Anuncios
Tag Archives: salsa

Solomillo de Pavo en Salsa de Manzana

13 Mar

Una de las carnes más magras, y por lo tanto ideales para mantener la grasa a raya y con ella nuestro peso, es la del pavo. Acostumbramos a comerlo en ocasiones especiales, pero lo cierto es que está disponible en cualquier época del año. Son muchos los que últimamente prefieren un jamón de pavo a otro jamón cocido. Es una carne blanca, muy rica, y otra opción para equilibrar nuestra dieta y no aburrirnos comiendo siempre lo mismo.

Un pavo entero asado en el horno siempre queda delicioso pero esta vez vamos a preparar la parte del solomillo, extraordinaria, toda carne, nada de huesos, nada de grasa. Un solomillo puede comerlo entero una sola persona, por eso en la receta de hoy, para 2 personas, emplearemos dos solomillos enteros que dejaremos un par de horas marinando. Si lo dejas la noche antes de cocinarlos estarán todavía mejores. Y si quieres otra receta de solomillo, esta vez de cerdo, pincha aquí: Solomillo de cerdo con salsa dulce de mostaza

pavo solomillo

Ingredientes para preparar Solomillo de Pavo en Salsa de Manzana.

 

  • 2 solomillos de pavo
  • 1 manzana Golden
  • 1 puerro grande o 2 pequeños
  • 1 zanahoria grande o 2 pequeñas
  • 1 cebolleta grande o 2 pequeñas
  • 3 dientes de ajo + 4 más para el adobo o marinado
  • 2 vaso de vino blanco (400ml)
  • 1 vaso de caldo de pollo (200ml)
  • 1 limón
  • pimienta negra y sal
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Solomillo de Pavo en Salsa de Manzana

  1. Maja en un mortero 4 dientes de ajo (si le pones una pizca de sal no te saltarán los ajos) ponle un poco de pimienta negra al gusto y cuando tengas una pasta incorpora el zumo del limón más un vaso de vino y remueve bien.
  2. Pon en un recipiente que puedas tapar bien los solomillos de pavo, baña con el adobo que hemos preparado y pon un poco más de sal si no has puesto mucho a los ajos. Si tienes una jeringa con aguja, coge un poco del líquido del marinado e inyecta los solomillos para que la carne de dentro coja todo el sabor. Si no tienes una, con un palillo pincha la carne y riega a continuación con ayuda de una cuchara. Tapa bien y deja en la nevera al menos dos horas. Si lo haces la noche anterior tendrás trabajo adelantado y la carne quedará mucho más sabrosa.
  3. Ten a punto los ingredientes con que cocinaremos los solomillos. Para ello trocea el puerro, la zanahoria, la cebolleta y el ajo en láminas. Retira la piel de la manzana y el corazón y pícala en dados. Como después vamos a triturarlos todos para hacer nuestra salsa no tendrán que estar picados en trozos tan pequeñitos, pero tampoco vamos a acomodarnos para picar menos.
  4. En una sartén honda pon a calentar las 3 cucharadas de aceite de oliva, cuando esté bien caliente pon los solomillos bien escurridos para que no te salte el aceite y no te quemes. El objetivo es dorarlos bien lo antes posible para que tomen buen color y se sellen sin perder los jugos de dentro. Una vez conseguido esto, sácalos y resérvalos.
  5. En esa misma sartén, baja bien el fuego (luego lo vuelves a subir, se tata de no quemar las verduritas) pon los ajos conjuntamente con la cebolleta y una vez mermado el calor fuerte sube a fuego medio y agrega los puerros y la zanahoria. Con la ayuda de una cuchara de palo, o goma si es de teflón la sartén, mezcla bien y raspa el fondo para que se desprenda todo el sabor que pudo quedar de la carne.
  6. Agrega la manzana, mezcla bien y deja que cambien de color la cebolleta, los puerros y la manzana. Incorpora el vaso de vino y deja evaporar el alcohol, una vez absorbido un poco del líquido agrega el vaso de caldo de pollo y rectifica de sal (puedes auxiliarte de una pastilla de pollo si no tienes caldo preparado, pero ten en cuenta entonces la medida de la sal).
  7. Pon otra vez los solomillos, tapa y deja cocinar unos 15 minutos. Transcurrido el tiempo destapa y comprueba que no haya exceso de líquido. Destapa si es así y deja reducir.
  8. Si te gusta la salsa con trozos puedes dejarla tal cual, pero si te decides a prepararla como en la receta, saca los solomillos, resérvalos, y pasa la salsa por la batidora. Una vez hecho esto, pica en rodajas el solomillo y sírvelos con la salsa.

Si te queda mucha salsa, resérvala para acompañar unos filetes de pollo, de cerdo o de pavo. Estarán buenísimos con ella. Este solomillo lo acompañé de unos champiñones salteados con ajo y perejil. Tan sencillo como poner un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra, agregar un par de ajos laminados hasta que estén doraditos y luego añadir los champiñones (también laminados 300-400 gr) con el perejil fresco picadito y un poco de sal. Con un par de minutos saltéandose será más que suficiente y tendrás un acompañamiento delicioso, ligero, rápido y con efecto saciante. Uff cómo me gustan los champiñones.

 

 

Anuncios

Carcamusas toledanas

28 Nov

Hace un par de fines de semanas, fuimos a visitar, otra vez, Toledo. Una ciudad con el encanto perdurable de los años, una ciudad que no renuncia a su identidad medieval y que cada vez que me acoge me sobrecoge.  Esta vez, aupados por el fresco y el hambre, fuimos a parar a un bar cafetería, de esos que te encuentras en el más insospechado sitio del territorio español, donde mi novio y yo quisimos probar alguno de los platos típicos de la región. Nunca solemos pedir lo mismo. Así siempre terminamos probando de los dos. Pero como ya era tarde tuvimos que conformarnos con el único que quedaba.

Entre el Venado en Salsa, el Asadillo Manchego y las Carcamusas, no nos quedó otra que ésta última. Pero qué suerte la verdad. Estaban para chuparse los dedos. Tanto que me quedé con la idea de repetir pronto revoloteando en la cabeza. Y como ese mismo día regresamos a casa, pues me llevé conmigo la manera de poder volver a disfrutar de unas Carcamusas, esta vez en mi cocina.

Como es un plato típico de pueblo, económico, los ingredientes son muy fáciles de encontrar. De hecho se hace con un poco de cada y según encontremos más o menos en la despensa. Ojo con que ésta sea la receta definitiva. Para nada lo pretende. Es una receta que encontré en un folleto turístico informativo de Toledo. En fin que sin darles más vueltas, voy a la concreta. ¿Qué les parece si nos ponemos el delantal?

Ingredientes para hacer Carcamusas Toledanas

  • 1/2 kg de magro de cerdo para guisar (pídele al carnicero que los trozos sean pequeños)
  • 120 gr de chorizo picante
  • 100 gr de jamón serrano en taquitos o en su defecto 4 lonchas de panceta o bacon bien picaditas (lo que tengamos a mano)
  • 100 ml de vino blanco
  • chorro de ron (opcional)
  • 100 ml de caldo de carne (Gallina Blanca tiene menos grasa, sal y según dicen natural)
  • 280 gr de tomate frito o un bote de los pequeños
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 lata escurrida de guisantes
  • 2 cucharaditas de pimentón
  • sal

Cómo hacer Carcamusas Toledanas

  1. En una sartén, a fuego alto, sellar y dorar el magro de cerdo. Podéis poner algo de sal pero tengan en cuenta que algunos de nuestros ingredientes ya llevan, así que mucho ojo no os paséis.
  2. En una cazuela de barro (a falta de una de éstas, en la sartén en que doramos nuestra carne) calentamos las 3 cuacharadas de aceite de oliva e incorporamos el ajo en rodajas finas y la cebolla en brunoise o daditos muy pequeñitos, a fuego medio.
  3. Una vez pochada la cebolla agregamos el jamón o bacon y el chorizo picante y dejamos unos dos minutos.
  4. Transcurrido el tiempo incorporamos la carne de cerdo que habíamos dorado previamente y mezclamos todo.
  5. Es tiempo de sumar el ron, dejar evaporar el alcohol, y a continuación el vino blanco y el caldo de carne. Ponemos el pimentón y dejamos otros 2 ó 3 minutos.
  6. Casi como colofón agregamos el bote de tomate frito mezclamos, tapamos y dejamos a fuego medio a bajo durante 15 ó 20 minutos más.
  7. Transcurrido el tiempo agregamos los guisantes escurridos y si aún la salsa no ha espesado destapamos y dejamos secar unos minutos más siempre bajo supervisión.

A mi me encanta la salsa para ponerle un poco al arroz o al final rebañar el pan. Y esta salsa está de lujo, prometido. Podéis acompañar estas carcamusas con unas patatas como más os gusten o un arroz blanco a mi manera. Yo además del arroz le puse un plátano maduro, rezagos de mi niñez a los cuales no renunciaré jamás. No me puedo privar de un platanito cuando tengo un plato con salsa y arroz en mi mesa :).

Lo de sellar la carne antes de hacer cualquier guiso es un truco que aprendí de otros cocineros. Cuando procedemos así, sobre todo si vamos a cocerla después en una olla de presión, garantiza que nuestra carne no se deshidrate (que guarde todos sus jugos) y a la vez quede apetitosamente dorada y mucho más agradable a la vista. Al final lo que entra por la boca tiene que entrar primero por los ojos.

El blog de la alimentación y cuidados naturales

Intercambio de información e ideas sobre una alimentación y cuidados personales respetuosos de nuestro cuerpo y nuestra mente.

Luis Perrone Chef de Cuisine

La cocina de Perrone Luis

sarde e finocchietto

le ricette di casa mia

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de la alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

A %d blogueros les gusta esto: