Anuncios
Tag Archives: bechamel

Lasaña vegetal: deliciosamente verde y sencilla

9 Jul
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Después de una ausencia no deseada durante la cual he extrañando enormemente este rincón virtual extendido de mi cocina, he vuelto para decir que por muy prolongada que puedan parecer entre si mis incursiones, siempre encontraré un momento para continuar dejando mi huella por estos rumbos. Cocinar, tengo que hacerlo diariamente, pero las prisas han estado jugando en contra de las fotografías y los procesos que necesitan la publicación de una receta. Pero entre unos apuros y otros me ha salido una lasaña vegetal: deliciosamente verde y sencilla, gracias a un relleno con mucho sabor y unas placas que solo necesitan remojo y trabajarlas resulta muy fácil.

Recurrimos constantemente a la carne picada para elaborar nuestras lasañas pero les aseguro que esta opción, además de estar realmente buena, nos ofrece la oportunidad de introducir en nuestra dieta esa porción de verde por la que cada día abogamos más. Una porción de esta receta acompañada de una ensalada cruda constituye un menú completo, ideal para obtener de una vez la energía aportada por los carbohidratos de la pasta, proteínas presentes en el queso y la leche, y por supuesto las vitaminas y minerales de nuestras verduras.

Para la bechamel utilicé una mantequilla ligera, con sólo la mitad de las grasas que habitualmente llevan. Queda igualmente buena, así como alguna vez he utilizado aceite de oliva en sustitución de la mantequilla y tengo que decir que sabe genial. Así que si se animan a probar ya tienen un precedente, siempre respetando las proporciones. No me extiendo más porque hoy tenemos trabajo que hacer en la cocina. Vayamos a por los delantales.

Ingredientes para preparar Lasaña vegetal

(para 4 personas)

  • 10-12 placas para lasaña (yo utilicé Placas Precocidas Gallo)
  • 180 gr de queso Parmesano rallado (puedes utilizar otro que te guste)

Para el relleno:

  • 1 berenjena
  • 1 calabacín
  • 1 pimiento rojo morrón
  • 1 pimiento verde italiano
  • 1-2 zanahoria
  • 250 gr de espinacas
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo majados
  • 2-3 cucharadas de cilantro fresco finamente picado
  • 1 cucharada de orégano seco
  • 1 cucharada de tomate concentrado
  • 1 pastilla de caldo vegetal 100% natural (opcional)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra
  • sal

Para la bechamel:

  • 60 gr de mantequilla (yo utilicé Light sólo 50% de grasa)
  • 60 gr de harina de trigo
  • 500 ml de leche
  • pizca de nuez moscada
  • pizca de pimienta negra
  • sal

Cómo preparar Lasaña vegetal

  1. Corta en dados pequeños las verduras, asegúrate de picar aún más pequeños la zanahoria y los dos tipos de pimiento. Trocea la cebolla en brunoise.
  2. Pon a remojar en agua caliente (no hirviendo) las placas de lasaña. Echa al agua una por una. Fíjate en el tiempo indicado por el fabricante y calcula.
  3. Calienta el aceite en una sartén honda con tapa o en una cacerola si lo prefieres, añade la cebolla y una vez esté transparente añade la zanahoria y el pimiento, sazona con pimienta y sal. Deja unos 5 minutos a fuego medio.
  4. Incorpora la berenjena y el calabacín una vez esté tierna la zanahoria, vuelve a sazonar y deja cocinar otros 5 minutos o hasta que estén tiernas pero no muy blandas.
  5. Añade a la sartén o cacerola las espinacas lavadas y muy bien escurridas. No necesita agua. Con el vapor generado por la tapa que le pondremos y el agua de nuestras propias verduras en cocción es suficiente. Tapa y verás como las espinacas merman enseguida hasta integrarse a todas nuestras verduras.
  6. Mientras, al mortero donde majaste los ajos suma el orégano, el cilantro y la pastilla de caldo en su caso (añade 1/2 cucharadita de sal y pimienta sino la utilizas). Maja bien todo hasta obtener una pasta.
  7. Una vez cocidas y mezcladas las espinacas con el resto de verduras destapa, añade la cucharada de tomate concentrado y el contenido del mortero, revuelve todo bien y deja un par de minutos más o hasta que pierda todo el exceso de líquido. Nuestro relleno debe ser más bien sólido para que la lasaña tenga consistencia y no se deshaga por eso la elección del tomate concentrado. Separa del fuego y deja atemperar antes de utilizar.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  8. Para la salsa bechamel calienta la mantequilla en un cazo. Tamiza la harina y añádela una vez derretida la mantequilla, déjala un par de minutos para que se cocine la harina. Esta vez no calenté poco a poco la leche de forma separada. Empleé de la que tenía en la nevera y la vertí directamente en la mantequilla y la harina ya integradas. Sazoné con sal, nuez moscada y pimienta negra, bajé el fuego y sin dejar de remover con unas varillas de mano fue calentándose poco a poco hasta llegar al punto de ebullición y espesar. Queda sin grumos y con la consistencia adecuada. Separa del fuego y ponte a montar la lasaña.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  9. Hunta con un poco de la bechamel el fondo de un molde apto para hornos. Comienza a poner placas de forma que cubras todo el espacio sin dejar huecos. Utiliza una tijera de cocina para cortar las placas si es necesario ajustarlas.
  10. Pon una capa de relleno vegetal encima de las placas, una capa de bechamel y otra capa de queso y continúa haciendo capas o pisos en ese orden hasta cubrir el molde. Siempre termina con el queso para gratinar en el horno.
  11. Introduce en el horno pre-calentado a 180 grados y deja entre 10 y 20 minutos dependiendo de cuánto tiempo hayas tenido en remojo las placas. Mientras más tiempo estén en el agua menor será el tiempo de horneado posterior. Enciende el gratinador al máximo los últimos 3 a 5 minutos dependiendo del horno.

Listo. Deja reposar entre 10 y 15 minutos antes de cortarla y servirla. Disfruta de una receta con todo el sabor y el color de la huerta. Aprovecha que el verano, al menos por estas latitudes españolas, aún nos deja encender el horno y deleitarnos con platos como éste.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Buen provecho y espero os guste tanto como a nosotros en casa. Espero volver pronto. Un abrazo a todos los que me siguen aún cuando tardo en aparecer en la escena 😉

Anuncios

Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes

2 Dic
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Me encanta la lasagna, sea cual sea el relleno, pero su preparación me solía dejar a menudo insatisfecha. En mis primeras incursiones las placas siempre fueron las autoras de mis dolores de cabeza, unas veces por la mala calidad, otras porque la forma de hacerlas, aún bajo las indicaciones del fabricante, me dejaban ingratamente sorprendidas.Pero desde que probé el truco de ponerlas poco a poco a cocer según se montan las capas, la historia cambió por completo y ya no me asusta el trabajo con la pasta.

La cuestión es conseguir un relleno sólido, una bechamel espesa y unas placas solo sumergidas un par de minutos en el agua hirviendo sin llegar a cocerlas del todo. El horno las terminará de dejar al punto. Para la receta de hoy, he preparado un picadillo con pollo y pavo enriquecido con tomate, zanahoria y guisantes, la bechamel que no puede faltar y esta vez utilicé una mezcla de queso manchego semicurado y mozzarella.

Ingredientes para preparar Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes (4 personas)

  • 250 gr carne picada de pollo y pavo
  • 100 gr de queso manchego semicurado (emplea un Parmesano si lo prefieres)
  • 9 placas de pasta aproximadamente (puede variar de acuerdo al tamaño del molde por ello ten un paquete entero a tu disposición)
  • 100 gr de queso mozzarella
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 3 tomates maduros
  • 1 zanahoria grande
  • 1 taza de guisantes (yo utilicé de bolsa congelada)
  • 3 cucharadas de aceite virgen extra
  • 1/2 cucharada de tomillo seco
  • 1/2 cucharada de orégano seco
  • pimienta
  • sal

Para la bechamel:

  • 5oo ml de leche
  • 65 gr mantequilla + 1 cucharadita para el fondo del molde (opcional)
  • 65 gr de harina de trigo
  • pizca de nuez moscada
  • pimienta
  • sal

Cómo preparar Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes

Relleno:

  1. En una sartén con el aceite caliente pon el ajo bien troceado y una vez dorado agrega la cebolla y la zanahoria picadas en brunoise (cubitos muy finos).  Deja pochar hasta que ablande y transparente la cebolla.
  2. A continuación añade los tomates pelados y troceados. Para quitar la piel sin dificultad deberás escaldarlos antes. Pincha el enlace anterior para ver el paso a paso. Añade sal y deja que todo se sofría durante unos 8 minutos o hasta que el tomate haya quedado cocinado y desecho.
  3. Incorpora la carne picada, previamente sazonada con sal, pimienta, orégano y tomillo, así como los guisantes, mezcla bien todo y deja cocinar unos 10 minutos primero con la sartén tapada y otros 5 minutos destapada hasta que haya absorbido toda la salsa posible. Queremos un relleno con poca agua para obtener una lasagna más firme. En lo que termina de cocinar el picadillo y reposa ponte a preparar la bechamel.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Bechamel:

  1. En otro recipiente derrite poco a poco la mantequilla. En un tercer cazo calienta a fuego lento la leche.
  2. Una vez derretida la mantequilla añade la harina tamizada para evitar la formación de grumos.
  3. Incorpora la leche ya caliente, sazona con sal, pimienta y nuez moscada al gusto y lleva a ebullición con el fuego bajo a medio removiendo para que no se pegue o formen grumos. Cocina hasta obtener una salsa espesa.

Montaje de la lasagna:

  1. Primeramente precalienta el horno a 180 grados. En una sartén (yo utilizo una de fondo amplio) lleva a ebullición agua con sal. Una vez conseguido baja el fuego un poco y mantén así  durante todo el proceso de montaje. Pon las placas de pasta de tres en tres en el agua. Se trata solo de ablandar durante un par de minutos la pasta para lo cual ve poniendo a cocer de acuerdo vayas haciendo capas de lasagna.
  2. He utilizado un solo molde rectangular mediano. Sea cual sea el que utilices engrasa con un poco de mantequilla extra o si lo prefieres pon un poco de la bechamel solo para evitar que se peguen las placas al molde.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. A continuación coloca las primeras placas que deberás cortar si fuera necesario, como en este caso, para cubrir completamente todos los espacios vacíos. Añade una primera capa de picadillo, encima una de bechamel, espolvorea con un poco de ambos quesos y otra vez cubre con las placas que habrás puesto en el agua hirviendo en lo que vas formando pisos. Procede de igual forma unas dos veces más dependiendo de la altura del molde y finaliza con picadillo, bechamel y una generosa capa de quesos.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

  4. Pon el horno durante unos 12-15 minutos a 180 grados y luego gratina a temperatura máxima unos 3 minutos más. Saca del horno y deja reposar unos 10 minutos antes de cortar y servir.

Listo, aquí tienes una lasagna muy rica en que conjugas carne y verduras, y con un toque más ibérico si empleas un queso manchego como el de la receta. En casa nos encanta el queso español y por eso siempre ando buscando la manera de incorporarlo. Espero que esta receta os anime a preparar lasagna, una receta diferente que también puede acompañarnos durante las fiestas de diciembre.

Musaka griega, que no lasagna

28 Oct

Hoy quiero compartir en este espacio una musaka que no ha sido preparada en mi cocina. Sin embargo un resultado tan apetitoso a la vista y al paladar no podía dejarle pasar así. Con el consentimiento expreso de su autor, nuestro buen amigo Ernesto Celis, a quien me une entre otras cosas el amor por el buen comer y cocinar con no menos placer, aquí os traigo su receta, un plato que, aún con una pequeña adaptación, estoy segura os encantará tanto como a mi.

La musaka o mousaka, la variación griega que es la más difundida internacionalmente, se prepara originalmente con carne de cordero. La que os presento hoy está elaborada con ternera, pero no por ello deja de estar menos sabrosa. Aunque suele ser una receta tradicional en la cocinas de los Balcanes y el Medio Oriente, la más popular es la forma en que se prepara en Grecia, con berenjenas como capas entre las que van generosamente dispuestas carne y salsa blanca o bechamel, horneadas y gratinadas con queso. Nos recuerda un poco a la lasagna, pero su origen es otro, de ahí la especificación del título.

En países como Serbia, Bulgaria, Rumanía se utilizan patatas en vez de berenjenas, en otros sitios del cercano o más lejano Oriente suele variar y a veces presentarse como una ensalada cocinada a base de tomates y berenjenas. Y aterrizando en nuestra musaka de hoy, en su proceso de elaboración, con este paso a paso fotográfico os resultará francamente fácil poder disfrutarlas sin salir de casa. Aunque en las imágenes van igualmente incluidos los ingredientes y otros detalles, aquí os los dejo como siempre.

Gracias Erne por regalarnos esta maravilla de receta. La próxima va con cordero y el mismo mimo que le has puesto.

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Ingredientes para preparar Musaka griega (para 6 personas)

  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • 1/2 kg de carne picada de ternera (utiliza la que prefieras)
  • 1 kg de berenjenas
  • 3 tomates grandes
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 manojo de menta fresca
  • 1 taza de vino blanco
  • aceite de oliva virgen extra
  • pimienta
  • sal
  • queso rallado para gratinar (emplea tu favorito)
  • bechamel

Ingredientes para preparar tu propia bechamel:

musaka02

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

  • 125 gr de harina
  • 125 gr de mantequilla
  • 1 litro de leche
  • ralladura de nuez moscada
  • sal (ojo no te pases si utilizas una mantequilla salada)
  • pimienta

Cómo preparar la Bechamel:

Una colaboración de Ernesto Celis para Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Lista la bechamel. Ten en cuenta que puedes hacerla en el mismo momento de utilizarla o antes de comenzar con la preparación de las berenjenas y la carne picada.

Cómo preparar la Musaka griega:

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Colaboración de Ernesto Celis en Tras La Receta

Ahora sólo queda invitaros a probar esta musaka, una forma de empezar la semana bien arriba y enganchados a la cocina. Con esto espero haberos recompensado con tantos días alejada de este, uno de mis rincones favoritos.

Para aquellos que me leen por primera vez y deseen ver algunas de mis recetas, aquí os dejo unos enlaces donde berenjenas y carne picada van también de la mano. ¡Feliz inicio de semana!

https://traslareceta.wordpress.com/2013/09/10/berenjenas-empanadas-al-horno-receta-facil-y-sin-grasas/

https://traslareceta.wordpress.com/2012/12/04/berenjenas-rellenas-gratinadas-receta-paso-a-paso/

Croquetas de carne: receta fácil

16 Jun

Las croquetas yo creo que gustan a todos sin distinción. A mi personalmente me fascinan y si no las como más a menudo es porque hay que cuidar de no poner demasiadas calorías y grasas a nuestra dieta y, claro está, variarla para lograr un mayor equilibrio nutricional. Cuando era pequeña era casi la única forma en que lograba comer la carne. Tengo que reconocer que les hice un poco difícil a mi abuela y a mi madre la tarea de alimentarme. Pero hoy ya nada queda de la niña con remilgos a la hora de comer. Ahora me digo a mí misma que desaproveché un montón de cosas riquísimas.

Conocidas y consumidas de una u otra forma en casi todo el mundo, las croquetas son originarias de Francia, pero mucho más consumidas en los Países Bajos y aquí en España. Generalmente se preparan con bechamel, pero se hacen con otras masas. Mi abuela, por ejemplo, las hacía incorporando a la carne picada escogida (pollo, gallina, cerdo, entre otras) pan del día anterior mojado en caldo y que cocinaba junto con la masa hasta que se separara de las paredes de la cazuela, indicio de que estaba lista. La receta la heredé, y con ella se han quedado, como favorita, la mayoría de los amigos a quienes la he dado a probar.

Con más o menos los mismos ingredientes de estas croquetas que les presento puedes preparar también unos filetes rusos. Pincha aquí si te interesa ver la receta.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar croquetas de carne

  • 300 gr de carne picada (yo utilicé esta vez de ternera)
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de harina de trigo o maíz + algo para espolvorear
  • 500 ml de leche (2 vasos)
  • pan rallado (el necesario)
  • 1 cebolla finamente picada
  • 2 dientes de ajo majados
  • 2 cucharadas de perejil fresco finamente picado
  • 2-3 cucharadas de aceite + el necesario para luego freír (yo empleé uno de oliva suave)
  • 1 pizca de nuez moscada (opcional)
  • pimienta negra
  • sal

Cómo preparar las croquetas de carne

  1. En una sartén pon las cucharadas de aceite (si quieres puedes usar 60 gr de mantequilla), agrega la cebolla finamente picada y una vez comience a dorar, incorpora el ajo bien majado y el perejil, e inmediatamente echa la carne muy bien desmenuzada, sazona con sal a tu gusto, mézclala bien para que se integre bien con los condimentos, y déjala que cocine hasta que haya tomado color.
  2. Pon la harina y remueve bien para que ésta se cocine y se integre bien con la carne. Ahora ve vertiendo poco a poco la leche, rectifica de sal, y pon pimienta y nuez moscada al gusto que le va de maravilla. Con unas varillas ve removiendo y trabaja la masa hasta que veas que se compacta y separa de las paredes del recipiente.
  3. Pásala a una fuente y deja enfriar la masa unos 30 minutos para que puedas después elaborar las croquetas más fácilmente.
  4. Coge una cuchara, llénala con la masa, haz primero una bola y luego dale la forma que prefieras. Una vez listas, espolvorea con harina (yo solo le espolvoreo un poco) y a continuación pasa por el huevo batido primero y luego el pan rallado.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Puedes guardarlas en la nevera o incluso congelarlas y luego freírlas sin descongelar en abundante aceite bien caliente. En Cuba el pan con croquetas es tan popular como los bocatas que se suelen preparar aquí en España, de tortilla, chorizo, jamón o lomo. Unas hojas de lechuga, unas rodajas de tomate o de pepinillo encurtido; ketchup, mayonesa o salsa de mostaza, según el gusto, conforman este bocadillo salvador, un “choot” de energía para empezar una larga jornada laboral o de estudios. ¡Qué ricos los que me llevaba yo, preparados por mi abuela! Espero las disfruten solas o convoyadas.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

sarde e finocchietto

le ricette di casa mia

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de la alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.

A %d blogueros les gusta esto: