Anuncios
Tag Archives: pollo

Ensalada “La claudicación de Javi”: restos bien aprovechados

25 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¿Recuerdan el pollo estilo cajún? Pues la entrada de hoy, que no quise seguir postergando (de ahí lo breve pero sustanciosa de la receta y el post) tiene el objetivo de aprovechar algunas tiras de pechuga que quedaron y que dieron un extra más de valor a esta ensalada, para que un renegado a las “hierbitas” como dice nuestro amigo Javier cayera seducido, no dejara resto en el plato y encima quisiera repetir.

De ahí el nombre de “La claudicación de Javi” para bautizar a este jardín verde con mucho condumio y sabor para conquistar a ciertos testarudos y renuentes de las ensaladas. Aquí les dejo la receta que podrán preparar ya no con el pollo cajún sino con aquellos otros restos de cualquier asado con el que no hayáis podido.  😉

Ingredientes para preparar Ensalada “La claudicación de Javi” (4 personas)

  • 1 bolsa de brotes tiernos (u otra mezcla de lechugas que te guste)
  • tomatitos cherry
  • 1 puñado cebolla frita crujiente
  • 4 lonchas de bacon frito troceaditas
  • picatostes
  • 1 puñado de pasas
  • 1 puñado de nueces no muy troceadas
  • pollo a trocitos

Para la salsa aliño:

  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 1 cucharada de mostaza de Dijon
  • 1 cucharada de miel
  • 1 chorrito de aceite de oliva (opcional)
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • pizca de pimienta negra recién molida

Cómo preparar la Ensalada

  1. En un bol o fuente para ensaladas dispón las hojas de lechuga.
  2. Prepara la salsa de mostaza a la miel mezclando muy bien todos los ingredientes. No es necesario pasarla por la batidora o licuadora. Con ayuda de una cucharilla y removiendo todo muy bien es suficiente.
  3. Coge un poco de esta mezcla y ponla sobre las lechugas, unta bien y a continuación o bien repártela en 4 platos en los que distribuirás proporcionalmente todos los ingredientes o mezcla todo en la fuente y luego reparte.
  4. Lleva a la mesa y dispón el resto del aliño para que cada quien se pueda servir más a gusto de cada quien.

Las cantidades están a ojo de buen cubero: sin recargar demasiado para que los ingredientes no pesen sobre las lechugas y vayan al fondo de la fuente o los platos. Si eres muy goloso en un plato aparte pon más de cada uno de los complementos para añadir algo más si así lo deseas tú o tus invitados.

Esta salsa de mostaza a la miel está muy rica con esta ensalada así como para enriquecer recetas de pescado y carnes. Hace muy poco la preparé para acompañar unos nuggets caseros y deliciosos que muy pronto compartiré aquí mismo en esta pequeña extensión de mi cocina.

Espero puedan lograr hacer comer un poquito de verde a aquellos que queréis más con esta receta rápida, fácil y llena de sabores. Buen inicio de semana y que seáis muy felices compartiendo en la mesa frente a una deliciosa comida.

Anuncios

Pollo con costra estilo Cajún: nunca tan fácil una pechuga tan sabrosa

9 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Para aquellos que lo esperaban y para quienes aún no se han enterado, aquí está la pechuga más sabrosa de los últimos tiempos en nuestra mesa, las de este pollo estilo Cajún que combinan magistralmente con tantas cosas. En casa ya hemos disfrutado de esta receta con una ensalada california, con un puré de patatas con mantequilla y queso y con los cubanísimos acompañantes que les presento hoy.

Como siempre, o casi siempre, el “Cajún” va bautizado con un toque personal, una versión propia o una adaptación particular, como quiera que se pueda llamar. Lo de Cajún, gastronómicamente hablando, viene de los ingredientes utilizados hoy en el actual Estado de Louisiana, en las cocinas hoy muy norteamericanas pero que tuvieron inicialmente influencias franco-canadienses, llevadas por los desplazados de la región de Acadia, una vez que la Corona Británica se hiciera con ese y otros territorios franceses en Canadá.

Cuando algún producto va bautizado con el estilo Cajún, ingredientes como el pimentón dulce, el ajo y la cebolla deshidratadas, el tomillo y el orégano, la pimienta de cayena, son denominadores comunes en su preparación. He incluido en mi receta casi todos y añadido otros que le confieren un sabor especial, con la opción de otorgarles un toque picantón o no, de acuerdo a los gustos de cada cual. Si sigue pareciendo una idea atractiva a mis lectores después de conocer estos datos de la propuesta de hoy, pues entonces vayamos a la cocina.

Ingredientes para preparar Pollo con costra estilo Cajún (4 personas)

  • 500 gr de pechugas enteras (2-3 piezas dependiendo del tamaño)
  • 1 1/2 cucharada de pimentón dulce (yo empleé de La Vera con un toque ahumado)
  • 1/2 cucharada de pimentón picante de La Vera (sólo si te gusta el toque picante)
  • 1 cucharada de Curry amarillo
  • 1/2 cucharada de Cilantro molido
  • 1/2 cucharada de ajo deshidratado
  • 1 puntita de cominos molidos
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1 cucharadita de perejil + 1 para decorar
  • 2 o 3 vueltas de molinillo de mix de pimientas
  • 1 cucharada de pan rallado
  • pizca sal
  • 1-2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Pollo con costra estilo Cajún

  1. Corta las pechugas en tiras, no finas. Pon muy poca sal sobre ellas y reserva.
  2. En una fuente o bol amplio y cómodo coloca todas las especies (pimentón, curry, cilantro, ajo, comino, perejil, tomillo, pimienta) y el pan rallado y mezcla muy bien con una cuchara.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Incorpora las tiras gruesas de pechuga y unta bien todas en la mezcla. Haz uso de las manos, no temas mancharte, luego con agua y jabón se quitarán todos los restos. Tapa y deja unos 10 a 15 minutos si no tienes prisas. De lo contrario pasa directamente al próximo paso.
  4. En una sartén, preferiblemente anti adherente pon una o dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y deja que caliente bien a fuego máximo.
  5. Antes de que pueda quemarse el aceite pero con una temperatura elevada fríe las tiras pocos minutos por cada lado. Si es necesario baja un poco el fuego. Dependiendo del grosor con que las hayas cortado se harán antes o después. Recuerda que la pechuga es muy magra y queremos que quede bien hecha: crujiente y muy dorada por fuera pero suave y jugosa por dentro. Para lograrlo el calor debe ser fuerte para que se selle inmediatamente y queden los jugos en su interior. Cuando presiones y esté firme la carne pero no dura ya estará en su punto.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo nuestro delicioso pollo estilo “Cajún“.  En casa nos gusta el toque picante en las carnes, mariscos y pescados, de ahí que incorporara el Pimentón Picante de La Vera. Pero puedes sustituirlo por un poco más de pimentón Dulce que ya él solo tiene mucha chispa. El curry fue una introducción propia que le viene de maravillas. Puedes decidir saltarlo o no. No te vas a arrepentir de haberlo incluido.

Aposté por un arroz blanco con frijoles negros y unas mariquitas o chips de plátano como guarnición que estoy segura los amantes de la cocina de Luisiana podrían incluir sin problemas en sus menús. El arroz y las verduras nunca faltan en sus preparaciones y aquí hacen gala de su origen criollo y mestizo. Y a tomar un vino blanco semidulce para terminar el convoy y brindar por el buen comer y el sabor profundo de este pollo con costra al estilo “Cajún”.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Y una última nota, a propósito del Día de Las Madres en Latinoamérica. Llegue con esta receta mi felicitación a todas las que se ganan el cariño con la sazón (siempre será la mejor para los hijos) y la justificación de agasajar a nuestras madres con un almuerzo o comida especial en reciprocidad.

A las dos madres más especiales de mi vida, mi mami Bárbara y mi abuela Norma todo el amor que pueda caber en estas letras, en nuestras cocinas y en un abrazo… que no es poco

¡Buen provecho!

Pollo guisado: receta exprés para momentos de prisas

6 Nov
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La propuesta que os traigo hoy es una auténtica joya de la improvisación y los apuros, de ahí el nombre de pollo guisado: receta exprés para momentos de prisas. Pero no vaya nadie a pensar que por muchas prisas que tengamos soltaremos todo de una vez y sin ápice de mimo. Lo simple de toda esta elaboración radica en que vamos a echar mano de las latas de la despensa y los congelados. Porque quién dijo que no podemos preparar cosas muy ricas con productos que nos hacen la vida más fácil.

Con ayuda de nuestra olla exprés acortaremos tiempo y sólo tendremos que poner mayor cuidado a la hora de preparar el pollo antes de llevarlo al guiso. Lo doraremos muy bien antes de ponerlo a cocinar con el resto de los ingredientes para que el resultado sea más bonito y sabroso. Ya os daré el paso a paso como siempre hago, por el momento vayamos a por el delantal y los ingredientes de esta receta, además de rica, muy económica.

Ingredientes para preparar Pollo guisado: receta exprés (para 2-4 personas)

  • 2 cuartos traseros (muslo y contramuslo separados) sin piel
  • 1 lata de champiñones enteros con todo el contenido (agua incluida)
  • 400 ml de caldo de pollo o verduras (puedes utilizar una pastilla 100 % natural de Gallina Blanca)
  • 1 lata de maíz dulce escurrida
  • 1 1/2 taza de habichuelas (judías verdes redondas) congeladas
  • 1 cebolla grande troceada en brunoise
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1/2 guindilla verde fresca
  • 5 aros de guindilla roja seca (puedes utilizarla fresca si la tienes para decorar)
  • 1 cucharadita de cominos
  • 1 cucharadita de cilantro molido
  • pimienta negra (siempre mejor recién molida)
  • sal
  • harina de trigo para rebosar
  • 5 cucharadas de aceite de oliva

Cómo preparar Pollo guisado: receta exprés

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Retira la piel del pollo si todavía la tiene, pon las piezas debajo del agua fría, escurre y seca bien. Haz un par de corte profundos para después sazonarlo con sal y pimienta negra recién molida por ambas caras y que se filtre en la carne los sabores. Pásalo por harina y sacude para retirar el exceso.
  2. En la olla exprés o de presión pon a calentar 3 cucharadas de aceite de oliva y una vez bien caliente incorpora las piezas de pollo y procede a dorar muy bien por todos los lados. No las pongas todas de una vez si no tienes suficiente espacio. Hazlo en dos partes.
  3. Una vez dorado todo el pollo saca a un plato y reserva, y baja el fuego.
  4. En el mismo fondo de la olla donde doraste el pollo añade la cebolla troceada finamente, agrega dos cucharadas más de aceite de oliva solo si fuera necesario. Desglasa (raspa el fondo) con una cuchara de madera, pon una pizca de sal y deja que se poche la cebolla unos 5-8 minutos.
  5. Incorpora la 1/2 guindilla verde entera si prefieres sacarla más tarde o bien troceadita si no te importa saborear su ligero picor.
  6. Añade el pollo que teníamos reservado, la lata de champiñones con su líquido, el maíz escurrido y el caldo en caso de que ya lo tengas preparado y si vas a utilizar la pastilla déjala para el siguiente paso y entonces agrega agua hasta que se cubra no del todo el pollo.
  7. En un mortero maja los dientes de ajo con la pastilla (si la vas a usar) el comino y el cilantro. Haz una pasta con todo y añádela a la olla.
  8. Por último pon las habichuelas o judías verdes redondas, tapa, sube el fuego y una vez la olla tome presión y comience a liberar el vapor baja a media intensidad el fuego para que no se pegue o queme nada y cuenta 10 a 12 minutos dependiendo de la potencia de tu olla.
  9. Cuando haya transcurrido el tiempo y haya liberado toda la presión comprueba que no haya demasiado líquido. Si es así deja que evapore a fuego medio unos minutos.

¡Listo! Sirve en cuencos o platos individuales y dale un toque de color con la guindilla roja de forma opcional.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Un guiso con una salsa y unas verduras muy ricas que podrás tomar así solas, con un buen trozo de pan o con un poco de arroz blanco, como prefieras. Es una receta que se preparar de forma fácil, sin muchas complicaciones, rápida si empleas la olla a presión o exprés, pero que también puedes hacer en una olla normal bien tapada, durante unos 30 a 45 minutos dependiendo de cuán tierno te guste el pollo. Si eliges cocinarlo de esta última forma, te aconsejo que las habichuelas las pongas ya unos 8 a 10 minutos antes de terminar para que te queden tiernas pero no “blandujas”.

Les dejo esta propuesta para palear el frío que ya se deja sentir fuerte estos días en este lado del planeta, una opción económica, y un guiño a esas carnes con habichuelas que suelen preparar las abuelas cubanas cuando se dejan ver. Feliz, ya casi, fin de semana.

Mil hojas de berenjena y pollo a la hierbabuena

5 Jun
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Para aquellos que gustan de los sabores exóticos hoy traigo estas mil hojas de berenjena con pollo a la hierbabuena, otra manera de disfrutar de la mezcla de proteínas con verdura, que no dejará indiferente a quien se anime con nuestra propuesta, una receta baja en grasa y fácil de preparar con unos ingredientes también fáciles de encontrar y que si combinas con un gazpacho andaluz y unas patatas confitadas, conseguirás un menú completo y equilibrado.
En esta misma entrada os contaré del resto del menú aprovechando un momento frente al ordenador del poco tiempo que últimamente me dejan otras obligaciones. Por tanto tendréis tres recetas en un solo post. Que os decidáis a hacer todo junto ya lo dejo a elección.
La receta de gazpacho andaluz la he decidido compartir por influencia de una buena amiga rusa, a quien le encantó esta sopa fría entre lo más tradicional de la gastronomía de estas tierras. A Olga está dedicado este plato frío que seguro va a refrescar sus días de verano por allá por Moldavia. Espero se anime a prepararla y nos cuente.
Las patatas confitadas, por otra parte, son una delicia, sobre todo si la materia prima son unas “papas bonitas” como las que vienen de las Islas Canarias. A ver si de las próximas hago unas ricas papas arrugás. Pero por ahora vayamos a la cocina por nuestros ingredientes del plato principal.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Mil hojas de berenjena y pollo a la hierbabuena  (4 personas)

  • 2 berenjenas cortadas en finas rodajas (previamente remojadas con agua y sal)
  • 400 gr de picada de pollo
  • 4 tomates grandes maduros
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla cortada en brunoise o cubitos pequeñitos
  • 2 ramitas frescas de hierbabuena finamente picada (unas 4 cucharadas ) + unas puntitas para decorar
  • 1 1/2 cucharaditas de canela
  • 50-70 ml de Cointreau, Triple sec o algún licor fuerte de naranja
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva + otro poco hacer las hojas de berenjena
  • pimienta negra
  • sal

Cómo preparar Mil hojas de berenjena y pollo a la hierbabuena

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Deja desde temprano la berenjena ya cortada en una fuente con abundante agua y sal. Esto quitará el amargor a nuestra protagonista y permitirá que, si te decides a freírlas en vez de hacerlas a la plancha como esta vez propongo, no se llenen de grasa.
  2. Calienta dos cucharadas de aceite y pocha la cebolla de conjunto con la zanahoria, igualmente troceada en cubitos pequeños, hasta que estén blandas (unos 8 minutos). Añade una pizca de sal.
  3. Sazona la carne con sal y pimienta negra mientras se hace la cebolla y la zanahoria. Trocea todo el tomate, esta vez no les retiré la piel pero puedes hacerlo si lo prefieres. Fíjate AQUÍ como hacerlo de forma muy fácil.
  4. Incorpora la carne a la sartén de la cebolla y la zanahoria ya tiernas y mezcla muy bien hasta que la carne comience a cambiar de color.
  5. Añade la canela y la hierbabuena, mezcla muy bien, y a continuación agrega el Cointreau u otro sustituto hasta que evapore.
  6. Ahora incorpora el tomate bien troceadito, remueve para que se integre bien, tapa y deja unos 10 minutos.
  7. Finalmente destapa y si aún tiene mucho líquido (es mejor que quede más bien seco) déjalo reducir con el fuego más bien alto pero sin dejar de vigilar para que se no se queme. Listo. Separa del fuego y deja atemperar.
  8. Ahora vamos a cocinar la berenjena para lo cual pringa una sartén bien amplia o plancha con algo de aceite (si haces más de una tanda pon un hilillo cada vez). Si no tienes una tapa que encaje para crear vapor improvisa una con papel de aluminio.
  9. Una vez caliente la plancha o sartén, baja el fuego a media intensidad y dispón las berenjenas. Deja 3-4 minutos por cada lado hasta que se dore y quede tierna su carne. No olvides tapar para que se hagan mejor. Una vez lista una tanda, saca, reserva, vuelve a untar con poco aceite tu plancha o sartén y ve con las restantes. Ponlas en la fuente llana o plato para comenzar a montar las mil hojas que en realidad se quedan en seis.
  10. Para unos 8 a 10 montaditos pon una primera hoja de berenjena, extiende una capa fina de la carne preparada, agrega una segunda hoja de berenjena más otra tanda de carne y por último otro piso de berenjena y carne. Corona con una hojita de hierbabuena.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Y como ya anuncié al inicio de este post, aquí va el gazpacho andaluz que dio entrada a las mil hojas de berenjena.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Gazpacho andaluz (para 1 Litro sobre lo espeso)

  • 500-550 gr de tomates bien maduros (yo mezclo de rama y pera)
  • 1/2 pepino (le quito la piel) + otro trozo cortado en cubitos muy pequeñitos (como tropezones)
  • 1/2 pimiento verde italiano
  • media cebolla o cebolleta pequeña o 1/4 si es muy grande
  • 1 trozo (unos 20 gr) de pimiento rojo de California (opcional)+ otro pedazo en cubitos pequeñitos (tropezones)
  • 1 diente pequeño de ajo sin el nervio central
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2-3 cucharadas de vinagre de vino blanco (al gusto)
  • 1 cucharadita de sal

Cómo preparar Gazpacho andaluz 

  1. Lava muy bien todos los ingredientes teniendo en cuenta que todos van ser procesados en crudo. A lo único que quito la piel es al pepino, el tomate se queda tal cual incluidas sus pepitas que suelen desaparecer con un buen triturado. No pongo extra de agua porque los tomates y el pepino se encargan de proporcionarla. Siempre tengo a mano un vaso para añadir luego si lo necesitara.
  2. Añade al vaso batidor el tomate, el pepino, el pimiento, la cebolla y el ajo, pon dos cucharadas de vinagre, el aceite y la sal y procede a batir muy bien hasta que esté todo muy bien triturado.
  3. Es el momento de poner el agua si no te satisface la consistencia, a mi me gusta más con cuerpo que muy aguado, pero aquí lo dejo al gusto de cada cual, así como la proporción de vinagre. Si te gusta más fuerte añade la otra cucharada o tanto como te guste. Yo tampoco pongo mucho porque me gusta decorar con un hilo de vinagre balsámico de Módena que le da ese plus de sabor. Habrá algunos detractores de esto último pero para gustos los colores, y claro está, también los sabores. Rectifica de sal.
  4. Sirve en platos o vasos según la ocasión y el público, añade unos tropezones de pepino y pimiento rojo de California que confiere un dulzor extra y verás qué contraste de sabores. Ah, y el hilo de balsámico de Módena es aquí cuando va pero solo si es así lo prefieren.

Listo. Y las patatas confitadas… tan fácil como escoger unas dos unidades por persona bien lavadas y sin pelar y ponerlas con un diente de ajo en una sartén, cubrirlas con aceite y dejarlas confitar a fuego muy lento durante casi 1 hora. Estarán listas cuando puedas pincharlas con un palillo y la notes tierna. La piel se pondrá muy brillante y satinada primero y luego comenzará a arrugar. Cuando las sirvas ábrelas y ponles un hilillo del mismo aceite y unas escamas o piedrecitas de sal gorda. Disfrútalas mucho.

Fricasé de pollo a la cubana: para olla exprés o normal

19 Feb
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La cocina cubana es una gran mezcla de diferentes culturas, por ello puedes encontrar desde un plato que hace un guiño a los cocidos españoles hasta una receta con salsas parecidas a las italianas o con vocablos indígenas, ingleses o incluso franceses como este fricasé de pollo que hoy os quiero mostrar. No sabemos a ciencia cierta cuándo ni quién introdujo en nuestra cocina este rico guiso de ave. Se dice que fue la burguesía habanera por allá por los siglos XVIII o XIX. Tampoco conocemos cuál es la receta original definitiva debido a la variedad de ingredientes con que se ha preparado a lo largo de los años.

Lo cierto es que con unos u otros productos, respetando la salsa a base de tomate, se ha llevado a la mesa como una receta donde proteínas, verduras y carbohidratos se complementan magistralmente. Algunas referencias gastronómicas indican que en un fricasé la carne no se cocina demasiado, pero definitivamente ese no es nuestro fricasé en que solo se acortan los tiempos de cocción porque el pollo va en piezas más pequeñas y su carne suele cocerse antes. Nos gusta la carne bien cocinada y adobada (marinada) y nos empeñamos en que así sea. En la olla a presión este fricasé de pollo queda tierno pero bien hecho, así que aprovéchala si la tienes en casa.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Fricasé de pollo (para 2-3 personas)

  • 1/2 pollo troceado en partes: muslo y encuentro (cuarto trasero), ala y pechuga
  • 1-2 patatas
  • 1-2 zanahorias
  • 1 lata de tomate natural triturado (400 ml)
  • 250 ml caldo de pollo (puedes disolver una pastilla de caldo Avecream en la misma medida de agua)
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 cucharadas de alcaparras
  • 12 aceitunas rellenas de pimiento (que aunque no utilicé esta vez la pongo como opcional)
  • 1 cebolla cortada en juliana
  • 1-2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde cortado en cubitos
  • 1-2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de azúcar
  • perejil finamente picado para decorar
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • sal

Para el adobo del pollo si te decides a hacerlo (marinarlo) previamente:

  • 4-5 dientes de ajo
  • pizca de pimienta
  • zumo de 1 naranja + 1 lima o limón (en sustitución de la naranja agria que siempre utilizamos en los adobos cubanos)
  • 1 cucharadita sal

Majando muy bien en el mortero el ajo con la pimienta y la sal haz una pasta con la que untarás todas las piezas de pollo. Yo le quito la piel porque no me gusta la grasa que acumula, pero puedes dejársela si lo prefieres. Coloca las piezas de pollo en un recipiente y riega con el zumo de la naranja y el limón. Tapa muy bien y déjalo en la nevera toda la noche. Este marinado marca la diferencia con un fricasé sin adobo anterior, pero si por cuestiones de programación o tiempo no tuviste en cuenta esto, podrás preparar una receta igual de rica siguiendo los pasos a continuación para un pollo marinado a no.

Cómo preparar Fricasé de pollo a la cubana

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. En una sartén calienta las 3 cucharadas de aceite de oliva (puedes emplear de girasol) y cuando esté bien caliente sella y dora bien por todos lados el pollo (hazlo en dos tandas si no tienes espacio para todas las piezas y si no lo marinaste asegúrate de salpimentarlo). Colócalas en la olla según vayas terminando de dorar  (yo siempre utilizo mi olla exprés para esta receta y en solo 12 minutos la tengo lista).
  2. Una vez todas las piezas selladas y doradas utiliza la sartén en que preparaste el sofrito. Ten cuidado que la temperatura del aceite restante no esté demasiado alta, baja bien el fuego o separa si es necesario hasta que tengas las sazones listas.
  3. Pon la cebolla en juliana a pochar junto con el pimiento hasta que se ablanden. Si tiene muy poco aceite pon otra cucharada y aprovecha para desglasar el fondo de la sartén para que la cebolla y el pimiento se impregnen de los sabores dejados por la carne del pollo.
  4. A continuación vierte el vino y deja evaporar el alcohol. Suma el tomate triturado y el caldo de pollo, el ajo bien triturado o majado, el orégano, el comino y el laurel y la cucharadita de azúcar. Prueba de sal y rectifica y deja sofreír todo unos 5 minutos.
  5. Mientras pela las patatas y córtalas en cachelos (trozos irregulares) y raspa y corta en rodajas la zanahoria. Añádelos al pollo.
  6. Echa el sofrito a la olla y agrega las alcaparras o aceitunas por último. Fíjate que la salsa cubra el pollo, si no es así pon algo más de agua para evitar que se pegue durante la cocción. Tapa, pon el fuego alto y una vez alcance la presión y comience a echar vapor, baja el fuego a la mitad y deja cocinar unos 10-12 minutos dependiendo de la olla. También puedes hacerlo en una cacerola con tapa durante unos 30 minutos. Espolvorea con perejil de forma opcional a la hora se servir, una costumbre que he adquirido aquí en España.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo, tendrás una receta de pollo en salsa exquisita y que podrás aprovechar para acompañar un arroz blanco desgranado o un trozo de pan para rebañar. En Cuba a un fricasé como éste podrían irle de maravillas unos Moros y Cristianos, unos Tostones y una buena tajada de aguacate. Una “completa” que puede incluirse perfectamente en nuestros menús criollos. Aunque solemos ser bastante golosos, en un menú como éste las porciones son más pequeñas, aunque hay algunos que muy bien repiten si todavía queda en la mesa. ¡Buen provecho!

Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes

2 Dic
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Me encanta la lasagna, sea cual sea el relleno, pero su preparación me solía dejar a menudo insatisfecha. En mis primeras incursiones las placas siempre fueron las autoras de mis dolores de cabeza, unas veces por la mala calidad, otras porque la forma de hacerlas, aún bajo las indicaciones del fabricante, me dejaban ingratamente sorprendidas.Pero desde que probé el truco de ponerlas poco a poco a cocer según se montan las capas, la historia cambió por completo y ya no me asusta el trabajo con la pasta.

La cuestión es conseguir un relleno sólido, una bechamel espesa y unas placas solo sumergidas un par de minutos en el agua hirviendo sin llegar a cocerlas del todo. El horno las terminará de dejar al punto. Para la receta de hoy, he preparado un picadillo con pollo y pavo enriquecido con tomate, zanahoria y guisantes, la bechamel que no puede faltar y esta vez utilicé una mezcla de queso manchego semicurado y mozzarella.

Ingredientes para preparar Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes (4 personas)

  • 250 gr carne picada de pollo y pavo
  • 100 gr de queso manchego semicurado (emplea un Parmesano si lo prefieres)
  • 9 placas de pasta aproximadamente (puede variar de acuerdo al tamaño del molde por ello ten un paquete entero a tu disposición)
  • 100 gr de queso mozzarella
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 3 tomates maduros
  • 1 zanahoria grande
  • 1 taza de guisantes (yo utilicé de bolsa congelada)
  • 3 cucharadas de aceite virgen extra
  • 1/2 cucharada de tomillo seco
  • 1/2 cucharada de orégano seco
  • pimienta
  • sal

Para la bechamel:

  • 5oo ml de leche
  • 65 gr mantequilla + 1 cucharadita para el fondo del molde (opcional)
  • 65 gr de harina de trigo
  • pizca de nuez moscada
  • pimienta
  • sal

Cómo preparar Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes

Relleno:

  1. En una sartén con el aceite caliente pon el ajo bien troceado y una vez dorado agrega la cebolla y la zanahoria picadas en brunoise (cubitos muy finos).  Deja pochar hasta que ablande y transparente la cebolla.
  2. A continuación añade los tomates pelados y troceados. Para quitar la piel sin dificultad deberás escaldarlos antes. Pincha el enlace anterior para ver el paso a paso. Añade sal y deja que todo se sofría durante unos 8 minutos o hasta que el tomate haya quedado cocinado y desecho.
  3. Incorpora la carne picada, previamente sazonada con sal, pimienta, orégano y tomillo, así como los guisantes, mezcla bien todo y deja cocinar unos 10 minutos primero con la sartén tapada y otros 5 minutos destapada hasta que haya absorbido toda la salsa posible. Queremos un relleno con poca agua para obtener una lasagna más firme. En lo que termina de cocinar el picadillo y reposa ponte a preparar la bechamel.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Bechamel:

  1. En otro recipiente derrite poco a poco la mantequilla. En un tercer cazo calienta a fuego lento la leche.
  2. Una vez derretida la mantequilla añade la harina tamizada para evitar la formación de grumos.
  3. Incorpora la leche ya caliente, sazona con sal, pimienta y nuez moscada al gusto y lleva a ebullición con el fuego bajo a medio removiendo para que no se pegue o formen grumos. Cocina hasta obtener una salsa espesa.

Montaje de la lasagna:

  1. Primeramente precalienta el horno a 180 grados. En una sartén (yo utilizo una de fondo amplio) lleva a ebullición agua con sal. Una vez conseguido baja el fuego un poco y mantén así  durante todo el proceso de montaje. Pon las placas de pasta de tres en tres en el agua. Se trata solo de ablandar durante un par de minutos la pasta para lo cual ve poniendo a cocer de acuerdo vayas haciendo capas de lasagna.
  2. He utilizado un solo molde rectangular mediano. Sea cual sea el que utilices engrasa con un poco de mantequilla extra o si lo prefieres pon un poco de la bechamel solo para evitar que se peguen las placas al molde.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. A continuación coloca las primeras placas que deberás cortar si fuera necesario, como en este caso, para cubrir completamente todos los espacios vacíos. Añade una primera capa de picadillo, encima una de bechamel, espolvorea con un poco de ambos quesos y otra vez cubre con las placas que habrás puesto en el agua hirviendo en lo que vas formando pisos. Procede de igual forma unas dos veces más dependiendo de la altura del molde y finaliza con picadillo, bechamel y una generosa capa de quesos.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

  4. Pon el horno durante unos 12-15 minutos a 180 grados y luego gratina a temperatura máxima unos 3 minutos más. Saca del horno y deja reposar unos 10 minutos antes de cortar y servir.

Listo, aquí tienes una lasagna muy rica en que conjugas carne y verduras, y con un toque más ibérico si empleas un queso manchego como el de la receta. En casa nos encanta el queso español y por eso siempre ando buscando la manera de incorporarlo. Espero que esta receta os anime a preparar lasagna, una receta diferente que también puede acompañarnos durante las fiestas de diciembre.

Rollitos hojaldrados de pollo

10 Nov

Como os había prometido, con esta receta que abrió las puertas de mi cocina a la blogósfera, comienzo la selección de recetas más antiguas del blog. Espero os provoque el mismo apetito que me ha provocado a mi. Nos vemos pronto.

tras la receta

Inauguro el blog con esta receta de Rollitos hojaldrados de pollo, dedicada a aquellos que son fanáticos de la pechuga y que no encuentran ya otra forma de prepararlas. Es una receta muy fácil en la que obtenemos una pechuga jugosa con todo el sabor de lo que lleva dentro, y crujiente, gracias a la capa que la cubre de masa de hojaldre. Para convertirla en un plato único y equilibrado la acompañé de un arroz de grano largo y manzana aliñada. Aquí os dejo la receta para 4 personas.

 

Ingredientes:

  • 4 filetes finos pero grandes de pechuga de pollo
  • 1 o 2 masas de hojaldre (empleé Casa Tarradellas de venta en supermercados)
  • 4 cucharadas colmadas de pasta de chorizo (con una sobrasada mallorquina te chupas los dedos)
  • 4 lonchas finas de queso curado
  • 50 gr almendras, cacahuetes y avellanas pasadas por el mortero
  • 1…

Ver la entrada original 354 palabras más

Pollo con piña y jamón: receta en olla rápida o express

5 Jun

Hoy traigo una receta fácil y rápida si decides hacerla en olla express. Seguirá siendo igual de fácil y riquísima si la haces en una olla sin presión, pero quería presentar este rico pollo al estilo hawaiano en olla rápida porque más de uno de mis lectores me han animado a compartir algunas. La verdad que tener una de estas herramientas en la cocina es fenomenal a la hora de descontar los minutos. El resultado es el mismo de una cocción a fuego muy lento pero en menos de la mitad del tiempo. O sea que si para hacer este pollo sólo tardé unos 12 minutos, de la manera tradicional hubiera tardado unos 4o.

Hay muchos detractores de la olla rápida o express pero a mi me va de maravilla con ella. En mi casa mi abuela no la dejaba reposar muchos días. Los alimentos quedan tan sabrosos como pudieran quedar sin someterlos a la presión y las propiedades se mantienen intactas. Eso sí, las carnes antes de ponerlas a cocinar en la olla, hay que sellarlas y dorarlas bien a fuego vivo para que luego no queden sin color. La comida entra por los ojos y unos alimentos que parezcan hervidos no apetecen igual.

Una piña preciosa que me encontré en el súper, unos cuartos traseros de pollo en oferta y un paquete de jamón serrano a taquitos que tenía en la nevera constituyen la materia prima de esta receta. Al estilo hawaiano porque lleva piña y jamón, pero una versión muy propia que ha quedado para chuparse los dedos. Me hubiera encantado hablarles más de por qué se llama estilo hawaiano, pero lo cierto es que encontré información muy contradictoria y que para nada nos remite a esa isla de sueños que es Hawai. Agradecería a mis seguidores si conocen algo al respecto me lo comentaran. Ahora sí vamos a por nuestro pollo con piña y jamón.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Pollo con piña y jamón (2 personas)

  • 2 cuartos traseros de pollo sin piel
  • 2 rodajas de piña en cubitos + 1 rodaja para decorar (opcional)
  • 90 gr de jamón serrano o curado a taquitos (puedes utilizar jamón cocido pero entonces ponlo solamente al final de la cocción)
  • 1/2 cebolla dulce
  • 1/2 puerro
  • 2 dientes de ajo laminados
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1/2 vaso de zumo de piña (aprovecha bien la pieza y prepárate una jarra de zumo batiendo unas rodajas de piña con 1/2 litro de agua, si la fruta está dulce no necesitarás más azúcar)
  • 1 pastilla de caldo de pollo Gallina Blanca
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (puedes emplear el que tengas a mano)
  • sal
  • mix de pimientas recién molida (bote con molinillo que venden en la mayoría de los supermercados)
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Cómo preparar el Pollo con piña y jamón en olla express

  1. Primeramente quita la piel a los cuartos traseros donde se acumula la grasa del pollo. Ponles sal y pimienta por cada lado. Calienta dos cucharadas de aceite en una sartén a fuego alto y cuando esté caliente pon a sellar y dorar muy bien cada uno de los cuartos traseros de pollo. Sácalos y colócalos en la olla a presión fuera del fuego.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

  2. Corta el ajo en láminas, la cebolla y el puerro en brunoise y ten listos los dados de piña.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

  3. En la misma sartén donde doraste la carne pocha el ajo con la cebolla y el puerro, déjalos unos minutos y cuando cambien de color agrega la pastilla de caldo, el jamón a taquitos y la piña. Deja que se sofría todo un par de minutos.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. Agrega ahora el vino blanco, sube el fuego para que evapore, vuelve a la posición anterior, e incorpora el zumo de piña. Rectifica de sal.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. Pasa el contenido de la sartén a nuestra olla rápida con el pollo, tapa, pon la posición más alta del mecanismo de presión, sube el fuego al máximo, y una vez comience a soltar el vapor y pitar, reduce el fuego a algo más de la media y déjalo cocer 12 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, deja que libere toda la presión antes de abrir la olla. Ten cuidado cuando vayas a sacar el pollo. Estará tan suave que necesitará de mucho mimo para extraerlo entero
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

Si quieres prepararlo para 4 personas, es tan sencillo como agregar dos piezas más de pollo y poner el doble de los ingredientes que empleé en esta receta. Ya sabes, y si lo haces a la manera tradicional, sin presiones, déjalo cocinar bien tapado a fuego muy bajo durante unos 40 minutos. Va a quedarte un pollo exquisito, diferente y con el que seguramente sorprenderás a tu familia o invitados, sea cual sea la manera en que lo cocines. Acompáñalo con arroz blanco o basmati para que puedas aprovechar al máximo la salsa riquísima de este pollo. Hay quienes suelen pasar las salsas por la batidora, pero triturar ésta es un sacrilegio, así que te aconsejo que dejes los pedacitos para mezclar con el arroz.

¿Quieres consejos para la cocción del arroz? Pincha aquí. ¿Te apetecen otras recetas en olla a presión, entonces da click aquí?

Stroganov de pollo o Pollo en salsa de nata

10 Mar

A pesar de que el nombre pueda presagiar una receta complicada, lo cierto es que es bastante sencilla, y no por eso deja de ser sencillamente deliciosa. El stroganov se cree tiene su origen allá por el año 1980, cuando un chef que trabajaba para el conde Pável Aleksándrovich Stróganov, el famoso general ruso, inventó la receta durante una competición de cocina en San Petersburgo. Es la historia más aceptada aunque en estas cuestiones no hay una última palabra.

De hecho las recetas de cocina medievales de origen ruso ya tenían carne sazonada con crema ácida o nata agria. Tras la caída del Imperio ruso, los inmigrantes rusos y chinos llevaron consigo este plato a los Estados Unidos, generando diversas variantes. La original tiene como base la carne de ternera, pero realmente lo que tiene de característico el Stroganov es la salsa de nata, tan sabrosa en carne de ternera, como de pollo o cualquier otra que queramos emplear.

El Stroganov de esta receta tiene como ingrediente protagonista el pollo, específicamente la pechuga de pollo, que por ser la parte más magra de este, va a equilibrar la grasa que pueda sumarse de otros ingredientes presentes en la receta, como la nata y la mantequilla, aunque esta última la he utilizado en proporciones muy pequeñas, solo para dorar nuestra pechuga. Sin más detalles entremos en la cocina.

strogonov

 

Ingredientes para preparar Stroganov de pollo o Pollo en salsa de nata (2 personas)

  • 2 pechugas de pollo
  • 150 gr de champiñones laminados
  • 1 cebolleta
  • 4 dientes de ajo
  • 1/2 cucharadita de mix de pimienta recién molida (molinillo de varias pimientas)
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 nuez de mantequilla  (una cucharada o 25 gr aproximadamente)
  • 150 ml de vino blanco (el que tengas a mano)
  • 1 break de nata para cocinar (200 ml aproximadamente)
  • 2 cucharadas colmadas de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Stroganov de Pollo o Pollo en Salsa de Nata

  1. Corta las pechugas en dados pequeños y salpiméntalas. Resérvalas.
  2. Mientras corta en cubitos muy pequeñitos la cebolleta y el ajo en láminas finas. Calienta las dos cucharadas de aceite en una sartén, agrega las láminas de ajo y antes de que puedan dorarse demasiado incorpora la cebolleta. Una vez pochada la cebolleta (unos 5-8 minutos) agrega los champiñones, ponles un poco de sal, mezcla bien y separa del fuego.
  3. En una cacerola aparte pon a calentar a fuego vivo la mantequilla. Una vez bien caliente, pon la pechuga en dados y dóralas. El fuego debe bien alto para que adquieran rápido el color y se sellen sin que suelten el jugo y se sequen demasiado.
  4. Una vez doradas agrega en la misma cazuela el vino blanco y con una cuchara de palo (con la que previamente habrás dado la vuelta a las pechugas) raspa el fondo para que suelte todo el sabor que dejaron las pechugas en el fondo.
  5. Deja evaporar el vino y cuando quede muy poco líquido baja el fuego, incorpora los champiñones salteados con la cebolleta y el ajo que habíamos reservado, agrega la nata, el mix de pimienta, la nuez moscada, rectifica la sal a tu gusto, mezcla bien y deja cocinar con tapa durante unos 10 minutos.
  6. Transcurridos los 10 minutos comprueba que la salsa no tenga demasiada agua. Si es así destapa y deja reducir unos minutos más.

Esta receta tiene una rica salsa para rebañar el pan. Puedes acompañarla con un arroz blanco o con un cous cous con verduras o solo. Yo me decidí por esta última opción y verdaderamente lo disfrutamos muchísimo. Tanto que ya me advirtieron en casa que tendría que repetir muy pronto. Seguro que podréis decir lo mismo si os animáis a prepararla. Buen provecho a tod@s. Si te apetece ver otras recetas con pechuga de pollo haz click en los siguientes links: Rollitos Hojaldrados de Pollo o Crepes de Pollo y Lechuga

 

Rollitos de pechuga de pollo rellenos

20 Nov

Como había prometido en la primera receta publicada en este blog, aquí les dejo otra manera de hacer los rollitos de pechuga de pollo. Esta vez con un relleno de bacon, queso y manzana, pero que perfectamente podremos sustituir por otros ingredientes. Por ejemplo, con jamón cocido o jamón serrano, nuestro paté favorito y la fruta que tengamos a mano. Es una invitación a probar combinación de sabores y texturas.

De cualquier manera, esta forma de prepararlo y luego cocinarlo en el horno resulta fácil, delicioso e indiscutiblemente saludable. Si se animan, pongamos manos a la obra.

Ingredientes para preparar rollitos de pechuga de pollo:

  • 8 filetes finos de pechuga de pollo
  • 8 lonchas de beicon
  • 8 lonchas de queso (yo utilicé gouda, pero podéis emplear vuestro preferido)
  • 75 gr de queso mozzarella rallado
  • 2 manzanas Golden cortadas en bastoncitos
  •  Albahaca fresca picada finamente
  • Un chorrito de aceite de oliva para untar una bandeja de horno
  • Sal y pimienta

Pasos a seguir para preparar rollitos de pechuga de pollo

  1. Salpimentamos cada filete de pollo y los disponemos de forma extendida para poder trabajarlos individualmente.
  2. Colocamos sobre nuestro filete la loncha de beicon de forma longitudinal, agregamos la loncha de queso y por último el bastoncito de manzana de forma horizontal, de manera que podamos enrollar sin complicaciones nuestra pechuga con todos sus ingredientes dispuestos.
  3. Enrollamos, colocamos en una fuente de horno previamente engrasada con el aceite de oliva y cuando estén todos preparados espolvoreamos con el queso rallado y la albahaca.
  4. Introducimos en el horno en posición media a 175 grados durante 15 minutos.

Si vemos que nuestros rollitos tienden a dorarse muy pronto ponemos papel de aluminio para protegerlos y solo cuando estén hechas las pechugas (que no deben tardar si son filetes finos) destapamos y dejamos que se doren un poquito.

Esta misma receta se puede preparar en el microondas en un recipiente apto para cocer alimentos en este tipo de equipos. En menos tiempo (8 minutos) tendremos un resultado muy parecido a si lo hubiéramos cocido en el horno. Así de fácil de preparar y riquísimo al paladar, a los niños les encanta y también es ideal para incorporar en una dieta de adelgazamiento o control de peso.

Arroz con pollo en olla arrocera

14 Nov Arroz con Pollo

Hoy quiero compartir con vosotros una receta de arroz con pollo muy fácil de hacer y que mi abuela solía cocinar con mucha frecuencia. Las razones, más allá de las económicas, solían responder al placer con que todos nos sentábamos a la mesa a degustarlo. Casi siempre lo acompañábamos con una ensalada de tomate y aros de cebolla, y unos tostones de plátano, cuya manera de hacer, a la cubana, puedes ver pinchando aquí.

Con un pollo mediano o la mitad de un pollo grande en mi casa se preparaba un buen consomé, base para hacer el arroz con pollo; quedaba para preparar alguna sopa e incluso con la mitad de la carne de pollo deshuesada y desmenuzada se elaboraba otra receta: un “aporreado” o pollo desmenuzado con un sofrito a base de tomate.

Esta vez, con medio pollo he resuelto un buen caldo base para nuestro arroz y para poner a nuestra propuesta de hoy.

Arroz con Pollo

Arroz con Pollo para 4 personas

Ingredientes para el caldo de pollo:

  • 1 pollo pequeño o mediano cortado en piezas
  • 1 1/2 litro de agua
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 2 patatas
  • cilantro y perejil fresco al gusto
  • pimentón de la vera
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 2 hojitas de Laurel

Ingredientes para el arroz con pollo

  • Pollo extraido del caldo y desmenuzado
  • 2 tazas de arroz bomba
  • 3 tazas de caldo de pollo
  • 1 vasito de los de vino de cerveza clara
  • 100 ml de aceite de oliva virgen
  • 150 ml de tomate frito
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 lata de maiz dulce
  •  sal y pimienta

Cómo preparar el caldo de pollo

  1. En una cacerola u olla exprés ponemos un litro y medio de agua a la que agregamos 1 cebolla pelada pero sin cortar, dos dientes de ajo también enteros, las dos hojas de laurel, el pimentón, el cilantro y el perejil, el puerro cortado en tres partes y la zanahoria y las patatas también en trozos. La zanahoria la raspamos previamente y a las patatas les quitamos la piel.
  2. El pollo, cortado ya en piezas y salpimentado, lo doramos a fuego vivo en una sartén. Cuando tome buen color lo pasamos a la olla, tapamos y ponemos a fuego fuerte hasta que tome presión. Cuando comience a liberar la presión, bajamos el fuego a una posición media y contamos 10 minutos. Transcurridos el tiempo y liberada toda la presión, destapamos, extraemos las piezas de pollo y dejamos enfriar tanto el caldo como el pollo reservado.

Cuando vamos a cocinar arroz en una olla arrocera, a diferencia de cuando lo hacemos en una paellera, es necesario que el caldo y los ingredientes no estén muy calientes. El sistema de cocción de la olla arrocera eléctrica activa “sus alarmas internas” cuando ponemos ingredientes muy calientes y el resultado es que se dispara antes de terminar la cocción del arroz, dejándolo duro y con un exceso de agua.

Por eso es mejor hacer con antelación el caldo o de lo contrario buscar la forma de al menos atemperarlos. Cuando el pollo ya está templado podremos proceder a desmenuzarlo y dejarle libre de huesos. También prefiero retirarle la piel y el exceso de grasa. Quien prefiera dejar el pollo más entero y con sus respectivos huesos y la piel tiene la libertad de hacerlo. En esta receta yo propongo hacerlo a mi manera.

Cómo preparar el arroz con pollo

  1. Ya tenemos listo el pollo desmenuzado. Volvemos al caldo que hemos dejado enfriar y utilizamos 3 tazas previamente pasadas por un colador. Las reservamos.
  2. En un mortero, con una cucharadita de sal y pimienta negra, majamos los 3 dientes de ajo pelados. Cortamos en daditos el ají pimiento rojo y muy fina la cebolla.
  3. Ponemos a calentar en una sartén el aceite de oliva. Agregamos el ajo machacado y a continuación la cebolla, el ají y la hoja de laurel. Cuando la cebolla esté pochada (transparentada) incorporamos el pollo, salteamos y luego echamos la salsa de tomate. Retiramos del fuego y agregamos el arroz para que adquiera todo el sabor. Por último sumamos el caldo y la cerveza, disponemos todo en el cazo de la olla eléctrica y activamos el botón de encendido.
  4. Transcurrido el tiempo de cocción y se dispare el botón correspondiente agregamos la lata de maíz dulce y dejamos reposar durante 10 minutos, desconectado el cable de la corriente. Pasado el tiempo de reposo destapamos y removemos el arroz para que se mezcle bien con el maíz recién incorporado. Ya solo queda disfrutar de este plato que yo suelo acompañar con unos tostones de plátano macho, cuyo paso a paso os dejo aquí.

Para quienes no tienen en casa una olla arrocera eléctrica, pueden emplear una cacerola de fondo amplio y con una tapa ajustada y cocerlo durante 10 a 20 minutos con el fuego muy bajo hasta que el arroz se beba casi toda el agua. El procedimiento después de retirado del fuego es idéntico al explicado anteriormente. Maíz, reposo de 10 minutos y removemos como punto final o inicial 😉

Rice with chicken: recipe for electric rice cooker

2 Nov Arroz con Pollo

Today I wanna share a rice with chicken easy recipe that my grandmother used to prepare very often.  The reasons, beyond the economic, they used to answer to the pleasure of seating us at the eating table to enjoy this simple but delicious dish.  We usually ate it with an onion rings and tomatoes salad, and “tostones“. This last recipe you can see it at HERE.

With a whole middle chicken or a half of a bigger one, my grandma prepared a tasty broth (the base of our rice), a noodle soup and, if the meat reached, we could enjoy, as well,  an “aporreado”, that was no more than crumbled chicken with tomato sauce.

This time, with a half of a chicken I prepared a rich consommé that we will use to cook this recipe.

Arroz con Pollo

Rice with chicken (4 people)

Ingredients for chicken broth:

  • 1 chicken
  • 6 cups of water
  • 2  garlic cloves
  • 1 onion
  • 1 leek
  • 1 carrot
  • 2 potatoes
  • cilantro and fresh parsley (to your taste)
  • 1/2 tsp sweet cayenne
  • 1/2 tsp cumin
  • 1 bay leave

Ingredients for rice with chicken

  • crumbled chicken from the broth
  • 2 cups round white rice
  • 3 cups chicken broth
  • 1/2 cup of beer (lager)
  • 1/3 cup olive oil (preferentialy extra virgin olive oil)
  • 150 ml tomato sauce
  • 3 garlic cloves
  • 1 onion
  • 1/2 red pepper
  • 1 bay leave
  • 1 can sweet corn
  •  salt and pepper

How to prepare chicken broth

  1. Add to a stewpan or pressure cooker the water with the onion, the garlic, the bay, the sweet cayenne, the cilantro, the carrot, the potatoes and the leek.  Cut the leek en three parts, scrape the carrot and peel the potatoes.
  2. Cut the chicken into pieces, add them salt and pepper, and cook them with an oil splash until the chicken browned. Then pass the chicken to the pressure cooker, put the top and the heat low until it takes pressure, now you must reduce it and count 10 minutes. Then, put it down, let the pressure be released. Take the chicken, keep it, and leave the broth be cool. It´s very important when you cook into a rice cooker to use cold water or whatever liquid yo use it, let it be cool, whether the the rice cooker ends the cook before our rice be  completely done. All the ingredient should be, preferentely, al room temperature. If you can´t prepare the consommé or broth before, then you should, at least, temper it after you make it.
  3. Now crumble the chicken and let it free of bones, but if you prefer you can make the rice with the entire pieces.

Cómo preparar el arroz con pollo

  1. It´s ready the cicken so come back to the broth that should be cool and use 3 cups of them.
  2. Crush 3 garlic cloves into a mortar with salt and pepper. Cut into small dice the red pepper and the oinion. Put all into a pan and still-fry. Add the chicken, the round rice and tomato sauce, mix during 1 minute and remove from the fire.
  3. In the last step, put the chicken broth and the lager into the electric rice cooker, check the salt and turn it on.
  4. When the rice cooker ends, unplug it, add the sweet corn and a cold water splash, and let the rice reposing during 10 minutes. After that stir the rise and served it. You can enjoy more this recipe with tostones that yo can find here.

If you have not a rice cooker you can also cook this recipe at a thick bottom wide pan. Just let the rice for 20 minutes, low heat, until the rice absorbs all the liquid. The procedure after that it is the same: sweet corn, 10 minutes reposing, stir and have a great lunch or dinner 😉

 

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.