Anuncios
Tag Archives: bizcochos

Pumpkin bread o pan dulce de calabaza, receta casera

30 Sep
pumpkinbread

Pumpkin bread o Pan dulce de calabaza

A tono con el otoño y para seguir explotando la versatilidad de una rica calabaza, hoy les traigo una receta típica americana. Este pumpkin bread o pan dulce de calabaza me lo descubrió una amiga en un grupo de cocina en Facebook en el que nos lo pasamos deliciosamente, nunca mejor dicho. La receta es de Once Upon a Chef (Érase una vez un chef) con alguna variación.

Por ejemplo, la autora utiliza una pulpa de calabaza en conserva (100% calabaza), pero en los supermercados que tengo en los alrededores de donde vivo, al sur de Madrid, no la encontré y me decidí a preparar una masa o pulpa en casa, con ayuda del horno. Recorriendo un mercadillo de domingo me tropecé con un muy bonito ejemplar y me puse enseguida manos a la obra al llegar a casa.

Otros dos añadidos de esta versión del pumpkin bread que comparto hoy son las pipas (semillas) de calabaza tostadas y un toque extra de vainilla. Esta receta es una gozada desde el momento en que se mezclan los ingredientes. Cuando entra en el horno ya es todo una fiesta. Las especias que lleva llenarán de aromas tu cocina y ese olor te acompañará hasta el momento de probar una porción. Para mi, algo así como la gloria.

Ingredientes del Pumpkin bread o Pan dulce de calabaza

  • 250 gr de harina para todo uso
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de clavo de olor molido
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1 cucharadita de extracto o esencia de vainilla
  • 1 puñado de pipas (semillas) de calabaza
  • 170 gr de mantequilla sin sal, reblandecida
  • 350 gr de azúcar
  • 2 huevos grandes
  • 425 gr pulpa de calabaza asada (1/2 calabaza mediana  o una pequeña)

Cómo preparar Pumpkin bread o Pan dulce de calabaza

pumpkin bread

Pumpkin bread o Pan de calabaza

  1. El día antes corta en dos mitades la calabaza, límpiala, pero deja la piel (cáscara). En una bandeja de horno coloca las dos mitades con la cáscara hacia arriba. Hornea durante 30 minutos o hasta que esté bien tierna. Sácala, déjala refrescar y con una cuchara podrás extraer con facilidad toda la masa. Ponla en colador de malla y aprieta para que suelte toda el agua, debe quedar solo la pulpa. Guarda refrigerada hasta el día siguiente o úsala una vez se enfríe completamente a temperatura ambiente.
  2. Engrasa con mantequilla un molde rectangular (14x7x29cm) o dos más pequeños(20×10) y espolvorea con un poco de harina. También pon a calentar el horno a 170 grados Celsio.
  3. En un recipiente mezcla los siguientes ingredientes secos: harina, polvo de hornear, bicarbonato, sal y especias molidas (clavo, canela y nuez moscada) .
  4. En otro recipiente bien amplio mezcla la mantequilla a punto de pomada o reblandecida con la cucharadita de vainilla y el azúcar. Yo he utilizado unas varillas eléctricas.
  5. Una vez bien mezclados agrega uno a uno los huevos. No pongas el segundo hasta que el primera esté bien integrado.
  6. A continuación, si utilizaste unas varillas eléctricas, baja a la menor velocidad para añadir la mezcla de harina con los ingredientes que teníamos, poco a poco. Al final, el resultado va a ser una mezcla bien densa. Añade un puñado de semillas de calabaza y vuelve a mezclar y a continuación vierte en el molde previamente engrasado.
  7. Por último, corona con otro puñado de pipas de calabaza y lleva al horno en la parte media y deja por unos 80-90 minutos o hasta que introduzcas un palillo y salga limpio. Si pones la mezcla en dos moldes el tiempo se reducirá será entre 60-70 minutos o hasta que compruebes que sale limpio el palillo.

Listo, disfruta con un té o la bebida que prefieras, para una merienda o para el desayuno. En casa, junto al Banana bread, ya es parte de nuestros imprescindibles. ¡Buen provecho!

Anuncios

Tarta de zanahoria con cobertura de queso crema

18 Nov

Todavía me pregunto por qué no había publicado anteriormente mi versión de la muy popular  Tarta de zanahoria o Carrot cake, si es de esos postres con los que me suelo deleitar siempre, sea cuál sea la manera de prepararlo. Sí, porque de tantas veces que lo he preparado, he podido ir jugando con los añadidos para obtener sabores y texturas diferentes, todas ricas y adaptadas a las circunstancias y sobre todo a lo que tenemos en la despensa.

Os voy a dar la receta con la que me estrené en este postre, hoy día tan difundido internacionalmente. En los Estados Unidos, me han contado, suelen preparar unos realmente radicales como los catalogaría una buena amiga. En el otro extremo, en el Reino Unido de Gran Bretaña, también se preparan y venden en numerosas tiendas de repostería. De ellas puede hablar con fundamento mi amiga de Pemberley Cups and Cakes, quien por cierto tiene otra receta que me encanta de la Tarta de Zanahoria.

Volviendo a mi propuesta de hoy señalar que al final de la receta comparto igualmente algunas de las variaciones a las que hago referencia. No dejéis de echarle un vistazo porque así podréis quedaros con la opción que más se ajuste a vuestros gustos y a los productos que tengáis disponibles. Vayamos al meollo del asunto.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar  Tarta de zanahoria o Carrot Cake

  • 200 gr de mantequilla reblandecida
  • 225 gr de azúcar moreno
  • 4 huevos medianos
  • 350 gr de zanahoria rallada
  • zumo y ralladura de una naranja
  • 175 gr de harina integral
  • 2 cucharadas de Polvos Royal (levadura química)
  • 2 cucharaditas de canela en polvo
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 50 gr de nueces troceadas
  • 50 gr almendras
  • 50 gr de uvas pasas
  • pizca de sal

Para la cobertura:

  • 125 gr de mantequilla
  • 250 gr de queso crema tipo Philadelphia
  • 60 gr de azúcar glas

Cómo preparar Tarta de zanahoria con cobertura de queso crema

  1. Primero prepara el molde que vas a emplear. Preferiblemente de 20 cm de diámetro. Dependiendo del tamaño del molde pueden variar los tiempos de cocción. Por ejemplo si en vez de utilizar solo un molde para toda la mezcla, repartes ésta en dos del mismo tamaño, el tiempo de horneado se reduce a la mitad. También será menos tiempo de cocción si el molde tiene un diámetro superior. Por ejemplo, esta receta, en que empleé un molde de 20 cm para toda la mezcla, tardó entre 70 y 90 minutos. La última vez, que utilicé un molde de diámetro superior (23 cm), demoró 45 minutos.
  2. Ten listos los ingredientes, asegúrate de tenerlos todos a temperatura ambiente: separa las claras de las yemas de cada huevo y ponlos en recipientes separados. Las claras ponlas en una fuente amplia donde puedas montarlas después a punto de nieve. Tamiza la harina conjuntamente con la levadura, la canela, la nuez moscada y la sal. Ten listo y recién exprimido el zumo de naranja, pero primero ralla la corteza sin llegar a la parte blanca con un rallador muy fino. Ralla también la zanahoria. Mezcla los frutos secos y asegúrate que las nueces estén bien troceaditas. Pre-calienta el horno a 180 grados Celsio.
  3. Todos los ingredientes listos para emplear, bate la mantequilla y el azúcar hasta que obtengas una mezcla cremosa. Añade las yemas de los huevos, mezcla bien e incorpora la ralladura y zumo de la naranja, vuelve a mezclar.
  4.   Ahora es el turno de los ingredientes secos que hemos tamizado. Agrégalos a la mezcla, así como los frutos secos. Mezcla con movimientos muy suaves. Reserva
  5. Bate ahora las claras de los huevos hasta el punto de nieve y súmalas a la mezcla que teníamos reservada y por último añade la zanahoria rallada y remueve hasta que esté todo bien integrado.
  6. Vierte todo en el molde o moldes, haz un pequeño agujero en el centro de la mezcla y pon a hornear. Un solo molde lo tendrás listo entre 70 y 90 minutos. Dos, será la mitad del tiempo. Por ello es mejor que no le pierdas de vista. Cuando la masa esté dorada y firme en el molde pincha con un palillo y si sale limpio es que ya está listo. Saca, deja atemperar unos 10 minutos, desmolda y deja que enfríe completamente sobre una rejilla
  7. El glaseado es muy sencillo y rápido. Bate la mantequilla reblandecida y el azúcar glas hasta que tengas una mezcla esponjosa, pálida y cremosa. A continuación añade el queso y bate otro poco hasta que se integre todo. Resérvala en la nevera unos 20 minutos antes de extender sobre el bizcocho. Puedes abrirlo por la mitad y distribuir la crema de queso en dos capas o disponer una sola de forma generosa por encima. La ventaja de hacer los bizcochos en dos moldes es que tienes el paso de abrir el bizcocho ganado, sobre todo si no eres muy diestro o no tienes una lira, el instrumento adecuado para cortar de forma pareja los bizcochos.

Después de haber salido airosa de esta primera versión de la receta he experimentado con otras variaciones. La segunda vez que hice una tarta de zanahoria, tomando como base la misma receta anterior, sustituí el zumo de naranja y su ralladura, así como los frutos secos por piña en conserva y coco rallado. ¿De qué manera? Tomé tres rodajas de piña en conserva sin azúcares añadidos que troceé y sustituí por los frutos secos. El almíbar de la misma piña (100 ml aproximadamente) fue el sustituto del zumo de naranja, y el coco rallado (2 cucharadas) tomaron el lugar de la ralladura. A la hora de incorporar, lo hice de la misma manera y orden de la receta explicada anteriormente. La crema de queso tal cual, que si notáis no lleva demasiado azúcar glas. Probé una vez así, y así os la doy porque me parece ideal el contraste entre bizcocho más dulce y la cobertura menos dulce pero con todo el sabor del queso.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En la más reciente adaptación de la tarta empleé una harina regular, no integral. La ralladura y zumo de naranja los sustituí por ralladura y zumo de limón y en la mezcla de frutos secos escogí un puñado de almendras, otro de avellanas, así como otro de pasas y arándanos secos. Esta vez, además, sustituí la mantequilla por 1 1/3 taza de aceite de girasol. A la cobertura de crema de queso esta vez la coroné con un poco de canela en polvo.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

A ver con cuál de estas versiones os quedáis, cualquiera de ellas estoy segura que os gustará. Las fotografías corresponden a todas las tartas de zanahoria que he preparado. La última imagen tiene unas virutas de colores que puso la manita atrevida de mi asistenta. Ella quería también poner su granito de arena además de haberme acompañado e intervenido en parte del proceso.

Os dejo otras tartas que he preparado anteriormente: Buen inicio de semana y que os aproveche.

https://traslareceta.wordpress.com/2013/03/20/tarta-de-queso-con-arandanos/

https://traslareceta.wordpress.com/2013/01/08/tarta-de-limon-como-hacer-bizcocho-y-cobertura-paso-a-paso/

Bizcocho de chocolate: base para tarta

17 Ene

Hoy quiero compartir con todos un bizcocho de chocolate, base de tartas, y que suele ser preferido de muchos. Nada mejor que un postre hecho en casa. Una ocasión propicia para reunir a los más pequeños en la cocina e interesarlos por ella desde temprano. Más allá de lo didáctico a ellos les encanta eso de mezclar ingredientes, meter los dedos para probar la mezcla o ponerse hasta los pelos de harina y azúcar.

Nada que si queréis disfrutar de una merienda “made in home”, un postre de vez en cuando para homenajear a vuestras visitas, anímate con esta propuesta dulce y con toda la explosión del chocolate. Esta tarta que les presento a continuación fue un auto-regalo de cumpleaños, que ya pasó hace unos meses, pero que ahora tengo la oportunidad de mostrarles. Espero que, si os animáis, os guste tanto como a mis invitados.

2012-10-09 20.08.53

Ingredientes para preparar bizcocho de chocolate (para 1 o 2 moldes de 18-20 cm)

  • 225 gr de mantequilla reblandecida
  • 220 gr de azúcar extrafino
  • 175 gr de harina con levadura (especial para repostería)
  • 4 huevos
  • 50 gr de cacao en polvo (especial para repostería no tiene azúcar)
  • 1 cucharada de agua o leche templada opcional

Cómo preparar bizcocho de chocolate

  1. Primeramente ten medidos y dispuestos en boles separados todos nuestros ingredientes, incluidos los huevos cascados. La harina tamízala, igual que el cacao, y mézclalos bien con una cuchara de madera. Yo también dejo preparado el molde o moldes, forrados con papel de hornear, antes de proceder a con nuestra masa.
  2. Ahora ya puedes comenzar batiendo la mantequilla y el azúcar en un bol hasta que obtengamos una mezcla suave y esponjosa. Puedes usar una batidora de varillas pero unas manuales también te servirán.
  3. A continuación añade los huevos uno por uno mientras sigues batiendo.
  4. Incorporado todo bien, deja las varillas, coge la cuchara de madera y suma a la mezcla la harina con movimientos envolventes hasta que esté todo unido.
  5. Vacía la mezcla en el molde que teníamos a punto y con el horno precalentado unos 4 minutos antes cuece entre 15 y 25 minutos. Comprueba que esté listo el bizcocho introduciendo un palillo. Si sale limpio, fuera del horno.

Deja enfriar en una rejilla antes de proceder a cortar el bizcocho en caso de que hayas utilizado un solo molde, o si vas a decorarlo, también tienes que dejarlo enfriar. Yo tengo un instrumento muy útil para cortar por la mitad el bizcocho, por eso solo utilizo un solo molde. Tampoco mi horno es muy grande, así que prefiero poner uno solo, cómodo, sin que esté pegado a las paredes del horno.

Ya frío, procedí a extender entre ambas partes de bizcocho una capa de crema de mantequilla de chocolate (que podéis ver cómo hacer dando click en el enlace). Solo ten en cuenta que en vez de poner el azúcar avainillado de la receta original de crema de mantequilla, sustituye ésta por otros 50 gr de cacao en polvo. Esta misma crema la extendí para terminar de cubrir. Ojo con el chocolate en polvo, que debe ser cacao puro y no con azúcar, tanto para el bizcocho como para la crema de mantequilla. Si empleáis uno con azúcar os aseguro que quedará tan dulce que empalaga.

Con una manga pastelera improvisada y una boquilla en forma de estrella hice la decoración. La flor blanca está hecha de glaseado real denso que les explicaré cómo hacer en otro momento.

sarde e finocchietto

le ricette di casa mia

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de la alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.