Anuncios
Tag Archives: semillas de girasol

Pan de soda con semillas: receta sencilla y rápida

8 Feb
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Este sábado me levanté temprano y con muchas ganas de probar una receta de pan de soda casero muy sencillo pero con toda razón delicioso. Se trata de un pan exprés que no necesita ni fermentación previa, ni levaduras frescas, ni maratón de amasado. El resultado es sorprendente: un pan con una miga muy esponjosa y suave, y crujiente y fina corteza, ideal para saborearlo así solo, o con mantequilla o queso. ¿Quieres sorprender el Día de los Enamorados con un pan hecho con tus propias manos? Pues esta es tu oportunidad de lucirte y quedar como reina o rey de corazones.

Los ingredientes son sencillos y si lees al final podrás quedarte con algunas ideas más, para a partir de esta receta, crear otros panes con toques diferentes, una forma de explotar al máximo lo bueno que tiene este pan rápido y que no se resiste a nadie por poco ducho que sea en las cuestiones de la cocina. Casi se me olvidaba citar la fuente de la receta, y es que no puedo dejar de hacerlo, es el libro de Pan Casero”, de Iván Yarza, que me ha despojado de miedos y falsos mitos acerca de la elaboración de pan. Os lo recomiendo a quienes sientan curiosidad por este mundo tan rico y lleno de historia y aromas.

Ingredientes para preparar Pan de soda con semillas 

  • 245 gr de harina integral de trigo
  • 15 gr harina panificable (harina panificable es toda aquella que tiene más de 10 g de proteínas no tiene que ser de fuerza)
  • 3 cucharaditas levadura química (polvos Royal)
  • 1/2 cucharada sopera de semillas de amapola
  • 1/2 cucharada de lino crudo
  • 1/2 cucharada de sésamo crudo
  • 1 cucharada de pipas peladas (semillas de girasol crudas o tostadas)
  • 1 1/2 cucharada de miel
  • 7 gr de sal
  • 280-300 gr de agua (unos 200 ml aproximadamente)

Cómo hacer Pan de soda con semillas

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Calienta el horno a 220 grados Celsio arriba y abajo en lo que preparas un molde rectangular. Si no es anti-adherente engrasa con mantequilla y enharina ligeramente. Puedes forrarlo igualmente con papel vegetal para hornear.
  2. Mezcla en un bol las harinas, la levadura química, la sal, las semillas, la miel y el agua por último. Mezcla todo con una mano hasta que todo esté bien integrado. Tiene que verse como una pasta pegajosa bastante húmeda así que si no salen tus dedos bien untados es que necesita más agua.
  3. Vierte la mezcla en el molde, espolvorea encima con harina y coloca en el horno durante 40 minutos. Si observas que ya se ha dorado bastante por encima ponle papel de aluminio para cubrirla hasta que se cumpla el tiempo de cocción.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. Saca del horno, desmolda y deja que se enfríe para que se asiente y disfrutes de todo el sabor de este pan.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

En otra oportunidad emplea una harina blanca y en vez de utilizar semillas añade unas pasas o pepitas de chocolate, es un pan que acepta todo lo que se te ocurra ponerle, en equilibrio, para enriquecerlo.

Puedes hacer esta misma receta de pan sin el molde haciendo una bola redonda tipo hogaza, para lo cual deberás utilizar menor cantidad de agua en la mezcla y procediendo a hacer dos cortes en cruz bien profundos encima antes de introducirlo en el horno.

¿Recuerdas las tostas de tomate y queso de cabra con brotes tiernos? Pues si haces este pan no dejes de utilizarlo para prepararlas otra vez.

Anuncios

Ensalada con rúcula, sandía y semillas de girasol

26 Jul

Como ya es viernes, fin de semana por delante para disfrutar y pasar menos tiempo en la cocina, he querido compartir una receta de ensalada fácil y rapidísima de preparar. No me voy a extender demasiado, solo mencionar que aquí en España, en estos meses de verano para esta parte del hemisferio, tenemos melones y sandías en cada frutería de barrio, supermercado y hasta en tenderetes improvisados. Y es que la fruta está mucho más rica y en su óptimo momento para consumir, y ¡cómo se consume!

En la mayoría de los menús de bares y restaurantes en la península ibérica se suele preparar algo muy típico y sabroso, melón con jamón serrano, muy refrescante y que tendréis que probar si algún día (esto es para quienes me leen en otras latitudes) visitan estas tierras. Con gran contenido de agua y pocos azúcares, es ideal para incluirla en una dieta de adelgazamiento y control de paso; ideal también, claro está, para introducir más frutas y verduras como parte de un estilo de vida saludable. La sandía es fuente natural de vitamina C y de Licopeno, que ya sabemos su papel en la lucha contra el cáncer en general.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Ensalada con rúcula, sandía y semillas de girasol (2-4 personas)

  • 1 lechuga romana
  • 1 puñado de hojas de rúcula
  • 1 tajada de sandía cortada en dados
  • 1-2 tomate
  • 1 cebolla pequeña morada
  • 2-3 cucharadas de pipas mondadas tostadas (semillas de girasol peladas y tostadas)
  • 4 cucharadas de queso fresco batido
  • un hilo de reducción de vinagre Pedro Jiménez (opcional para decorar)

Para la vinagreta:

  • 2-3 cucharadas vinagre balsámico de Módena
  • 2 cucharadas aceite de oliva virgen extra
  • sal al gusto

Cómo preparar la Ensalada con rúcula, sandía y semillas de girasol

  1. Lava y corta en juliana la lechuga. Disponla en una ensaladera y agrega la rúcula, la cebolla cortada en juliana, el tomate en finas medias lunas.
  2. En un vaso mezcla el vinagre y el aceite con una pizca de sal. Agrega un poco a la fuente y mezcla bien.
  3. Incorpora la sandía en dados y la mitad de las pipas o semillas de girasol.
  4. Sirve en platos individuales y corona con una cucharada de queso fresco batido, pon otro poco de pipas y un hilo de la reducción de vinagre Pedro Jiménez.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo. La vinagreta puedes ponerla al final repartiendo aceite y vinagre por separado y a ojo de buen cubero. Un plato ligero para abrir un menú veraniego, para acompañar carnes, pescados o pizzas, o para tomar así solo en mayor proporción para un almuerzo o cena ligeros. ¿Quieres ver con qué platos puedes combinar esta ensalada? Pincha en los siguientes enlaces. Minutas de merluza, Montaditos de Jamón y Huevos de Codorniz o estas Brochetas de butifarra y champiñones. Feliz fin de semana a todos.

Crema de Calabacines: receta fácil y saludable

26 Nov

Para comenzar la semana compensando cualquier exceso del fin de semana, les traigo esta deliciosa crema de calabacines, tan fácil de hacer, saludable e igualmente deliciosa. Ya sabemos de sobra, nos lo tienen bien machacado, que los productos que más nos gustan son casi siempre una bomba de tiempo para nuestro organismo. También sabemos que lo mejor es tener una dieta balanceada donde primen las frutas y verduras sobre las grasas, carnes rojas y los azúcares. Yo no me privo de ninguno. La cuestión es saber equilibrar la balanza y sobre todo sacarle mejor partido a aquello que ciertamente nos beneficia.

A veces por facilismo, falta de tiempo o un poco de imaginación renunciamos a todo el sabor que podríamos sacarle a un par de calabacines, a un manojo de brócoli o unas judías verdes planas. A mi me encantan todos sin excepción y busco la forma de prepararlos de distinta manera, más allá de la simple cocción en agua, donde se quedan todos sus minerales y vitaminas.

Hoy vamos a preparar una crema de calabacines que a los peques les encantará y a los mayores también, claro está. Y aunque vamos a agregar algún que otro ingrediente con más salero, seguirá siendo una receta perfecta para aquellos que están sometidos a una dieta de adelgazamiento o de control de peso, ya que el calabacín tiene muy poco aporte calórico, debido a que su composición fundamental es el agua.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para Preparar Crema de Calabacines para 4 personas

  • 2 Calabacines grandes
  • 1 zanahoria grande o 2 pequeñitas
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • unas hojas de cilantro
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 pastilla de caldo de pollo diluida en 500 ml de agua
  • 3 porciones de quesitos para fundir tipo La Vaca que Ríe light
  • sal y pimienta al gusto

Cómo preparar nuestra Crema de Calabacines

  1. Cortamos nuestras verduras en trozos (no tienen que ser muy pequeñas porque más tarde vamos a triturar todo).
  2. Ponemos a calentar nuestras 3 cucharadas de aceite en una sartén profunda donde podamos colocar todos nuestros ingredientes cómodamente. Cuando esté caliente agregamos el ajo, la cebolla y el puerro en ese orden. Dejamos pochar hasta que la cebolla y el puerro se transparenten.
  3. Agregamos entonces la zanahoria y nuestro calabacín troceado y salpimentamos (ojo con la sal porque vamos a utilizar una pastilla de pollo que generalmente ya trae. Yo uso Gallina Blanca que tiene menos sodio y no tiene conservantes ni colorantes).
  4. Dejamos sofreír todo unos 3 ó 4 minutos y a continuación vertimos el caldo de pollo con cuidado de no pasarnos si no queremos obtener una sopa en vez de crema. (Yo suelo dejar de echar caldo antes de cubrir todos los ingredientes. Reservo el caldo que me quede y al final, cuando bato todo, si me queda demasiado espeso entonces agrego más caldo).
  5. Sumamos por último las hojas de cilantro y nuestras porciones de la Vaca que Ríe light y dejamos cocer a fuego vivo, bien tapado, hasta que comprobemos que las zanahorias están blandas. Digo las zanahorias porque los calabacines siempre se ablandan primero.
  6. Cuando hayamos comprobado que está todo bien cocido, retiramos del fuego, dejamos reposar unos minutos y dependiendo de si la batidora aguanta temperaturas elevadas batimos inmediatamente o esperamos a que se atempere.
  7. Por último servimos y coronamos con unas pipas mondadas o semillas de girasol.

A mi me encantan estas pipas, y a falta de unos ricos croutons, suelo ponerle algún fruto seco que aporta más proteína, vitaminas y minerales que el propio pan. Una receta para calentar las cenas de invierno, fría en verano o como primer plato de un menú bien equilibrado. Espero os animéis con esta rica crema de calabacines.

sarde e finocchietto

le ricette di casa mia

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de la alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.

A %d blogueros les gusta esto: