Anuncios
Tag Archives: arroz

Arroz con chorizo… a la cubana

16 Sep
arroz_con_chorizo_a_la_cubana

Arroz con chorizo a la cubana. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Hace unos días nuestro querido amigo Pepe trajo a casa unos chorizos para pinchos con los que nos aseguramos una entretenida tarde de picoteo. No fue lo único que trajo, pero de estos riquísimos choricitos quedaron los suficientes para montar esta receta de arroz que les propongo hoy, con ingredientes ibéricos pero esencia cubana.

Esperábamos a un “cuarto bate” (como decimos allá en la isla del eterno verano), pero aquel de la Ensalada “La claudicación de Javi” no apareció y lo que se perdió. Prometo repetir los chorizos al vino y de paso comparto con todos los que me leen la propuesta, pero de momento he aprovechado bien los restos.

En Cuba preparamos arroz con cualquier posible ingrediente. Es un producto que acompaña diariamente la dieta y muy versátil. Auxiliador al mismo tiempo. Hasta con “suerte” lo preparamos. Dejo a mis coterráneos que expliquen eso de la suerte, y los que no lo son seguro se lo imaginan. No más rodeos, échale una ojeada a los ingredientes y si te falta alguno vete a por él o improvisa, como lo hacen las abuelas y madres cubanas responsables de la cocina.

Ingredientes para preparar Arroz con chorizo… a la cubana

(para 4 personas)

  • 250 gr de arroz redondo
  • 750 ml de caldo de carne o pollo
  • 12 chorizos (los de la receta son pequeños pero si usas grandes los troceas y adaptas)
  • 1 zanahoria (troceada en cubitos pequeños o medias lunas)
  • 1/2 cebolla (si es pequeña usa una completa, siempre finamente picada)
  • 1/2 pimiento verde italiano (largo, cortado en cubitos pequeños)
  • 1/2 pimiento rojo morrón (de asar, no muy grande, también cortados de la misma forma)
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de perejil (fresco o seco, el que tengas)
  • 1 cucharadita de pimentón rojo dulce (yo empleo de la Vera, que es un poco ahumado)
  • 1 hoja de laurel
  • 3-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
pasoapaso_arroz_con_chorizo

Paso a paso del arroz con chorizo. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Cómo preparar Arroz con chorizo… a la cubana

  1. Ya cortados de la forma anteriormente descrita la zanahoria, la cebolla y los pimientos, pon en un mortero los ajos con la sal y el perejil y machaca hasta tener una pasta.
  2. Por otro lado lleva a ebullición el caldo y reserva bien caliente.
  3. En una sartén (puedes emplear una olla o cazuela amplia) pon a calentar el aceite y pon a sofreír la cebolla, los pimientos y la zanahoria. Déjalo que se poche todo bien.
  4. Añade el ajo majado, remueve y deja sofreír un par de minutos adicionales.
  5. Incorpora el chorizo y continuación el arroz, remueve, echa el pimentón, vuelve a remover y deja otro par de minutos para que coja todos los sabores.
  6. Agrega el caldo (previamente calentado) y la hoja de laurel. Rectifica de sal. Gradúa el fuego a una temperatura baja-media y deja cocer durante aproximadamente unos 15 minutos. Vigila y cuando el caldo se haya evaporado completamente y el arroz abierto, retira del fuego y deja sin remover entre 5-8 minutos tapado.
  7. Transcurrido el tiempo remueve y listo para servir.

    arroz_con_chorizo_cubana

    Arroz con chorizo a la cubana. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Si los acompañas con unos plátanos machos fritos y una buena tajada de aguacate entonces sí que ningún cubano se resiste.

¡Disfrútalo mucho!

Anuncios

Quinoa a la Cubana

2 May

Con permiso de su autor, de Cocina Sana con Ernest Subirana, es casi una obligación compartir con mis lectores esta propuesta suya. Una versión de una receta original muy popular para muchos de mis seguidores, por tratarse de un clásico de la cocina cubana, aunque unos la llamen de una forma determinada, y para otros, un simple plato de arroz con huevos y plátanos fritos, sea tan solo eso.

El caso es que las propuestas de este blog que suelo leer y que vuelve a la carga, se identifica por reinventar de una manera rica y sana algunos platos. Esta super-divertida y nutritiva Quinoa a la cubana es un guiño a nuestro Arroz a la cubana. Quédense con la esencia y la argucia de las combinaciones. ¡Gracias a Ernest por dedicarnos su inventiva!

Cocina sana con Ernest Subirana

quinoa a la cubanaHoy les propongo renovar un plato clásico de toda la vida: el arroz a la cubana. Sustituiremos el arroz blanco por la saludable quinoa, elaboraremos una salsa de tomate casera, cambiaremos el huevo frito por huevo poché y caramelizaremos rodajas de plátano con ron añejo para darle el toque cubano.

Valoración nutricional de Medicadiet

La quinoa es un cereal que destaca sobre todo por su alto contenido en proteína, respecto de los demás cereales. Por este motivo, es muy recomendable en personas vegetarianas o que tengan un bajo consumo de proteínas animales, pues de esta forma podrán enriquecer su dieta en proteínas vegetales. Además, tiene un alto contenido en fibra y en ácidos grasos omega 3 y omega 6, por lo que contribuye a regular nuestro perfil lipídico. Destacan en ella las vitaminas del grupo B, perfectas para mejorar nuestras defensas, y de vitamina E, que tiene…

Ver la entrada original 722 palabras más

Pollo con costra estilo Cajún: nunca tan fácil una pechuga tan sabrosa

9 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Para aquellos que lo esperaban y para quienes aún no se han enterado, aquí está la pechuga más sabrosa de los últimos tiempos en nuestra mesa, las de este pollo estilo Cajún que combinan magistralmente con tantas cosas. En casa ya hemos disfrutado de esta receta con una ensalada california, con un puré de patatas con mantequilla y queso y con los cubanísimos acompañantes que les presento hoy.

Como siempre, o casi siempre, el “Cajún” va bautizado con un toque personal, una versión propia o una adaptación particular, como quiera que se pueda llamar. Lo de Cajún, gastronómicamente hablando, viene de los ingredientes utilizados hoy en el actual Estado de Louisiana, en las cocinas hoy muy norteamericanas pero que tuvieron inicialmente influencias franco-canadienses, llevadas por los desplazados de la región de Acadia, una vez que la Corona Británica se hiciera con ese y otros territorios franceses en Canadá.

Cuando algún producto va bautizado con el estilo Cajún, ingredientes como el pimentón dulce, el ajo y la cebolla deshidratadas, el tomillo y el orégano, la pimienta de cayena, son denominadores comunes en su preparación. He incluido en mi receta casi todos y añadido otros que le confieren un sabor especial, con la opción de otorgarles un toque picantón o no, de acuerdo a los gustos de cada cual. Si sigue pareciendo una idea atractiva a mis lectores después de conocer estos datos de la propuesta de hoy, pues entonces vayamos a la cocina.

Ingredientes para preparar Pollo con costra estilo Cajún (4 personas)

  • 500 gr de pechugas enteras (2-3 piezas dependiendo del tamaño)
  • 1 1/2 cucharada de pimentón dulce (yo empleé de La Vera con un toque ahumado)
  • 1/2 cucharada de pimentón picante de La Vera (sólo si te gusta el toque picante)
  • 1 cucharada de Curry amarillo
  • 1/2 cucharada de Cilantro molido
  • 1/2 cucharada de ajo deshidratado
  • 1 puntita de cominos molidos
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1 cucharadita de perejil + 1 para decorar
  • 2 o 3 vueltas de molinillo de mix de pimientas
  • 1 cucharada de pan rallado
  • pizca sal
  • 1-2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Pollo con costra estilo Cajún

  1. Corta las pechugas en tiras, no finas. Pon muy poca sal sobre ellas y reserva.
  2. En una fuente o bol amplio y cómodo coloca todas las especies (pimentón, curry, cilantro, ajo, comino, perejil, tomillo, pimienta) y el pan rallado y mezcla muy bien con una cuchara.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Incorpora las tiras gruesas de pechuga y unta bien todas en la mezcla. Haz uso de las manos, no temas mancharte, luego con agua y jabón se quitarán todos los restos. Tapa y deja unos 10 a 15 minutos si no tienes prisas. De lo contrario pasa directamente al próximo paso.
  4. En una sartén, preferiblemente anti adherente pon una o dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y deja que caliente bien a fuego máximo.
  5. Antes de que pueda quemarse el aceite pero con una temperatura elevada fríe las tiras pocos minutos por cada lado. Si es necesario baja un poco el fuego. Dependiendo del grosor con que las hayas cortado se harán antes o después. Recuerda que la pechuga es muy magra y queremos que quede bien hecha: crujiente y muy dorada por fuera pero suave y jugosa por dentro. Para lograrlo el calor debe ser fuerte para que se selle inmediatamente y queden los jugos en su interior. Cuando presiones y esté firme la carne pero no dura ya estará en su punto.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo nuestro delicioso pollo estilo “Cajún“.  En casa nos gusta el toque picante en las carnes, mariscos y pescados, de ahí que incorporara el Pimentón Picante de La Vera. Pero puedes sustituirlo por un poco más de pimentón Dulce que ya él solo tiene mucha chispa. El curry fue una introducción propia que le viene de maravillas. Puedes decidir saltarlo o no. No te vas a arrepentir de haberlo incluido.

Aposté por un arroz blanco con frijoles negros y unas mariquitas o chips de plátano como guarnición que estoy segura los amantes de la cocina de Luisiana podrían incluir sin problemas en sus menús. El arroz y las verduras nunca faltan en sus preparaciones y aquí hacen gala de su origen criollo y mestizo. Y a tomar un vino blanco semidulce para terminar el convoy y brindar por el buen comer y el sabor profundo de este pollo con costra al estilo “Cajún”.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Y una última nota, a propósito del Día de Las Madres en Latinoamérica. Llegue con esta receta mi felicitación a todas las que se ganan el cariño con la sazón (siempre será la mejor para los hijos) y la justificación de agasajar a nuestras madres con un almuerzo o comida especial en reciprocidad.

A las dos madres más especiales de mi vida, mi mami Bárbara y mi abuela Norma todo el amor que pueda caber en estas letras, en nuestras cocinas y en un abrazo… que no es poco

¡Buen provecho!

Hamburguesas de morcilla: versión de la receta original de Gastronoming

4 Sep

Ya lo había adelantado en un comentario a su autor: me quedé prendada de sus riquísimas hamburguesas de morcilla y hoy presento las que preparé yo con un poco de mi propia sazón, después de haber probado las auténticas claro está. Os dejo AQUI el enlace a la fuente de inspiración para que no dudéis en hacerlas así. La variación en mi propuesta consiste en sustituir la carne picada por arroz cocido con sofrito extra de cebolla ajo más una chispa de comino, cilantro y pimienta. El efecto fue suavizar la textura y sabor untuosos de la morcilla.

Los chips de manzana, deliciosos por cierto, me los salté esta vez y en su lugar puse una ensalada de lechuga, tomate, manzana, cebolla y beicon. El queso cheddar está buenísimo y es el que usualmente se pone en las hamburguesas, pero para darle otro toque use unas lonchas tipo havarti. A la hora de cocinarlas preferí ponerlas en el horno en vez de freírlas. Así evité que pudieran romperse, teniendo en cuenta que la textura, aunque compacta a primera vista cuando le das formas, suele ser más suave cuando entra en contacto con el aceite y el calor del fuego.

Como en casa somos solo dos y me salieron hamburguesas para 6 personas, las comimos en los clásicos panes de hamburguesa, pero también las puse en otra ocasión como simples tapas para acompañar una cerveza fría en una noche futbolera. Esta forma de preparar la morcilla me ha dado luz para futuras propuestas. Desde ya tengo revoloteando en la cabeza algunas ideas que si se concretan compartiré en este espacio, más tarde o más temprano ;). Por ahora pongámonos de lleno con nuestras hamburguesas.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Hamburguesas de morcilla y arroz

  • 2 morcillas de Burgos
  • 1/2 taza de arroz sin cocer o 1 taza de arroz cocido (yo utilicé un arroz de grano medio)
  • 2 1/2 cebollas
  • 2 dientes de ajo majados
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de cilantro en polvo o 1 cucharada de cilantro fresco muy finamente picado
  • 1/2 cucharada de perejil finamente picado
  • pimienta
  • sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 yema de huevo
  • 4 cucharadas de pan rallado

Cómo preparar Hamburguesas de morcilla y arroz

  1. Primeramente cocina el arroz en una cazuela de manera que no te quede muy suelto. No lo laves para que el almidón presente ayude a conseguir el resultado esperado y ponle algo más del agua que habitualmente le pones.
  2. En otra sartén pon las dos cucharadas de aceite de oliva y una vez caliente agrega el ajo bien majado y 1/2 cebolla lo más finamente posible cortada (las otras 2 son para caramelizar y el corte es en juliana muy fina). Pon una pizca de sal.
  3. Una vez transparente la cebolla y el arroz haya terminado su cocción agrega el arroz, separa del fuego y mezcla muy bien el arroz con la cebolla y el ajo, rectifica de sal y deja que se atempere.
  4. Retira la piel de las morcillas, ponlas en una fuente y procede a deshacerlas muy bien con ayuda de un tenedor. Cuando tengas las morcillas hechas ya picadillo agrega el arroz y pon el resto de las sazones: comino, cilantro, perejil y la pimienta, mezcla otro poco más para integrar todo muy bien.
  5. Añade la yema de huevo y el pan y vuelve a integrar todo muy bien.
  6. Ya tienes lista la masa y ahora procede a formar las hamburguesas. Pincha aquí para que veas un paso a paso, que aunque es de una receta diferente, el procedimiento a partir del punto 4 es el mismo.
  7. Dispón las hamburguesas en una fuente bien amplia ligeramente engrasada en el fondo y hornea, con el horno precalentado a 180 grados, durante unos 10-12 minutos.
  8. Saca del horno, deja refrescar y sírvelas ya sea en el pan con queso, mayonesa y cebolla caramelizada; en un plato con la cebolla y una ensalada u otro acompañamiento, o simplemente como tapa.

Notas: A la hora de colocar las hamburguesas recién formadas, si vas a poner unas encima de otras, pon papel aluminio o papel de hornear entre ellas para que no se peguen y rompan más tarde. Déjalas que tomen frío dentro de la nevera mientras haces pacientemente tus cebollas caramelizadas. Para ello corta las cebollas en juliana o aros muy finos. Yo, aunque lloré todo un río con un cuchillo bien afilado lo logré. Parece al inicio un montón de cebolla pero ya veréis cómo al final, la cantidad casi da risa.

Pon en una sartén un par de cucharadas de aceite (mejor si es de oliva virgen extra) espolvorea con sal y deja que se hagan muy lentamente a fuego muy bajo durante 1 hora. Tenlo en cuenta en tu programación. Parece una eternidad pero vale la pena la espera. Contrario a lo que hace mucho yo creía, la cebolla caramelizada no lleva azúcar. Ella sola, dulce como es, al soltar sus jugos y casi en los últimos momentos comienza a caramelizar con ayuda del calor. Pero para ello hay que cocinarla con mimo y sin prisas. Puedes ver detalles en el enlace de Gastronoming. Con mucha razón nos aconseja hacer mucha cebolla de una vez y luego guardarla.

Escoge una espátula en forma de pala para sacar tus hamburguesas de la fuente de horno. Si vez que alguna se deshace dale la forma otra vez en el pato o en el pan. No te asustes si pierden algo su estructura ;), la cuestión es que están deliciosas como sea. Sencillamente una experiencia alegre para el paladar. Siempre me pareció una combinación magnífica la de morcilla y cebolla caramelizada, pero cuando la probamos fue superior. No será la última vez que las preparo. Muchas gracias Gastronoming!

Risotto de jamón cocido y espinacas

12 Jun

Como prometí en mi última entrada de los Aguacates rellenos aquí vengo con un risotto riquísimo, cuya receta encontré desempolvando mi pequeña biblioteca. El arroz es uno de los alimentos que más hago en casa, por eso siempre trato de variar la forma de comerlo. Es la herencia de Cuba, donde no hay un día en que no se coma arroz, a excepción de los días de espaguetis. La propuesta de hoy es casi idéntica a la del libro que tengo, pero como casi siempre trato de darle el toque personal.

Y como siempre también, alguna que otra pincelada del risotto, cuya naturaleza italiana para nadie ya es desconocida. Originaria de la zona noroeste de ese cercano país, específicamente del este de Piamonte, el oeste de Lombardía y de la zona de Verona, regiones donde más abunda de arroz, es un pilar de la gastronomía norteña en general. La seña característica de esta preparación es el queso, generalmente parmesano, y una variedad de arroz de alta calidad, de grano medio a pequeño con escasa cantidad de amilosa, que hace posible, al liberar más almidón, que quede un arroz más cremoso y absorba mejor el sabor.

Aunque en esta ocasión no utilicé ninguno de los arroces que más se usan en Italia para el risotto, menciono los que con más frecuencia se emplean allí. Ellos son Arborio, Baldo, Carnaroli, Maratelli, Padano, Roma y Vialone Nano. Las variedades consideradas mejores y más caras son el Carnaroli, Maratelli y Vialone Nano, con características ligeramente diferentes. La Carnaroli, por ejemplo, es menos propicia a pasarse que su hermana la Vialone Nano. Sin embargo ésta última se cocina más rápido y se impregna mejor de los sabores. La cuestión es que puedes escoger un arroz redondo de los que tenemos, muy buenos, aquí en España. Si sigues mis consejos tendrá el auténtico sabor.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Risotto de jamón cocido y espinacas (para 4 personas)

  • 1 litro de caldo de pollo hirviendo (puedes disolver dos pastillas en un litro de agua hirviendo)
  • 225 gr de espinacas frescas
  • 120 gr de jamón cocido
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 1 cebolleta picada finamente
  • 280 gr de arroz arborio (esta vez empleé La Fallera)
  • 150 ml de vino blanco seco
  • 120 ml de leche evaporada (la receta original pone nata pero yo me quedo con la leche evaporada que es mucho más ligera)
  • 85 gr de queso parmesano rallado (Grana Padano)
  • 1 cucharada sopera de hierbabuena finamente picada
  • sal y pimienta al gusto

Cómo preparar nuestro Risotto de jamón cocido y espinacas

  1. Pica la cebolleta finamente en brunoise. Lava bien las espinacas y trocéalas en juliana. Corta el jamón en tiras finas. Reserva todo listo para usar.
  2. En una cazuela de base gruesa calienta a fuego medio el aceite de oliva con dos de las tres cucharadas de mantequilla hasta que ésta se derrita completamente.
  3. Incorpora la cebolleta finamente picada y pon una pizca de sal si la mantequilla empleada no tiene ninguna. Rehógala hasta que comience a dorar pero no dejes que se queme.
  4. Baja el fuego, echa el arroz, mézclalo bien con la mantequilla y la cebolleta y déjalo sofreír un par de minutos y cuando los granos estén transparentes agrega el vino y cuécelo 1 minuto hasta que haya evaporado.
  5. Ahora viene la parte donde tienes que poner el caldo cucharón a cucharón, removiendo tras cada cucharón que eches hasta que el arroz lo embeba. Sube el fuego un poco para que el líquido borbotee.
  6. Déjalo cocer unos 15 a 20 minutos dependiendo de la dureza del arroz que emplees o hasta que el caldo se haya absorbido.
  7. Unos minutos antes de terminar la cocción añade las espinacas y el jamón que teníamos reservado.
  8. Pasado el tiempo de cocción separa del fuego y agrega el resto de la mantequilla y la leche evaporada. Remueve bien, añade el queso y la hierbabuena y remueve hasta que se funda.
  9. Salpimenta al gusto y sírvelo enseguida.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Seguro que quienes gustan tanto como yo de comer arroz, van a querer repetir una y otra vez este risotto. No obstante, quieran repetir o no, pronto vengo con otro risotto para seguir tentando al paladar. Quienes sientan predilección por los sabores exóticos, no se pierdan mi Arroz meloso con pistacho y dátiles. Y para los que deseen saber algo más del arroz como alimento milenario, pinchen aquí.

Mujaddara: desde Arabia hasta la meseta castellana

29 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hoy quiero compartir una receta que descubrí en un viaje culinario a los que me estoy haciendo fan últimamente. Les voy a contar algo de este plato cuya base son las lentejas y el arroz y a cuya receta les remitiré inmediatamente después de estas breves notas. Típica de algunos países de Oriente Medio, la Mujaddara, también conocida como Mejadra, Mudardara o Myadra es un plato de lentejas cocinadas junto con arroz, otras veces con trigo (bulgur), coronado por una generosa capa de cebollas fritas y aceite de oliva.

La primera receta descrita de este plato aparece en Kitab al-Tabikh, un libro de cocina compilado en 1226 por al-Baghdadi, en Iraq. La mujaddara, que en un sitio u otro puede prepararse con lentejas verdes o de lo contrario con la variedad marrón, se suele servir con o sin verduras, fría o caliente.  Aunque se considera un plato de origen humilde, comida de gente de pocos recursos, en la actualidad es uno de los platos más conocidos y demandados de la cocina libanesa o palestina. Los sirios judíos suelen comer este plato dos veces a la semana: caliente los jueves en la noche y frío los domingos; y los árabes cristianos lo consumen durante la Cuaresma.

Debido a la referencia bíblica de que a Esaú le gustaba mucho esta especie de potaje de lentejas, a la mujaddara se le suele denominar hoy día como el “favorito de Esaú”. Esaú es  un personaje de la Biblia, de quien se dice dio origen al pueblo Edomita o Idumeo. Y aterrizando en nuestras ricas lentejas con arroz, pincha aquí y podrás enterarte bien de cómo prepararlo. Les aseguro que es una delicia, a pesar de lo muy humilde y sencillos que pueden ser sus ingredientes y orígenes. Ah! Y no puede faltar a la mujaddara una rica salsa de yogur y pepino que también puedes ver aquí.

Sin más, les dejo el testimonio de uno de mis viajes culinario con Iwo. Un pasaje de ida y vuelta a través del paladar que realmente disfrutamos mucho en casa. Gracias Iwo por acercarme un poco a mis raíces, que algo de árabe sé que tienen. 😉

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

No escatimen en poner cebolla que yo freí solamente dos y al final me quedé con ganas de más; es que merma bastante. Arroz: utilicé del bomba, en específico del Brillante Sabroz que es una maravilla y no se pasa o se pega. Eso sí, tuve que poner un poco más de agua a las lentejas justo antes de poner el arroz porque de lo contrario hubiera absorbido toda el agua antes de cocerse del todo. La salsa está más allá de buena: ligera, refrescante y con un sabor que voy a repetirla mucho.

Nada más por hoy, espero que si se animan a cocinar, os guste este plato de la gastronomía árabe tanto como a mí.

Arroz con leche: la receta de mi abuela

21 May

Hay más de una forma de hacer el arroz con leche, cada cual con más o menos aciertos y más de una con éxito garantizado. La que hoy comparto en este espacio tiene el origen en la receta que todavía prepara mi abuela. Yo la recuerdo como una de las más ricas que he probado, pero ya sabemos lo mucho que en este sentido pueden agregar la añoranza y los buenos recuerdos alrededor de una receta familiar.

Lo cierto es que es un clásico de los postres tradicionales y gusta muchísimo, claro está, por lo rico y nutritivo que es. Se consume en casi todo el mundo, me atrevería a afirmar, ya que sus ingredientes están prácticamente presentes en la dieta de la mayoría de los pueblos. Arroz y leche como base y de acuerdo al lugar un producto u otro para dar el toque distintivo.

Tuvo su origen en Asia y poco a poco fue extendiéndose por África y Europa y más tarde por supuesto llevado a América con el descubrimiento del Nuevo Mundo. En la mayoría de los países iberoamericanos se prepara con canela y se aromatiza con limón, en algunos sitios se le agregan uvas pasas, vino de oporto, leche de coco, vainilla u otros. Para ser más específica, en los países anglosajones y nórdicos se suele aromatizar con vainilla; en los mediterráneos, con canelaen Irán, con azafrán; y con cardamomo, en el norte de la India. 

Sin más vayamos entonces a la cocina a por un arroz con leche rico y cremoso en verdad.

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Ingredientes para preparar Arroz con Leche (para al menos 6 personas)

  • 1 taza de arroz bomba (200 gr arroz grano redondo)
  • 4 tazas de agua (la misma taza o medida que uses para el arroz)
  • 1 rama de canela entera
  • piel de limón (1 dedo de largo y cuida cuando lo peles no profundizar para no llevarte la parte blanca de la piel que amarga)
  • 1 lata de leche condensada entera (de las pequeñas)
  • 50 gr de azúcar opcional (no más porque la leche condensada ya lleva)
  • 1 puñado de frutas confitadas (pasas, papaya, piña, coco) opcional
  • canela en polvo para espolvorear al final
  • pizca de sal

Cómo preparar nuestro Arroz con Leche

  1. Primero mide el arroz y lávalo hasta que salga limpia el agua (esto evitará que el almidón haga que el arroz se pegue y se queme al final de la cocción). Mientras, pon a hervir el agua con la piel del limón, la rama de canela y una pizca de sal.
  2. Una vez hierva el agua pon el arroz y baja el fuego por debajo de la media. Déjalo unos 30 minutos aproximadamente. Para entonces el grano se habrá ablandado. Vierte entonces toda la leche condensada, remueve bien y déjalo otros 15 a 20 minutos, ahora sí sin perderle ojo y removiendo de vez en cuando con una cuchara de palo para que no se pegue.
  3. Cuando empiece a espesar prueba con cuidado de no quemarte y si necesita más azúcar agrega los 50 gr que teníamos como opción. Dependiendo de la leche condensada que utilices necesitará ese extra de azúcar o no. Agrégale, si quieres darle un toque extra y muy tropical, el puñado de frutas confitadas que puse como opcional.
  4. Recuerda que el arroz, una vez retirado del fuego, suele absorber más líquido, y quedará aún más cremoso, así que ojo y no te pases secándolo. Con 15 minutos después de haber echado la leche generalmente basta, pero si aún vez que tiene mucho líquido déjalo un poco más, siempre removiendo para que no se nos pegue y queme. Cuando esté como a ti te gusta, retira del fuego, deja refrescar unos 5 minutos, extrae la piel de limón y la rama de canela, y sirve en 6 recipientes individuales de postre. Espolvorea con la canela en polvo y listo.
Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Hay quien gusta de comerlos todavía calientes, como a mi madre. Para quienes lo prefieren fríos, recuerden dejarlos que se atemperen completamente antes de ponerlos en la nevera. Tápalos con plástico para que no absorban los olores de dentro del frío.

El arroz con leche se suele cocinar generalmente con leche entera de vaca, y no se cocina primeramente con agua sino que directamente se pone a cocer con la leche. Tienes una opción de ponerle al final de la cocción un trozo de mantequilla sin sal para hacerlo más cremoso, pero con la leche condensada no hay necesidad de esto último. Y nada más, les dejo con esta receta a la manera de mi abuela y mía, para darles otra opción de conseguir un arroz con leche muy cremoso y tan rico que ya en mi casa no queda ni la mitad 😉

Espero que les salga para chuparse los dedos y que me cuenten.

Pronto les traeré otro postre casero, muy tradicional de Cuba, mientras puedes revisar aquí otras recetas.

Arroz Plebeyo: receta fácil y económica

21 Abr

Dice mi novio que ningún plato entre cuyos ingredientes se cuente el chorizo puede pertenecer de manera alguna a la realeza. De ahí el nombre con que hemos bautizado este arroz que preparé el fin de semana. Iba a llamarle arroz con suerte, un guiño a aquellos arroces en los que tuvimos que bucear literalmente para poder encontrar “la suerte”. Muy bien lo conocen quienes estuvieron becados alguna vez en Cuba.

Para aquellos que no tienen por qué conocerlo, les cuento que se trataba de un arroz cocinado en grandes cantidades (para comedores de escuelas multitudinarias) y con muy pocos ingredientes que lo enriquecieran. A pesar de los pesares era una de las mejores opciones que teníamos, al menos para quienes preferimos el arroz, con suerte o sin ella.

El arroz que preparé este fin de semana puede ser considerado para plebeyos, pues los ingredientes que empleé son económicos en una tierra tan rica gastronómicamente hablando como España y donde la crisis ha hecho que se coma de acuerdo a los ajustes del bolsillo. Chorizo, jamón de york y magro de cerdo (masitas sin grasa), así como un poco de verde: pimiento italiano o pimiento para freír y champiñones. Muy poquito de cada uno, quién podrá decir aquí en España que no es plato para cualquier bolsillo. No obstante, como la mayoría de los platos tradicionales, cocinados con ingredientes baratos pero de calidad, está para chuparse los dedos.

El arroz bomba u arroz redondo que utilicé para esta receta para plebeyos, el Brillante Sabroz, mucho tuvo que ver en el éxito de la receta. Ya había escuchado en más de una oportunidad hablar muy bien de él, pero como no soy de dejarme atrapar por los comerciales, no me había decidido a comprarlo. Lo cierto es que he logrado un resultado superior al obtenido con cualquier otro arroz de este tipo. No se pasa, soporta mucho líquido y tiene la exquisita cualidad de absorber todo el sabor que le pongamos.

Y ahora sí, si he logrado despertaros el apetito, les presento mi Arroz plebeyo.

Arroz Plebeyo

Ingredientes para preparar Arroz Plebeyo (para 4 personas)

  • 1 taza de arroz Brillante Sabroz
  • 3 tazas (la misma con que mediste el arroz) de caldo de verduras (o lo preparas tú o puedes comprarlo, en cuyo caso siempre aconsejo Gallina Blanca 100% natural)
  • 5 cucharadas soperas de aceite de oliva (100 ml aproximadamente)
  • 4 dientes de ajo
  • 200 gr de magro de cerdo
  • 80 gr de chorizo tradicional picante (si prefieres puedes usar uno sin picante)
  • 80 gr de jamón de York
  • 2 pimientos verdes italianos o pimientos para freír
  • 1 lata de champiñones
  • 1 hoja de laurel
  • 1/2 cucharadita de azafrán en polvo o puedes utilizarlo en hebras
  • pimienta negra
  • sal

Cómo preparar arroz plebeyo (para 4 personas)

  1.  Primeramente salpimenta las masas de cerdo, pon a calentar un chorrito de aceite en una sartén y una vez bien caliente (fuego alto) incorpóralas. Una vez selladas y bien doradas baja el fuego y déjalas que cocinen un poco más dentro. No te pases porque luego terminarán de hacerse con el arroz.
  2. Pela y trocea en láminas finas el ajo e incorpóralos a la sartén con el cerdo. Cuando comiencen a dorar los ajos, antes de pueda quemarse, agrega los pimientos troceados en aros, espera un par de minutos y luego sigue con el chorizo en medias lunas pequeñas y por último el jamón de york troceado como prefieras.
  3. En una sartén grande con tapa o paella vierte el resto del aceite y pasa los ingredientes que ya teníamos al punto, más la hoja de laurel. Pon a fuego medio. Incorpora la taza de arroz y remueve para que se pringue con el aceite y todos los ingredientes. Ahora vierte las 3 tazas de caldo (no tiene que estar caliente, basta con que esté a temperatura ambiente), pon el azafrán y la lata bien escurrida de champiñones y remueve. Rectifica la sal pero si el caldo ya tiene no pongas ninguna porque ya los ingredientes van sobrados.
  4. A fuego medio, en caso de sartén tapada, deja cocer unos 15 minutos, más o menos. Cuando haya absorbido el caldo, separa del fuego y deja reposar unos 5-7 minutos. Casi siempre suele quedar un poco de caldo que luego el arroz absorbe completamente una vez lo remuevas después de haber estado en reposo. Ahora sí lleva a la mesa y a disfrutar.arroz plebeyo 1

Cuando estés cocinando un arroz tipo paella no lo remuevas durante la cocción. Hazlo cuando pongas el arroz en crudo y luego una vez lo hayas dejado reposar. Dependiendo del tipo de arroz, tendrás que utilizar más o menos cantidad de líquido. Un arroz bomba siempre pide más agua o caldo. Otro consejo tiene que ver con el recipiente que vayas a utilizar. Las paellas o arroces de esta naturaleza, con varios ingredientes, necesita espacio de fondo, así que si utilizas una sartén de mayor diámetro y baja de paredes, obtendrás los resultados deseados.

Si quieres conocer algunos trucos para cocinar un arroz exitoso, pincha aquí. Otros dos enlaces que puedes visitar, con otras dos propuestas de arroz, las tienes aquí y aquí.

Arroz con pollo en olla arrocera

14 Nov Arroz con Pollo

Hoy quiero compartir con vosotros una receta de arroz con pollo muy fácil de hacer y que mi abuela solía cocinar con mucha frecuencia. Las razones, más allá de las económicas, solían responder al placer con que todos nos sentábamos a la mesa a degustarlo. Casi siempre lo acompañábamos con una ensalada de tomate y aros de cebolla, y unos tostones de plátano, cuya manera de hacer, a la cubana, puedes ver pinchando aquí.

Con un pollo mediano o la mitad de un pollo grande en mi casa se preparaba un buen consomé, base para hacer el arroz con pollo; quedaba para preparar alguna sopa e incluso con la mitad de la carne de pollo deshuesada y desmenuzada se elaboraba otra receta: un “aporreado” o pollo desmenuzado con un sofrito a base de tomate.

Esta vez, con medio pollo he resuelto un buen caldo base para nuestro arroz y para poner a nuestra propuesta de hoy.

Arroz con Pollo

Arroz con Pollo para 4 personas

Ingredientes para el caldo de pollo:

  • 1 pollo pequeño o mediano cortado en piezas
  • 1 1/2 litro de agua
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 2 patatas
  • cilantro y perejil fresco al gusto
  • pimentón de la vera
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 2 hojitas de Laurel

Ingredientes para el arroz con pollo

  • Pollo extraido del caldo y desmenuzado
  • 2 tazas de arroz bomba
  • 3 tazas de caldo de pollo
  • 1 vasito de los de vino de cerveza clara
  • 100 ml de aceite de oliva virgen
  • 150 ml de tomate frito
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 lata de maiz dulce
  •  sal y pimienta

Cómo preparar el caldo de pollo

  1. En una cacerola u olla exprés ponemos un litro y medio de agua a la que agregamos 1 cebolla pelada pero sin cortar, dos dientes de ajo también enteros, las dos hojas de laurel, el pimentón, el cilantro y el perejil, el puerro cortado en tres partes y la zanahoria y las patatas también en trozos. La zanahoria la raspamos previamente y a las patatas les quitamos la piel.
  2. El pollo, cortado ya en piezas y salpimentado, lo doramos a fuego vivo en una sartén. Cuando tome buen color lo pasamos a la olla, tapamos y ponemos a fuego fuerte hasta que tome presión. Cuando comience a liberar la presión, bajamos el fuego a una posición media y contamos 10 minutos. Transcurridos el tiempo y liberada toda la presión, destapamos, extraemos las piezas de pollo y dejamos enfriar tanto el caldo como el pollo reservado.

Cuando vamos a cocinar arroz en una olla arrocera, a diferencia de cuando lo hacemos en una paellera, es necesario que el caldo y los ingredientes no estén muy calientes. El sistema de cocción de la olla arrocera eléctrica activa “sus alarmas internas” cuando ponemos ingredientes muy calientes y el resultado es que se dispara antes de terminar la cocción del arroz, dejándolo duro y con un exceso de agua.

Por eso es mejor hacer con antelación el caldo o de lo contrario buscar la forma de al menos atemperarlos. Cuando el pollo ya está templado podremos proceder a desmenuzarlo y dejarle libre de huesos. También prefiero retirarle la piel y el exceso de grasa. Quien prefiera dejar el pollo más entero y con sus respectivos huesos y la piel tiene la libertad de hacerlo. En esta receta yo propongo hacerlo a mi manera.

Cómo preparar el arroz con pollo

  1. Ya tenemos listo el pollo desmenuzado. Volvemos al caldo que hemos dejado enfriar y utilizamos 3 tazas previamente pasadas por un colador. Las reservamos.
  2. En un mortero, con una cucharadita de sal y pimienta negra, majamos los 3 dientes de ajo pelados. Cortamos en daditos el ají pimiento rojo y muy fina la cebolla.
  3. Ponemos a calentar en una sartén el aceite de oliva. Agregamos el ajo machacado y a continuación la cebolla, el ají y la hoja de laurel. Cuando la cebolla esté pochada (transparentada) incorporamos el pollo, salteamos y luego echamos la salsa de tomate. Retiramos del fuego y agregamos el arroz para que adquiera todo el sabor. Por último sumamos el caldo y la cerveza, disponemos todo en el cazo de la olla eléctrica y activamos el botón de encendido.
  4. Transcurrido el tiempo de cocción y se dispare el botón correspondiente agregamos la lata de maíz dulce y dejamos reposar durante 10 minutos, desconectado el cable de la corriente. Pasado el tiempo de reposo destapamos y removemos el arroz para que se mezcle bien con el maíz recién incorporado. Ya solo queda disfrutar de este plato que yo suelo acompañar con unos tostones de plátano macho, cuyo paso a paso os dejo aquí.

Para quienes no tienen en casa una olla arrocera eléctrica, pueden emplear una cacerola de fondo amplio y con una tapa ajustada y cocerlo durante 10 a 20 minutos con el fuego muy bajo hasta que el arroz se beba casi toda el agua. El procedimiento después de retirado del fuego es idéntico al explicado anteriormente. Maíz, reposo de 10 minutos y removemos como punto final o inicial 😉

Arroz: alimento milenario

9 Nov
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

El arroz ha sido y continúa siendo sustento de muchos pueblos. Sin dudas es un alimento milenario cuyo origen no se tiene muy claro todavía, pero que se disputan China y la India.

Base de numerosas culturas culinarias, el arroz tiene gran preponderancia en la dieta básica de países de todo el mundo, sobre todo en Asia y América Latina. En Cuba se consume diariamente en las principales comidas. Las madres cubanas han tenido que recurrir al él una y otra vez y reinventar las maneras de cocinarlo o acompañarlo para hacer fuertes a sus familias, sobre todo en los tiempos más duros del período especial.

De acuerdo con estudios realizados, el arroz es el segundo cereal en producción mundial después del maíz y el número uno en la dieta humana, con más de 10 mil variedades del grano. Los usos  y modos de cocción varían según las características del cereal. De acuerdo a la cantidad de almidón que posea, debe tenerse en cuenta el empleo de  más o menos agua y tiempos de cocción.

Existen las variedades de grano largo con más amilosa; los de grano medio con menos y más usado en España, donde se le conoce como arroz bomba, en Italia para el risotto o en Puerto Rico y República Dominicana, cuyo consumo también es diario; el grano corto casi esférico, ideal para el sushi, se emplea en Japón, Norte de China y Corea; y el arroz silvestre alcanza unos 2 centímetros el grano y se recoge silvestre o en cultivos.

Otra característica que lo define es el aroma, sobre todo los de tipo basmati o jazmín, cuyo olor nos puede transportar o hacer pensar en almendras o setas. Podemos encontrar especies glutinosas, pigmentadas o tratadas industrialmente como el vaporizado o precocido, éstos últimos guardan mejores sus aspectos nutricionales y facilitan una cocción que nunca se pasa o queda pegajosa.

Aunque posee pocas proteínas en comparación con otros cereales, el arroz constituye una excelente opción calórica y energética, más digestiva y con más lisina y amilopeptina que contribuyen a la formación y buen funcionamiento de los músculos.  Cierto es que cuando comemos arroz nos sentimos satisfechos más pronto, lo cual lo hace ideal para las dietas de control de peso. Claro está, si no le ponemos mucha grasa u otros alimentos en su cocción.

Aquí les dejo la forma en que yo cocino el arroz de grano largo y el aromático. Si seguís al pie de la letra estos consejos facilísimos, os aseguro que les quedará desgranadito y perfecto para acompañar cualquier menú que se os antoje.

Consejos para obtener un arroz largo desgranado. 

  1. Lo primero es tener en cuenta cuántas medidas de arroz hemos empleado.
  2. Enjuagamos el arroz hasta que el agua salga casi transparente. Así quitamos el exceso de almidón que suele tener esta variedad y que puede resultar en un arroz pegajoso.
  3. Cuando ya hemos enjuagado el arroz tomaremos la misma medida para poner las cantidades correspondientes de agua. Siempre debemos emplear una medida y media por cada medida de arroz. Yo suelo hacer dos tazas de arroz, para lo cual pongo tres trazas de agua. Si pongo 4 tazas de arroz entonces pongo 6 de agua.
  4. Ponemos  sal al gusto y una cucharadita de aceite opcional todo en una cacerola de fondo ancho (muy importante) y bien tapada.
  5. Dejamos cocer durante 15 a 20 minutos, a fuego bien bajo y dependiendo de la potencia de cada placa.
  6. Cuando comprobemos que se ha bebido toda el agua apagamos y dejamos reposar con la tapa en la misma hornilla  y sin remover durante 10 minutos.
  7. Pasado los 10 minutos removemos bien y tendremos un arroz desgranadito y listo para servir.

Con el arroz  basmati o jazmín procedemos igual solo que las medidas difieren y lavar el arroz sería un sacrilegio. Para estos casos debemos usar la misma cantidad de agua que de arroz. Otra opción (para los escasos de tiempo) es poner a hervir abundante agua como si fuéramos a cocer pasta. Una vez que rompa el hervor, ponemos sal en mayor proporción y el arroz aromático o basmati. Cuenta 10 a 12 minutos, escúrrelo con ayuda de un colador, y así de rápido y más fácil.

Espero que estos “tips ” os vengan como anillo al dedo. Y si quieres ver una receta con arroz basmati pincha aquí

Rice with chicken: recipe for electric rice cooker

2 Nov Arroz con Pollo

Today I wanna share a rice with chicken easy recipe that my grandmother used to prepare very often.  The reasons, beyond the economic, they used to answer to the pleasure of seating us at the eating table to enjoy this simple but delicious dish.  We usually ate it with an onion rings and tomatoes salad, and “tostones“. This last recipe you can see it at HERE.

With a whole middle chicken or a half of a bigger one, my grandma prepared a tasty broth (the base of our rice), a noodle soup and, if the meat reached, we could enjoy, as well,  an “aporreado”, that was no more than crumbled chicken with tomato sauce.

This time, with a half of a chicken I prepared a rich consommé that we will use to cook this recipe.

Arroz con Pollo

Rice with chicken (4 people)

Ingredients for chicken broth:

  • 1 chicken
  • 6 cups of water
  • 2  garlic cloves
  • 1 onion
  • 1 leek
  • 1 carrot
  • 2 potatoes
  • cilantro and fresh parsley (to your taste)
  • 1/2 tsp sweet cayenne
  • 1/2 tsp cumin
  • 1 bay leave

Ingredients for rice with chicken

  • crumbled chicken from the broth
  • 2 cups round white rice
  • 3 cups chicken broth
  • 1/2 cup of beer (lager)
  • 1/3 cup olive oil (preferentialy extra virgin olive oil)
  • 150 ml tomato sauce
  • 3 garlic cloves
  • 1 onion
  • 1/2 red pepper
  • 1 bay leave
  • 1 can sweet corn
  •  salt and pepper

How to prepare chicken broth

  1. Add to a stewpan or pressure cooker the water with the onion, the garlic, the bay, the sweet cayenne, the cilantro, the carrot, the potatoes and the leek.  Cut the leek en three parts, scrape the carrot and peel the potatoes.
  2. Cut the chicken into pieces, add them salt and pepper, and cook them with an oil splash until the chicken browned. Then pass the chicken to the pressure cooker, put the top and the heat low until it takes pressure, now you must reduce it and count 10 minutes. Then, put it down, let the pressure be released. Take the chicken, keep it, and leave the broth be cool. It´s very important when you cook into a rice cooker to use cold water or whatever liquid yo use it, let it be cool, whether the the rice cooker ends the cook before our rice be  completely done. All the ingredient should be, preferentely, al room temperature. If you can´t prepare the consommé or broth before, then you should, at least, temper it after you make it.
  3. Now crumble the chicken and let it free of bones, but if you prefer you can make the rice with the entire pieces.

Cómo preparar el arroz con pollo

  1. It´s ready the cicken so come back to the broth that should be cool and use 3 cups of them.
  2. Crush 3 garlic cloves into a mortar with salt and pepper. Cut into small dice the red pepper and the oinion. Put all into a pan and still-fry. Add the chicken, the round rice and tomato sauce, mix during 1 minute and remove from the fire.
  3. In the last step, put the chicken broth and the lager into the electric rice cooker, check the salt and turn it on.
  4. When the rice cooker ends, unplug it, add the sweet corn and a cold water splash, and let the rice reposing during 10 minutes. After that stir the rise and served it. You can enjoy more this recipe with tostones that yo can find here.

If you have not a rice cooker you can also cook this recipe at a thick bottom wide pan. Just let the rice for 20 minutes, low heat, until the rice absorbs all the liquid. The procedure after that it is the same: sweet corn, 10 minutes reposing, stir and have a great lunch or dinner 😉

 

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga, Meditation.