Anuncios
Tag Archives: receta ligera

Pavlova de frutos rojos

12 Feb

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta.com

De Australia o Nueva Zelanda, más allá del origen disputado de la Pavlova, esta receta es un acertado homenaje a la bailarina rusa Ana Pavlova. En esta receta se conjugan, para nuestro disfrute, delicadeza y  ligereza, sin renunciar al dulce placer de un postre.

La más extendida teoría sobre el origen del postre apunta al chef del hotel neozelandés donde la conocida estrella del ballet ruso se hospedó durante una gira que realizara en 1926. El cocinero habría querido agasajar a la bailarina, y para ello bautizó como Pavlova su creación: una tarta a base de merengue horneado con una corona vistosa como la propia bailarina encima del escenario.

Hoy día es un plato muy común tanto en Australia como Nueva Zelanda. Hay versiones con frutos rojos y otras menos ortodoxas, pero igual de sabrosas con frutas tropicales o con añadidos como limón, entre otros ingredientes.

Ingredientes para preparar Pavlova de frutos rojos

  • 4 claras de huevo
  • 200 gr azúcar glass
  • 1 1/2 cdta de vinagre de vino blanco
  • 1 cdta extracto de vainilla (opcional)
  • 1 cucharada colmada de Maicena (almidón de maíz)

Para el relleno:

  • 300 ml de nata para montar
  • 70 gr azúcar
  • Frutos rojos al gusto: Utilicé moras, frambuesas y arándanos azules (un puñado de cada)
  • Hojas de menta o hierbabuena para decorar.

Cómo preparar la Pavlova de frutos rojos

  1. Prepara el merengue: Bate las claras de huevo a punto de nieve. Solo cuando tenga una buena consistencia comienza a añadir, poco a poco, el azúcar glas. Puedes tardar hasta 10 minutos en esto. No hay prisas.
  2. Añade el vinagre y espolvorea la Maicena e integra todo otro poco.
  3. Recubre luego una placa de horno con una hoja de papel sulfurizado o papel vegetal y precalienta el horno a 100ºC.
  4. Vierte el merengue en el centro del papel en forma de montaña. Con la ayuda de una cuchara de metal extiende formando un círculo. Haz una especie de nido ahuecando el centro. Hornear a 100ºC durante 2 horas, hasta que esté duro. Crujiente por fuera.
  5. Saca inmediatamente del horno y deja enfriar totalmente.

El merengue tiene un enemigo que puede arruinar tu base de Pavlova: la humedad. Por ello intenta ponerlo en un lugar seco. Evita dejarlo en el horno caliente y cerrado. Déjalo enfriar bien fuera antes de poner el relleno.

Base de Pavlova

Merengue horneándose

Para el relleno:

  1. Monta la nata. Yo tengo un truco para montarla mejor y con mayor firmeza. Pongo las varillas y el recipiente de metal que voy a utilizar unos pocos minutos en el congelador.
  2. Cuando coja consistencia ve añadiendo el azúcar poco a poco a velocidad media. Cuando se ponga dura y con consistencia, deja de batir.
  3. Pon la nata en una manga pastelera y rellena el nido de merengue. A continuación coloca al gusto las frutas rojas y las hojas de menta o hierbabuena y ya está. Listo. A disfrutar.

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta.com

Quieres otras recetas de postre: Pincha esta tarta borracha o mira cómo hago la famosa buttercream o crema de mantequilla, un básico para tantas preparaciones.

Anuncios

Ensalada “La claudicación de Javi”: restos bien aprovechados

25 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¿Recuerdan el pollo estilo cajún? Pues la entrada de hoy, que no quise seguir postergando (de ahí lo breve pero sustanciosa de la receta y el post) tiene el objetivo de aprovechar algunas tiras de pechuga que quedaron y que dieron un extra más de valor a esta ensalada, para que un renegado a las “hierbitas” como dice nuestro amigo Javier cayera seducido, no dejara resto en el plato y encima quisiera repetir.

De ahí el nombre de “La claudicación de Javi” para bautizar a este jardín verde con mucho condumio y sabor para conquistar a ciertos testarudos y renuentes de las ensaladas. Aquí les dejo la receta que podrán preparar ya no con el pollo cajún sino con aquellos otros restos de cualquier asado con el que no hayáis podido.  😉

Ingredientes para preparar Ensalada “La claudicación de Javi” (4 personas)

  • 1 bolsa de brotes tiernos (u otra mezcla de lechugas que te guste)
  • tomatitos cherry
  • 1 puñado cebolla frita crujiente
  • 4 lonchas de bacon frito troceaditas
  • picatostes
  • 1 puñado de pasas
  • 1 puñado de nueces no muy troceadas
  • pollo a trocitos

Para la salsa aliño:

  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 1 cucharada de mostaza de Dijon
  • 1 cucharada de miel
  • 1 chorrito de aceite de oliva (opcional)
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • pizca de pimienta negra recién molida

Cómo preparar la Ensalada

  1. En un bol o fuente para ensaladas dispón las hojas de lechuga.
  2. Prepara la salsa de mostaza a la miel mezclando muy bien todos los ingredientes. No es necesario pasarla por la batidora o licuadora. Con ayuda de una cucharilla y removiendo todo muy bien es suficiente.
  3. Coge un poco de esta mezcla y ponla sobre las lechugas, unta bien y a continuación o bien repártela en 4 platos en los que distribuirás proporcionalmente todos los ingredientes o mezcla todo en la fuente y luego reparte.
  4. Lleva a la mesa y dispón el resto del aliño para que cada quien se pueda servir más a gusto de cada quien.

Las cantidades están a ojo de buen cubero: sin recargar demasiado para que los ingredientes no pesen sobre las lechugas y vayan al fondo de la fuente o los platos. Si eres muy goloso en un plato aparte pon más de cada uno de los complementos para añadir algo más si así lo deseas tú o tus invitados.

Esta salsa de mostaza a la miel está muy rica con esta ensalada así como para enriquecer recetas de pescado y carnes. Hace muy poco la preparé para acompañar unos nuggets caseros y deliciosos que muy pronto compartiré aquí mismo en esta pequeña extensión de mi cocina.

Espero puedan lograr hacer comer un poquito de verde a aquellos que queréis más con esta receta rápida, fácil y llena de sabores. Buen inicio de semana y que seáis muy felices compartiendo en la mesa frente a una deliciosa comida.

Vichyssoise: ¿sopa fría o crema ligera caliente?

8 Sep
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En casa disfrutamos la vichyssoise de dos maneras. La primera, y nada convencional, acabada de hacer y todavía caliente, para complacer al niño grande de la casa que prefiere comerla caliente. La segunda, a la hora de la cena, como plato único, o al otro día, como se encargaron sus creadores de presentar esta receta, bien fría y con los sabores bien asentados. De cualquier manera que la tomemos es un delicioso entrante o una ligera única opción para quienes como yo, en la noche, prefieren algo no muy pesado y a la vez saciante y nutritivo.

Entre el casi siempre origen discutido de una receta, el de la vichyssoise tampoco escapa al debate. Dos de las versiones más conocidas sitúan a sus inventores en Estados Unidos o Francia. Un cocinero francés del hotel Ritz, en Nueva York, señala habérsele ocurrido la idea de preparar la sopa de puerros y patatas que hacía su madre sumándole la leche fría que él y su hermano agregaban después para sofocar hambre y sed en el verano. Con unos ajustes se la presentó a los dueños en un menú que incorporaría inmediatamente al restaurante por el año 1917.

Sin embargo, otro chef francés, de nombre Jules Gouffe, declaraba que ya él había preparado mucho antes la receta de vichyssoise y que fue publicada en el Royal Cookery en 1869. En España, específicamente en El País Vasco, claman haber tenido si no una vichyssoise un plato muy parecido con la misma base de puerros y patatas llamada porrusalda, que llevó a Francia, a la región de Vichy en última instancia, un cocinero de una representación diplomática en el país vecino.

Sea cual sea el verdadero origen, casi siempre diluido entre mil historias, hoy les traigo una propuesta deliciosa, algo más ligera porque no vamos a utilizar la nata de la receta extendida de vichyssoise sino leche evaporada, que podrán preparar con éxito asegurado. Y ya saben, con permiso de los entendidos, podrán elegir entre saborearla caliente cuando el cuerpo así lo pida o bien fría para despedir los calores del verano este que termina. De cualquier manera está realmente sabrosa.

Ingredientes para preparar Vichyssoise o Crema de puerros y patatas (4 personas)

  • 4-5 puerros (solo la parte blanca)
  • 2 patatas cortadas en cachelos pequeños
  • 1 cebolla
  • 900 ml de caldo de pollo o verduras
  • 200 ml de leche evaporada
  • 25 gr de mantequilla (yo utilicé mantequilla light)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra + un chorrito para añadir al cuenco después de servido
  • 4 lonchas extrafinas de jamón serrano
  • pimienta negra
  • sal
  • cebollino finamente picado para decorar

Cómo preparar Vichyssoise o crema de puerros y patatas

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Separa la parte verde de los puerros y guarda para otra ocasión o utilízalo para preparar el caldo casero con una carcasa de pollo y algo más.
  2. Corta los tallos blancos del puerro de forma transversal y a continuación en trozos pequeñitos. Corta la cebolla en brunoise no muy fina.
  3. Caliente en una sartén honda con tapa u otra cacerola la mantequilla con las dos cucharadas de aceite de oliva, añade el puerro blanco y la cebolla picados, agrega una pizca de sal y deja pochar con el fuego no alto para que no se queme. Tapa si es necesario y deja unos 5-8 minutos o hasta que estén suaves y transparentes.
  4. Incorpora las patatas cortadas en cachelos para que suelten más almidón y espese más el caldo. Pon otra pizca de sal a las patatas y a continuación vierte el caldo hirviendo y deja cocinar unos 12-15 minutos a fuego medio hasta que las patatas se cocinen.
  5. Una vez estén bien cocidas las patatas separa del fuego, echa la leche evaporada, sazona con una pizca de sal y pimienta negra y remueve bien.
  6. Pasa todo por la batidora hasta que esté todo bien triturado.
  7. Elige tomarla caliente o fría. Para esta última opción deja que enfríe completamente y ponla después en la nevera al menos una hora.
  8. Si decides probarla caliente sirve en cuencos, corona con una loncha de jamón serrano bien troceadita más el cebollino y un hilo de aceite de oliva. Procede de igual manera para servirla después de fría.

Ya sabes, otra deliciosa opción que podrás tomar de una forma u otro dependiendo de tu gusto o de la estación del año. En invierno un plato como éste bien caliente viene de maravillas para calentar hasta los huesos. En verano, tomándola fría, refrescaremos del calor y nos dará fuerzas para continuar nuestras actividades preferidas de ocio. Disfrútenla mucho.

Y si quieres ver otras dos recetas de cremas ligeras y nutritivas pincha AQUÍ y en este otro ENLACE.

 

Mil hojas de berenjena y pollo a la hierbabuena

5 Jun
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Para aquellos que gustan de los sabores exóticos hoy traigo estas mil hojas de berenjena con pollo a la hierbabuena, otra manera de disfrutar de la mezcla de proteínas con verdura, que no dejará indiferente a quien se anime con nuestra propuesta, una receta baja en grasa y fácil de preparar con unos ingredientes también fáciles de encontrar y que si combinas con un gazpacho andaluz y unas patatas confitadas, conseguirás un menú completo y equilibrado.
En esta misma entrada os contaré del resto del menú aprovechando un momento frente al ordenador del poco tiempo que últimamente me dejan otras obligaciones. Por tanto tendréis tres recetas en un solo post. Que os decidáis a hacer todo junto ya lo dejo a elección.
La receta de gazpacho andaluz la he decidido compartir por influencia de una buena amiga rusa, a quien le encantó esta sopa fría entre lo más tradicional de la gastronomía de estas tierras. A Olga está dedicado este plato frío que seguro va a refrescar sus días de verano por allá por Moldavia. Espero se anime a prepararla y nos cuente.
Las patatas confitadas, por otra parte, son una delicia, sobre todo si la materia prima son unas “papas bonitas” como las que vienen de las Islas Canarias. A ver si de las próximas hago unas ricas papas arrugás. Pero por ahora vayamos a la cocina por nuestros ingredientes del plato principal.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Mil hojas de berenjena y pollo a la hierbabuena  (4 personas)

  • 2 berenjenas cortadas en finas rodajas (previamente remojadas con agua y sal)
  • 400 gr de picada de pollo
  • 4 tomates grandes maduros
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla cortada en brunoise o cubitos pequeñitos
  • 2 ramitas frescas de hierbabuena finamente picada (unas 4 cucharadas ) + unas puntitas para decorar
  • 1 1/2 cucharaditas de canela
  • 50-70 ml de Cointreau, Triple sec o algún licor fuerte de naranja
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva + otro poco hacer las hojas de berenjena
  • pimienta negra
  • sal

Cómo preparar Mil hojas de berenjena y pollo a la hierbabuena

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Deja desde temprano la berenjena ya cortada en una fuente con abundante agua y sal. Esto quitará el amargor a nuestra protagonista y permitirá que, si te decides a freírlas en vez de hacerlas a la plancha como esta vez propongo, no se llenen de grasa.
  2. Calienta dos cucharadas de aceite y pocha la cebolla de conjunto con la zanahoria, igualmente troceada en cubitos pequeños, hasta que estén blandas (unos 8 minutos). Añade una pizca de sal.
  3. Sazona la carne con sal y pimienta negra mientras se hace la cebolla y la zanahoria. Trocea todo el tomate, esta vez no les retiré la piel pero puedes hacerlo si lo prefieres. Fíjate AQUÍ como hacerlo de forma muy fácil.
  4. Incorpora la carne a la sartén de la cebolla y la zanahoria ya tiernas y mezcla muy bien hasta que la carne comience a cambiar de color.
  5. Añade la canela y la hierbabuena, mezcla muy bien, y a continuación agrega el Cointreau u otro sustituto hasta que evapore.
  6. Ahora incorpora el tomate bien troceadito, remueve para que se integre bien, tapa y deja unos 10 minutos.
  7. Finalmente destapa y si aún tiene mucho líquido (es mejor que quede más bien seco) déjalo reducir con el fuego más bien alto pero sin dejar de vigilar para que se no se queme. Listo. Separa del fuego y deja atemperar.
  8. Ahora vamos a cocinar la berenjena para lo cual pringa una sartén bien amplia o plancha con algo de aceite (si haces más de una tanda pon un hilillo cada vez). Si no tienes una tapa que encaje para crear vapor improvisa una con papel de aluminio.
  9. Una vez caliente la plancha o sartén, baja el fuego a media intensidad y dispón las berenjenas. Deja 3-4 minutos por cada lado hasta que se dore y quede tierna su carne. No olvides tapar para que se hagan mejor. Una vez lista una tanda, saca, reserva, vuelve a untar con poco aceite tu plancha o sartén y ve con las restantes. Ponlas en la fuente llana o plato para comenzar a montar las mil hojas que en realidad se quedan en seis.
  10. Para unos 8 a 10 montaditos pon una primera hoja de berenjena, extiende una capa fina de la carne preparada, agrega una segunda hoja de berenjena más otra tanda de carne y por último otro piso de berenjena y carne. Corona con una hojita de hierbabuena.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Y como ya anuncié al inicio de este post, aquí va el gazpacho andaluz que dio entrada a las mil hojas de berenjena.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Gazpacho andaluz (para 1 Litro sobre lo espeso)

  • 500-550 gr de tomates bien maduros (yo mezclo de rama y pera)
  • 1/2 pepino (le quito la piel) + otro trozo cortado en cubitos muy pequeñitos (como tropezones)
  • 1/2 pimiento verde italiano
  • media cebolla o cebolleta pequeña o 1/4 si es muy grande
  • 1 trozo (unos 20 gr) de pimiento rojo de California (opcional)+ otro pedazo en cubitos pequeñitos (tropezones)
  • 1 diente pequeño de ajo sin el nervio central
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2-3 cucharadas de vinagre de vino blanco (al gusto)
  • 1 cucharadita de sal

Cómo preparar Gazpacho andaluz 

  1. Lava muy bien todos los ingredientes teniendo en cuenta que todos van ser procesados en crudo. A lo único que quito la piel es al pepino, el tomate se queda tal cual incluidas sus pepitas que suelen desaparecer con un buen triturado. No pongo extra de agua porque los tomates y el pepino se encargan de proporcionarla. Siempre tengo a mano un vaso para añadir luego si lo necesitara.
  2. Añade al vaso batidor el tomate, el pepino, el pimiento, la cebolla y el ajo, pon dos cucharadas de vinagre, el aceite y la sal y procede a batir muy bien hasta que esté todo muy bien triturado.
  3. Es el momento de poner el agua si no te satisface la consistencia, a mi me gusta más con cuerpo que muy aguado, pero aquí lo dejo al gusto de cada cual, así como la proporción de vinagre. Si te gusta más fuerte añade la otra cucharada o tanto como te guste. Yo tampoco pongo mucho porque me gusta decorar con un hilo de vinagre balsámico de Módena que le da ese plus de sabor. Habrá algunos detractores de esto último pero para gustos los colores, y claro está, también los sabores. Rectifica de sal.
  4. Sirve en platos o vasos según la ocasión y el público, añade unos tropezones de pepino y pimiento rojo de California que confiere un dulzor extra y verás qué contraste de sabores. Ah, y el hilo de balsámico de Módena es aquí cuando va pero solo si es así lo prefieren.

Listo. Y las patatas confitadas… tan fácil como escoger unas dos unidades por persona bien lavadas y sin pelar y ponerlas con un diente de ajo en una sartén, cubrirlas con aceite y dejarlas confitar a fuego muy lento durante casi 1 hora. Estarán listas cuando puedas pincharlas con un palillo y la notes tierna. La piel se pondrá muy brillante y satinada primero y luego comenzará a arrugar. Cuando las sirvas ábrelas y ponles un hilillo del mismo aceite y unas escamas o piedrecitas de sal gorda. Disfrútalas mucho.

Brochetas de jamón y melón: otra forma de presentar el tradicional plato español

2 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En cuanto comienzan a aparecer en los mercados y fruterías de España, los primeros melones de temporada, el típico plato de jamón con melón no puede faltar en la carta de bares y restaurantes. Al menos en Madrid es un clásico y si te mueves hacia otras regiones lo más probable es que también lo encuentres de una u otra forma. Es una combinación gloriosa para el paladar. Desde que la probé me he aficionado a ella y en días calurosos como los que ya comienzan a anunciarse es un bocado refrescante y saciante.

¿Quieres prepararlo en casa? Es más que fácil. Hoy lo presento en brochetas con unos brotes tiernos de espinacas y lechuga, ideal para empezar un menú y que podrás acompañar con un cava, vino tinto o vino dulce.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Brochetas de melón con jamón serrano (8 unidades para 4 personas)

  • 1/2 melón limpio de semillas y preferentemente frío
  • 200 gr de jamón serrano en finas lonchas
  • hojas de brotes tiernos (espinacas y lechuga)
  • 8 palillos de madera para brochetas

Cómo preparar Brochetas de melón con jamón serrano

  1. Trocea el melón en cubitos no muy pequeños. La piel úsala como base de las brochetas para decorar.
  2. Envuelve cada dado de melón con 1/2 loncha o una entera dependiendo del tamaño e introdúcela hasta la base del palillo, continúa con un par de hojas de los brotes, luego pon otro dado de melón forrado de jamón serrano y otras dos hojas de lechuga, y continúa así hasta que completes la brocheta con unos 4 o 5 cubitos en total.
  3. Procede de igual manera con el resto. Coloca la piel cortada en medias lunas en el plato y corona con dos brochetas de forma transversal. Sirve en una fuente todas las brochetas o dos en platos individuales.

    brochetas de jamón y melón 2

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo. Tan fáciles y tan escandalosamente ricas, además de muy saludables. Aquí te dejo otro enlace de recetas ligeras y refrescantes.

 

Envueltos de atún y tomate: receta para momentos con prisa

13 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¿Tienes en casa unas tortillas de trigo y alguna lata de atún? Pues anímate a preparar estos envueltos de atún y tomate, o burritos, como prefiráis llamarles. Una forma diferente de preparar una ensalada para días como los que ya comienzan a sentirse por estas latitudes, más cálidos y soleados. Perfectos para una cena ligera si lo acompañáis de estos boniatos o batatas asadas y una sabrosa salsa de yogur.

Con la propuesta de hoy apenas tendréis que encender fogones así que será perfecta para momentos con prisas o de improvisación en la cocina. Unos pocos ingredientes, que casi siempre tenemos a mano, convierten esta receta en un menú económico, fácil, rápido, pero no por ello menos sabroso. Vayamos a la cocina sin más dilación a por nuestros burritos de atún y tomate.

Ingredientes para preparar Envueltos de atún y tomate (2-4 personas)

  • 4 tortillas de trigo
  • 2 latas de atún en aceite de oliva (puedes utilizar al natural)
  • 2-3 tomates maduros cortados en cubos
  • 8 aceitunas negras troceaditas (puedes utilizar unas verdes rellenas de pimiento o anchoas como más te gusten)
  • 1 cebolleta
  • 1 lata de maíz dulce
  • 1-2 aguacates dependiendo del tamaño
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • Vinagre balsámico de Módena (puedes utilizar crema)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Envueltos de atún y tomate

  1. En una ensaladera dispón el tomate cortado en dados más o menos pequeños, así como la mitad del aguacate también picado en daditos (reserva la otra mitad del aguacate).
  2. Añade el maíz, la cebolleta finamente picada, las aceitunas troceadas y por último el atún escurrido (si usas con aceite de oliva emplea del propio aceite para aliñar esta ensalada).
  3. Riega con un hilo de vinagre balsámico de Módena, añade otro chorrito de aceite de oliva virgen extra, sal y mezcla todo muy bien. Reserva.
  4. Con la otra mitad del aguacate haz una pasta escachando muy bien con un tenedor, añade la cucharadita de zumo de limón y una pizca de sal. Reserva.
  5. Calienta las tortillas de maíz en una sartén o como te indiquen las instrucciones del fabricante.
  6. Procede a rellenar primero untando cada tortilla con la pasta de aguacate, luego añade unas cucharadas de la ensalada de tomate y atún de manera que puedas cerrarla cómodamente sin que se salga el relleno cuando la cojas en la mano.

Listo! Disfruta los burritos o envueltos de tomate y atún con unas batatas asadas con mantequilla o con aceite de oliva, según prefieras o tengas algún régimen dietético. En el enlace que tienes en la introducción de esta receta podréis encontrarla, así como la salsa de yogur. Si en vez de preparar esta pasta de aguacate tienes a mano guacamole echa mano de ella porque te va a encantar. Ya sabes que tienes libertad para improvisar y poner como guarnición lo que más te guste, con cualquier acompañamiento disfrutarás igual de esta propuesta tan fresca de hoy. Buen inicio de Semana Santa.

Pollo enrollado relleno de espinacas con queso crema a la miel

2 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Puede parecer el título de una receta mucho más complicada de lo que realmente es. De hecho este pollo enrollado relleno de espinacas con queso crema a la miel se puede calificar como muy fácil de preparar y rápido. Una opción diferente de presentar unos filetes de pechuga de pollo jugosos, ligeros y que impresionarán a tus invitados o a quienes a tu alrededor ponen malas caras cuando pones un plato verde delante, ya sea de espinacas u otro ejemplar del mundo vegetal. A los niños les encantará poder coger este rollito con las manos e ir mordiendo hasta terminarlo.

Rellenar las pechugas de pollo siempre es una opción que barajo para salir con buen pie de algún atolladero. Ya habréis visto que en otras dos ocasiones he preparado el pollo, las pechugas específicamente, de esta manera. Os las dejo más adelante por si queréis llenar una bandeja con estos rollitos que, haciendo rodajas más pequeñas, pueden resultar de igual manera unos canapés ideales para brindar en alguna fiesta o reunión.

Ingredientes para preparar Pollo enrollado relleno de espinacas con queso crema a la miel (2-4 personas)

  • 500 gr de espinacas
  • 1 puñado de pasas
  • 1 puñado de piñones
  • 4 lonchas de beicon
  • 8 cucharaditas de queso crema a la miel Filadelfia
  • 8 filetes muy finos de pechuga de pollo
  • ajo deshidratado
  • perejil fresco picado
  • un hilo de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra recién molida
  • sal

Cómo hacer Pollo enrollado relleno de espinacas con queso crema a la miel

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Mientras coces las espinacas en agua hirviendo durante 8 minutos, pon en remojo las pasas para que se hidraten. Una vez transcurrido el tiempo de cocción de las espinacas, sácalas las del agua caliente, pásalas por agua helada y finalmente escúrrelas muy bien.
  2. En una sartén fríe el beicon picado en trocitos pequeñitos. Una vez bien doraditos añade los piñones y las pasas escurridas. Incorpora las espinacas bien escurridas, sazona con sal, mezcla bien todo y deja saltear unos 5 minutos y fíjate que la poca agua que haya podido quedar se evapore completamente. Saca de la sartén a una fuente y deja atemperar antes de proceder con los rollos de pollo.
  3. Precalienta el horno a 180 grados mientras preparas los rollitos.
  4. Sazona con pimienta y sal cada filete y dispónlos de tres en tres sobre una superficie limpia para rellenarlos poco a poco.
  5. Pon una cucharada sopera del relleno de espinacas en el centro de cada filete, compáctalo, pon una cucharadita de postre de queso crema a la miel encima y procede a enrollar.
  6. Unta una fuente apta para horno con una pizca de aceite de oliva virgen extra y barniza bien todo el fondo con un pincel. Coloca los filetes enrollados en la fuente y riega por encima con un hilo del mismo aceite y espolvorea con el ajo deshidratado y el perejil. Hornea durante 9 minutos a 180 grados y los últimos 3-4 minutos ponlo a tope y sube a la posición de más arriba del horno para que doren.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo. Unos sabrosos y jugosos rollos de pollo relleno que ahora se suman a estos otros dos que publiqué hace ya algún tiempo. ¡Buen provecho! Aquí os los dejo:

Rollitos hojaldrados de pollo

Rollitos de pechuga de pollo rellenos

Si tienes queso cremoso y miel de forma separada no lo descartes. Utiliza el queso que tengas y ponle un hilo de miel por encima sin excederte; se trata de darle solo un toque muy suave de miel al queso. El dulzor de este Filadelfia es ideal. Si quieres hacer una versión aún más light emplea queso bajo en grasa y sustituye el beicon por jamón cocido que, claro está, no se fríe, tan solo se pone en el último momento de cocción de las espinacas. O simplemente sáltate este ingrediente.

Trucha rellena de asado de verduras: para combatir los excesos de fin de año

3 Ene
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Después de las comilonas de Navidad y Noche Vieja, aún picando lo que va quedando por mucho que queramos contenernos, hoy os traigo una receta para contrarrestar los excesos pero no por sana y ligera menos rica, os lo aseguro. Se trata de una trucha rellena de asado de verduras, un plato lleno de color, vitaminas y minerales, así como proteínas de las mejores: aquellas que encontramos en el pescado, esta vez una trucha asalmonada, económica entre los pescados por demás y fácil de preparar.

Las verduras esta vez son aquellas que tenía a mano, por ello si os apetece sustituir alguna por otra de vuestra preferencia, adelante. La trucha puede ser asalmonada o no, la que encontréis o prefiráis. Incluso si tienes otro pescado esperando a ser preparado, este puede ser el momento. Conque esté limpio de espinas y abierto como un libro es suficiente. No nos tardemos más y vayamos a la cocina a por nuestros ingredientes.

Ingredientes para preparar Trucha rellena de asado de verduras (2 personas)

  • 2 truchas asalmonadas abiertas (pídele al pescadero que te las limpie de espinas y abra en forma de libro)
  • 2 pimientos rojos italianos
  • 2 pimientos verdes italianos
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 8 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 1 cucharadita de ajo deshidratado en polvo
  • 1 cucharada de perejil
  • crema de vinagre balsámico de Módena
  • pimienta negra recién molida
  • sal gruesa o de escamas
  • aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Trucha rellena de asado de verduras

  1. En una bandeja de horno (yo la cubrí con papel de aluminio) coloca las verduras lavadas y secas. Corta las dos zanahorias a lo largo en mitades, así como la cebolla. Los pimientos ponlos tan cual. Dale un golpe a los ajos pero déjalos sin pelar. Riega con un hilo aceite de oliva virgen extra las verduras y sazona con sal. Introduce en el horno pre-calentado a 180 grados Celsio hasta que estén tiernas y doradas las verduras (unos 30 minutos más o menos).
  2. En lo que se hacen las verduras sazona con sal y pimienta las truchas y prepara el pan rallado con ajo y perejil con que coronaremos las truchas rellenas antes de poner en el horno.
  3. Una vez terminadas las verduras, pásalas a un plato y con cuidado trocéalas todas en juliana excepto los dientes de ajo y mézclalas para rellenar las truchas.
  4. En la misma bandeja donde asaste las verduras coloca las truchas abiertas (si la bandeja no tiene nada de aceite ponle un pizca para evitar que el pescado se pegue) rellena con las verduras asadas y los dientes de ajo, corona con el pan rallado con perejil y ajo, riega con un hilo de aceite de oliva y coloca en el horno aún caliente pero a 200 grados durante solo 8 minutos más.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. Transcurrido el tiempo saca del horno, pon un poco de la crema de vinagre balsámico de Módena en cada plato y coloca encima con cuidado la trucha asada.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¡Listo! Un plato equilibrado y delicioso para desintoxicar el cuerpo y comenzar el 2014 con buen pie y mucha salud que nos permita emprender todos los proyectos trazados. ¡Qué sea este un año mejor para todos!

¿Quieres ver otra receta con pescado perfecta para seguir el plan de desintoxicación? Pincha AQUÍ. Si prefieres las carnes magras y blancas mira este Conejo al ajillo con aceitunas.

Cóctel de frutas con almíbar de canela y limón

29 Ago
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Me encanta la fruta cuando está plena de sabor y dulzor. Y se supone que la fruta de temporada deba estar mucho mejor, pero lo cierto es que las últimas que compré este verano me decepcionaron un poco. No sé si concluir que no estaban en su óptimo momento de maduración o simplemente que no eran piezas de calidad, lo que sí puedo asegurar es que la mayoría estaba insípida. Pero como no tiro o desecho nada, decidí hacer un cóctel de frutas con almíbar de canela y limón.

Lo del cóctel es una pasada porque lo prepararas de una vez y lo mantienes en la nevera listo para tomar en cualquier momento. Y si se trata de convencer a los niños de tomar fruta, de esta manera lo lograrás antes, teniendo en cuenta que resulta mucho más agradable a la vista y les ahorras el trabajo de tener que manipular la fruta o decidir cuál tomar. Si las piezas están dulces naturalmente, como suele suceder con las frutas tropicales (qué añoranza de mango, mamey y frutabomba*) no tendrás que ponerle almíbar, ni miel u otro edulcorante, pero si tienes que hacerlo aquí te doy una solución.

Es un almíbar suave y ligero con un toque de canela y limón que rescatará ese sabor escondido o perdido en la propia fruta. Algunas son de temporada, las encuentras durante los meses de verano aquí en España, otras no, pero suelo comprarlas casi siempre ya que se encuentran entre mis preferidas. Este combinado puedes hacerlo con la fruta que más te guste a ti, así que no te cohíbas de poner estas u otras.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para el Cóctel de frutas con almíbar de canela y limón 

  • 1 manzana roja grande
  • 2 peras
  • 2 kiwis verdes
  • 2 melocotones amarillos
  • 1 nectarina
  • 1 paraguayo

Para el almíbar:

  • 100 gr de azúcar
  • 250 ml de agua
  • como un dedo de largo de la piel de un limón
  • zumo 1/2 limón
  • 1 ramita de canela
  • 1 cucharadita de esencia de Vainilla (opcional)

Cómo preparar Cóctel de frutas con almíbar de canela y limón

  1. Lava y pela la fruta si lo prefieres. Excepto el kiwi y el melocotón, el resto puedes consumirla con piel. Corta a tu gusto las piezas de frutas, diferenciando un poco el corte entre unas y otras para que te quede más presentable.
  2. Haz el almíbar antes para que esté fresco cuando lo eches a la fruta. Pon todos los ingredientes en un cazo: agua, azúcar, zumo y piel de limón, canela y la vainilla. Lleva a ebullición, deja 3 minutos y listo. Separa del fuego y déjalo enfriar.
  3. Una vez frío baña las frutas, guarda en un recipiente con tapa y déjalo todo en la nevera para servir en cualquier momento.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todavía queda algo de calor por delante, así que este cóctel de frutas, bien fresquito, es una delicia para refrescarnos y alegrar el paladar; como tentempié entre comidas, para desayunar o incluso como postre. El almíbar también puedes hacerlo con miel, ya no será tan suave, pero estará igual de rico, sobre todo para los amantes de la miel; además con la canela resulta muy beneficiosa para la salud.

Entonces, ¿tienes algunas frutas sueltas por casa que pueden desperdiciarse si no las consumes pronto? Anímate y prepárate este “shoot” de vitaminas. ¿Quieres ver otra propuesta de postre con fruta como protagonista? Mira este Banana and Nuts bread o Pan de Plátano y Nueces.

*Frutabomba: Así se denomina América Latina a la papaya.

Sopa fría de remolacha: receta ligera y fácil

22 Jul

El calor de los meses de verano suele traer consigo, además de la necesidad de tomar alimentos frescos y ligeros, los pocos deseos de estar delante de hornos u hornillas durante mucho tiempo. Por eso les traigo una propuesta con la que gastarán muy pocas energías en la cocina y no tendrán que encender fuego alguno. Es una receta que terminó saliendo después de haberme quedado enganchada al Salmorejo de remolacha de Azafrán y Pimentón, un blog que sigo y en el que encontraréis también platos muy tentadores.

Esta sopa fría lleva menos pan y aceite para aquellos que están siguiendo alguna dieta, ya sea de adelgazamiento o tan solo de control de peso, la remolacha es un excelente aliado si estás con algún plan de este tipo porque además de saciar y contener mucha fibra que previene el estreñimiento y mejora el tránsito intestinal, evita la retención de líquidos. Se ha descubierto que quienes comen con más regularidad remolacha tienen menos propensión a desarrollar algunos tumores cancerígenos, sobre todo si es consumida cruda. También tiene propiedades antioxidantes lo que la convierten en una productora natural de nuevas células y glóbulos rojos gracias a su alto contenido en hierro y ácido fólico.

Piel, cabello y uñas cobrarán más vitalidad y brillos: salud en general, si incluimos la remolacha en nuestra dieta. Esto se lo debemos a la metionina, un aminoácido presente en este alimento, que además favorece la secreción de hormonas como la dopamina, encargada de que nos enfrentemos al día día con mejor humor, y que si estamos en regímenes tengas una mayor disposición a seguir adelante y menos posibilidades de caer en estrés.

Para contrarrestar el daño que pueda ocasionar el consumo de remolacha a quienes padecen de los riñones, sobre todo a aquellos propensos a las piedras o cálculos, he optado por una remolacha cocida y la he mezclado con un queso fresco enriquecido con calcio que neutraliza la presencia de oxalatos, los agentes tan perjudiciales para los enfermos de riñón, o para quienes padecen de gota. Es aconsejable para estos pacientes el consumo moderado de remolacha, pero pueden hacerlo si lo acompañan de otros productos ricos en calcio.

Por último señalar que los hipertensos también deben tener especial cuidado en comer remolacha en mayor proporción y frecuencia. Esta raíz comestible es muy rica en sodio, si bien es verdad que también posee alto contenido de potasio que suele neutralizar en parte esas cantidades extra de sodio. Lo que siempre digo, tener uno u otro alimento en nuestra dieta, en equilibrio con otros, no nos hará daño a la larga, aportará más variedad y nos suplirá de todas las necesidades que requiere el organismo para vivir con salud.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Sopa fría de remolacha (4 personas)

  • 450 gr de remolachas cocidas (suelen venderse en los supermercados cocidas y sin piel)
  • 100 ml de zumo de tomate
  • 120 gr de queso fresco (si optas por un desnatado recuerda que será mejor esté enriquecido con calcio)
  • 2 rabanadas de pan integral de molde sin corteza (puedes usar de barra pero solo la miga)
  • 1 diente de ajo (quita el nervio central, puedes poner 1/2 según tu gusto)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • sal

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Sopa fría de remolacha

  1. Remoja las rebanadas de pan en el zumo de tomate (jugo o zumo natural no salsa ni tomate frito) y las 2 cucharadas de aceite.
  2. Corta la remolacha en trozos y agrégala. (Si compras la remolacha sin cocer, ponlas a cocer enteras sin pelar en abundante agua. Estarán cuando introduzcas un palillo y estén blandas. Déjalas enfriar y luego podrás retirar la piel sin dificultad)
  3. Agrega el ajo y una pizca de sal al gusto y procede a triturar en un vaso batidor o con una batidora de mano. Rectifica de sal
  4. Incorpora la mitad del queso fresco y bate otra vez hasta que esté todo bien triturado y mezclado. Guarda en la nevera hasta que esté bien fría.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La otra mitad del queso nos servirá para coronar nuestro cuenco de sopa a la hora de servir. He de aclarar que el resultado es más bien espeso que el que pueda parecer por el nombre de “sopa”. Si gustan de estas preparaciones frías, ésta os encantará. Yo todas las semanas me preparo una, al menos así seguirá siendo hasta que termine el verano. Es muy fácil como ya se habrán enterado y el sabor sorprende para bien. Como en casa somos dos esta sopa espesa de remolacha nos alcanza para comer o cenar dos días. Con un cuenco me quedo como unas pascuas ;). Sobre todo para las noches calurosas de esta parte del mundo… viene estupendamente.

¿Quieres otras recetas ligeras para refrescar el verano? Pincha esta Ensalada de espinacas con jamón y piña o estos Aguacates rellenos. Esta semana y la próxima sigo con propuestas ligeras y rápidas para pasar menos tiempo en la cocina y más disfrutando del verano, dentro y fuera de casa. Un saludo a todos y feliz inicio de semana 🙂

sarde e finocchietto

le ricette di casa mia

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de la alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.