando el resto de los ingredientes en él mismo sino pásalo a un recipiente más cómodo.
  2. Incorpora la vainilla, el vinagre de jerez, la salsa de soja y el vino blanco. Deslía todo muy bien con ayuda de unas varillas manuales. Reserva.
  3. Sazona el trozo de lomo con sal y pimienta negra, ponlo en una fuente y riega con el adobo que acabamos de preparar. Pon encima la ramita de hierbabuena. Tapa con plástico y guarda en la nevera hasta la hora de preparar la carne. Dale la vuelta alguna vez.
  4. En una sartén amplia funde la mantequilla y cuando esté bien caliente sella muy bien la carne (sin el adobo que utilizaremos después) por todos los lados hasta que se ponga bien dorada. Retira de la sartén y reserva.
  5. En la misma sartén y siempre que la mantequilla no se haya quemado demasiado (si es así cambia de sartén o lávala y agrega dos cucharadas de aceite de oliva) pocha el puerro finamente picado y las cebollas francesas partidas a la mitad con la media pastilla de caldo de carne.
  6. Coloca la carne sellada y dorada en una olla rápida o exprés, agrega el adobo que tenías reservado más el puerro y las cebollas pochadas. Ponle un vaso de agua extra si ves que tiene muy poco líquido. Tapa con la posición más alta del selector de presión, pon el fuego alto hasta que coja presión y cuando comience a pitar y liberar el vapor baja el fuego y cuenta 18 minutos. Una vez pasado el tiempo separa la olla del fuego y deja que libere sola la presión mientras te pones con el arroz salteado.

Para el arroz salteado:

  1. Cocina el arroz jazmín en abundante agua con sal unos 12 minutos o según las indicaciones del paquete. Cuando esté cocido, cuela y reserva bien escurrido.
  2. En lo que se hace el arroz, fríe en una sartén el beicon con una cucharada de aceite de oliva y los ajos laminados. Cuando esté bien doradito y crujiente añade el coco rallado para que se mezclen bien los sabores. A continuación incorpora las nueces troceadas (no muy desbaratadas)
  3. Añade las espinacas troceadas y saltea sólo un par de minutos más.
  4. Incorpora el arroz al salteado y mezcla, retira del fuego y reserva en lo que trinchamos la carne en rodajas no muy gruesas.

Presentación:

  1. En un plato pon una capa del arroz salteado con espinacas.
  2. Coloca encima dos rodajas del lomo, tres para los más golosos.
  3. Riega con la salsa de cocción del lomo y no te olvides de poner un poco de las cebollas francesas.

 

Lomo de cerdo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado

Lomo de cerdo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado. Todos los derechos reservados por Tras La Receta.

Si quieres ser aún más radical, corona el lomo con una rodaja de queso de cabra. Si te gusta este tipo de queso, lo encontrarás verdaderamente delicioso. Espero que os animéis con esta propuesta diferente para sacar de algún posible letargo a vuestros paladares. ¡Felices Fiestas! 🙂

 

 

Huevos Benedict: la manera de hacer delicioso un brunch

7 Dic
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Este viernes en casa se nos pegaron las sábanas. Nos estaba permitido porque en todo Madrid, donde residimos, es el Día de la Constitución, jornada de fiesta no laborable. Cuando fuimos a hacer despegar nuestro día resultó ser ya mediodía. A esas horas nada mejor que un desayuno-almuerzo que, si es verdad no nos haría recuperar las horas matutinas, sí nos dejaría con las energías y el tiempo suficiente para recrearnos hasta la cena. Y para este brunch el plato que les presento hoy: huevos Benedict o Benedictine con gajos de patatas al horno y pimientos de padrón a la plancha.

Los huevos Benedict o Benedectine son una forma exquisita de preparar unos huevos escalfados sobre pan tostado y beicon crujiente y bañados con salsa holandesa. Es una receta cuyo origen, como el de tantas otras, no está muy claro. Algunos sustentan que se inventó producto de la necesidad de un corredor de bolsa de apellido Benedict de curar su resaca, para lo cual ordenó al servicio de restauración del hotel donde se hospedaba lo que más tarde formó parte del desayuno oficial del establecimiento. El hotel en cuestión era el Waldorf Hotel y el maitre el legendario Oscar of the Waldorf, quien sustituyó la inicial tostada por muffin inglés.

Para la versión que os traigo, apegada lo más posible a la original, he utilizado una rebanada de pan de molde especial para tostadas, que son casi el doble de gruesas que el de sandwich. Con un cortador de pastas le he dado una forma redonda. Lo más difícil de la receta es la salsa holandesa, que es en realidad francesa aunque el nombre diga lo contrario. La base es mantequilla aderezada con limón y pimienta blanca y emulsionada con yemas de huevo. Aunque algunos señalan que es difícil de lograr, lo cierto es que con un poco de mimo te puede quedar de maravillas, incluso con mantequilla ligera con un 50% menos de grasa.

Ingredientes para hacer Huevos Benedict con gajos de patata al horno y pimientos de padrón (2 personas)

  • 2 huevos grandes
  • 4 lonchas de beicon
  • 2 rebanadas de pan sin corteza (puedes darles la forma redonda con algún molde)
  •  mantequilla para untar el pan
  • Para la salsa: 100 gr de mantequilla, 3 yemas de huevo, un chorrito de zumo de limón, pizca de sal, pizca de pimienta blanca (opcional)
  • 2-3 patatas peladas en gajos
  • 1 cucharada de ajo deshidratado
  • 1 cucharada de perejil finamente picado (puedes utilizar seco)
  • 200 gr pimientos de padrón
  • 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
  • sal normal y sal gruesa

 

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Huevos Benedict con gajos de patata al horno y pimientos de padrón 

  1. Primero pela y corta las patatas en gajos, disponlas en una placa de horno forrada con papel vegetal o aluminio apto para hornos si prefieres no ensuciar mucho,  y úntalas con 2 cucharadas de aceite de oliva, sal, ajo y perejil. Hornéalas a 180 grados hasta que estés doradas y blandas.
  2. Los pimientos de padrón ponlos a freír en las otras dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén amplia antiadherente. Remueve para que doren por todos lados. Sácalos cuando estén doraditos. Espolvorea con sal gruesa. Reserva patatas y pimientos en el horno apagado pero aún caliente.
  3. Ahora ponte con los huevos Benedict. Toma las rebanadas de pan, úntalas con mantequilla y dóralas a fuego lento en una sartén por ambos lados hasta que estén tostadas. Saca y reserva.
  4. En la misma sartén fríe las lonchas de beicon son unas gotas de aceite si es necesario hasta que estén bien doradas y crujientes. Coloca dos lonchas en cada rebanada de pan.
  5. Es el momento de la salsa holandesa, deja los huevos para el último momento, para que lleguen bien calientes al plato. En un cazo derrite lentamente la mantequilla. Ten preparado otro cazo con agua hirviendo para terminar de montar la salsa.
  6. En lo que la mantequilla termina de derretirse separa la yema de tres huevos y sazónalas con sal y pimienta blanca. Las claras puedes guardarlas para hacerte una tortilla en otro momento. Ten a mano el chorrito de limón (zumo de menos de 1/2 limón).
  7. Una vez derretida la mantequilla elimina la espuma que se haya podido formar en la superficie (no pasa nada si se te queda algo) y lleva el cazo al baño de maría, agrega las yemas, bate hasta que se integre, incorpora el limón y sigue batiendo hasta que emulsione la mezcla. Necesitarás unas varillas manuales. Debe quedarte una salsa consistente pero no demasiado espesa. Reserva.
  8. En otro cazo no muy grande pon a hervir agua y cuando rompa a hervir casca e incorpora primero un huevo hasta que esté cuajada y blanca toda la clara. No lo dejes más de un par de minutos o conseguirás que la yema se ponga dura, lo cual no queremos para nada. Ayúdate de una espumadera para unificar y controlar la clara y luego retirar, bien escurrido, el huevo en su punto. De paso ya deja el huevo escalfado sobre el pan y el beicon. Procede de la misma manera con el otro huevo.
  9. Sirve los huevos coronados con una ración generosa de salsa holandesa y acompaña con las patatas y el pimiento de padrón.

Nada más, disfruta estos Huevos Benedict lo mismo en un brunch como este con su guarnición de patatas y pimientos fritos o solos en un desayuno más mañanero. La salsa holandesa está deliciosa y os aseguro que os sale igual con una mantequilla ligera (nunca margarina). Si la preparáis con este tipo de mantequilla probablemente no os encontréis con la espuma a que hago referencia en el paso 7. No pasa absolutamente nada.

Ya sabéis, otra forma deliciosa de preparar huevos para levantarnos con buen pie un fin de semana. Entre semana van genial igual pero me imagino que las rutinas apremien. De cualquier manera que os aproveche. Un saludo y buen fin de semana.

Lomo relleno al horno con salsa al queso de cabra

29 Nov
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Noviembre tocando a las puertas de diciembre, ya comienzan a sentirse los aires festivos de la Navidad y las celebraciones por la llegada de otro año. Por tales razones e imbuido en esa esencia de la cual es muy difícil escapar, Tras La Receta quiere compartir hoy una propuesta para presentar en la mesa de cualquier posible festejo. Aunque este lomo de cerdo relleno de manzana, beicon y queso de cabra está concebida para 4 personas, si sacáis bien las cuentas podréis prepararlo para más.

Es una receta fácil y económica, pero sabrosamente digna de presentar a nuestros invitados. La guarnición puede variar de acuerdo a vuestros gustos, aunque os doy la opción por la que me decidí esta vez: unos bastones de berenjena empanada fritaarroz blanco desgranado. Unas patatas duquesa le van fenomenal a este lomo relleno, pero podréis jugar con lo que tengáis a mano o con otras propuestas que querráis añadir. En este mismo blog seguramente hallarás alguna en el archivo. Por el momento vayamos a por los ingredientes de nuestro plato de hoy.

Ingredientes para preparar Lomo relleno al horno con salsa al queso de cabra (4 personas)

  • 1 trozo de lomo de cerdo de 1 kg
  • 8 lonchas de beicon
  • 1 manzana grande amarilla (la Reineta le va de maravilla)
  • 1/2 rulo de queso de cabra (deja el otro por si fuera necesario)
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 100 ml de leche
  • 100 ml de vino Blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta negra
  • pizca de nuez moscada (opcional)

Cómo preparar Lomo relleno al horno con salsa al queso de cabra

  1. Primeramente precalienta el horno entre 170 y 180 grados Celsio mientras preparas el relleno. Limpia la carne de un posible exceso de grasa. Haz un corte a la mitad a lo largo de forma que quede en forma de libro. Si lo prefieres y se puede pídele al carnicero que lo haga por ti. Sazona con sal y pimienta.
  2. Pela la manzana y córtala en bastoncitos de los cuales utilizarás solo dos o tres para el relleno. El queso de cabra córtalo en unas 8 rodajas para emplear mitad en el relleno y la otra en la salsa. Del beicon emplea 4 lonchas para el relleno y las otras para la salsa.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Dispón las 4 lonchas de beicon en el lomo abierto, y a continuación coloca la manzana y el queso de forma que puedas proceder a cerrar posteriormente. Ésta es la parte en que harás uso de tus habilidades manuales. Sin muchas complicaciones ata la carne, bien apretada, en tres partes, con un cordón apto para cocinar. No es nada difícil. Envuelve bien en papel de aluminio y hornea a 180 grados durante 1 hora. Fíjate bien en las imágenes y ellas te guiarán.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. En lo que tienes la carne en el horno deja lista la salsa, para lo cual pon en una sartén a freír el beicon restante finamente picado. Añade el aceite y cuando empiece a dorar el beicon agrega los ajos laminados. Antes que puedan quemarse los ajos suma la cebolla, que no tendrás que picar muy finamente porque más tarde trituraremos todo. Deja pochar a fuego suave hasta que la cebolla esté muy suave y transparente.
  5. A continuación incorpora la manzana sobrante, sazona con sal y pimienta y deja otro poco hasta que la manzana esté bien cocinada.
  6. Sube el fuego  y pon el vino blanco hasta que evapore. Vuelve a poner fuego medio, añade la leche, la nuez moscada y el queso de cabra hasta que se derrita. Una vez conseguido, rectifica de sal y tritura completamente en la batidora. Reserva.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  7. Transcurridos los 60 minutos de haber puesto el lomo al horno, desenvuelve del papel de aluminio con mucho cuidado de no quemarte, sube la temperatura y vuelve a ponerlo unos minutos para que se dore. En estos últimos momentos no pierdas de vista la carne para que no se te pase o queme.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  8. Saca del horno, deja reposar un poco y a continuación retira el cordón y corta en rodajas no muy finas. Dispón la carne en rodajas en una fuente y riega con la salsa.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Si haces la carne temprano y dejas que se enfríe completamente antes de cortarla en ruedas te será muchísimo más fácil el corte y no correrás riesgo ninguno de que el relleno se salga de su lugar. Hazla por la mañana y por la tarde o un rato antes de la cena sólo tendrás que cortar, regar con la salsa y poner a calentar unos minutos en el propio horno.

Cuando envolvemos bien la carne en el papel de aluminio impedimos que, aún bien hecha la carne, quede más seca de lo que puede ser el lomo, una parte bastante magra del cerdo. Con solo liberarla unos minutos después de bien horneada será suficiente para terminar de dar el toque dorado tan apetitoso a la vista de los asados.

La berenjena es muy fácil de preparar, sólo tener la precaución de ponerla en remojo la noche anterior en agua con sal, o en leche, o en cerveza, como prefiráis, para que a la hora de freírla no absorba grasa. Un rato antes de servir la mesa, pásala primero por huevo batido con sal y pimienta, después por pan y finalmente al aceite bien caliente. Tendrás unas berenjenas crujientes y riquísimas como guarnición de este Lomo relleno con salsa al queso de cabra.

Ensalada California: antes de que el frío pida platos calientes

14 Oct
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Esta es una receta para aquellos que disfrutan con el verde de las lechugas en los platos. Y esta ensalada california  que he sacado del blog Javirecetas promete hacer las delicias de sus comensales con añadidos como nueces, pasas o beicon, y un aliño especialmente rico a base de mostaza y mayonesa, todos fáciles de encontrar y no por ello menos sabrosos.  Os dejo la muestra de mi ensalada con algunas variables, pero les remito desde AQUI a la receta original, que puedes preparar ahora que ya comienzan a verse las nueces de temporada, y antes de que el frío no permita otra cosa que comer bien caliente.

Y como siempre suelo poner una nota discordante, o no, a mis propuestas, entiéndase por discordante variación ajustada a gustos o recursos, les comento que la mezcla de lechugas que he utilizado ha sido de las variedades romana y batavia. Podéis utilizar la de la receta de Javi o la que sea de vuestra preferencia, incluso si es de un solo tipo, con el resto de los ingredientes te saldrá buenísima.

Ingredientes para preparar Ensalada California (plato único para 2 personas)

  • 150 gr de lechuga romana y batavia cortada en juliana
  • 3 lonchas de beicon cortado en cuadraditos
  • 1 puñado de nueces peladas
  • 3 cucharadas de pasas sultanas (sin semillas)
  • 2 o 3 cucharadas de picatostes (puedes hacerlos con 2 rebanadas de pan de molde sin corteza)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Para el aliño:

  • 1 cucharada de mostaza
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharada de mayonesa
  • 1 cucharadita o menos de vinagre de Jerez (yo lo utilicé en lugar del de vino blanco)

Cómo preparar Ensalada California

  1. Una media hora antes de comer o cenar, deja listo el aliño y fríe el beicon. Para el aliño mezcla los ingredientes, mostaza, miel, mayonesa y vinagre, con una varilla de manos o un tenedor. El beicon fríelo sin una gota de grasa ya que él es capaz de liberar de su propio contenido. Reserva el aliño en la nevera bien tapado y el beicon pásalo por papel de cocina para quitar el exceso de grasa.
  2. Prepara los picatostes cortando en cubitos similares las rebanadas de pan de molde. Fríelos en la sartén con las dos cucharadas de aceite o en el horno entre 120 a 150 grados hasta que estén doraditos.
  3. Pon en una ensaladera o en dos platos individuales la lechuga muy bien lavada y escurrida, agrega los ingredientes en proporciones iguales si te decides por los dos platos: nueces, pasas, beicon, el aliño y por último los picatostes para que no se humedezcan.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ya tienes otra ensalada muy fácil y rica, no solo para disfrutar como plato único, también como acompañamiento de carnes o pescados. ¿Te apetece echar un vistazo a otras ensaladas fáciles y diferentes? Pincha los siguientes enlaces:

Ensalada César

Ensalada de rúcula, sandía y semillas de girasol

Ensalada de espinacas con jamón y piña

Ensalada batavia con bacalao y pepino

Patatas revolconas: ¿de Extremadura, Ávila o Salamanca?

1 Sep
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ya sean de Extramadura o de las castellanas ciudades de Ávila o Salamanca, las patatas revolconas son de esas recetas tradicionales caseras que cuando las pruebas decides sumarlas a esos otros platos que nunca más faltarán en tu mesa. A pesar de ser de origen muy humilde (era comida muy socorrida para los campesinos castellanos) es una receta que, aún con muy poco, básicamente patatas, pimentón y algún producto de la matanza, resulta una combinación deliciosa entre textura y sabor.

La receta, que ha dado el salto del campo español a las barras de bares, cafeterías y restaurantes, castizos o no, de pueblos o de ciudades, se ha hecho popular y como todo aquello que se va extendiendo, va evolucionando. Aunque los ingredientes que se le añaden suelen variar entre panceta, beicon, chorizo y los torreznos como el más común, la base es la misma siempre: unas patatas cocidas y convertidas casi en puré, aderezadas con pimentón y enriquecidas con algún derivado de la matanza del cerdo. De ahí los nombres con los que se conoce en unos y otros sitios: patatas meneás (meneadas),  revueltas, removidas o revolconas.

La primera vez que escuché hablar de ellas fue en el programa de la televisión pública Un país para comérselo. Una serie que traté de seguir fielmente sin saltar ni una sola de sus emisiones. Es que en él vi reflejadas de una forma genialmente enlazadas dos de las cosas que más amo hacer: comer y viajar en España. Y recorriendo con ellos tierras castellanas me presentaron las patatas revolconas. A los protagonistas todo parece francamente delicioso. Me saliva toda la boca cada vez que se ponen en plan “esto está….” Pues sí, así mismo de bueno está este plato tan casero, hoy presente en la carta de tapas de muchos bares españoles.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Patatas revolconas (4 personas)

  • 6-8 patatas 
  • 1/2 chorizo picante (puedes utilizar otro sin picante)
  • 6 lonchas de beicon o panceta
  • 1 diente de ajo finamente picado
  • 1 cucharada de pimentón dulce de La Vera
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra + otra opcional
  • sal
  • unas hojitas de perejil para decorar

Cómo preparar Patatas revolconas (4 personas)

  1. Pela las patatas y ponlas a cocer en una cacerola con agua hirviendo y sal. Déjalas que se cocinen muy bien hasta que al pincharlas se puedan romper. Puedes ponerlas a cocinar enteras o trocearlas para que se hagan antes. 
  2. En otra sartén pon a freír el chorizo y el beicon o panceta conjuntamente hasta que esté bien fritos. Una vez listos, saca y reserva en un plato. Deja el aceite que hayan liberado y si ha quedado muy poco  (la panceta y el chorizo deben haber soltado suficiente) agrega una cucharada de aceite. Incorpora el ajo finamente picado, separa la sartén del fuego y añade el pimentón. Revuelve para que se mezclen los sabores en el aceite.
  3. Baja bien el fuego, incorpora poco a poco las patatas a la sartén con el aceite, el ajo y el pimentón y ve machacando hasta deshacer todas las patatas, rocía si es necesario con agua de la cocción. Deja algunos trocitos de patata sin hacer completamente puré.
  4. Por último añade el chorizo y el beicon o panceta, mezcla y sirve caliente.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Es un plato de cuchara que se sirve caliente y generalmente en los meses de frío para calentar el cuerpo y el espíritu. Pero si hay un poco de calor, como ocurre todavía en estas latitudes, déjalo refrescar un poco y acompáñalo de una cerveza bien fría. Como primer plato o plato único, como tapa o aperitivo, está buenísimo en cualquier momento. Disfrútenlo, y ya saben, si os animáis a hacer una visita a alguna de las zonas de España donde se preparan estas patatas revolconas no dejéis de probarlas.

Te gustaría probar alguna otra receta tradicional española. Entonces pincha en los siguientes enlaces: Carcamusas toledanas o Bacalao al pil pil.

¡Buen inicio de semana, buen inicio de septiembre! 🙂

Tallarines con salsa Alfredo: receta a mi manera

12 Jul

Otra de las salsas que suelo preparar a menudo es la Salsa Alfredo. Exactamente a la original no es; esta es una versión muy mía que nada tiene que envidiar a la ideada por el restaurador italiano Alfredo Di Lelio, en el restaurante de su madre, situado en lo que solía ser Piazza Rosa, en Roma, allá por el año 1908. Hoy sus descendientes siguen preparándola en Il Vero Alfedo, a pesar de que ya no radica en el mismo sitio de la capital de Italia. En esencia es una salsa muy cremosa a base de mantequilla y queso parmesano que permite sazonarla de una otra manera, de ahí que no haya una única salsa Alfredo y se hayan extendido tantas versiones de ella.

En la receta que hoy quiero compartir no uso mantequilla, pero ni falta que le hace. He utilizado beicon que he freído en un pequeño chorro de aceite de oliva virgen extra. Con la grasa que ha desprendido el beicon y el extra de aceite ha sido más que suficiente para sofreír la cebolleta y la harina de maíz (Maicena) con que he iniciado el proceso de la salsa. Vuelvo a decidirme por unos tallarines, que entre las pastas, es una de las formas que prefiero, pero cada cual es libre de emplear su pasta favorita. Es la salsa la que da el toque distintivo, así que vamos a por ella.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Salsa Alfredo a mi manera

(para unos 250 gr de pasta aproximadamente)

  • 150 gr de beicon a tiritas
  • 150 gr de champiñones laminados
  • 1 cebolleta
  • 2 dientes de ajo laminados
  • 200 ml de nata para cocinar + 50 ml de leche
  • 1-2 cucharadas de aceite de olive virgen extra
  • 1 cucharada de Maizena (harina de maíz)
  • 80 gr queso rallado Parmesano o Grana Padano (puedes emplear un queso Manchego)
  • 1 pizca de nuez moscada molida
  • pimienta negra al gusto
  • 1 cucharadita hierbabuena finamente picada para coronar
  • sal

Cómo preparar Salsa Alfredo a mi manera

  1. Pon a freír con una cucharada de aceite de oliva el beicon finamente cortado hasta que se dore bien. Una vez conseguido, si está muy seca la sartén pon otra cucharada de aceite de oliva y agrega el ajo laminado y la cebolleta. Ponle sal y una vez esté pochada la cebolleta agrega la Maizena, remueve bien para que se integre y absorba el sabor.
  2.  Agrega el champiñón laminado, ponle sal, saltea un par de minutos e incorpora la leche y la nata. Sazona con la nuez moscada, la pimienta negra y rectifica de sal.
  3. Deja cocinar a fuego bajo a medio hasta que se espese la salsa. Agrega la mitad del queso antes de que termine de cocinar la salsa.
  4. Una vez adquiera el espesor deseado, incorpora la pasta cocida previamente en abundante agua con sal y bien escurrida.
  5. Sirve inmediatamente y espolvorea con el resto del queso y la hierbabuena.
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Otra forma fácil y deliciosa de preparar pasta. Esta vez cocí unos tallarines, pero puedes hacer espaguetis, macarrones o cualquier otra. Yo suelo poner en el agua de cocción de la pasta una ramita de albahaca o una hoja de laurel, indistintamente, les da un toque adicional y un aroma que invita a sentarse pronto a la mesa.

Si quieres ver otras recetas italianas o con pasta pincha aquí y aquí.

Crostinis con pan de pueblo

18 Mar

Los crostinis son unos aperitivos o entrantes italianos cuya base es una tostada de pan pincelada con aceite de oliva y que pueden coronar una gran variedad de ingredientes. Lo más típico es hacerlas de baguete francesa o italiana y tostarlas sobre parrilla. Pero como la cocina va más allá, y trata de experimentar con nuevos ingredientes, texturas y sabores, hoy y aquí quiero presentar unos crostinis que hice el fin de semana para acompañar unos spaguettis al pesto.

Con unos ingredientes que tenía a mano me propuse hacer algo rápido y salieron estos crostinis o simplemente tostadas horneadas con pan de pueblo. Una salsa de tomate que no quería desaprovechar, otra salsa pesto, un queso de tetilla y un poco de beicon bastaron para preparar estas ricas tostas que, si os animáis, hasta los más pequeños podrán preparar como regalo por el Día del Padre, que se celebra este 19 de marzo en España.

crostinis

 

Ingredientes para hacer crostinis con pan de pueblo (8 tostadas)

  • 400 gr de pan de pueblo (1/2 barra)
  • 150 ml de salsa de tomate (1/2 taza)
  • 80 gr de salsa puesto (unas 4 cucharadas)
  • aceite de oliva virgen extra
  • 3-4 lonchas de beicon
  • 1/4 queso de tetilla que rallaremos

Cómo preparar los crostinis 

  1. En una placa de horno barnizada con aceite de oliva (puedes utilizar papel para hornear o de aluminio apto para hornear) dispón las rebanadas de pan y riégalas con un hilo de aceite.
  2. A continuación úntalas con una capa de salsa de tomate, distribuye el queso, después ponle un poco de salsa pesto con una cucharita pequeña en algunos puntos y por último un poco del beicon troceado.
  3. Ponlas en el horno a una temperatura no muy alta (unos 130 – 150 grados) con calor por encima y por debajo para que se tuesten antes de que se puedan quemar. El tiempo estará dado porque se gratinen completamente. Cuando así sea, sácalas y ponlas en la mesa y a comer.

crostini

 

Si no te gusta el beicon o quieres hacerla apta para vegetarianos, sustitúyelo por unos tomates cherry picados en rodajitas. Si no tienes salsa pesto ponle un poco de albahaca fresca picadita y verás que también quedan para chuparse los dedos. El pan y el queso también queda a vuestra elección. Yo creo que con cualquiera puede funcionar de maravilla. Una receta sencilla, rápida y que encantará sobre todo a los más pequeños, y si quieres ver otro entrante pincha aquí Montaditos de Jamón y Huevos de Codorniz.

 

 

sarde e finocchietto

le ricette di casa mia

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de la alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.