Anuncios
Tag Archives: pan

Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

27 Ago
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Muy buenas a todos los que aquí, allá y un poco más allá me siguen. No he olvidado mi compromiso para con este rinconcito de cocina que pretende ir tras la receta. Lo cierto es que ando liada hasta la médula en más de un proyecto y se me escapa el tiempo por mucho que intento atraparle. Antes de volver a desaparecer por un buen rato os voy a regalar estas ricas mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate que podéis preparar en casa o, si les entra mucha prisa, encontrar en algún supermercado o tienda especializada.

Les dejaré los tips para hacer una confitura de tomate casera, porque en este tiempo el tomate está muy bien de precio y de sabor; es muy sencilla y deliciosa. Las mini tostas o tostaditas se preparan en un plis plas o, como decimos en mi tierra, en menos de lo que canta un gallo. Hay quienes no gustan de mezclar lo dulce con lo salado, pero en casa nos encanta, es un poco de esa mezcla entre la herencia del pasado y recientes costumbres adquiridas. Vamos por ello.

Ingredientes para preparar Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

(8-10 mini tostas)

  • 1 barra de pan cortada en rebanaditas no muy gruesas
  • 1 ó 2 rulos de queso de cabra en rodajas
  • mermelada de tomate
  • virutas de jamón serrano o ibérico
  • aceite de oliva virgen extra

Para la mermelada de tomate:

  • 500 g de tomates maduros sin pelar y troceaditos
  • 125 g de azúcar moreno
  • 125 g de azúcar blanco
  • zumo de un limón

Preparación mermelada:

  1. Lava bien los tomates y trocéalos bien. Hay quienes eliminan las pepitas o semillitas del tomate pero yo las dejo tal cual porque le dan esa distinción a la mermelada de lo que es y se aprovecha más toda la carne del tomate.
  2. En una cacerola (alta mucho mejor) con tapa pon todos los ingredientes a fuego más o menos fuerte primero para que el azúcar se derrita y una vez comiencen a ebullir baja bien el fuego y déjalo al menos 40 minutos o hasta que esté con una consistencia adecuada, removiendo constantemente durante el proceso para que no se pegue o queme. La temperatura que no debe sobrepasar la mermelada es de 105 grados, pero yo la verdad confío en el fuego bien bajo y el termómetro no lo utilizo. Os dejo la libertad de emplearlo quien lo tenga y lo desee.
  3. No dejes secar demasiado porque cuando se atempera tiende a espesar aún más.
  4. Guarda la mermelada en tarros de cristal esterilizados aún caliente para que hagan el efecto de sellado. Si son muchos asegúrate de lograr este efecto poniendo los tarros o botellas a baño María durante 20 minutos para evitar la contaminación y prolongar la duración de la mermelada si no se va a consumir enseguida. Una vez abierto un envase en refrigeración puede durar hasta una semana.

Cómo preparar Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

  1. Corta las rebanadas de pan no muy gruesas y ponlas en una sartén o plancha con aceite de oliva virgen extra para que se tuesten solo ligeramente.
  2. Coloca el pan ya tostado en una bandeja y ponle un chorrito de aceite de oliva virgen extra a cada una.
  3. Pon encima una o dos rodajas de queso de cabra dependiendo del tamaño de la rebanada de pan.
  4. Añade una cucharadita bien llena de mermelada de tomate y reparte y por último corona con una virutas o lonchitas finas de jamón serrano o ibérico. ¡Listo!

Un entrante ideal, una merienda deliciosa, una forma de tomarnos nuestra bebida preferida en casa y acompañarla con estas  mini tostas de queso de cabra y mermelada de tomate.

Anuncios

Pudin de pan con pasas y vino dulce

26 Sep
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Como había prometido hace poco, y aprovechando el tiempo libre entre trajines de mudanza, aquí os traigo un Pudin de pan con pasas y vino dulce que, con algunos ajustes propios de mis incursiones en la cocina, trata de emular aquel que solía preparar la hermana de mi abuela, nuestra Ori más querida y que tanto extrañamos todos sus sobrinos y nietos. A ella le quedaba riquísimo, como no podía ser de otra manera siendo su especialidad. Diariamente se daba su paseo a nuestra casa y cuando aparecía con su pudin, yo echaba a saltar igual que hacía el perro cuando su olfato le revelaba que Oristela ya estaba doblando la esquina de nuestra calle.

Mi abuela hacía el pudin con caramelo, a baño María, tal como si fuera un flan. Así continúa haciéndolo. De esta manera está riquísimo, pero el de mi tía abuela, horneado a la manera del pudin inglés, era diferente y con el toque que solo ella le daba. Guardo los mejores recuerdos de mi Ori querida, y seguramente este aliño especial hace que su postre esté grabado tan dulcemente en mi memoria. El pudin de hoy, con pasas, vino dulce y leche condensada no necesita más azúcares que los que ya encontramos en sus ingredientes principales. Espero os guste la mitad de lo que tanto gusto me da a mi compartir.

Ingredientes para preparar Pudin de pan con pasas y vino dulce

  • 1 lata pequeña de leche condensada
  • 1 lata de leche entera (la misma lata de leche condensada te servirá como medida)
  • 500 gr de pan (de barra y debe ser del día anterior)
  • 3 huevos
  • 100 ml de vino dulce de Jerez
  • 1 puñado de pasas Sultanas (las que te quepan en la mano)
  •  1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 1 cucharada de mantequilla (yo utilicé mantequilla light)
  • canela en polvo (para espolvorear encima al gusto)
  • 1 pizca de sal

Cómo hacer Pudin de pan con pasas y vino dulce

  1. Hidrata las pasas durante unos 10 minutos en el vino dulce de Jerez y un chorro de la leche entera que vamos a emplear.
  2. En una fuente rectangular apta para hornos ponemos la cucharada de mantequilla y distribuimos bien de manera que quede bien untado.
  3. Picamos el pan en rebanadas y lo colocamos en la fuente. Mezclamos la leche condensada, la leche entera y la cucharadita de vainilla y vertemos en la fuente para que el pan se empape pero sin trabajar (tocar) el pan. Deja que absorba bien mientras sigues con el resto de los ingredientes.
  4. En otro recipiente bate los huevos con una pizca de sal y agrega las pasas previamente hidratadas (estarán hinchadas) y el resto del contenido (vino y leche). Vierte en la fuente y ahora procede a mezclar suavemente todo haciendo presión ligera hacia el fondo con unas varillas manuales hasta que esté todo integrado pero no homogéneo. No tienes que desbaratar completamente el pan.
  5. Espolvorea con canela en polvo e introduce en el horno a 180 grados durante 30-40 minutos. Chequea que ya está listo introduciendo un palillo y si sale limpio, saca del horno y deja enfriar completamente.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Este pudin se come frío, en el desayuno, como postre o en una merienda con un café con leche o solo con azúcar como nos gusta en casa. Con este postre no corres riesgo alguno de emborracharte, pero si no te convence el empleo de una bebida de este tipo, sustituye el vino dulce de Jerez por leche entera en la misma proporción y pon unas 3 a 4 cucharadas de azúcar extra. Si por el contrario la cuestión es que no tienes vino de Jerez, emplea otro vino dulce de uva bien madura. Con un Pedro Jiménez te “pones las botas”.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Espero haber complacido a algunos de mis fieles seguidores. Ya más adelante tendré que poner el pudin de mi abuela a baño María, mientras me quedo con el flan de calabaza dándome vueltas en la cabeza. Pero ya para el próximo mes, cuando Halloween nos toque a las puertas. Si queréis ver otro postre casero pincha aquí. Saludos 🙂

 

Salmorejo de cerezas: receta a partir del original salmorejo cordobés

10 Jul

El verano pasado hice por primera vez un Salmorejo cordobés gracias a la genial explicación que encontré en la página Javirecetas. Quedé prendada con este sencillo pero delicioso plato que apaciguó el calor, la sed y el hambre de numerosas tardes y noches en lo adelante. Este año, nada más asomar el menor signo de calor, ya me fui en busca de unos buenos tomates maduros para hacer el primero de la temporada. A estas alturas de julio en España los tomates, sobre todo de pera y de rama, están en su mejor momento de maduración y sabor.

Para el salmorejo y su primo el gazpacho yo prefiero los tomates de rama. Los de pera los rallo y no hay un fin de semana en que no me levante con un rico desayuno andaluz, esto sí sea verano o invierno. Retornando al salmorejo, hace algunos días me volví a tropezar en los recovecos de Internet, con otra receta que me prendó, esta vez un salmorejo con cerezas de Directo al Paladar para el cual van todas mis palmas. Quizá no haya conseguido el color que, comprobarán, tiene la receta original a la que hago referencia; a las cerezas culpo solo del color, porque en lo que a sabor se refiere, reitero, una explosión maravillosa.

Y después de los comentarios particulares en torno a la receta de hoy, acotar que el salmorejo cordobés, nadie lo confunda con otro guiso que se suele preparar también en estas tierras ibéricas para cocinar algunas recetas de caza, es un plato de origen muy humilde que se elaboraba mucho antes de que, con el descubrimiento del Nuevo Mundo, Cristóbal Colón trajera a España el tomate. O sea que antes de esto solo llevaba pan duro majado en vinagre, aceite de oliva y ajo, y jamás encontró espacio en los libros de cocina de los reyes o la corte en general. Era alimento de los pobres y campesinos.

Hay dos momentos cruciales para el salmorejo como lo conocemos hoy. Uno cuando se introduce el tomate y proporciona el color rojizo (antes era una sopa o crema blanca), y un segundo momento cuando se inventó la batidora eléctrica, que sustituye el primitivo proceso de majar hasta el cansancio todos los ingredientes en un mortero. Referencias históricas mencionan que romanos y árabes, cada uno en su momento a su paso por Al Andaluz y otros sitios, elaboraron y consumieron el salmorejo blanco, caliente o frío. Hoy, el plato que se identifica como salmorejo cordobés es algo diferente, pero rico y refrescante y extendido por toda la geografía española.

En esta entrada van dos recetas en una. Imposible llevarles directo al Salmorejo de Cerezas sin antes hacer una pequeña escala técnica y aterrizar en el original Salmorejo Cordobés, así que a ponerse las pilas para preparar los dos. Cada uno a su vez 😉

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Salmorejo cordobés (receta de Javi para 2-4 personas)

  • 500 gr tomates maduros (rama)
  • 100 gr de pan del día anterior (la miga)
  • 1 diente de ajo (con 1/2 tiene suficiente para mi gusto)
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • agua para escaldar los tomates
  • sal

Cómo preparar Salmorejo Cordobés para 2-4 personas

  1. Escalda los tomates y déjalos listos para emplear. Pincha en el enlace anterior o aquí para ver lo fácil que es de hacer. 
  2. Coloca en un recipiente o vaso batidor la miga de pan desmenuzada a mano, los tomates encima, el aceite de oliva, el ajo y la sal al gusto. Tritura bien. Si te parece pásalo por un colador chino pero como le retiramos la piel a los tomates el salmorejo quedará con una textura genial. Las pequeñas pepitas de los tomates no hacen más que bien a nuestra digestión.
  3. Ya está, deja en la nevera mientras coces un huevo duro para acompañar, y si tienes algo de jamón serrano, no dudes en agregarlo.

Genial como entrante en cualquier menú este verano, para tomar entre horas o como sustituto de una cena ligera. ¿Qué tal? ¿Complacidos? Vamos entonces a por el Salmorejo de Cerezas, una opción más gourmet para paladares más exigentes, pero definitivamente al alcance de todos.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Salmorejo de cerezas (receta de Directo al Paladar para 4-6 personas)

  • 650 gr de tomates maduros (de rama)
  • 350 gr de cerezas (del Jerte mejor)
  • 200 gr miga de pan viejo
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra (si es de la variedad que pica pon la mitad de uno más suave)
  • 1/2 diente de ajo (puedes poner uno entero si es pequeño)
  • sal

Cómo preparar el Salmorejo de cerezas

  1. Primer paso idéntico de escaldar los tomates. Directo al Paladar no les quita la piel porque luego pasa todo por un colador chino, pero a falta de uno lo ideal es escaldar y quitar la piel.
  2. Deshuesar las cerezas que puedes hacer con un instrumento especial o con las manos, que resulta muy pero que muy fácil si están maduras.
  3. Como en el salmorejo cordobés de más arriba dispón el pan primero, los tomates, las cerezas, el aceite de oliva, el ajo y la sal al gusto, y tritura en la batidora.

Siempre que escaldes los tomates, como si no, pon el salmorejo en la nevera un buen rato antes de disfrutarlo. Se come bien fresquito, y también puedes acompañarlo de huevo cocido y jamón ibérico o serrano. Este de cerezas lo he tomado como merienda o como entrante. De cualquier manera está delicioso. Una combinación de sabores que literalmente hace la boca agua. Espero se animen a prepararlo. Seguro lo disfrutarán muchísimo y querrán repetir y hasta experimentar con otros ingredientes.

Crostinis con pan de pueblo

18 Mar

Los crostinis son unos aperitivos o entrantes italianos cuya base es una tostada de pan pincelada con aceite de oliva y que pueden coronar una gran variedad de ingredientes. Lo más típico es hacerlas de baguete francesa o italiana y tostarlas sobre parrilla. Pero como la cocina va más allá, y trata de experimentar con nuevos ingredientes, texturas y sabores, hoy y aquí quiero presentar unos crostinis que hice el fin de semana para acompañar unos spaguettis al pesto.

Con unos ingredientes que tenía a mano me propuse hacer algo rápido y salieron estos crostinis o simplemente tostadas horneadas con pan de pueblo. Una salsa de tomate que no quería desaprovechar, otra salsa pesto, un queso de tetilla y un poco de beicon bastaron para preparar estas ricas tostas que, si os animáis, hasta los más pequeños podrán preparar como regalo por el Día del Padre, que se celebra este 19 de marzo en España.

crostinis

 

Ingredientes para hacer crostinis con pan de pueblo (8 tostadas)

  • 400 gr de pan de pueblo (1/2 barra)
  • 150 ml de salsa de tomate (1/2 taza)
  • 80 gr de salsa puesto (unas 4 cucharadas)
  • aceite de oliva virgen extra
  • 3-4 lonchas de beicon
  • 1/4 queso de tetilla que rallaremos

Cómo preparar los crostinis 

  1. En una placa de horno barnizada con aceite de oliva (puedes utilizar papel para hornear o de aluminio apto para hornear) dispón las rebanadas de pan y riégalas con un hilo de aceite.
  2. A continuación úntalas con una capa de salsa de tomate, distribuye el queso, después ponle un poco de salsa pesto con una cucharita pequeña en algunos puntos y por último un poco del beicon troceado.
  3. Ponlas en el horno a una temperatura no muy alta (unos 130 – 150 grados) con calor por encima y por debajo para que se tuesten antes de que se puedan quemar. El tiempo estará dado porque se gratinen completamente. Cuando así sea, sácalas y ponlas en la mesa y a comer.

crostini

 

Si no te gusta el beicon o quieres hacerla apta para vegetarianos, sustitúyelo por unos tomates cherry picados en rodajitas. Si no tienes salsa pesto ponle un poco de albahaca fresca picadita y verás que también quedan para chuparse los dedos. El pan y el queso también queda a vuestra elección. Yo creo que con cualquiera puede funcionar de maravilla. Una receta sencilla, rápida y que encantará sobre todo a los más pequeños, y si quieres ver otro entrante pincha aquí Montaditos de Jamón y Huevos de Codorniz.

 

 

Montaditos de Jamón y Huevos de Codorniz

1 Mar

Ya está aquí el fin de semana y si tienes algo que celebrar, o una reunión con los amigos, un partido de fútbol o simplemente una buena película, puedes ir pensando en unos ricos montaditos para acompañar una cervecita o mejor un vino tinto que mitigue el frío de estos últimos días. Sin complicaciones, por si no quieres salir de casa pero tampoco quieres enrollarte demasiado en la cocina.

Tan sencillo como tener a mano una barra de pan (el que prefieras), unos tomates maduros rallados, jamón serrano y huevos de codorniz. Vamos entonces manos a la obra.

la foto (21)

Ingredientes para preparar Montaditos de Jamón y Huevos de Codorniz (12 tostas)

  • 1 barra de pan
  • 90 gr de jamón serrano en lascas
  • 12 huevos de codorniz
  • 3 tomates de pera
  • aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • pimienta
  • sal

Cómo preparar Montaditos de Jamón y Huevos de Codorniz

  1. Lo primero que dejaremos listo es el tomate conque untaremos nuestras tostas. Lava bien los tomates, sécalos y pásalos por un rallador. Quita el exceso de agua que pueda tener el tomate pasándolo por un colador. Agrega entonces un diente de ajo previamente machacado y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. No pongas nada de sal. Ten en cuenta que luego pondremos jamón, el cual ya lleva su buena dosis.
  2. Corta el pan en rebanadas. Haz cortes un poco transversales para que las rebanadas salgan más grandes. Pon a tostarlas donde prefieras hasta que tomen color. Yo utilizo una parrilla donde tengo mayor espacio para colocarlas.
  3. Las lascas de jamón trocéalas un poco para que después sea más fácil comer la tosta y que no te lleves en la primera mordida todo el jamón.
  4. Cuando ya tengas el pan listo, unta con una capa generosa de tomate rallado, coloca encima un poco de jamón y ten listas todas para poner los huevos una vez los tengamos fritos.
  5. Los huevos de codorniz son pequeños y tienen una cáscara muy fina así que suele a veces ser un poco pesado abrirlos para freír, por eso yo no suelo golpearlos, sino con un cuchillo fino y bien afilado les hago un pequeño corte con cuidado de no pinchar la yemita y entonces abrirlo resulta mucho más fácil. Con una sartén antiadherente, el fuego bajo y unas pinceladas de aceite puedes freír de 4 en 4 los huevos de codorniz.
  6. Ve sacando según se vayan haciendo y corona cada tostada con un huevo frito de codorniz.

Puedes ponerle una pizca de pimienta y darle un golpe de calor en el horno o saltarte este último paso e ir directamente al asunto que nos concierne más. Disfrutarlas con quienes prefieras y acompañarlas de tu bebida preferida. Están de escándalo.

Crema de Manzana

24 Ene

Hacía tiempo estaba por hacer una receta de crema de manzana. En este tiempo me paso la vida tratando de encontrar nuevas sopas o platos que me calienten del frío y que a la vez me alimenten y sacien. No sé si habrá muchos por ahí que el invierno y el frío les abra el apetito, pero lo que es a mí, me pone a prueba definitivamente.

Estuve investigando en páginas y programas de cocineros algunas recetas de crema de manzana o sopa de manzana. La que he hecho es un híbrido de las dos que más me gustaron, o sea al final una receta propia con un poquito de otros.

Hice una primera crema con manzanas Reinetas. La crema me encantó porque el resultado fue una maravillosa combinación entre dulce y un toque ácido. A mi novio no le gustó mucho el ácido al final, y entonces decidí repetir la misma receta con unas manzanas Golden. Esta vez si quedó encantado porque esta variedad no tiene nada de ácido. Yo disfruté muchísimo las dos versiones. Con cualquier variedad de manzana que la hagáis, estoy segura que va encantar.

2013-01-17 20.57.03

 

Ingredientes para preparar crema de manzana

  • 4 manzanas Reineta 
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 cucharadita pequeña de canela
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 pizca de clavo de olor en polvo
  • 1 pizca de pimienta
  • 100 ml de nata para cocinar
  • 200 ml de caldo de pollo
  • 200 ml de vino blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • sal
  • 50 gr de jamón serrano cortado en taquitos
  • 3 rebanadas de pan sin corteza cortado en dados

Cómo preparar crema de manzana

  1. Corta la cebolla en juliana y ponla a pochar en las tres cucharadas de aceite caliente.
  2. Cuando se haya transparentado agrega la manzana previamente pelada, descorazonada  y cortada en medias lunas.
  3. Mezcla con las cebollas y pon la canela, la nuez moscada y el clavo de olor.
  4. A continuación agrega el vino y el caldo de pollo y cuando haya comenzado a hervir agrega la nata.
  5. Salpimenta, baja el fuego por debajo de la media, tapa y dejar cocer durante 15 minutos.
  6. Mientras, corta el pan en dados, por una cucharada colmada de aceite y fríe el pan hasta que esté tostado y dorado, resérvalo y úsalo para coronar nuestra crema después de servida, junto con el jamón serrano a taquitos.
  7. Pasados los 15 minutos destapa, si está muy espesa la crema aligera con un poco más caldo. Si por el contrario tiene mucho líquido, destapa, sube un poco el fuego, y deja espesar.
  8. Por último pasa por la batidora todo y sirve caliente con el pan y el jamón.

Aquí tenéis otra rica crema para cenar ligero o como primer plato de una comida. Son sabores que quizá a algunos puedan parecer raros. Más que raros son para paladares que quieran experimentar nuevos sabores. Eso de utilizar las frutas para elaborar platos salados, combinar con carnes, en cremas como la de hoy y en salsas para acompañar otros alimentos, me encanta y seguiré repitiendo.

 Y se me olvidaba, la ramita que adorna el plato, es de perejil. No crean que solo sirvió de adorno, también lo incluí en la cena.  

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.