Anuncios
Tag Archives: bacon

Cupcakes salados: un entrante diferente para un menú nada corriente

3 Jul
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La idea de unas magdalenas saladas con ingredientes que pueden variar según las preferencias de cada quien, y con una cubierta generosa, también salada, estoy segura que va a encantar a quienes se animen a preparar esta receta. Ya sé que en verano eso de encender el horno puede ser una tarea de mucho coraje, pero también, una vez pasado el momento del “sofocón”, nos puede alegrar una tarde en la playa o la piscina, a la sombra de un árbol o simplemente a la mesa de casa.

Esta vez con ingredientes a mano como cebolla, beicon y nueces, conseguí una base bien sabrosa. Para la cubierta o frosting emplearemos un puré de patata aromatizado. La próxima vez experimentaré con sobrasada o chorizo y cebolla caramelizada, una mezcla que nos encanta, o con espinacas, piñones y queso de cabra. Las opciones puedes ser muchas, pero hoy les dejo una receta en concreto. Vayamos a poner manos en la masa.

Ingredientes para preparar Cupcakes de cebolla, bacon y nueces (12-14 cupcakes)

  • 2 huevos grandes
  • 125 gr de mantequilla salada (yo utilicé reducida en materia grasa)
  • 125 gr de azúcar (puedes utilizar miel)
  • 150 ml de leche
  • 270 gr harina (yo utilicé integral)
  • 2 cucharaditas de polvos Royal
  • 2 cebollas (1 muy grande)
  • 6 lonchas de bacon en tiritas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (si fuera necesario)
  • pimienta negra recién molida
  • 2 cucharadas de ajo deshidratado en polvo
  • sal

Para la cobertura:

  • 4 patatas
  • 60 gr de mantequilla (puedes poner queso crema o simplemente aceite de oliva virgen extra)
  • 1 ramita de perejil finamente picado
  • 1/2 dientecillo de ajo majado
  • unos tropezones de jamón serrano o ibérico
  • sal
  • 60 gr de nueces peladas y troceadas

Cómo preparar cupcakes de cebolla, beicon y nueces

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Primero pon a cocer las patatas con su piel en agua con sal hirviendo durante unos 45 minutos.
  2. Precalienta en el horno a 175 grados.
  3. Pon en una sartén con el fuego medio a fuerte el bacon picado en tiritas finas. Una vez esté doradito añade la cebolla previamente pelada y cortada en fina brunoise. Si no ha soltado grasa el bacon porque estaba más bien magro añade antes de la cebolla las dos cucharadas de aceite de oliva o menos según veas que haga falta. No es necesario pasarse con la grasa.
  4. Deja que la cebolla se poche durante unos 8 a 10 minutos y así adquiere todo el sabor del bacon. Separa del fuego y deja enfriar.
  5. En un bol mezcla el azúcar con la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente con consistencia de pomada.
  6. Añade uno a uno los huevos y deja que se incorporen bien y resulte una mezcla ligera y esponjosa.
  7. Incorpora la leche, mezcla bien y a continuación ve sumando la harina tamizada con la levadura y el ajo en polvo o deshidratado.
  8. Agrega la cebolla pochada con el bacon y las nueces previamente pasadas por un poco de la misma harina, lo cual hará que se distribuyan de forma homogénea y no vayan al fondo de las cápsulas de papel.
  9. Coloca en moldecitos individuales o en una bandeja para cupcakes las cápsulas de papel y rellénalas un poco menos de su capacidad.
  10. Hornea entre 18 y 20 minutos a la misma temperatura inicial hasta que hayan subido. Para estar seguros de que están bien horneados pincha con un palillo y si sale limpio ya están listos. Déjalas enfriar sobre una rejilla ya fuera del molde.

La cobertura:

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Una vez cocidas las patatas y con la piel retirada procede a hacer un puré con la mantequilla, mezcla bien el diente de ajo majado, el perejil y la pimienta.
  2. Prueba de sal y si lo requiere rectifica.
  3. Como tercer y último paso, una vez tibio el puré, rellena una manga pastelera y con una boquilla lisa procede a coronar cada magdalena salada.

Yo tengo que confesar que mi manga se abrió a la primera y tuve que recurrir a algo tan sencillo como poner a ojo de buen cubero el puré sobre las magdalenas y con ayuda de un tenedor hacer el diseño que muestro en las imágenes, tan simples pero tan bonitos al final. Conclusión que si no tienes manga o no quieres tener que ensuciar más o simplemente saltarte esta operación van a quedarte igualmente geniales. Una montañita más o menos igual a la de al lado y un caminito con el tenedor. Pon unos daditos de jamón o no y a disfrutar tus cupcakes salados. ¡Feliz fin de semana!

Anuncios

Ensalada “La claudicación de Javi”: restos bien aprovechados

25 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¿Recuerdan el pollo estilo cajún? Pues la entrada de hoy, que no quise seguir postergando (de ahí lo breve pero sustanciosa de la receta y el post) tiene el objetivo de aprovechar algunas tiras de pechuga que quedaron y que dieron un extra más de valor a esta ensalada, para que un renegado a las “hierbitas” como dice nuestro amigo Javier cayera seducido, no dejara resto en el plato y encima quisiera repetir.

De ahí el nombre de “La claudicación de Javi” para bautizar a este jardín verde con mucho condumio y sabor para conquistar a ciertos testarudos y renuentes de las ensaladas. Aquí les dejo la receta que podrán preparar ya no con el pollo cajún sino con aquellos otros restos de cualquier asado con el que no hayáis podido.  😉

Ingredientes para preparar Ensalada “La claudicación de Javi” (4 personas)

  • 1 bolsa de brotes tiernos (u otra mezcla de lechugas que te guste)
  • tomatitos cherry
  • 1 puñado cebolla frita crujiente
  • 4 lonchas de bacon frito troceaditas
  • picatostes
  • 1 puñado de pasas
  • 1 puñado de nueces no muy troceadas
  • pollo a trocitos

Para la salsa aliño:

  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 1 cucharada de mostaza de Dijon
  • 1 cucharada de miel
  • 1 chorrito de aceite de oliva (opcional)
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • pizca de pimienta negra recién molida

Cómo preparar la Ensalada

  1. En un bol o fuente para ensaladas dispón las hojas de lechuga.
  2. Prepara la salsa de mostaza a la miel mezclando muy bien todos los ingredientes. No es necesario pasarla por la batidora o licuadora. Con ayuda de una cucharilla y removiendo todo muy bien es suficiente.
  3. Coge un poco de esta mezcla y ponla sobre las lechugas, unta bien y a continuación o bien repártela en 4 platos en los que distribuirás proporcionalmente todos los ingredientes o mezcla todo en la fuente y luego reparte.
  4. Lleva a la mesa y dispón el resto del aliño para que cada quien se pueda servir más a gusto de cada quien.

Las cantidades están a ojo de buen cubero: sin recargar demasiado para que los ingredientes no pesen sobre las lechugas y vayan al fondo de la fuente o los platos. Si eres muy goloso en un plato aparte pon más de cada uno de los complementos para añadir algo más si así lo deseas tú o tus invitados.

Esta salsa de mostaza a la miel está muy rica con esta ensalada así como para enriquecer recetas de pescado y carnes. Hace muy poco la preparé para acompañar unos nuggets caseros y deliciosos que muy pronto compartiré aquí mismo en esta pequeña extensión de mi cocina.

Espero puedan lograr hacer comer un poquito de verde a aquellos que queréis más con esta receta rápida, fácil y llena de sabores. Buen inicio de semana y que seáis muy felices compartiendo en la mesa frente a una deliciosa comida.

Quiche de puerros con arándanos secos: para hacer especial un pastel salado

1 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Tenemos en casa una debilidad por los pasteles salados tipo quiche. De entre los que he probado y me he animado a preparar el de tomatitos secos con albahaca y mozzarella y el de puerros y bacon figuran entre nuestros preferidos. La receta de hoy, esta quiche de puerros con arándanos secos, una versión más arriesgada de la última citada es para complacer a paladares que a menudo buscan la mezcla, para mí prodigiosa, de salado y dulce.

La propuesta no llega a ser lo que se consideraría un postre, nada más lejos de mi intensión, se queda en ese camino que recorren juntos la fruta en la ensalada, el plátano en el arroz a la cubana, o el melón en el clásico español del jamón jamón.

Nuestra protagonista de hoy tiene su origen y denominación en la gastronomía francesa de Lorena; allí surgió la quiche Lorraine, con básicamente un relleno de nata y huevos. A partir de esta surgieron un sinfín de adaptaciones en las cuales se utilizaba indistintamente panceta, cebolla o queso, de acuerdo el sitio y por la región geográfica cambiaba el nombre.

Así, la quiche vosgienne, de la región francesa de los Vosgos, incorpora el queso rallado; la quiche goguette y la quiche alsacienne añaden cebollas fritas al relleno de la lorraine; y la tarte tourangelle, variante popular dentro de la cocina francesa, incluye panceta ahumada y rillettes de Tours (especie de paté blando y hebroso). Lo cierto es que se ha popularizado tanto internacionalmente con su riqueza en ingredientes, alejadas ya de la original, que es preferible igualmente llamarlas tartas o pasteles salados.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Quiche de puerros con arándanos secos (4 personas)

  • 1 masa quebrada o Brisa
  • 3-4 puerros (el tallo blanco)
  • 1 cebolla
  • 300 ml de nata (yo utilizo con contenido de grasa reducido)
  • 150 gr de bacon ahumado o panceta
  • 1 puñado de arándanos secos
  • 3 huevos grandes
  • 80 gr queso Emmental
  • pimienta negra recién molida
  • 1 puntita de nuez moscada
  • 1 cucharada de aceite de oliva (si fuera necesario)
  • 1 nuez de mantequilla para untar el molde
  • sal

Cómo preparar Quiche de puerros con arándanos secos

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Corta en tiritas el bacon y en brunoise la cebolla y el puerro. Pon a freír el bacon en una sartén anti-adherente y una vez haya empezado a dorar (habrá soltado su propia grasa) añade la cebolla y una pizca de sal. Deja sofreír hasta que se transparente la cebolla.
  2. Incorpora el puerro ya bien picadito y la cucharada de aceite de oliva solo si fuera necesario para que no se pegue o queme nuestra base del relleno. Mezcla bien y deja pochar unos 5 minutos hasta que esté tierno el puerro.
  3. Añade a la sartén la nata con 1/2 cucharadita de sal, la pimienta negra, la nuez moscada y por último el puñado de arándanos secos. Revuelve y deja cocinar a fuego bajo medio unos 8 minutos desde que comience ebullir. Una vez pasado el tiempo separa del fuego y deja reposar unos minutos.
  4. Bate los huevos con otra pizca de sal y la mitad del queso Emmental. Reserva mientras prepararas el molde.
  5. Barniza bien el fondo y los laterales del molde con la nuez de mantequilla. Coloca encima la masa quebrada cuidando de que no se rompa y que cubra bien el molde . Yo dejo siempre que sobresalga por fuera de los bordes y una vez horneada los corto con un cuchillo afilado. De esta forma evito que la masa encoja y se salga el relleno. Pincha el fondo con un tenedor y en los laterales para evitar que se hagan globos de aire en la masa. Procede con cuidado para que no se perfore la masa.
  6. Una vez atemperada la nata con los puerros, el bacon y los arándanos que ya estarán bien re-hidratados añade los huevos batidos con el queso y mezcla bien hasta que esté todo bien integrado. Ahora llena la masa quebrada con este relleno.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  7. Con el horno pre-calentado a 180 grados hornea la quiche, preferiblemente cubierta con un papel vegetal o de aluminio y en el nivel más bajo del horno, durante unos 35 minutos. Transcurrido este tiempo, comprueba que bajo el papel que colocamos como cubierta nuestra quiche esté doradita y cuajada. SI aún no está dorada sube a un nivel superior la bandeja de horno y enciende solo el grill unos 3 a 5 minutos más. Listo.

Deja que repose bastante antes de desmoldar la quiche y así evitarás que se rompa. Yo utilicé un molde de silicona que son muy fáciles de manejar a hora de desmoldar. Lo malo es que no puedes meterle el cuchillo o corres el riesgo de acabar con el molde. Por eso si tienes otro tipo de molde, de aluminio o de vidrio, no tienes ni que desmoldar. Puedes llevarlo directo a la mesa.

La masa quebrada es muy fácil de hacer, si das click en el enlace que lleva en los ingredientes podrás ver una receta básica que queda muy sabrosa, pero puedes recurrir siempre a las que venden en el supermercado.

Puedes también emplear leche evaporada en sustitución de la nata para una opción más ligera y si no te va la conjunción de dulce y salado en su justa medida pues sáltate los arándanos secos y ya está. Quiero compartir pronto la otra quiche preferida de casa: un poco más mediterránea, con tomate secos y naturales, albahaca y mozzarella. Una delicia, apta para vegetarianos que incluyen lácteos en su dieta.

Patatas revolconas, Spanish recipe

2 Sep
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

All rights reserved by Tras La Receta

No matter where they´re from, Extremadura, Ávila or Salamanca, the “patatas revolconas” are one of those traditional Spanish recipes that when you try them, you will always want enjoy over and over. Despite its humble origin (it was food of Castilian peasants) it is a recipe that with just a very few things, basically potatoes, paprika and some meat product, the result surprise us because of their texture and flavor´s delicious combination.

The recipe, that has jumped from the Spanish countryside to bars, cafeterias and restaurants, in towns and cities, it has became popular and evolved. Although the ingredients that they add can be different, bacon, chorizo and “torreznos” as the most common of all, this recipe´s base is always the same: boiled potatoes they become pure, seasoned with paprika and enriched with some of the products I mentioned before. This is the reason of the names it acquires: patatas meneás, patatas revueltas or revolconas.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

All rights reserved by Tras La Receta

Ingredients:

6-8 potatoes

1/2 large traditional spicy chorizo

6 slices of bacon

1 garlic clove finally cut

1 tsp sweet paprika (Pimentón de La Vera)

1 tbsp extra virgin olive oil + 1 more optional

salt

parsley to decorate

How to prepare Patatas revolconas (4 persons)

  1. Peel the potatoes and put them into boiling water with salt. Let them cook very well until they broken if you prick them.
  2. Fry the chorizo and bacon into a pan. Once fried, take them out and put aside. Saute the garlic into the oil liberated by the chorizo and bacon. Put olive oil if it were necessary. Once the garlic golden (take care it doesn´t burn) take the pan out of the heat, add the Pimentón de La Vera and stir.
  3. Now back to very low heat, incorporate the potatoes to the pan and squash them until you get mashed potatoes, but let some pieces of potatoes. Add some water of the boiled potatoes if it were necessary.
  4. Put the chorizo and bacon we had aside into the potatoes, stir and serve.

    All rights reserved by Tras La Receta

    All rights reserved by Tras La Receta

It´s a course that´s served hot usually on winter, but if there´s some warmth yet, let it refresh and accompanies with cold beer. As main course, starter or appetizer, it´s actually good in any time. Enjoy and, you know, if you decides to travel to Spain, to Extremadura, Avila or Salamanca, don´t let try this Patatas revolconas.

Noodles with Alfredo sauce: my way

13 Jul

I usually prepare pasta with a delicious sauce called Alfredo. But mine it´s an own version as rich as the sauce was created by the Italian Alfredo Di Lelio. This was elaborated by the restaurateur on his mother´s restaurant located on it used to be Piazza Rosa, in Rome, in 1908. Nowadays, their descendants still preparing it on “Il Vero Alfredo”, although they´ve moved to another site in the Italian capital. Essentially, it is a very creamy sauce, made it with butter and Parmesan cheese, and these ingredients make possible season it in many ways.

The present recipe doesn´t use butter, but I can assure is not necessary. I´ve used bacon that I´ve fried with a little bit olive oil. The fat that usually releases the bacon is enough for stir-fry the chive and the cornflour. Once more I decided to cook noodles, because is between pastas one of my favorites, but you can prepare yours. Is always the sauce the authentic main character. Let’s go into the kitchen.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredients

150 gr bacon finally cut
150 gr mushrooms
1 chive
2 garlic cloves
1 cup cream + 1/4 cup milk
1-2 tbsp extra virgin olive oil
1 tbsp Maizena corn flour
80 gr grated Parmesan cheese
1 pinch ground nutmeg
black pepper
1 tsp finally chopped fresh peppermint
salt

How to prepare Alfredo Sauce: my way

  1. Fry the bacon with 1 tbsp of olive oil until they browned. Add more olive oil if it were necessary and add the garlic, finally laminated, and the chive. Put salt to taste, sauté for a few minutes and later add the Maizena and stir.
  2. Incorporate the laminated mushrooms, add salt, sauté a couple of minutes and then add the cream and milk. Season it with ground nutmeg, black pepper and check the salt.
  3. Let it cooking down-middle heat until the sauce have thickened. Add the half of the cheese before finish cooking.
  4. Once it has thickened incorporate the pasta, previously cooked in plenty of salty water and very well drained.
  5. Serve immediately and sprinkle with the rest of the cheese and the chopped peppermint.

This is another way, easy and delicious, to prepare pasta. Whatever pasta you prefer, put a peppermint twig or a bay leaf into the water you cook the pasta and you will see such a great result. If you want to read more Italians recipes click here.

Fufú de plátano: una variación ajustada a los recursos

17 Abr

Una de las recetas más populares de la cocina criolla cubana es el fufú de plátano, que en Puerto Rico más o menos suele prepararse del mismo modo pero es llamado “mofongo”. También en República Dominicana se elabora este tipo de puré de plátano conocido allí como “mangú”. Los tres nombres tienen su raíz en la cultura africana. Y es que la base de este plato, el plátano, era comida de los negros traídos al Caribe y a América como esclavos.

Según apuntes del investigador y etnógrafo cubano Don Fernando Ortiz, en tiempos de la dominación inglesa después de la Toma de La Habana, los negreros daban de comer a los esclavos un puré de plátano cocido y majado que anunciaban como Food! Food! (comida, comida). Se cree así que desde entonces se le llama fufú a esta forma de preparar el plátano, cuyos orígenes señalan a Ghana y Sierra Leona.

Sin embargo, otras fuentes indican que aunque el fufú sí es efectivamente una preparación de la cultura culinaria ghanesa, en específico de la etnia ashanti, los productos que utilizan para su elaboración no son el plátano. Se trata de una receta a base de raíces con alto contenido de almidón como el ñame o la casava (yuca), cocidas previamente y trituradas posteriormente en un mortero de madera.

Volviendo a la receta que quiero presentar hoy, apuntar que se trata de una adaptación a los recursos a disposición. A falta de los chicharrones o empellas de la receta que ofrecen en la Bodeguita del Medio de La Habana Vieja, por ejemplo, yo utilicé bacon ahumado. Y como sustituto de la manteca de cerdo empleé aceite de oliva virgen extra. El resto de los ingredientes: el plátano, la cebolla y el ajo… esos sí que no faltaron. Vayamos de lleno a la cocina. fufú de plátano 2

Ingredientes para preparar fufú de plátano (2-4 personas)

  • 2 plátanos machos verdes + 2 plátanos machos pintones (sin llegar a madurar)
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo majados en mortero
  • 5 lonchas de bacon ahumado
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • agua

Cómo preparar Fufú de Plátano

  1. Corta cada plátano en 4 cilindros, deja la piel y haz un corte longitudinal en cada trozo para que una vez cocinados puedas retirar sin dificultad la piel. Ponlos a cocer en abundante agua con sal y el chorrito de zumo de limón. En la olla a presión conseguirás ablandar mejor y más rápido los plátanos machos que por naturaleza tardan bastante en ablandarse. Una vez alcanzada la presión (el vapor comienza a salir por la válvula) baja a media intensidad el fuego, y deja cociendo entre 15-18 minutos. (Para alcanzar la presión tienes que poner el fuego a tope y una vez comience a salir el vapor y sonar baja siempre la intensidad del fuego o corres el riesgo de quemar lo que estés haciendo, sobre todo si no lleva mucha agua). En una cacerola normal tendrás que chequear cuando estén blandos, pero suelen tardar entre 40 y 50 minutos.
  2. En lo que se cuece el plátano, corta el bacon en cubitos pequeñitos y ponlo a freír. Si tiene poca grasa agrégale un poquito del aceite de oliva y deja que dore bien. A continuación incorpora la cebolla finamente picada y una vez comience a pochar echa el majado de ajos (ojo con el fuego no lo pongas muy alto). Si ya está listo el sofrito, saca del fuego y reserva.
  3. Una vez cocido el plátano, retira la piel y agrega uno por uno a la cacerola con el sofrito que pondremos nuevamente al fuego muy suave mientras vamos macerando los plátanos. Rocía poquitos del agua de cocción para que logres una mezcla más suave. Sigue mezclando y escachando todo el plátano hasta que consigas un puré bien integrado con las sazones. Rectifica de sal y pon pimienta al gusto.
    Con cuidado de no quemarte retira la piel del plátano ya cocido

    Con cuidado de no quemarte retira la piel del plátano ya cocido

    Agrega el plátano al sofrito y escacha bien antes de seguir poniendo más plátano

    Agrega el plátano al sofrito y escacha bien antes de seguir poniendo más plátano

    Agrega el caldo de la cocción si es necesario para lograr una mezcla menos seca

    Agrega el caldo de la cocción si es necesario para lograr una mezcla menos seca

    Unos escalopes de pechuga de pollo y brócoli para acompañar el fufú de plátano

    Unos escalopes de pechuga de pollo y brócoli para acompañar el fufú de plátano

    Si quieres otras recetas con plátano macho verde pincha en los siguientes enlaces: Tostones de plátano de macho o Mariquitas o Chips de Plátano

Potaje de chícharos: receta de Cuba

5 Mar

Antes de decidirme a poner una receta de los chícharos que se conocen en Cuba, estuve leyendo un poco en la red de redes y me encontré con algunas sorpresas. En el sur de España, las abuelas solían preparar en potaje de chícharos cuya base es un tipo de alubia o frijol distinto al que conocemos en Cuba y otros países latinoamericanos. Lo cierto es que desde que estoy en Madrid, cuando voy a por los chícharos del potaje que se hace en Cuba, los encuentro empaquetados con el nombre de arveja o guisante seco.

Todos tienen su razón a la hora de denominar las cosas. Lo que en algunos sitios se conoce por un nombre, en otros puede ser algo completamente diferente, pero no por ello deja de ser válido. Por eso especifico en este caso de dónde es la receta, para que puedan ubicarse y si les parece entonces ir a por el producto adecuado. Otro detalle es que para esta receta que les presento emplearemos la olla a presión, que no por rápida deja de ser tan eficiente.

Los chícharos los he comprado más de una vez, siempre como arvejas verdes peladas o arvejas enteras amarillas. Cualquiera de las dos variedades pueden servir para hacer el potaje de chícharos que, aunque para muchos de mis coterráneos está asociado a algunas penurias, es entre todos los potajes mi preferido. Mi abuela lo hacía con lo que había a mano y yo recuerdo con cuánto gusto me sentaba a la mesa a almorzarlos, a cenarlos y a veces hasta merendarlos. Para la receta de hoy, a mi manera, he utilizado unos chícharos o arvejas amarillas enteras.

2013-02-01 14.20.34

Ingredientes para preparar Potaje de chícharos: receta de Cuba (para al menos 4 personas)

  • 500 gr de chícharos o arveja amarilla (2 tazas)
  • 6 tazas de agua (1 1/2 litro de agua)
  • 3 chorizos oreados
  • 1 morcilla oreada
  • 1 hueso de jamón o un trozo de panceta, tocino o beicon (al gusto o lo que tengas a mano)
  • 1 cebolla
  • 5 dientes de ajo
  • 4 cucharadas colmadas de tomate frito o salsa de tomate
  • 1 hoja de laurel
  • 2 patatas
  • 2 zanahorias
  • 3 cucharadas de cilantro fresco picado muy fino o 1 cucharadita de cilantro en polvo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de pimentón de la vera
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • pimienta y sal

Cómo preparar Potaje de Chícharos: Receta de Cuba

  1. Lava bien los chícharos o arvejas. Puedes dejarlos previamente en remojo y luego cambiar el agua para la cocción, pero como utilizaremos una olla a presión no lo necesitarán. Por cada taza de chícharos que hayas empleado pon tres de agua. Agrega el laurel, el hueso de jamón o lo que hayas decidido ponerle, además de los chorizos y la morcilla enteros. Tapa la olla y deja que coja presión con el fuego al máximo. En cuanto comience a salir el vapor y pitar baja a fuego medio y cuenta 20 minutos. Si has tenido los chícharos en remojo entonces dale solo 15 minutos.
  2. Mientras se ablandan los frijoles, lava y pela las patatas y lava y raspa la zanahoria, córtalos como te guste y resérvalos.
  3. Maja el ajo en un mortero con una pizca de sal y otra pizca de pimienta negra, pela y corta en daditos pequeños la cebolla y calienta una sartén con las tres cucharadas de aceite.
  4. Ya caliente el aceite, pon a pochar la cebolla, y agrega el cilantro (si es fresco mucho mejor) y el majado con los dientes de ajo. Cuando se haya reblandecido la cebolla, agrega el tomate, mezcla bien y retira del fuego.
  5. Cuando haya transcurrido el tiempo establecido, retiramos la olla a presión del fuego, esperamos a que elimine todo el vapor para poder abrirla y retiramos los chorizos y la morcilla para trocearlos en cuatro porciones cada uno y reservamos.
  6. Chequea que los chícharos tienen la cantidad de agua adecuada. Si están muy secos agrega agua a tu gusto, de lo contrario espera a ver qué sucede después de la segunda vez que los pongamos bajo presión. Es el momento entonces de incorporar a la olla el sofrito que hemos preparado, más las patatas y zanahorias, el comino y el pimentón de la vera o pimentón dulce; rectifica de sal, y vuelve a tapar la olla con la presión. Como en la primera ocasión deja que comience a pitar y soltar vapor para que bajes el fuego y la dejes otros 10 a 15 minutos, siempre contando a partir del momento que empieza a salir el vapor.
  7. Una vez transcurrido el tiempo, deja salir completamente el vapor antes de destapar. Ahora sí comprueba que no tiene demasiada agua. Si así es déjala a fuego medio, destapada hasta que espese. Si está perfecto, ponle los chorizos y la morcilla que habíamos troceado y reservado y listo para servir y disfrutar.

Una nota muy importante: Ten en cuenta que si los chícharos o arvejas que hayas comprado están peladas y partidas el tiempo de preparación se reduce muchísimo. Es probable que no tengas que ponerlos una segunda vez bajo presión. Si vez que ya están muy blandos con la primera cocción entonces agrega el sofrito y déjalos unos 5 a 10 minutos sin tapa, o hasta que obtengas el espesor que prefieras, removiendo de vez en cuando para evitar que no se te peguen al fondo.

Con los fríos de estos días, un buen potaje de chícharos puede ser un aliado estupendo. Además de nutritivo, está buenísimo. Con arroz blanco consigues un plato 10 completo, que pregunten a algunos de mis coterráneos. Pero yo el arroz lo dejo para el segundo día. Acabados de hacer me gusta tomarlos con un buen trozo de pan. Riquísimos. ¿Quieres ver otra receta típica de la comida criolla cubana? Pincha estos Frijoles negros: receta cubana a la manera de mi madre.

Carcamusas toledanas

28 Nov

Hace un par de fines de semanas, fuimos a visitar, otra vez, Toledo. Una ciudad con el encanto perdurable de los años, una ciudad que no renuncia a su identidad medieval y que cada vez que me acoge me sobrecoge.  Esta vez, aupados por el fresco y el hambre, fuimos a parar a un bar cafetería, de esos que te encuentras en el más insospechado sitio del territorio español, donde mi novio y yo quisimos probar alguno de los platos típicos de la región. Nunca solemos pedir lo mismo. Así siempre terminamos probando de los dos. Pero como ya era tarde tuvimos que conformarnos con el único que quedaba.

Entre el Venado en Salsa, el Asadillo Manchego y las Carcamusas, no nos quedó otra que ésta última. Pero qué suerte la verdad. Estaban para chuparse los dedos. Tanto que me quedé con la idea de repetir pronto revoloteando en la cabeza. Y como ese mismo día regresamos a casa, pues me llevé conmigo la manera de poder volver a disfrutar de unas Carcamusas, esta vez en mi cocina.

Como es un plato típico de pueblo, económico, los ingredientes son muy fáciles de encontrar. De hecho se hace con un poco de cada y según encontremos más o menos en la despensa. Ojo con que ésta sea la receta definitiva. Para nada lo pretende. Es una receta que encontré en un folleto turístico informativo de Toledo. En fin que sin darles más vueltas, voy a la concreta. ¿Qué les parece si nos ponemos el delantal?

Ingredientes para hacer Carcamusas Toledanas

  • 1/2 kg de magro de cerdo para guisar (pídele al carnicero que los trozos sean pequeños)
  • 120 gr de chorizo picante
  • 100 gr de jamón serrano en taquitos o en su defecto 4 lonchas de panceta o bacon bien picaditas (lo que tengamos a mano)
  • 100 ml de vino blanco
  • chorro de ron (opcional)
  • 100 ml de caldo de carne (Gallina Blanca tiene menos grasa, sal y según dicen natural)
  • 280 gr de tomate frito o un bote de los pequeños
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 lata escurrida de guisantes
  • 2 cucharaditas de pimentón
  • sal

Cómo hacer Carcamusas Toledanas

  1. En una sartén, a fuego alto, sellar y dorar el magro de cerdo. Podéis poner algo de sal pero tengan en cuenta que algunos de nuestros ingredientes ya llevan, así que mucho ojo no os paséis.
  2. En una cazuela de barro (a falta de una de éstas, en la sartén en que doramos nuestra carne) calentamos las 3 cuacharadas de aceite de oliva e incorporamos el ajo en rodajas finas y la cebolla en brunoise o daditos muy pequeñitos, a fuego medio.
  3. Una vez pochada la cebolla agregamos el jamón o bacon y el chorizo picante y dejamos unos dos minutos.
  4. Transcurrido el tiempo incorporamos la carne de cerdo que habíamos dorado previamente y mezclamos todo.
  5. Es tiempo de sumar el ron, dejar evaporar el alcohol, y a continuación el vino blanco y el caldo de carne. Ponemos el pimentón y dejamos otros 2 ó 3 minutos.
  6. Casi como colofón agregamos el bote de tomate frito mezclamos, tapamos y dejamos a fuego medio a bajo durante 15 ó 20 minutos más.
  7. Transcurrido el tiempo agregamos los guisantes escurridos y si aún la salsa no ha espesado destapamos y dejamos secar unos minutos más siempre bajo supervisión.

A mi me encanta la salsa para ponerle un poco al arroz o al final rebañar el pan. Y esta salsa está de lujo, prometido. Podéis acompañar estas carcamusas con unas patatas como más os gusten o un arroz blanco a mi manera. Yo además del arroz le puse un plátano maduro, rezagos de mi niñez a los cuales no renunciaré jamás. No me puedo privar de un platanito cuando tengo un plato con salsa y arroz en mi mesa :).

Lo de sellar la carne antes de hacer cualquier guiso es un truco que aprendí de otros cocineros. Cuando procedemos así, sobre todo si vamos a cocerla después en una olla de presión, garantiza que nuestra carne no se deshidrate (que guarde todos sus jugos) y a la vez quede apetitosamente dorada y mucho más agradable a la vista. Al final lo que entra por la boca tiene que entrar primero por los ojos.

Rollitos de pechuga de pollo rellenos

20 Nov

Como había prometido en la primera receta publicada en este blog, aquí les dejo otra manera de hacer los rollitos de pechuga de pollo. Esta vez con un relleno de bacon, queso y manzana, pero que perfectamente podremos sustituir por otros ingredientes. Por ejemplo, con jamón cocido o jamón serrano, nuestro paté favorito y la fruta que tengamos a mano. Es una invitación a probar combinación de sabores y texturas.

De cualquier manera, esta forma de prepararlo y luego cocinarlo en el horno resulta fácil, delicioso e indiscutiblemente saludable. Si se animan, pongamos manos a la obra.

Ingredientes para preparar rollitos de pechuga de pollo:

  • 8 filetes finos de pechuga de pollo
  • 8 lonchas de beicon
  • 8 lonchas de queso (yo utilicé gouda, pero podéis emplear vuestro preferido)
  • 75 gr de queso mozzarella rallado
  • 2 manzanas Golden cortadas en bastoncitos
  •  Albahaca fresca picada finamente
  • Un chorrito de aceite de oliva para untar una bandeja de horno
  • Sal y pimienta

Pasos a seguir para preparar rollitos de pechuga de pollo

  1. Salpimentamos cada filete de pollo y los disponemos de forma extendida para poder trabajarlos individualmente.
  2. Colocamos sobre nuestro filete la loncha de beicon de forma longitudinal, agregamos la loncha de queso y por último el bastoncito de manzana de forma horizontal, de manera que podamos enrollar sin complicaciones nuestra pechuga con todos sus ingredientes dispuestos.
  3. Enrollamos, colocamos en una fuente de horno previamente engrasada con el aceite de oliva y cuando estén todos preparados espolvoreamos con el queso rallado y la albahaca.
  4. Introducimos en el horno en posición media a 175 grados durante 15 minutos.

Si vemos que nuestros rollitos tienden a dorarse muy pronto ponemos papel de aluminio para protegerlos y solo cuando estén hechas las pechugas (que no deben tardar si son filetes finos) destapamos y dejamos que se doren un poquito.

Esta misma receta se puede preparar en el microondas en un recipiente apto para cocer alimentos en este tipo de equipos. En menos tiempo (8 minutos) tendremos un resultado muy parecido a si lo hubiéramos cocido en el horno. Así de fácil de preparar y riquísimo al paladar, a los niños les encanta y también es ideal para incorporar en una dieta de adelgazamiento o control de peso.

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.