Anuncios
Tag Archives: magro de cerdo

Ragout a mi manera o fricasé de cerdo

19 Ago
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La receta clásica de ragout de ternera no lleva patatas, pero esta versión con magro de cerdo que traigo hoy, llámese ragout o fricasé como en Cuba, va justo como más gusta en casa, con unas “papas” de guarnición cortadas en cachelos para que aporten a la salsa de este tipo de guisos el espesor y sabor más pronunciados. La zanahoria, los guisantes y tomates del ragout italiano tampoco faltan a esta receta, la cual podréis disfrutar con un arroz blanco desgranado o un buen trozo de pan para rebañar en la salsa. Es un plato de cuchara pero que podemos compartir también este verano con una cerveza bien fría o un vino fresquito.

¿Te apetece preparar esta receta, donde la fusión tiene la última palabra? Las claves, el adobo cubano de la carne, y la elaboración de la salsa a la italiana las tienes aquí mismo en el paso a paso de la receta. Si además te anima la idea de preparar un fricasé de pollo a la cubana no dejes de pinchar en el enlace anterior. La propuesta de hoy tiene dos maneras de prepararse: una más rápida que termina de cocinarse en la olla a presión en solo 8 a 10 minutos, y otra con menos prisas en cazuela tradicional.

Ingredientes para preparar Ragout a mi manera o fricasé de cerdo (4 personas)

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  • 700 gr de magro de cerdo
  • 4 tomates de pera bien maduros (400 gr de tomate troceado o triturado de bote)
  • 250 ml de caldo de carne (+ otro poco si fuera necesario para cubrir)*
  • 3-4 patatas de guarnición (de las pequeñitas) troceadas en cachelos
  • 1 zanahoria grande en rodajas o medias lunas
  • 1 taza (250 ml) de guisantes finos (yo utilicé congelados)
  • 1 cebolla finamente picada
  • 1 pimiento verde italiano
  • 1/2 pimiento rojo
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de tomillo (opcional)
  • 1 hoja de laurel
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal

*Si no tienes preparado caldo utiliza una pastilla de caldo de carne Gallina Blanca 100% natural de la forma que te explico más adelante en el cómo preparar…

Para el adobo (marinado) de la carne:

  • 100 ml de vino blanco
  • 100 ml de zumo de naranja y lima o limón
  • 2 dientes de ajo majados
  • 1 cucharadita de cominos
  • pizca de pimienta negra
  • sal
  1. Mezcla el vino blanco con la naranja y la lima o limón.
  2. Maja en un mortero los ajos con el comino y una pizca de sal para que no salten los ajos hasta que esté todo bien integrado en una pasta.
  3. Sazona la carne con sal y pimienta primero y luego úntala bien con el majado, riega por último con la mezcla de vino y zumo. Tapa bien con film transparente
  4. Deja la carne en adobo al menos 2 horas. Si prefieres hazlo la noche anterior para preparar la receta posteriormente.

*Puedes saltarte el adobo y preparar la carne sazonándola con sal y pimienta en el momento de su cocción. En ese caso utiliza la misma cantidad de vino del adobo para preparar la salsa.

Cómo preparar Ragout a mi manera o fricasé de cerdo

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Deja a punto todas las verduras: el tomate escaldado, pelado y troceado en caso que los uses de forma natural; la zanahoria pelada y cortada en rodajas o medias lunas si prefieres; la cebolla en brunoise muy fina; los dos tipos de pimientos en cubitos del tamaño que prefieras. Con el ajo, el comino, el orégano y tomillo haz un majado y reserva (si no tienes preparado caldo de carne puedes añadir a este majado una pastilla de Caldo de Carne Gallina Blanca 100% natural)

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  2. En la olla a presión o tradicional (la que decidas) pon a calentar el aceite de oliva y dora la carne previamente escurrida a fuego alto en dos o tres partes o tandas para que selle y tome color. Retira y reserva hasta que esté toda dorada.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. En el mismo aceite ya con el fuego bajo añade la cebolla y raspa o desglasa el fondo para que los jugos y sabores de la carne se fundan con los de la verdura. Una vez pochada la cebolla añade los dos tipo de pimientos, pon una pizca de sal y la hoja de laurel y deja que se ablanden durante unos 5 minutos. Es el momento de añadir el adobo de la carne o en su defecto el vino blanco y dejar evaporar.
  4. A continuación añade los guisantes y el tomate bien troceadito más otra pizca de sal y deja sofreír hasta que el tomate se haya integrado bien.
  5. Incorpora la carne ya dorada que tenías reservada, las patatas y la zanahoria, añade el caldo de carne (misma cantidad de agua en caso de que hayas empleado la pastilla en el majado) y el majado de ajo con las especies que reservamos anteriormente.
  6. Fíjate que haya suficiente líquido para cubrir la carne, sino es así añade un poco más de caldo o agua, revuelve y deja cocinar unos 25 a 30 minutos a fuego medio si es en olla tradicional o en caso de que emplees la olla a presión unos 8 a 10 minutos contados una vez haya comenzado a liberar el vapor. En este último caso deberás poner el fuego al máximo para que alcance la presión pero una vez conseguido no tardes en bajarlo a media intensidad no vayas a terminar quemando todo.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo! Sirve y espolvorea en el último momento con perejil. Recuerda que puedes acompañar este guiso de carne con un arroz blanco desgranado o de un buen trozo de pan para rebañar la salsa. Hasta otro encuentro, os dejo disfrutar de esta receta que, como plato único, os va a dejar satisfechos y con ganas de repetir pronto.

 

Anuncios

Arroz con garbanzos y sorpresa ibérica

30 Mar
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En más de una oportunidad he publicado sin peros que valgan lo mucho que nos gusta el arroz en casa. Lo mejor de todo es que siempre encuentro, como seguramente muchos harán, una manera de prepararlo para disfrute de todos. Esta vez he montado un arroz, con unos añadidos que he denominado sorpresa ibérica. Sin dudas un presente de la tierra española: el más sabroso chorizo tradicional, magro de cerdo ibérico y garbanzo Pedrosillano: una variedad de calidad más pequeña que otros granos de esta misma legumbre. El resultado un plato completísimo, lleno de sabor y fácil de hacer si no os perdéis el paso a paso de siempre.

Con esta receta comerán hasta seis personas, raciones equilibradas que podréis servir con una ensalada o con unas “mariquitas” o chips de plátano como he puesto yo a la mesa. Si os parece buena la idea, pongámonos ya manos a la obra con nuestro Arroz con garbanzos y sorpresa ibérica. Ten en cuenta que el proceso comienza un poco antes, o para ser exactos la noche anterior, ya que tendremos que poner en remojo nuestra legumbre y marinar el cerdo. Aunque haya utilizado algunos ingredientes específicos como el garbanzo Pedrosillano o el cerdo, podréis utilizar el que prefieras o consigáis más fácilmente.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Arroz con garbanzos y sorpresa ibérica

  • 2 tazas (200 ml) de arroz Brillante Sabros
  • 250 gr de garbanzos secos Pedrosillano
  • 400 gr magro de cerdo (masa sin grasa)
  • 1 trozo de chorizo largo tradicional (unos 90 gr)
  • 1 hueso pequeño de jamón garrón
  • 1 1/2 cebolla
  • 5 dientes de ajo para el adobo + 3 para cocer los garbanzos
  • zumo de 1 lima + zumo de 1 naranja
  • 1 pimiento verde italiano
  • 1/2 pimiento rojo morrón
  • 2 ramitas de cilantro (una para decorar y otra finamente picada)
  • 2 cucharadas de perejil fresco
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de azafrán (puedes utilizar unas hebras previamente hidratadas en poco caldo de los garbanzos)
  • 1 cucharadita de cominos
  • 2 hoja de laurel
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta negra
  • 1 1/4 litro de agua

Cómo preparar Arroz con garbanzos y sorpresa ibérica

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. La noche anterior deja marinada la carne de cerdo, para lo cual maja en un mortero 5 dientes de ajo con una pizca de sal y la pimienta negra. Cuando tengas todo bien majado (machacado) como una pasta añade el perejil y el zumo de la lima y la naranja, mezcla bien con una cuchara y unta bien la carne con este adobo. Tapa muy bien con papel film y guarda en la nevera.
  2. En una fuente coloca los garbanzos secos, pon abundante agua y déjalos en remojo toda la noche.
  3. Al otro día, en una olla a presión coloca los garbanzos escurridos del agua de remojo, añade un litro y algo más de agua nueva, sal, el comino, la hoja de laurel, el pimentón dulce, 3 dientes de ajo sin pelar, la media cebolla sin cortar y el hueso de jamón, tapa y en cuanto comience a liberar el vapor cuenta unos 17-19 minutos. Ten en cuenta que el grano no podrá estar desbaratado porque después va a terminar de coger el punto junto con el arroz, de ahí este tiempo de cocción en la olla algo más corto de lo habitual. Una vez transcurrido el tiempo y liberada toda la presión, separa los granos del caldo, desecha la cebolla, los ajos y la hoja de laurel. Chequea que tengas un litro del caldo.
  4. En una sartén caliente con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra dora a fuego vivo la carne hasta que esté dorada. Baja el fuego a medio y agrega si está muy seca la otra cucharada de aceite. Incorpora la cebolla picada en brunoise o cubitos muy pequeños y después añade los dos pimientos troceaditos. Deja que se hagan por unos 5-8 minutos.
  5. Añade el chorizo en rodajas finas a la carne con el sofrito y deja por un par de minutos más. Pasa a una cazuela gruesa con tapa, añade el arroz, saltea para que se impregnen bien de los sabores y a continuación añade el litro de caldo de garbanzos previamente colado, añade el azafrán, otra hoja de laurel y dos tazas de granos de garbanzos bien escurridos (la misma de la medida del arroz) , rectifica de sal, tapa y deja cocer por unos 20 minutos o hasta que haya embebido todo el líquido. Separa del fuego, añade cilantro fresco finamente picado, deja reposar 8 minutos sin tocar y pasado el tiempo remueve, sirve enseguida y decora con unas hojitas de cilantro.

Listo. Recuerda que puedes servir este arroz con una ensalada verde y freír unos chips de plátano verde o mariquitas para disfrute de todos. Espero que disfrutéis tanto de este arroz con garbanzos y sorpresa ibérica como lo hemos hecho en casa. Aquí os dejo otros dos enlaces en los que encontraréis otras formas de preparar arroz. Feliz inicio de semana.

Arroz Plebeyo: receta fácil y económica

21 Abr

Dice mi novio que ningún plato entre cuyos ingredientes se cuente el chorizo puede pertenecer de manera alguna a la realeza. De ahí el nombre con que hemos bautizado este arroz que preparé el fin de semana. Iba a llamarle arroz con suerte, un guiño a aquellos arroces en los que tuvimos que bucear literalmente para poder encontrar “la suerte”. Muy bien lo conocen quienes estuvieron becados alguna vez en Cuba.

Para aquellos que no tienen por qué conocerlo, les cuento que se trataba de un arroz cocinado en grandes cantidades (para comedores de escuelas multitudinarias) y con muy pocos ingredientes que lo enriquecieran. A pesar de los pesares era una de las mejores opciones que teníamos, al menos para quienes preferimos el arroz, con suerte o sin ella.

El arroz que preparé este fin de semana puede ser considerado para plebeyos, pues los ingredientes que empleé son económicos en una tierra tan rica gastronómicamente hablando como España y donde la crisis ha hecho que se coma de acuerdo a los ajustes del bolsillo. Chorizo, jamón de york y magro de cerdo (masitas sin grasa), así como un poco de verde: pimiento italiano o pimiento para freír y champiñones. Muy poquito de cada uno, quién podrá decir aquí en España que no es plato para cualquier bolsillo. No obstante, como la mayoría de los platos tradicionales, cocinados con ingredientes baratos pero de calidad, está para chuparse los dedos.

El arroz bomba u arroz redondo que utilicé para esta receta para plebeyos, el Brillante Sabroz, mucho tuvo que ver en el éxito de la receta. Ya había escuchado en más de una oportunidad hablar muy bien de él, pero como no soy de dejarme atrapar por los comerciales, no me había decidido a comprarlo. Lo cierto es que he logrado un resultado superior al obtenido con cualquier otro arroz de este tipo. No se pasa, soporta mucho líquido y tiene la exquisita cualidad de absorber todo el sabor que le pongamos.

Y ahora sí, si he logrado despertaros el apetito, les presento mi Arroz plebeyo.

Arroz Plebeyo

Ingredientes para preparar Arroz Plebeyo (para 4 personas)

  • 1 taza de arroz Brillante Sabroz
  • 3 tazas (la misma con que mediste el arroz) de caldo de verduras (o lo preparas tú o puedes comprarlo, en cuyo caso siempre aconsejo Gallina Blanca 100% natural)
  • 5 cucharadas soperas de aceite de oliva (100 ml aproximadamente)
  • 4 dientes de ajo
  • 200 gr de magro de cerdo
  • 80 gr de chorizo tradicional picante (si prefieres puedes usar uno sin picante)
  • 80 gr de jamón de York
  • 2 pimientos verdes italianos o pimientos para freír
  • 1 lata de champiñones
  • 1 hoja de laurel
  • 1/2 cucharadita de azafrán en polvo o puedes utilizarlo en hebras
  • pimienta negra
  • sal

Cómo preparar arroz plebeyo (para 4 personas)

  1.  Primeramente salpimenta las masas de cerdo, pon a calentar un chorrito de aceite en una sartén y una vez bien caliente (fuego alto) incorpóralas. Una vez selladas y bien doradas baja el fuego y déjalas que cocinen un poco más dentro. No te pases porque luego terminarán de hacerse con el arroz.
  2. Pela y trocea en láminas finas el ajo e incorpóralos a la sartén con el cerdo. Cuando comiencen a dorar los ajos, antes de pueda quemarse, agrega los pimientos troceados en aros, espera un par de minutos y luego sigue con el chorizo en medias lunas pequeñas y por último el jamón de york troceado como prefieras.
  3. En una sartén grande con tapa o paella vierte el resto del aceite y pasa los ingredientes que ya teníamos al punto, más la hoja de laurel. Pon a fuego medio. Incorpora la taza de arroz y remueve para que se pringue con el aceite y todos los ingredientes. Ahora vierte las 3 tazas de caldo (no tiene que estar caliente, basta con que esté a temperatura ambiente), pon el azafrán y la lata bien escurrida de champiñones y remueve. Rectifica la sal pero si el caldo ya tiene no pongas ninguna porque ya los ingredientes van sobrados.
  4. A fuego medio, en caso de sartén tapada, deja cocer unos 15 minutos, más o menos. Cuando haya absorbido el caldo, separa del fuego y deja reposar unos 5-7 minutos. Casi siempre suele quedar un poco de caldo que luego el arroz absorbe completamente una vez lo remuevas después de haber estado en reposo. Ahora sí lleva a la mesa y a disfrutar.arroz plebeyo 1

Cuando estés cocinando un arroz tipo paella no lo remuevas durante la cocción. Hazlo cuando pongas el arroz en crudo y luego una vez lo hayas dejado reposar. Dependiendo del tipo de arroz, tendrás que utilizar más o menos cantidad de líquido. Un arroz bomba siempre pide más agua o caldo. Otro consejo tiene que ver con el recipiente que vayas a utilizar. Las paellas o arroces de esta naturaleza, con varios ingredientes, necesita espacio de fondo, así que si utilizas una sartén de mayor diámetro y baja de paredes, obtendrás los resultados deseados.

Si quieres conocer algunos trucos para cocinar un arroz exitoso, pincha aquí. Otros dos enlaces que puedes visitar, con otras dos propuestas de arroz, las tienes aquí y aquí.

Carcamusas toledanas

28 Nov

Hace un par de fines de semanas, fuimos a visitar, otra vez, Toledo. Una ciudad con el encanto perdurable de los años, una ciudad que no renuncia a su identidad medieval y que cada vez que me acoge me sobrecoge.  Esta vez, aupados por el fresco y el hambre, fuimos a parar a un bar cafetería, de esos que te encuentras en el más insospechado sitio del territorio español, donde mi novio y yo quisimos probar alguno de los platos típicos de la región. Nunca solemos pedir lo mismo. Así siempre terminamos probando de los dos. Pero como ya era tarde tuvimos que conformarnos con el único que quedaba.

Entre el Venado en Salsa, el Asadillo Manchego y las Carcamusas, no nos quedó otra que ésta última. Pero qué suerte la verdad. Estaban para chuparse los dedos. Tanto que me quedé con la idea de repetir pronto revoloteando en la cabeza. Y como ese mismo día regresamos a casa, pues me llevé conmigo la manera de poder volver a disfrutar de unas Carcamusas, esta vez en mi cocina.

Como es un plato típico de pueblo, económico, los ingredientes son muy fáciles de encontrar. De hecho se hace con un poco de cada y según encontremos más o menos en la despensa. Ojo con que ésta sea la receta definitiva. Para nada lo pretende. Es una receta que encontré en un folleto turístico informativo de Toledo. En fin que sin darles más vueltas, voy a la concreta. ¿Qué les parece si nos ponemos el delantal?

Ingredientes para hacer Carcamusas Toledanas

  • 1/2 kg de magro de cerdo para guisar (pídele al carnicero que los trozos sean pequeños)
  • 120 gr de chorizo picante
  • 100 gr de jamón serrano en taquitos o en su defecto 4 lonchas de panceta o bacon bien picaditas (lo que tengamos a mano)
  • 100 ml de vino blanco
  • chorro de ron (opcional)
  • 100 ml de caldo de carne (Gallina Blanca tiene menos grasa, sal y según dicen natural)
  • 280 gr de tomate frito o un bote de los pequeños
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 lata escurrida de guisantes
  • 2 cucharaditas de pimentón
  • sal

Cómo hacer Carcamusas Toledanas

  1. En una sartén, a fuego alto, sellar y dorar el magro de cerdo. Podéis poner algo de sal pero tengan en cuenta que algunos de nuestros ingredientes ya llevan, así que mucho ojo no os paséis.
  2. En una cazuela de barro (a falta de una de éstas, en la sartén en que doramos nuestra carne) calentamos las 3 cuacharadas de aceite de oliva e incorporamos el ajo en rodajas finas y la cebolla en brunoise o daditos muy pequeñitos, a fuego medio.
  3. Una vez pochada la cebolla agregamos el jamón o bacon y el chorizo picante y dejamos unos dos minutos.
  4. Transcurrido el tiempo incorporamos la carne de cerdo que habíamos dorado previamente y mezclamos todo.
  5. Es tiempo de sumar el ron, dejar evaporar el alcohol, y a continuación el vino blanco y el caldo de carne. Ponemos el pimentón y dejamos otros 2 ó 3 minutos.
  6. Casi como colofón agregamos el bote de tomate frito mezclamos, tapamos y dejamos a fuego medio a bajo durante 15 ó 20 minutos más.
  7. Transcurrido el tiempo agregamos los guisantes escurridos y si aún la salsa no ha espesado destapamos y dejamos secar unos minutos más siempre bajo supervisión.

A mi me encanta la salsa para ponerle un poco al arroz o al final rebañar el pan. Y esta salsa está de lujo, prometido. Podéis acompañar estas carcamusas con unas patatas como más os gusten o un arroz blanco a mi manera. Yo además del arroz le puse un plátano maduro, rezagos de mi niñez a los cuales no renunciaré jamás. No me puedo privar de un platanito cuando tengo un plato con salsa y arroz en mi mesa :).

Lo de sellar la carne antes de hacer cualquier guiso es un truco que aprendí de otros cocineros. Cuando procedemos así, sobre todo si vamos a cocerla después en una olla de presión, garantiza que nuestra carne no se deshidrate (que guarde todos sus jugos) y a la vez quede apetitosamente dorada y mucho más agradable a la vista. Al final lo que entra por la boca tiene que entrar primero por los ojos.

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.