Anuncios
Tag Archives: calabacín

Lunette di zucchini: Ginos en casa

6 Nov
calabacinesempanados

Lunette de Zucchini o Calabacines empanados al horno. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Por estas latitudes tenemos un restaurante italiano, forma parte de una cadena en realidad, Ginos, al que una que otra vez solemos recurrir. En el último cumpleaños nos reunimos allí algunos amigos y disfrutamos, entre otros platos, de unos ricos Lunette di zucchini, calabacines en tempura con queso parmesano, que me propuse improvisar en este rincón extendido de mi cocina.

Se trata de una versión muy libre. En sustitución de la tempura y la fritura convencional opté por una mezcla de pan rallado con ajo, perejil y queso parmesano y el horno como método de cocción. La salsa tampoco tiene que ver con la salsa toscana con que acompañan los calabacines en Ginos. Hice uso de la despensa y terminé montando una salsa de tomate con queso fundido.

Por último adelantar que se trata de una receta muy sencilla, fácil para todos y sobre todo una manera muy rica y atractiva de presentar los vegetales, sobre todo para niños y renuentes a consumirlos.

Ingredientes para preparar Lunette de Zucchini o Calabacín empanado (2-4 personas)

  • 1 calabacín cortado en finas rodajas
  • 1 huevo batido
  • 1 taza de pan rallado
  • 1 taza de queso parmesano finamente rallado
  • 2 cucharadas de ajo en polvo
  • 1 cucharada de cebolla en polvo (opcional)
  • 2 cucharadas de perejil seco
  • sal
  • aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Lunette de Zucchini o Calabacín empanado al horno

pasoapasocalabacines

Calabacines empanados al horno. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

  1. Corta en rodajas finas los calabacines y salpimenta.
  2. Bate el huevo y pon una pizquita de sal.
  3. En otro recipiente mezcla el pan rallado, el ajo, la cebolla, el perejil, el queso y otra pizca de sal.
  4. Prepara la bandeja del horno con una hoja de papel para hornear o de aluminio. Pon un chorrito de aceite de oliva y con un pincel distribuye por toda la superficie.
  5. Pasa las lunas o rodajas de calabacín primero por el huevo batido y luego por la mezcla de pan y queso rallado.
  6. Coloca sobre la bandeja de horno y finalmente riega con un hilo de aceite de oliva.
  7. Hornea a 180 grados Celsius hasta que estén dorados por unos 30 minutos aproximadamente.
  8. En lo que se cocinan prepara una salsa de tomate frito con queso fundido o elige cualquier otra que te parezca adecuada o tengas a mano.
ginos_en_casa

Calabacines empanados al horno. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Para acompañar una comida o cena de inspiración italiana o simplemente para picar con una cerveza fría o un vino blanco. ¡Qué aproveche!

Anuncios

Crema de calabaza al curry con pan frito de cebolla

19 Jun
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hoy traigo una crema de calabaza al curry con pan frito de cebolla que estoy segura os va a encantar. Se trata de otra receta ligera, apta para todos los públicos y el verano, porque podremos tomarla templada e incluso fresquita de la nevera para apaciguar los calores y alimentarnos de una manera sana y equilibrada.

Vamos a ponerle más sabor porque no coceremos simplemente los ingredientes, sino que los sofreiremos con un chorreón de aceite de oliva virgen extra antes de ponerle el caldo, para que terminen de ablandarse tanto calabaza como calabacines. Nos aportará las vitaminas, minerales y fibras presentes en las verduras, y si nos saltamos el pan frito será más apta para regímenes de adelgazamiento y también para celíacos.

Después de probar la crema de calabaza de JaviRecetas hace ya algún tiempo me pareció apropiado presentarles esta especie de versión con inspiración propia que no defraudará a quienes gusten de este tipo de sopas. Los ingredientes que lleva hacen de este plato una propuesta además de sana y rica, económica, fácil y rápida.

Ingredientes para preparar Crema de Calabaza al curry con pan frito de cebolla

  • 500 gr de calabaza
  • 1 calabacín grande
  • 1 cebolleta grande o 2 (puedes utilizar cebolla)
  • caldo de verduras (si no tienes preparado diluye 1 pastilla de caldo Gallina Blanca 100% natural en 500 ml)
  • 1 cucharada colmada de curry amarillo
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra recién molida
  • sal
  • pan de cebolla frito (un puñadito opcional)
  • taquitos de jamón serrano o ibérico (opcional)

Cómo preparar Crema de Calabaza al curry con pan frito de cebolla

  1. Corta en cubos no muy grandes la calabaza, así como la cebolla y el calabacín. Trocea en láminas el ajo.
  2. Calienta en una olla que puedas tapar después las tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y añade el ajo laminado. Antes de que pueda tostarse demasiado añade la cebolla con una pizca de sal.
  3. Una vez haya transparentado la cebolla suma la calabaza y el calabacín, pon otro poco de sal y deja que se sofría todo unos 5 minutos.
  4. Incorpora la cucharada colmada de curry, remueve un poco para que se mezcle bien y añade caldo hasta que queden cubiertas las verduras sin pasarte. Reserva otro poco de caldo por si a la hora de licuar todo necesitaras más dependiendo de cómo prefieras la crema, espesa o más ligera. Deja cocinar unos 15 minutos o hasta que al pinchar con un tenedor la calabaza esté suave.
  5. Separa del fuego, añade una pizca de pimienta negra recién molida, deja refrescar y luego pasa todo por la batidora hasta que obtengas una mezcla pareja y sin grumos. Aquí es donde decides poner más caldo o no y rectifica de sal.
  6. Sirve con el pan frito de cebolla, unos tropezones de jamón de forma opcional y un hilo de aceite de oliva para coronar la presentación.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

El pan de cebolla frito lo venden en algunos supermercados, pero si quieres puedes hacerlo en casa triturando una cebolla con una pizca de sal y medio dientecillo de ajo y untando con esta preparación una barra de pan normal previamente cortada en rebanadas. Después de hornearlas y conseguir unas deliciosas tostadas puedes pasar a freírlas en aceite de oliva. Aunque si ponen aceite de oliva a la cebolla triturada antes de hornear el pan te habrás ahorrado este último paso y además estarán igual de sabrosas y más saludables.

Si no te gusta el jamón, puedes saltar este ingrediente o sustituir por daditos de jamón york u otro ingrediente que te guste. Si se te ocurre alguno, no dudes en compartir. Listo, dejo ya que se pongan manos a la obra con esta receta rica, fácil y saludable.

Crema de calabacín con semillas de chía: templada para los días de verano

21 Ago
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La chía es quizá tan antigua como el lino o el sésamo, pero lo cierto es que hasta hace muy poco su empleo era apenas conocido y hoy ha cobrado un auge tremendo,  sobre todo fuera de sus fronteras naturales. Y nos alegra en esta otra parte del planeta que así haya sido porque sus beneficios no son pocos. Tengo que reconocer que la primera vez que probé estas semillas de chía, más que diluidas hinchadas en un vaso de agua para contrarrestar los efectos de cansancio y deshidratación ante una carrera larga, no fue para nada de mi agrado, pero en elaboraciones como esta crema de calabacín que os traigo hoy, seguramente querrán incorporarla a vuestra alimentación regular conociendo su efecto positivo directo sobre la salud.

Tomar las semillas de chía con otros alimentos complementa y completa nuestras necesidades de vitaminas, minerales y proteínas. Para aquellos que están a régimen y quieren controlar el apetito es ideal ya que sacian antes y reducen los antojos a la larga. El por qué se debe a que absorben diez veces su peso en agua; al combinarlas con líquidos forman una gelatina que produce la sensación de saciedad y que de paso ayuda a conseguir en algunas elaboraciones consistencias más densas, respetando los sabores gracias a su suavidad, como en el caso de la receta de crema de calabacín de hoy.

Excelentes fuente de fibra y antioxidantes, las semillas de chía poseen además altos valores en calcio, proteínas y los bien conocidos y aliados anticolesterol y antitriglicéridos, ácidos grasos omega 3 ciento por ciento de origen vegetal. Aunque hay pocos estudios científicos realizados que avalen el impacto en humanos de sus propiedades, lo cierto es que su uso generalizado por deportistas de alto rendimiento ha coadyuvado en que sean cada vez más los que prueban este alimento, disponible en la mayoría de los herbolarios del mundo y cuyo consumo tenían en tercer lugar los antiguos pobladores de México, tras el maíz y los frijoles.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Crema de Calabacín con semillas de chía (4 personas)

  • 2-3 calabacines grandes (yo empleado uno solo de la huerta que pesaba por 3)
  • 400 ml de caldo de vegetales
  • 1 cebolla
  •  1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de semillas de chía
  • 1 cucharada de queso parmesano en lascas por comensal (opcional)
  • pimienta
  • sal

Cómo preparar Crema de Calabacín con semillas de chía

  1. Lava muy bien los calabacines a los que dejaremos esta vez la piel (si no te gusta puedes pelarlos) y corta en trozos no necesariamente pequeños.
  2. Pon a calentar el caldo de vegetales en una olla con tapa (si no tienes hecho disuelve una pastilla de caldo de vegetales Gallina Blanca o bien utiliza solo agua con algo de sal) y una vez alcance la ebullición añade los calabacines y tapa. Deja cocer unos 6 a 8 minutos hasta que estén hechos pero no desbaratados. No importa que veas poco caldo, porque con el vapor y el agua que sueltan los calabacines se harán y tendrán la consistencia apropiada.
  3. Uno o dos minutos antes de terminar añade la cebolla en trozos grandes y el diente de ajo pelado.
  4. Transcurrido el tiempo de cocción de los calabacines separa del fuego, agrega las semillas de chía y una vez haya reposado unos minutos (verás como las semillas doblan su tamaño y espesan el caldo)  pasa por la batidora hasta que esté todo perfectamente integrado.
  5. Prueba y rectifica de sal si fuera necesario y estará lista para servir coronada, opcionalmente, con una cucharada de queso parmesano en lascas pequeñitas .
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Esta es una crema que puedes consumir lo mismo en invierno acabada de hacer bien calentita o en verano, templada o incluso fría como se tomaría un gazpacho. Las semillas completan nutricionalmente cualquier preparación en la cual las empleemos y además, por su sabor muy suave, no variará en nuestro paladar cualquier elaboración a la que estemos acostumbrados. Comienza a pensar en estas semillas como aliadas si quieres rebajar peso o simplemente para controlar lo que comas y mantenerte sobre todo saludable.

¿Te apetece probar otra crema de calabacín, también ligera pero con otra manera de preparar? Pinc

ha AQUÍ. Que quieres elaborar en casa un pan muy fácil y nutritivo con semillas muy ricas como la chía, haz click también AQUÍ.

Cous-cous con verduras

31 Ene

Últimamente me ha dado por preparar cous-cous o cúscús. Antes de llegar a España no sabía lo que era. En realidad España me ha abierto un horizonte, en lo que a gastronomía se refiere, inmenso, rico, maravilloso. Y no es que el cous cous sea propiamente dicho un alimento típico español, pero fue muy popular durante tres siglos aquí, hasta que con la expulsión definitiva de los árabes, se dejó de producir.

No es que haya dejado de existir completamente, pero la cultura bereber se llevó consigo la mayor parte de lo que antes había traído. En el sur de España se consumía y producía, en Andalucía particularmente, donde se habla en antiguas referencia bibliográficas de un plato alcuzcuz. Por suerte, algo de aquello quedó y hoy enriquece la dieta mediterránea; es fundamental en la cultura culinaria de países del norte de África como Marruecos, Argelia, Libia, Túnez, Egipto, entre otros. En Europa es muy popular en Sicilia, cuya especialidad es preparado con pescados y donde se celebró en 2012 un Cous Cous Festival.

En Estados Unidos se le conoce simplemente como una variedad de pasta, porque ciertamente pasta es. El cúscús se hace tradicionalmente con sémola de la parte dura del trigo, molida de tal manera que no se ha llegado a convertir en harina. A la hora de prepararlo, hay tantas maneras como ingredientes. Dependiendo del lugar donde se prepare, podemos encontrarlo acompañando carnes como pollo o cordero, pescados, e incluso con vegetales, como la receta que les presento a continuación. A mi me gusta incluso sólo, sin nada más que una cucharada de mantequilla. 🙂

la foto (8)

 

Ingredientes para preparar cous cous con verduras (4 personas)

  • 250 gr de cous cous
  • 250 ml de agua o caldo de verduras
  • 1/2 calabacín
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/4 cucharadita de cilantro molido
  • 1/2 lata de maíz dulce
  • sal

Cómo preparar cous cous con verduras (4 personas)

  1. Disponte a dejar preparadas nuestras vegetales. Pela la cebolla y el ajo, raspa la zanahoria y lava bien el calabacín y los ajíes a los que dejaremos intacta la piel. Corta en rodajitas los dientes de ajo, la cebolla en brunoise o cubitos pequeños, los ajíes en dados no muy grandes, la zanahoria en medias lunas finas y por último el calabacín en dados.
  2. Por a calentar el aceite en una sartén y ya caliente pon el ajo y la cebolla con un poco de sal hasta que se ablande, agrega el cilantro, mezcla, y a continuación incorpora la zanahoria y los dos tipos de ajíes. Tapa y deja unos 5 a 10 minutos.
  3. Cuando la zanahoria esté blanda (no tiene que deshacerse) agrega el calabacín y otra pizca de sal y sigue cociendo, ahora destapado, hasta que esté hecho el calabacín.
  4. Retira del fuego, suma el maíz y ponte a preparar el cous cous en el último momento.
  5. En una cacerola pon el agua con sal o el caldo de verduras (yo utilicé el caldo sobrante de unas verduras que había preparado anteriormente y que tenía guardado, pero si tienes una pastilla de caldo de vegetales disuelve la mitad en 250 ml de agua sin nada de sal) y lleva a ebullición.
  6. Retira del fuego el agua o caldo, vierte el cous cous, remueve bien hasta que haya bebido toda el agua y pon otra vez en el fuego bajo unos dos o 3 minutos más.
  7. Mezcla el cúscús con las verduras o bien sirve en un plato el cous cous, abre un espacio en el centro y ocupa éste con las verduras.

Francamente delicioso este cous cous, muy nutritivo y saludable. Y ya ven lo sencillo que es de preparar. Hasta mi novio ya se había aventurado en su elaboración en más de una ocasión, y sin grandes complicaciones, siempre logró quedar bien. Hasta los menos duchos en materia de cocina pueden obtener un 10 con esta receta o con cualquier otra cuya base sea el cúscús.

Espero les haya dejado un poquito con las ganas de comer esta rica pasta acompañada con lo mejor de la dieta mediterránea. Nos vemos pronto.

 

 

 

Crema de Calabacines: receta fácil y saludable

26 Nov

Para comenzar la semana compensando cualquier exceso del fin de semana, les traigo esta deliciosa crema de calabacines, tan fácil de hacer, saludable e igualmente deliciosa. Ya sabemos de sobra, nos lo tienen bien machacado, que los productos que más nos gustan son casi siempre una bomba de tiempo para nuestro organismo. También sabemos que lo mejor es tener una dieta balanceada donde primen las frutas y verduras sobre las grasas, carnes rojas y los azúcares. Yo no me privo de ninguno. La cuestión es saber equilibrar la balanza y sobre todo sacarle mejor partido a aquello que ciertamente nos beneficia.

A veces por facilismo, falta de tiempo o un poco de imaginación renunciamos a todo el sabor que podríamos sacarle a un par de calabacines, a un manojo de brócoli o unas judías verdes planas. A mi me encantan todos sin excepción y busco la forma de prepararlos de distinta manera, más allá de la simple cocción en agua, donde se quedan todos sus minerales y vitaminas.

Hoy vamos a preparar una crema de calabacines que a los peques les encantará y a los mayores también, claro está. Y aunque vamos a agregar algún que otro ingrediente con más salero, seguirá siendo una receta perfecta para aquellos que están sometidos a una dieta de adelgazamiento o de control de peso, ya que el calabacín tiene muy poco aporte calórico, debido a que su composición fundamental es el agua.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para Preparar Crema de Calabacines para 4 personas

  • 2 Calabacines grandes
  • 1 zanahoria grande o 2 pequeñitas
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • unas hojas de cilantro
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 pastilla de caldo de pollo diluida en 500 ml de agua
  • 3 porciones de quesitos para fundir tipo La Vaca que Ríe light
  • sal y pimienta al gusto

Cómo preparar nuestra Crema de Calabacines

  1. Cortamos nuestras verduras en trozos (no tienen que ser muy pequeñas porque más tarde vamos a triturar todo).
  2. Ponemos a calentar nuestras 3 cucharadas de aceite en una sartén profunda donde podamos colocar todos nuestros ingredientes cómodamente. Cuando esté caliente agregamos el ajo, la cebolla y el puerro en ese orden. Dejamos pochar hasta que la cebolla y el puerro se transparenten.
  3. Agregamos entonces la zanahoria y nuestro calabacín troceado y salpimentamos (ojo con la sal porque vamos a utilizar una pastilla de pollo que generalmente ya trae. Yo uso Gallina Blanca que tiene menos sodio y no tiene conservantes ni colorantes).
  4. Dejamos sofreír todo unos 3 ó 4 minutos y a continuación vertimos el caldo de pollo con cuidado de no pasarnos si no queremos obtener una sopa en vez de crema. (Yo suelo dejar de echar caldo antes de cubrir todos los ingredientes. Reservo el caldo que me quede y al final, cuando bato todo, si me queda demasiado espeso entonces agrego más caldo).
  5. Sumamos por último las hojas de cilantro y nuestras porciones de la Vaca que Ríe light y dejamos cocer a fuego vivo, bien tapado, hasta que comprobemos que las zanahorias están blandas. Digo las zanahorias porque los calabacines siempre se ablandan primero.
  6. Cuando hayamos comprobado que está todo bien cocido, retiramos del fuego, dejamos reposar unos minutos y dependiendo de si la batidora aguanta temperaturas elevadas batimos inmediatamente o esperamos a que se atempere.
  7. Por último servimos y coronamos con unas pipas mondadas o semillas de girasol.

A mi me encantan estas pipas, y a falta de unos ricos croutons, suelo ponerle algún fruto seco que aporta más proteína, vitaminas y minerales que el propio pan. Una receta para calentar las cenas de invierno, fría en verano o como primer plato de un menú bien equilibrado. Espero os animéis con esta rica crema de calabacines.

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga, Meditation.