Anuncios
Tag Archives: jamón serrano

Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

27 Ago
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Muy buenas a todos los que aquí, allá y un poco más allá me siguen. No he olvidado mi compromiso para con este rinconcito de cocina que pretende ir tras la receta. Lo cierto es que ando liada hasta la médula en más de un proyecto y se me escapa el tiempo por mucho que intento atraparle. Antes de volver a desaparecer por un buen rato os voy a regalar estas ricas mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate que podéis preparar en casa o, si les entra mucha prisa, encontrar en algún supermercado o tienda especializada.

Les dejaré los tips para hacer una confitura de tomate casera, porque en este tiempo el tomate está muy bien de precio y de sabor; es muy sencilla y deliciosa. Las mini tostas o tostaditas se preparan en un plis plas o, como decimos en mi tierra, en menos de lo que canta un gallo. Hay quienes no gustan de mezclar lo dulce con lo salado, pero en casa nos encanta, es un poco de esa mezcla entre la herencia del pasado y recientes costumbres adquiridas. Vamos por ello.

Ingredientes para preparar Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

(8-10 mini tostas)

  • 1 barra de pan cortada en rebanaditas no muy gruesas
  • 1 ó 2 rulos de queso de cabra en rodajas
  • mermelada de tomate
  • virutas de jamón serrano o ibérico
  • aceite de oliva virgen extra

Para la mermelada de tomate:

  • 500 g de tomates maduros sin pelar y troceaditos
  • 125 g de azúcar moreno
  • 125 g de azúcar blanco
  • zumo de un limón

Preparación mermelada:

  1. Lava bien los tomates y trocéalos bien. Hay quienes eliminan las pepitas o semillitas del tomate pero yo las dejo tal cual porque le dan esa distinción a la mermelada de lo que es y se aprovecha más toda la carne del tomate.
  2. En una cacerola (alta mucho mejor) con tapa pon todos los ingredientes a fuego más o menos fuerte primero para que el azúcar se derrita y una vez comiencen a ebullir baja bien el fuego y déjalo al menos 40 minutos o hasta que esté con una consistencia adecuada, removiendo constantemente durante el proceso para que no se pegue o queme. La temperatura que no debe sobrepasar la mermelada es de 105 grados, pero yo la verdad confío en el fuego bien bajo y el termómetro no lo utilizo. Os dejo la libertad de emplearlo quien lo tenga y lo desee.
  3. No dejes secar demasiado porque cuando se atempera tiende a espesar aún más.
  4. Guarda la mermelada en tarros de cristal esterilizados aún caliente para que hagan el efecto de sellado. Si son muchos asegúrate de lograr este efecto poniendo los tarros o botellas a baño María durante 20 minutos para evitar la contaminación y prolongar la duración de la mermelada si no se va a consumir enseguida. Una vez abierto un envase en refrigeración puede durar hasta una semana.

Cómo preparar Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

  1. Corta las rebanadas de pan no muy gruesas y ponlas en una sartén o plancha con aceite de oliva virgen extra para que se tuesten solo ligeramente.
  2. Coloca el pan ya tostado en una bandeja y ponle un chorrito de aceite de oliva virgen extra a cada una.
  3. Pon encima una o dos rodajas de queso de cabra dependiendo del tamaño de la rebanada de pan.
  4. Añade una cucharadita bien llena de mermelada de tomate y reparte y por último corona con una virutas o lonchitas finas de jamón serrano o ibérico. ¡Listo!

Un entrante ideal, una merienda deliciosa, una forma de tomarnos nuestra bebida preferida en casa y acompañarla con estas  mini tostas de queso de cabra y mermelada de tomate.

Anuncios

Cupcakes salados: un entrante diferente para un menú nada corriente

3 Jul
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La idea de unas magdalenas saladas con ingredientes que pueden variar según las preferencias de cada quien, y con una cubierta generosa, también salada, estoy segura que va a encantar a quienes se animen a preparar esta receta. Ya sé que en verano eso de encender el horno puede ser una tarea de mucho coraje, pero también, una vez pasado el momento del “sofocón”, nos puede alegrar una tarde en la playa o la piscina, a la sombra de un árbol o simplemente a la mesa de casa.

Esta vez con ingredientes a mano como cebolla, beicon y nueces, conseguí una base bien sabrosa. Para la cubierta o frosting emplearemos un puré de patata aromatizado. La próxima vez experimentaré con sobrasada o chorizo y cebolla caramelizada, una mezcla que nos encanta, o con espinacas, piñones y queso de cabra. Las opciones puedes ser muchas, pero hoy les dejo una receta en concreto. Vayamos a poner manos en la masa.

Ingredientes para preparar Cupcakes de cebolla, bacon y nueces (12-14 cupcakes)

  • 2 huevos grandes
  • 125 gr de mantequilla salada (yo utilicé reducida en materia grasa)
  • 125 gr de azúcar (puedes utilizar miel)
  • 150 ml de leche
  • 270 gr harina (yo utilicé integral)
  • 2 cucharaditas de polvos Royal
  • 2 cebollas (1 muy grande)
  • 6 lonchas de bacon en tiritas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (si fuera necesario)
  • pimienta negra recién molida
  • 2 cucharadas de ajo deshidratado en polvo
  • sal

Para la cobertura:

  • 4 patatas
  • 60 gr de mantequilla (puedes poner queso crema o simplemente aceite de oliva virgen extra)
  • 1 ramita de perejil finamente picado
  • 1/2 dientecillo de ajo majado
  • unos tropezones de jamón serrano o ibérico
  • sal
  • 60 gr de nueces peladas y troceadas

Cómo preparar cupcakes de cebolla, beicon y nueces

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Primero pon a cocer las patatas con su piel en agua con sal hirviendo durante unos 45 minutos.
  2. Precalienta en el horno a 175 grados.
  3. Pon en una sartén con el fuego medio a fuerte el bacon picado en tiritas finas. Una vez esté doradito añade la cebolla previamente pelada y cortada en fina brunoise. Si no ha soltado grasa el bacon porque estaba más bien magro añade antes de la cebolla las dos cucharadas de aceite de oliva o menos según veas que haga falta. No es necesario pasarse con la grasa.
  4. Deja que la cebolla se poche durante unos 8 a 10 minutos y así adquiere todo el sabor del bacon. Separa del fuego y deja enfriar.
  5. En un bol mezcla el azúcar con la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente con consistencia de pomada.
  6. Añade uno a uno los huevos y deja que se incorporen bien y resulte una mezcla ligera y esponjosa.
  7. Incorpora la leche, mezcla bien y a continuación ve sumando la harina tamizada con la levadura y el ajo en polvo o deshidratado.
  8. Agrega la cebolla pochada con el bacon y las nueces previamente pasadas por un poco de la misma harina, lo cual hará que se distribuyan de forma homogénea y no vayan al fondo de las cápsulas de papel.
  9. Coloca en moldecitos individuales o en una bandeja para cupcakes las cápsulas de papel y rellénalas un poco menos de su capacidad.
  10. Hornea entre 18 y 20 minutos a la misma temperatura inicial hasta que hayan subido. Para estar seguros de que están bien horneados pincha con un palillo y si sale limpio ya están listos. Déjalas enfriar sobre una rejilla ya fuera del molde.

La cobertura:

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Una vez cocidas las patatas y con la piel retirada procede a hacer un puré con la mantequilla, mezcla bien el diente de ajo majado, el perejil y la pimienta.
  2. Prueba de sal y si lo requiere rectifica.
  3. Como tercer y último paso, una vez tibio el puré, rellena una manga pastelera y con una boquilla lisa procede a coronar cada magdalena salada.

Yo tengo que confesar que mi manga se abrió a la primera y tuve que recurrir a algo tan sencillo como poner a ojo de buen cubero el puré sobre las magdalenas y con ayuda de un tenedor hacer el diseño que muestro en las imágenes, tan simples pero tan bonitos al final. Conclusión que si no tienes manga o no quieres tener que ensuciar más o simplemente saltarte esta operación van a quedarte igualmente geniales. Una montañita más o menos igual a la de al lado y un caminito con el tenedor. Pon unos daditos de jamón o no y a disfrutar tus cupcakes salados. ¡Feliz fin de semana!

Brócoli gratinado: receta sencilla y sabrosa

14 Mar
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Por todos son conocidos los beneficios y enormes propiedades que son atribuidos al brécol, bróculi, brócoli o bróquil, como quiera que se le denomine. Son uno de esos últimamente conocidos como super alimentos, cuya fama tiene muy merecida, lejos de ser el milagro que algunos esperan y lejos también de tener que consumirlo todos los días de la vida.

Tiene un lado oscuro de acuerdo a un artículo publicado por el diario El País, pero no os asustéis que más tiene que ver con el consumo de éste por determinados individuos y no por la generalidad y además de que seamos moderados y equilibrados a la hora de introducirlo en nuestras dietas, porque como todo en esta vida no existe nada completamente perfecto.

Quienes padecen de hipotiroidismo deberán tener más cuidado a la hora de consumirlo. Como todas las crucíferas, el brócoli, por sus compuestos, puede bloquear la utilización y absorción del yodo, con lo cual frenan la actividad de la glándula tiroidea, pero solo si se toma en grandes proporciones y de forma muy seguida. No hay que apartarla de la dieta, todo lo contrario, sigue teniendo unos efectos positivos sobre la salud.

Por ello si no queréis renunciar a su rol en la lucha contra el cáncer o el colesterol, desechar su cantidad de vitaminas y antioxidantes, fibras y minerales que lo convierten en alimento muy completo, entonces quedaos con esta receta fácil y rápida, también muy sabrosa, que terminará de convencer a quienes no gustan demasiado del brócoli.

Ingredientes para preparar Brócoli gratinado (2 personas)

  • 500 gr de brócoli (1 arbolito)
  • 1 cebolla cortada en juliana
  • 3 lonchas de jamón serrano cortadas a tiritas
  • 200 ml de nata para cocinar ligera (1 break)
  • 1/2 lata escurrida de maíz dulce (opcional)
  • 100 gr de queso rallado (yo utilicé mezcla de 3 quesos: mozzarella, gouda y cheddar)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • pimienta negra recién molida
  • sal
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Brócoli gratinado 

  1. Sumerge el brócoli (ya cortado en ramitas) en abundante agua con una cucharadita de bicarbonato para lavar y desinfectar bien. Déjalo unos 15 minutos. Luego enjuaga bien y escurre.
  2. En un plato o recipiente apto para microondas coloca las ramitas de brócoli con una pizca de sal espolvoreada por encima, tapa y cocina en el microondas a máxima potencia durante 5 minutos. También puedes hacerlo al vapor pero siempre cuidando que queden al dente o más bien duritos para evitar que luego al gratinar se deshagan.
  3. Mientras, en una sartén o cacerola pon a calentar el aceite de oliva y pocha la cebolla con una pizca de sal. Una vez estén las cebollas tiernas añade la nata para cocinar, remueve y sazona con otra pizca de sal y pimienta negra recién molida, deja cocinar a fuego medio.
  4. Una vez alcance el punto de ebullición, baja el fuego, añade el maíz y las mitades de jamón y del queso rallado. Remueve, deja un par de minutos más y luego separa del fuego.
  5. Pasa a una fuente de horno el brócoli, riega con la salsa de nata, añade el jamón a tiritas restante y por último corona con la otra mitad del queso rallado.
  6. Con el horno previamente calentado a 180 grados, introduce la bandeja de brócoli y deja hornear primero de 5 a 8 minutos y luego con el gratinador encendido a máxima potencia otro par de minutos o hasta que esté derretido y dorado el queso.
  7. Saca del horno, deja refrescar y a la mesa a disfrutar.

Este brócoli gratinado puedes acompañarlo de unos filetes de pavo, de pollo, de lomo de cerdo a la plancha o con lo que más te guste. Es una guarnición deliciosa y combinable con casi cualquier carne o incluso pescado.

Verás como los niños tampoco se resistirán y podrás ponerles verde a sus platos y a los vuestros. ¡Qué aproveche y mucho!

Vichyssoise: ¿sopa fría o crema ligera caliente?

8 Sep
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En casa disfrutamos la vichyssoise de dos maneras. La primera, y nada convencional, acabada de hacer y todavía caliente, para complacer al niño grande de la casa que prefiere comerla caliente. La segunda, a la hora de la cena, como plato único, o al otro día, como se encargaron sus creadores de presentar esta receta, bien fría y con los sabores bien asentados. De cualquier manera que la tomemos es un delicioso entrante o una ligera única opción para quienes como yo, en la noche, prefieren algo no muy pesado y a la vez saciante y nutritivo.

Entre el casi siempre origen discutido de una receta, el de la vichyssoise tampoco escapa al debate. Dos de las versiones más conocidas sitúan a sus inventores en Estados Unidos o Francia. Un cocinero francés del hotel Ritz, en Nueva York, señala habérsele ocurrido la idea de preparar la sopa de puerros y patatas que hacía su madre sumándole la leche fría que él y su hermano agregaban después para sofocar hambre y sed en el verano. Con unos ajustes se la presentó a los dueños en un menú que incorporaría inmediatamente al restaurante por el año 1917.

Sin embargo, otro chef francés, de nombre Jules Gouffe, declaraba que ya él había preparado mucho antes la receta de vichyssoise y que fue publicada en el Royal Cookery en 1869. En España, específicamente en El País Vasco, claman haber tenido si no una vichyssoise un plato muy parecido con la misma base de puerros y patatas llamada porrusalda, que llevó a Francia, a la región de Vichy en última instancia, un cocinero de una representación diplomática en el país vecino.

Sea cual sea el verdadero origen, casi siempre diluido entre mil historias, hoy les traigo una propuesta deliciosa, algo más ligera porque no vamos a utilizar la nata de la receta extendida de vichyssoise sino leche evaporada, que podrán preparar con éxito asegurado. Y ya saben, con permiso de los entendidos, podrán elegir entre saborearla caliente cuando el cuerpo así lo pida o bien fría para despedir los calores del verano este que termina. De cualquier manera está realmente sabrosa.

Ingredientes para preparar Vichyssoise o Crema de puerros y patatas (4 personas)

  • 4-5 puerros (solo la parte blanca)
  • 2 patatas cortadas en cachelos pequeños
  • 1 cebolla
  • 900 ml de caldo de pollo o verduras
  • 200 ml de leche evaporada
  • 25 gr de mantequilla (yo utilicé mantequilla light)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra + un chorrito para añadir al cuenco después de servido
  • 4 lonchas extrafinas de jamón serrano
  • pimienta negra
  • sal
  • cebollino finamente picado para decorar

Cómo preparar Vichyssoise o crema de puerros y patatas

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Separa la parte verde de los puerros y guarda para otra ocasión o utilízalo para preparar el caldo casero con una carcasa de pollo y algo más.
  2. Corta los tallos blancos del puerro de forma transversal y a continuación en trozos pequeñitos. Corta la cebolla en brunoise no muy fina.
  3. Caliente en una sartén honda con tapa u otra cacerola la mantequilla con las dos cucharadas de aceite de oliva, añade el puerro blanco y la cebolla picados, agrega una pizca de sal y deja pochar con el fuego no alto para que no se queme. Tapa si es necesario y deja unos 5-8 minutos o hasta que estén suaves y transparentes.
  4. Incorpora las patatas cortadas en cachelos para que suelten más almidón y espese más el caldo. Pon otra pizca de sal a las patatas y a continuación vierte el caldo hirviendo y deja cocinar unos 12-15 minutos a fuego medio hasta que las patatas se cocinen.
  5. Una vez estén bien cocidas las patatas separa del fuego, echa la leche evaporada, sazona con una pizca de sal y pimienta negra y remueve bien.
  6. Pasa todo por la batidora hasta que esté todo bien triturado.
  7. Elige tomarla caliente o fría. Para esta última opción deja que enfríe completamente y ponla después en la nevera al menos una hora.
  8. Si decides probarla caliente sirve en cuencos, corona con una loncha de jamón serrano bien troceadita más el cebollino y un hilo de aceite de oliva. Procede de igual manera para servirla después de fría.

Ya sabes, otra deliciosa opción que podrás tomar de una forma u otro dependiendo de tu gusto o de la estación del año. En invierno un plato como éste bien caliente viene de maravillas para calentar hasta los huesos. En verano, tomándola fría, refrescaremos del calor y nos dará fuerzas para continuar nuestras actividades preferidas de ocio. Disfrútenla mucho.

Y si quieres ver otras dos recetas de cremas ligeras y nutritivas pincha AQUÍ y en este otro ENLACE.

 

Brochetas de jamón y melón: otra forma de presentar el tradicional plato español

2 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En cuanto comienzan a aparecer en los mercados y fruterías de España, los primeros melones de temporada, el típico plato de jamón con melón no puede faltar en la carta de bares y restaurantes. Al menos en Madrid es un clásico y si te mueves hacia otras regiones lo más probable es que también lo encuentres de una u otra forma. Es una combinación gloriosa para el paladar. Desde que la probé me he aficionado a ella y en días calurosos como los que ya comienzan a anunciarse es un bocado refrescante y saciante.

¿Quieres prepararlo en casa? Es más que fácil. Hoy lo presento en brochetas con unos brotes tiernos de espinacas y lechuga, ideal para empezar un menú y que podrás acompañar con un cava, vino tinto o vino dulce.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Brochetas de melón con jamón serrano (8 unidades para 4 personas)

  • 1/2 melón limpio de semillas y preferentemente frío
  • 200 gr de jamón serrano en finas lonchas
  • hojas de brotes tiernos (espinacas y lechuga)
  • 8 palillos de madera para brochetas

Cómo preparar Brochetas de melón con jamón serrano

  1. Trocea el melón en cubitos no muy pequeños. La piel úsala como base de las brochetas para decorar.
  2. Envuelve cada dado de melón con 1/2 loncha o una entera dependiendo del tamaño e introdúcela hasta la base del palillo, continúa con un par de hojas de los brotes, luego pon otro dado de melón forrado de jamón serrano y otras dos hojas de lechuga, y continúa así hasta que completes la brocheta con unos 4 o 5 cubitos en total.
  3. Procede de igual manera con el resto. Coloca la piel cortada en medias lunas en el plato y corona con dos brochetas de forma transversal. Sirve en una fuente todas las brochetas o dos en platos individuales.

    brochetas de jamón y melón 2

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo. Tan fáciles y tan escandalosamente ricas, además de muy saludables. Aquí te dejo otro enlace de recetas ligeras y refrescantes.

 

Canelones de jamón con salsa de nata y queso

25 Abr

Hoy quiero compartir una receta de canelones diferente, ajustándome a los gustos de a quienes en casa no apasiona la carne picada con las pastas. He de aclarar que a mi me encanta la pasta a la bolognesa, pero también me gusta variar y complacer. Francamente en cuestiones de preferencias me resultaría muy difícil decidir: unos macarrones con tomate y chorizo, unos spaghetti carbonara o al frutti de mare, o unos fettucini con salsa pesto o a la putanesca, en fin muy vasta la cocina italiana para quedarse con tan solo un plato.

Una curiosidad es que aunque los canelones (caneloni) son una receta originaria italiana, no es allí donde más se consumen hoy día. Tengo entendido que es aquí en España, específicamente en Cataluña, donde más se comen, de hecho se han convertido en un plato típico de su gastronomía. El intercambio cultural entre los dos territorios facilitó su difusión, sobre todo en el siglo XIX, cuando los cocineros italianos de algunas familias burguesas en Barcelona introdujeron la receta, que más tarde se adaptó al gusto catalán.

En Cataluña los canelones no se dejan al dente, sino bien cocidos y después se gratinan un poco al horno. Otra diferencia entre los canelons de Sant Esteve, o canelones catalanes, respecto a los italianos, es que la carne es asada, se pasa luego por la sartén donde se hará el sofrito y posteriormente se pica, mientras que los canelones a la boloñesa, se preparan directamente con carne picada y mezclada con un sofrito con zanahoria y apio.

Para la receta de hoy de mis canelones preparé un relleno tipo bechamel más o menos espeso y para cubrirlos cociné una salsa de nata y queso de cabra al pimentón. Las láminas de pasta se cuecen dependiendo del fabricante, por ello es mejor guiarse por sus instrucciones. No obstante si sigues leyendo mi receta te daré unos trucos que si sigues al pie de la letra te quedarán unas láminas con las que conseguirás un buen resultado, sea cual sea el relleno que hayas decidido ponerle.canelones con salsa de nata

Ingredientes para preparar Canelones de jamón con salsa de nata y queso (para 10 canelones)

  • 10-12 láminas para canelones (2 de más por si alguna se rompiera o pegara)
  • 1 nuez de mantequilla (solo para engrasar el fondo de la fuente donde gratinaremos los canelones)

Para el relleno:

  • 90 gr jamón serrano en taquitos
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolleta
  • 1/4 pimiento rojo morrón
  • 3 dientes de ajo
  • 100 ml de vino blanco
  • 100 ml de leche
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada sopera de Maizena (harina de maíz)
  • 1 cucharadita de perejil seco o fresco
  •  pimientón de la vera
  • sal

 Para la salsa de nata y queso:

  • 200 ml de nata para cocinar
  • 100 ml de leche
  • 90 gr de queso de cabra al pimentón previamente rallado
  • sal
  • pimienta negra

Cómo preparar la salsa de nata y queso:

  1. Pon en un cazo pequeño la nata y la leche, sal pimenta a tu gusto y lleva a ebullición con el fuego muy bajo. Déjala que reduzca un poco para que espese y ponle la mitad del queso de cabra al pimentón rallado. Reserva la otra mitad para espolvorear más tarde sobre los canelones. Si la terminas antes de rellenarlos reserva la salsa caliente.

salsa de nata y queso

Cómo preparar el relleno de los canelones de jamón

  1. Trocea lo más finamente posible todos los ingredientes: zanahoria, pimiento rojo, cebolleta y dientes de ajo.
  2. En una sartén pon a calentar el aceite y a continuación agrega la cebolleta. Cuando empiece a transparentar introduce la zanahoria y el pimiento. Déjalo todo unos 5 minutos tapado para que el vapor ablande antes la zanahoria.
  3. Destapa e incorpora el jamón en taquitos, remueve bien, agrega la cucharada de maizena, y vuelve a remover para que la harina de maíz se dore y absorba todo el sabor.relleno para canelones 1
  4. Vierte primero el vino hasta que evapore un poco y a continuación la leche, agrega el pimentón y rectifica de sal.relleno canelones 2
  5. Tapa nuevamente y deja que cocine unos 10 minutos a fuego bajo a medio. Transcurrido el tiempo destapa y si no ha reducido lo suficiente deja cocinando hasta que espese y adquiera una consistencia que nos facilite el llenado de los canelones. Separa del fuego y deja atemperar mientras ponemos a cocer las láminas.  relleno canelones 3

Cómo cocinar y preparar los canelones

  1. Pon a calentar abundante agua con sal y ponle un chorreón de aceite una vez comience a hervir; a continuación echa las láminas una por una para que no se peguen. Déjalos 10 minutos (al dente) 12 minutos (bien cocidos). Una vez transcurrido el tiempo de cocción que prefieras, escurre de agua caliente las láminas, pon muy fría para evitar sigan cociéndose, y luego vuelve a escurrir.
  2. Coloca las láminas de los canelones en un paño de cocina limpio para que se escurran mejor.láminas de canelones escurriéndose
  3. Prepara un espacio donde rellenar los canelones. Yo utilicé la bandeja de horno forrada con papel de aluminio. De cuatro en cuatro y con una cucharada ve rellenando y enrollando las láminas.rellenando canelonescanelones rellenos
  4. Por último en una bandeja de horno previamente engrasada con la mantequilla ve colocando los canelones. Por último riego con la salsa de nata y espolvorea con el queso de cabra al pimentón que habíamos reservado. canelones en su salsa
  5. Introduce unos 5 a 8 minutos en el horno con la opción de grill encendida. Una vez dorado el queso, saca del horno, deja reposar unos minutos y a disfrutar.canelones gratinados

Arroz meloso con pistachos y dátiles

31 Mar

Para los que gustan del arroz como a mi, les traigo una propuesta 100% de mi inspiración. Es una receta a medio camino del risotto porque empleé un poco de mantequilla, pero pasé por alto el toque del queso. Seguro que si lo prueban no lo echarán en falta. Con sólo un puñado de pistachos tostados y unos dátiles sin huesos conseguirás un plato 10 en sabor y textura.

Resulta que buscando los ingredientes para hacer un risotto, me encontré que faltaba alguno, pero para bien encontré los que son protagonistas del arroz meloso de hoy. Con un toque dulzón proporcionado por los dátiles, es ideal para acompañar un segundo plato con algo más de sal, como unas brochetas de butifarra, por ejemplo, cuya receta podéis ver aquí, o simplemente un filete empanado de pollo.

Vamos entonces a por el delantal y pongámonos manos a la obra con este Arroz meloso con pistachos y dátiles.

arroz con pistachos y dátiles

Ingredientes para preparar Arroz meloso con pistachos y dátiles (para 2 personas)

  • 100 gr de arroz bomba (dos cucharones o cazos sin llenar)
  • 6 cucharones o cazos de caldo de pollo bien caliente (yo utilicé Gallina Blanca que tenía a mano)
  • 40 gr de mantequilla salada
  • 1 cebolleta
  • un puñado de pistachos tostados (unos 20)
  • 7-8 dátiles sin hueso troceados cada uno en 3 partes
  • 100 ml de vino de Jerez Fino (puedes utilizar otro fino o blanco)
  • 2 lonchas de jamón serrano y unas hojas de menta o perejil en su defecto para coronar

Cómo preparar Arroz meloso con pistachos y dátiles (para 2 personas)

  1.  En una cacerola de fondo amplio pon a calentar la mantequilla y cuando se haya derretido agrega la cebolleta picada en brunoise o cubitos bien pequeños.
  2. Una vez comience a tomar color agrega los pistachos y los dátiles. Fíjate en la foto a continuación.arroz pistachos y dát
  3. Un minuto después incorpora el arroz y remueve bien para se pringue bien con la mantequilla y a continuación vierte el vasito de vino, sube un poco el fuego y deja evaporar.arroz con pistachos
  4. Ahora echa el caldo de pollo y reserva un poco para después por si fuera necesario. Pon el fuego de bajo a media intensidad, tapa bien y deja unos 15-18 minutos. Cuando haya transcurrido un poco más de la mitad del tiempo remueve para que no se pegue y vuelve a tapar. Cuando haya absorbido el líquido, si está muy seco, riega con el caldo que habíamos reservado, retira del fuego y deja reposar unos pocos minutos antes de remover y servir. Ahora sí corona con una loncha de jamón y unas hojas de menta o perejil en su defecto, y listo para disfrutar.arroz con pistachos y dátiles 2

Este arroz, que no necesita más sal que la proporcionada por la mantequilla y el caldo de pollo, sorprenderá por su sabor. Encantará a quienes no incluyen en su dieta carnes si se prescinde del jamón, y aporta las proteínas y otros nutrientes necesarios. Los dátiles, imprescindibles en los caminos del desierto árabe, otorgan el punto dulzón a este arroz meloso,  y con unos pocos el resultado es palpable. Por otro lado, los pistachos complementan con su textura crujiente la composición de este plato. En conclusión, que es una delicia de arroz.

Para prepararlo para más personas, para 4 por ejemplo, sólo tener en cuenta doblar las cantidades y proporciones. Si te gusta el arroz prueba a preparar la siguiente de mis recetas: https://traslareceta.wordpress.com/2012/11/14/arroz-con-pollo-en-olla-arrocera/

Montaditos de Jamón y Huevos de Codorniz

1 Mar

Ya está aquí el fin de semana y si tienes algo que celebrar, o una reunión con los amigos, un partido de fútbol o simplemente una buena película, puedes ir pensando en unos ricos montaditos para acompañar una cervecita o mejor un vino tinto que mitigue el frío de estos últimos días. Sin complicaciones, por si no quieres salir de casa pero tampoco quieres enrollarte demasiado en la cocina.

Tan sencillo como tener a mano una barra de pan (el que prefieras), unos tomates maduros rallados, jamón serrano y huevos de codorniz. Vamos entonces manos a la obra.

la foto (21)

Ingredientes para preparar Montaditos de Jamón y Huevos de Codorniz (12 tostas)

  • 1 barra de pan
  • 90 gr de jamón serrano en lascas
  • 12 huevos de codorniz
  • 3 tomates de pera
  • aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • pimienta
  • sal

Cómo preparar Montaditos de Jamón y Huevos de Codorniz

  1. Lo primero que dejaremos listo es el tomate conque untaremos nuestras tostas. Lava bien los tomates, sécalos y pásalos por un rallador. Quita el exceso de agua que pueda tener el tomate pasándolo por un colador. Agrega entonces un diente de ajo previamente machacado y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. No pongas nada de sal. Ten en cuenta que luego pondremos jamón, el cual ya lleva su buena dosis.
  2. Corta el pan en rebanadas. Haz cortes un poco transversales para que las rebanadas salgan más grandes. Pon a tostarlas donde prefieras hasta que tomen color. Yo utilizo una parrilla donde tengo mayor espacio para colocarlas.
  3. Las lascas de jamón trocéalas un poco para que después sea más fácil comer la tosta y que no te lleves en la primera mordida todo el jamón.
  4. Cuando ya tengas el pan listo, unta con una capa generosa de tomate rallado, coloca encima un poco de jamón y ten listas todas para poner los huevos una vez los tengamos fritos.
  5. Los huevos de codorniz son pequeños y tienen una cáscara muy fina así que suele a veces ser un poco pesado abrirlos para freír, por eso yo no suelo golpearlos, sino con un cuchillo fino y bien afilado les hago un pequeño corte con cuidado de no pinchar la yemita y entonces abrirlo resulta mucho más fácil. Con una sartén antiadherente, el fuego bajo y unas pinceladas de aceite puedes freír de 4 en 4 los huevos de codorniz.
  6. Ve sacando según se vayan haciendo y corona cada tostada con un huevo frito de codorniz.

Puedes ponerle una pizca de pimienta y darle un golpe de calor en el horno o saltarte este último paso e ir directamente al asunto que nos concierne más. Disfrutarlas con quienes prefieras y acompañarlas de tu bebida preferida. Están de escándalo.

Coles de Bruselas salteadas con jamón

25 Feb

Uno de los productos de temporada de invierno es la col de bruselas. Perteneciente al grupo de las coles o repollos, esta especie en miniatura tiene un origen reciente. En el siglo XIX se popularizó su cultivo en una región de Bruselas, de ahí su nombre, y hoy se hace cada vez más popular su consumo en Europa, en los meses de invierno, gracias a sus altos valores nutritivos y su sabor característico.

Entre dulzón y un toque amargo al final, dependiendo de cómo se le cocine, esta hortaliza contiene múltiples cantidades de vitaminas sales minerales, como las Vitaminas C y las del complejo BBetacarotinaácido fólico y Calciopotasio, así como hierro. Por su bajo contenido calórico y alto en fibra, suele ser ideal para dietas de adelgazamiento o control de peso.

La forma en que la traigo preparada hoy está un poco enriquecida desde el punto de vista calórico, pero sigue siendo adecuada en una dieta de control de peso. El jamón le otorga la proteína que pueda faltar y puede convertirse en plato único o, en menor cantidad, en un primer plato. Como están de temporada, encontrarás las coles de bruselas mucho más baratas y serán de calidad sin dudas.

coles de bruselas con jamón

Ingredientes para preparar Coles de Bruselas Salteadas con Jamón Curado (para 2 personas)

  • 350 gr Coles de Bruselas
  • Agua con sal y 1 hoja de laurel
  • 90 gr de jamón curado a taquitos (yo usé serrano)
  • 1 cebolla mediana
  • 1 diente grande de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Coles de Bruselas Salteadas con Jamón

  1. Pon a calentar abundante agua con sal y una hoja de laurel y cuando llegue a ebullición agrega las coles de bruselas previamente lavadas y retiradas, si así procede, las hojas maltratadas exteriores. Deja cocer 10 minutos. Transcurrido el tiempo, retira del fuego, sácalas y déjalas refrescar en un plato.
  2. Mientras pela el diente de ajo y pica en finas láminas, haz lo mismo con la cebolla pero trocéala en cuadraditos.
  3. Pon el aceite de oliva a calentar y agrega el ajo. Antes de que puedan tostarse demasiado incorpora la cebolla y deja pochar.
  4. Cuando esté transparentada la cebolla agrega el jamón, sube un poco el fuego y tapa un minutito para que sude y no se pegue.
  5. Cuando ya haya tomado color el salteado agrega las coles de bruselas. Puedes ponerlas enteras, pero yo prefiero cortarlas a lo largo en dos mitades, y a su vez también las mitades en dos. Así puedo retirar con facilidad en tallito amarillento que es el que le da el amargor.
  6. Una vez incorporadas las coles es solo mezclar y saltear un par de minutos. Retira, sirve y disfrútalas calentitas en estos días de tanto frío.

Cómo veis es una receta super sencilla, rápida de hacer y nutritiva. Para empezar la semana sin muchas complicaciones está de maravilla. 😉

 

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga, Meditation.