Anuncios
Tag Archives: maíz

Falso tamal en cazuela o harina de maíz criolla, de la cocina cubana

19 Abr
falsotamalenzacazuela

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Los tamales son un clásico de la cocina tradicional cubana. Se elaboran a base de maíz tierno molido o rallado y se presentan envueltos en las hojas del propio maíz. Su preparación es pura efervescencia e implica a casi toda la familia. También está la versión sin hojas, en cazuela, menos trabajosa, pero igual de sabrosa. Lejos de aquella Isla se hace un poco difícil, no imposible, su preparación, sobre todo porque hallar en Europa el maíz tierno (no dulce), con sus hojas y todo, no es tarea fácil.

En casa llevamos con antojos de tamales hace bastante tiempo y hemos descubierto en un supermercado Carrefour una harina de maíz (polenta) ideal para hacer esta adaptación. Lo de falso es porque un tamal en cazuela se hace con maíz tierno, insisto, y no con harina de maíz, que también se comía mucho en Cuba, pero de otras formas. Sin embargo, con un sofrito criollo como el que acompaña esta receta, este plato está muy cerca de los gloriosos tamales cubanos.

Si estás en alguna parte del planeta donde puedas conseguir la materia prima básica para unos tamales de verdad, date una vuelta por La Cocina de Vero. Esta cocinera sabe cómo prepararlos. Ahora, pongamos manos a la obra con esta receta que da para unas ocho personas. Ten en cuenta que si quieres hacer menos puedes reducir a la mitad las cantidades.

Ingredientes para preparar Falso tamal en cazuela o Harina de maíz criolla

(8 personas)

  • 500 gr de harina de maíz o polenta
  • 2 litros de caldo de carne o agua
  • 250 ml de leche
  • 600 gr de magro de cerdo (masitas limpias en trozos pequeños)
  • 150 gr de beicon en taquitos o tiritas
  • 1 diente de ajo
  • pimienta
  • sal

Para la salsa criolla:

  • 1 cebolla grande picada en brunoise
  • 1 diente de ajo grande o 2 pequeñitos
  • 1/4 de pimiento rojo cortado en brunoise
  • 1/4 de pimiento verde cortado en brunoise
  • unos granos de cilantro (opcional)
  • 1 tomate maduro rallado o troceado
  • 1 taza de salsa de tomate o tomate frito
  • 1 cdta de orégano
  • 1 cdta de comino
  • 3 cda aceite de oliva virgen extra (puedes utilizar otro)
  • sal

Procedimiento

pasoapasoharinamaizcriolla

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta.com

  1.  Primero haremos las masitas de cerdo. Sazona la carne troceadita con sal (yo utilicé gorda) y pimienta negra recién molida, reserva.
  2. En una sartén pon a sofreír el beicon. Cuando dore y si ves que suelta poca grasa pon una cucharada de aceite de oliva y añade la carne, primero a fuego vivo para que selle y luego baja la intensidad de la candela para que se cocine poco a poco y vaya dorando sin quemarse. En medio del proceso añade un diente de ajo picadito al gusto.
  3. Cuando la carne ya esté en su punto añade otras dos cucharadas de aceite (si es necesario) y añade la cebolla y los pimientos. Deja sofreír unos cinco minutos.
  4. Mientras, maja en un mortero con una pizca de sal el otro diente de ajo, los granos de cilantro, el comino y el orégano. Añade el majado al sofrito junto con el tomate maduro troceado. Deja sofreír por otros tres minutos y finalmente añade la salsa de tomate o tomate frito. Reserva mientras preparas la harina.
  5. Para cocinar la harina de maíz, lo mejor es que te guíes por las instrucciones del paquete. Las proporciones que indico en los ingredientes por lo general se aplican para casi todos los paquetes, pero a veces no se cumplen. En vez de agua utiliza caldo y leche y ten a mano más agua por si es necesario, dependiendo del espesor que vaya adquiriendo y del gusto. Aquí te dejo una imagen de la polenta que he empleado.

    779024

    Polenta Doña Petrona. (Carrefour)

  6. Lleva el agua o caldo a ebullición. Baja la intensidad del fuego y ve incorporando la harina poco a poco y removiendo, añade la leche y sigue removiendo. Dependiendo del tipo de harina se cocinará y adquirirá el espesor deseado antes o después. Si necesita más líquido pon y mezcla. (Consejo: Busca una polenta finita y pon la candela bajita para que no se queme o pegue)
  7. Una vez tengas al punto la harina añade las masitas con la salsa criolla, mezcla bien y listo. Sirve y a la mesa. La que quede pásala a una fuente cuadrada o algún molde. Podrás trocearla en cuadraditos y ponerla para picar con cerveza.
harinamaizcriolla1

Todos los derechos reservados por TrasLaReceta.com

¿Quieres acompañar esta harina criolla con otras recetas cubanas? Prueba estos tostones de plátano y como postre este flan de leche y caramelo.

Anuncios

Brócoli gratinado: receta sencilla y sabrosa

14 Mar
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Por todos son conocidos los beneficios y enormes propiedades que son atribuidos al brécol, bróculi, brócoli o bróquil, como quiera que se le denomine. Son uno de esos últimamente conocidos como super alimentos, cuya fama tiene muy merecida, lejos de ser el milagro que algunos esperan y lejos también de tener que consumirlo todos los días de la vida.

Tiene un lado oscuro de acuerdo a un artículo publicado por el diario El País, pero no os asustéis que más tiene que ver con el consumo de éste por determinados individuos y no por la generalidad y además de que seamos moderados y equilibrados a la hora de introducirlo en nuestras dietas, porque como todo en esta vida no existe nada completamente perfecto.

Quienes padecen de hipotiroidismo deberán tener más cuidado a la hora de consumirlo. Como todas las crucíferas, el brócoli, por sus compuestos, puede bloquear la utilización y absorción del yodo, con lo cual frenan la actividad de la glándula tiroidea, pero solo si se toma en grandes proporciones y de forma muy seguida. No hay que apartarla de la dieta, todo lo contrario, sigue teniendo unos efectos positivos sobre la salud.

Por ello si no queréis renunciar a su rol en la lucha contra el cáncer o el colesterol, desechar su cantidad de vitaminas y antioxidantes, fibras y minerales que lo convierten en alimento muy completo, entonces quedaos con esta receta fácil y rápida, también muy sabrosa, que terminará de convencer a quienes no gustan demasiado del brócoli.

Ingredientes para preparar Brócoli gratinado (2 personas)

  • 500 gr de brócoli (1 arbolito)
  • 1 cebolla cortada en juliana
  • 3 lonchas de jamón serrano cortadas a tiritas
  • 200 ml de nata para cocinar ligera (1 break)
  • 1/2 lata escurrida de maíz dulce (opcional)
  • 100 gr de queso rallado (yo utilicé mezcla de 3 quesos: mozzarella, gouda y cheddar)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • pimienta negra recién molida
  • sal
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Brócoli gratinado 

  1. Sumerge el brócoli (ya cortado en ramitas) en abundante agua con una cucharadita de bicarbonato para lavar y desinfectar bien. Déjalo unos 15 minutos. Luego enjuaga bien y escurre.
  2. En un plato o recipiente apto para microondas coloca las ramitas de brócoli con una pizca de sal espolvoreada por encima, tapa y cocina en el microondas a máxima potencia durante 5 minutos. También puedes hacerlo al vapor pero siempre cuidando que queden al dente o más bien duritos para evitar que luego al gratinar se deshagan.
  3. Mientras, en una sartén o cacerola pon a calentar el aceite de oliva y pocha la cebolla con una pizca de sal. Una vez estén las cebollas tiernas añade la nata para cocinar, remueve y sazona con otra pizca de sal y pimienta negra recién molida, deja cocinar a fuego medio.
  4. Una vez alcance el punto de ebullición, baja el fuego, añade el maíz y las mitades de jamón y del queso rallado. Remueve, deja un par de minutos más y luego separa del fuego.
  5. Pasa a una fuente de horno el brócoli, riega con la salsa de nata, añade el jamón a tiritas restante y por último corona con la otra mitad del queso rallado.
  6. Con el horno previamente calentado a 180 grados, introduce la bandeja de brócoli y deja hornear primero de 5 a 8 minutos y luego con el gratinador encendido a máxima potencia otro par de minutos o hasta que esté derretido y dorado el queso.
  7. Saca del horno, deja refrescar y a la mesa a disfrutar.

Este brócoli gratinado puedes acompañarlo de unos filetes de pavo, de pollo, de lomo de cerdo a la plancha o con lo que más te guste. Es una guarnición deliciosa y combinable con casi cualquier carne o incluso pescado.

Verás como los niños tampoco se resistirán y podrás ponerles verde a sus platos y a los vuestros. ¡Qué aproveche y mucho!

Envueltos de atún y tomate: receta para momentos con prisa

13 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¿Tienes en casa unas tortillas de trigo y alguna lata de atún? Pues anímate a preparar estos envueltos de atún y tomate, o burritos, como prefiráis llamarles. Una forma diferente de preparar una ensalada para días como los que ya comienzan a sentirse por estas latitudes, más cálidos y soleados. Perfectos para una cena ligera si lo acompañáis de estos boniatos o batatas asadas y una sabrosa salsa de yogur.

Con la propuesta de hoy apenas tendréis que encender fogones así que será perfecta para momentos con prisas o de improvisación en la cocina. Unos pocos ingredientes, que casi siempre tenemos a mano, convierten esta receta en un menú económico, fácil, rápido, pero no por ello menos sabroso. Vayamos a la cocina sin más dilación a por nuestros burritos de atún y tomate.

Ingredientes para preparar Envueltos de atún y tomate (2-4 personas)

  • 4 tortillas de trigo
  • 2 latas de atún en aceite de oliva (puedes utilizar al natural)
  • 2-3 tomates maduros cortados en cubos
  • 8 aceitunas negras troceaditas (puedes utilizar unas verdes rellenas de pimiento o anchoas como más te gusten)
  • 1 cebolleta
  • 1 lata de maíz dulce
  • 1-2 aguacates dependiendo del tamaño
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • Vinagre balsámico de Módena (puedes utilizar crema)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Envueltos de atún y tomate

  1. En una ensaladera dispón el tomate cortado en dados más o menos pequeños, así como la mitad del aguacate también picado en daditos (reserva la otra mitad del aguacate).
  2. Añade el maíz, la cebolleta finamente picada, las aceitunas troceadas y por último el atún escurrido (si usas con aceite de oliva emplea del propio aceite para aliñar esta ensalada).
  3. Riega con un hilo de vinagre balsámico de Módena, añade otro chorrito de aceite de oliva virgen extra, sal y mezcla todo muy bien. Reserva.
  4. Con la otra mitad del aguacate haz una pasta escachando muy bien con un tenedor, añade la cucharadita de zumo de limón y una pizca de sal. Reserva.
  5. Calienta las tortillas de maíz en una sartén o como te indiquen las instrucciones del fabricante.
  6. Procede a rellenar primero untando cada tortilla con la pasta de aguacate, luego añade unas cucharadas de la ensalada de tomate y atún de manera que puedas cerrarla cómodamente sin que se salga el relleno cuando la cojas en la mano.

Listo! Disfruta los burritos o envueltos de tomate y atún con unas batatas asadas con mantequilla o con aceite de oliva, según prefieras o tengas algún régimen dietético. En el enlace que tienes en la introducción de esta receta podréis encontrarla, así como la salsa de yogur. Si en vez de preparar esta pasta de aguacate tienes a mano guacamole echa mano de ella porque te va a encantar. Ya sabes que tienes libertad para improvisar y poner como guarnición lo que más te guste, con cualquier acompañamiento disfrutarás igual de esta propuesta tan fresca de hoy. Buen inicio de Semana Santa.

Cous-cous con verduras

31 Ene

Últimamente me ha dado por preparar cous-cous o cúscús. Antes de llegar a España no sabía lo que era. En realidad España me ha abierto un horizonte, en lo que a gastronomía se refiere, inmenso, rico, maravilloso. Y no es que el cous cous sea propiamente dicho un alimento típico español, pero fue muy popular durante tres siglos aquí, hasta que con la expulsión definitiva de los árabes, se dejó de producir.

No es que haya dejado de existir completamente, pero la cultura bereber se llevó consigo la mayor parte de lo que antes había traído. En el sur de España se consumía y producía, en Andalucía particularmente, donde se habla en antiguas referencia bibliográficas de un plato alcuzcuz. Por suerte, algo de aquello quedó y hoy enriquece la dieta mediterránea; es fundamental en la cultura culinaria de países del norte de África como Marruecos, Argelia, Libia, Túnez, Egipto, entre otros. En Europa es muy popular en Sicilia, cuya especialidad es preparado con pescados y donde se celebró en 2012 un Cous Cous Festival.

En Estados Unidos se le conoce simplemente como una variedad de pasta, porque ciertamente pasta es. El cúscús se hace tradicionalmente con sémola de la parte dura del trigo, molida de tal manera que no se ha llegado a convertir en harina. A la hora de prepararlo, hay tantas maneras como ingredientes. Dependiendo del lugar donde se prepare, podemos encontrarlo acompañando carnes como pollo o cordero, pescados, e incluso con vegetales, como la receta que les presento a continuación. A mi me gusta incluso sólo, sin nada más que una cucharada de mantequilla. 🙂

la foto (8)

 

Ingredientes para preparar cous cous con verduras (4 personas)

  • 250 gr de cous cous
  • 250 ml de agua o caldo de verduras
  • 1/2 calabacín
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/4 cucharadita de cilantro molido
  • 1/2 lata de maíz dulce
  • sal

Cómo preparar cous cous con verduras (4 personas)

  1. Disponte a dejar preparadas nuestras vegetales. Pela la cebolla y el ajo, raspa la zanahoria y lava bien el calabacín y los ajíes a los que dejaremos intacta la piel. Corta en rodajitas los dientes de ajo, la cebolla en brunoise o cubitos pequeños, los ajíes en dados no muy grandes, la zanahoria en medias lunas finas y por último el calabacín en dados.
  2. Por a calentar el aceite en una sartén y ya caliente pon el ajo y la cebolla con un poco de sal hasta que se ablande, agrega el cilantro, mezcla, y a continuación incorpora la zanahoria y los dos tipos de ajíes. Tapa y deja unos 5 a 10 minutos.
  3. Cuando la zanahoria esté blanda (no tiene que deshacerse) agrega el calabacín y otra pizca de sal y sigue cociendo, ahora destapado, hasta que esté hecho el calabacín.
  4. Retira del fuego, suma el maíz y ponte a preparar el cous cous en el último momento.
  5. En una cacerola pon el agua con sal o el caldo de verduras (yo utilicé el caldo sobrante de unas verduras que había preparado anteriormente y que tenía guardado, pero si tienes una pastilla de caldo de vegetales disuelve la mitad en 250 ml de agua sin nada de sal) y lleva a ebullición.
  6. Retira del fuego el agua o caldo, vierte el cous cous, remueve bien hasta que haya bebido toda el agua y pon otra vez en el fuego bajo unos dos o 3 minutos más.
  7. Mezcla el cúscús con las verduras o bien sirve en un plato el cous cous, abre un espacio en el centro y ocupa éste con las verduras.

Francamente delicioso este cous cous, muy nutritivo y saludable. Y ya ven lo sencillo que es de preparar. Hasta mi novio ya se había aventurado en su elaboración en más de una ocasión, y sin grandes complicaciones, siempre logró quedar bien. Hasta los menos duchos en materia de cocina pueden obtener un 10 con esta receta o con cualquier otra cuya base sea el cúscús.

Espero les haya dejado un poquito con las ganas de comer esta rica pasta acompañada con lo mejor de la dieta mediterránea. Nos vemos pronto.

 

 

 

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

BacoyBoca

Un pedacito de lo que guarda mi cocina

Carlos Campillo

Movement, Yoga & Meditation.