Anuncios
Archivo | Platos principales RSS feed for this section

Hamburguesa de bacalao con hummus: de la receta original de Ernest Subirana

16 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hace ya un par de semanas desde que la Cocina sana de Ernest Subirana publicara su Hamburguesa de vigilia, una receta con la que quedé entusiasmada desde el primer momento y que hoy os traigo, después de haber comprobado que, efectivamente como me imaginé, está realmente deliciosa. El trabajo con la hamburguesa es fiel reproducción de la original. La masa es tan cómoda de trabajar que las hamburguesas se pueden formar con las manos perfectamente sin tener que recurrir a un molde cilíndrico, una anotación que destaco para quienes como yo no lo han tenido disponible en un momento dado.

A la crema de garbanzos solo agregué los únicos ingredientes que podían faltar a la receta de referencia para convertirse en el clásico hummus de la gastronomía árabe. Hablo de un par de cucharadas de zumo de limón, así como del tahine o tahina, una pasta que podréis preparar con dos cucharadas de sésamo o ajonjolí tostado, 4 cucharadas de aceite de oliva muy suave o agua (dependiendo de vuestras preferencias), y una pizca de sal. Tan fácil como pasarlo por una trituradora o prepararlo con la ayuda de un mortero como he hecho yo. Del resultado, solo se emplean para el hummus unas 3 cucharadas de tahine. Guarda el resto para utilizar en otro momento, en algún otro plato de la cocina del Medio Oriente.

Aunque la propuesta original de Ernest Subirana incluye como acompañamiento unas espinacas frescas, esta vez me decanté por una mezcla de brotes tiernos. Para completar la ensalada aguacate con cebolleta, todo aliñado con vinagre de módena, y unos panecillos integrales tostados para aprovechar y disfrutar aún más el hummus.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

 

Esta vez me salto los pasos habituales de la receta porque podréis encontrarlos perfectamente explicados en el enlace que os he dejado un par de veces más arriba. Muchas gracias Ernest por regalarnos esta maravillosa receta, y espero de todo corazón que ganes el concurso en el que has participado con ella. Si por mí fuera te daba todos los votos posibles 😉 ¡Buena suerte!

Anuncios

Envueltos de atún y tomate: receta para momentos con prisa

13 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¿Tienes en casa unas tortillas de trigo y alguna lata de atún? Pues anímate a preparar estos envueltos de atún y tomate, o burritos, como prefiráis llamarles. Una forma diferente de preparar una ensalada para días como los que ya comienzan a sentirse por estas latitudes, más cálidos y soleados. Perfectos para una cena ligera si lo acompañáis de estos boniatos o batatas asadas y una sabrosa salsa de yogur.

Con la propuesta de hoy apenas tendréis que encender fogones así que será perfecta para momentos con prisas o de improvisación en la cocina. Unos pocos ingredientes, que casi siempre tenemos a mano, convierten esta receta en un menú económico, fácil, rápido, pero no por ello menos sabroso. Vayamos a la cocina sin más dilación a por nuestros burritos de atún y tomate.

Ingredientes para preparar Envueltos de atún y tomate (2-4 personas)

  • 4 tortillas de trigo
  • 2 latas de atún en aceite de oliva (puedes utilizar al natural)
  • 2-3 tomates maduros cortados en cubos
  • 8 aceitunas negras troceaditas (puedes utilizar unas verdes rellenas de pimiento o anchoas como más te gusten)
  • 1 cebolleta
  • 1 lata de maíz dulce
  • 1-2 aguacates dependiendo del tamaño
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • Vinagre balsámico de Módena (puedes utilizar crema)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Envueltos de atún y tomate

  1. En una ensaladera dispón el tomate cortado en dados más o menos pequeños, así como la mitad del aguacate también picado en daditos (reserva la otra mitad del aguacate).
  2. Añade el maíz, la cebolleta finamente picada, las aceitunas troceadas y por último el atún escurrido (si usas con aceite de oliva emplea del propio aceite para aliñar esta ensalada).
  3. Riega con un hilo de vinagre balsámico de Módena, añade otro chorrito de aceite de oliva virgen extra, sal y mezcla todo muy bien. Reserva.
  4. Con la otra mitad del aguacate haz una pasta escachando muy bien con un tenedor, añade la cucharadita de zumo de limón y una pizca de sal. Reserva.
  5. Calienta las tortillas de maíz en una sartén o como te indiquen las instrucciones del fabricante.
  6. Procede a rellenar primero untando cada tortilla con la pasta de aguacate, luego añade unas cucharadas de la ensalada de tomate y atún de manera que puedas cerrarla cómodamente sin que se salga el relleno cuando la cojas en la mano.

Listo! Disfruta los burritos o envueltos de tomate y atún con unas batatas asadas con mantequilla o con aceite de oliva, según prefieras o tengas algún régimen dietético. En el enlace que tienes en la introducción de esta receta podréis encontrarla, así como la salsa de yogur. Si en vez de preparar esta pasta de aguacate tienes a mano guacamole echa mano de ella porque te va a encantar. Ya sabes que tienes libertad para improvisar y poner como guarnición lo que más te guste, con cualquier acompañamiento disfrutarás igual de esta propuesta tan fresca de hoy. Buen inicio de Semana Santa.

Sopa de rape con fideos, como la recomendó la abuela

8 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Aunque ahora mismo en Madrid tenemos un tiempo primaveral, con unas temperaturas bastante cálidas, hace unos pocos días el invierno aún nos sorprendía con, quizá, uno de sus últimos coletazos. Y ahí sale a la calle desabrigada esta conocida vuestra para pescar lo que en toda la temporada de frío ni estuvo cerca de pillar. Unos días en que, salvo mis incursiones en la cocina, no tuve deseos ni fuerzas para hacer demasiado. Y de esas entradas en la cocina es esta sopa de rape con fideos, como la recomendó mi abuela. Aún desde lejos me aconsejaba tomar algo calentito, sustancioso y “que levante a un muerto”.

Y como nuestras abuelas, savia popular acumulada, la mayoría de las veces tienen razón pues allá fui a ver de qué disponía en la despensa para combatir desde el fogón ese malestar de la gripe. No tenía para hacer La caldosa de Kike y Marina*; ni siquiera para preparar mi preferida, la sopa de gallina que me hacía mi abuela con toda la convicción del mundo de que sanaba: al menos el alma te la deja a punto.

Pero sí que tenía una cola de rape, un pescado ideal para preparar platos como éste por la consistencia de su carne; el resto de los ingredientes os los cuento en nada. Es una receta muy fácil de hacer, riquísima y claro está para disfrutar no solo cuando el cuerpo lo necesite tan desesperadamente, sino para incluirla en nuestros menús saludables y perfecta para aquellos que suelen tomar al pie de la letra las constumbres culinarias de Semana Santa. Aprovecho para dejaros en enlace al tradicional Bacalao al Pil Pil para aquellos que ya tengan comprado una buena pieza de este pescado tan sabroso. Ahora volvamos a nuestra receta de hoy.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Sopa de rape con fideos (2-4 personas)

  • 1 cola de rape (400-500 gr)
  • 10-12 gambas
  • 1/2 puerro
  • 1/2 cebolla
  • 2 patatas pequeñas o 1 grande
  • 2 tomates maduros
  • 1/4 pimiento rojo morrón (de asar)
  • 1/2 guindilla roja fresca (puedes utilizar seca)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón picante de La Vera (utiliza dulce si lo prefieres)
  • 1 ramita de perejil fresco finamente picado
  • 1-2 hojas de laurel
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • caldo de pescado (1/2 litro a 1 litro)
  • 1/2 taza de fideos cabello de Ángel
  • sal y pimienta

Cómo preparar Sopa de rape con fideos

  1. En una olla o cazuela que puedas tapar más tarde sofríe en el aceite de oliva el puerro, la cebolla, la guindilla y los pimientos, todo cortado en bruniose o cubitos pequeños. Sazona y dejar pochar unos 5-8 minutos.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  2. Escalda los tomates, pélalos, retira las pepitas, córtalos en cubitos y agrega al sofrito. Vuelve a sazonar. Mezcla bien y déjalos sofreír otros 5 minutos. Mientras, maja en un mortero los dos dientes de ajo, añade la cucharadita de tu pimentón preferido y la otra cucharada de aceite de oliva, remueve y pásalo también al sofrito.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Incorpora las patatas peladas y cortadas en pequeños cachelos, la cola de rape, el caldo de pescado solo hasta cubrir el rape, el perejil y las dos hojas de laurel, rectifica de sal, lleva a ebullición y una vez alcanzada, baja a media intensidad el fuego, tapa y deja cocinar unos 25 a 30 minutos.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. Transcurrido el tiempo, saca la cola de rape, limpia de piel y alguna espina (el rape tiene solo unas pocas pegada al hueso), desmenuza su carne y vuelve a añadirla a la cazuela.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. Agrega los fideos y las gambas, y cocina durante unos tres minutos más. Apaga, separa del fuego y listo.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Si tienes otro pescado como el mero, utilízalo igual porque su carne compacta, firme y sabrosa, y su forma de llegar al consumidor, en rodajas, permiten limpiarlo con facilidad. Puedes utilizar unos mejillones frescos y limpios de barbas y arena, en sustitución de las gambas, o incluso almejas, dos opciones deliciosas.

Si no tienes un caldo de pescado preparado con anterioridad, utiliza una pastilla, preferiblemente de Avecream 100% natural. Prepararlo tú es muy fácil: con unos esqueletos de pescado y cabezas, puerro, zanahoria, apio y perejil es suficiente. Siempre cuélalo y guarda en el congelador listo para utilizar en recetas como la de hoy.

*La caldosa de Kike y Marina es un tema de la música tradicional popular cubana. Habla de una receta milagrosa que hace caminar empina´o al ser más cansado. Caldosa, ajíaco, sancocho, guiso caldoso, son distintas maneras de llamar a este tipo de recetas por allá por El Caribe. Aquí os dejo el tema musical, por si después de disfrutar la sopa os da por bailar un poquito 😉

Arroz con garbanzos y sorpresa ibérica

30 Mar
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En más de una oportunidad he publicado sin peros que valgan lo mucho que nos gusta el arroz en casa. Lo mejor de todo es que siempre encuentro, como seguramente muchos harán, una manera de prepararlo para disfrute de todos. Esta vez he montado un arroz, con unos añadidos que he denominado sorpresa ibérica. Sin dudas un presente de la tierra española: el más sabroso chorizo tradicional, magro de cerdo ibérico y garbanzo Pedrosillano: una variedad de calidad más pequeña que otros granos de esta misma legumbre. El resultado un plato completísimo, lleno de sabor y fácil de hacer si no os perdéis el paso a paso de siempre.

Con esta receta comerán hasta seis personas, raciones equilibradas que podréis servir con una ensalada o con unas “mariquitas” o chips de plátano como he puesto yo a la mesa. Si os parece buena la idea, pongámonos ya manos a la obra con nuestro Arroz con garbanzos y sorpresa ibérica. Ten en cuenta que el proceso comienza un poco antes, o para ser exactos la noche anterior, ya que tendremos que poner en remojo nuestra legumbre y marinar el cerdo. Aunque haya utilizado algunos ingredientes específicos como el garbanzo Pedrosillano o el cerdo, podréis utilizar el que prefieras o consigáis más fácilmente.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Arroz con garbanzos y sorpresa ibérica

  • 2 tazas (200 ml) de arroz Brillante Sabros
  • 250 gr de garbanzos secos Pedrosillano
  • 400 gr magro de cerdo (masa sin grasa)
  • 1 trozo de chorizo largo tradicional (unos 90 gr)
  • 1 hueso pequeño de jamón garrón
  • 1 1/2 cebolla
  • 5 dientes de ajo para el adobo + 3 para cocer los garbanzos
  • zumo de 1 lima + zumo de 1 naranja
  • 1 pimiento verde italiano
  • 1/2 pimiento rojo morrón
  • 2 ramitas de cilantro (una para decorar y otra finamente picada)
  • 2 cucharadas de perejil fresco
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de azafrán (puedes utilizar unas hebras previamente hidratadas en poco caldo de los garbanzos)
  • 1 cucharadita de cominos
  • 2 hoja de laurel
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta negra
  • 1 1/4 litro de agua

Cómo preparar Arroz con garbanzos y sorpresa ibérica

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. La noche anterior deja marinada la carne de cerdo, para lo cual maja en un mortero 5 dientes de ajo con una pizca de sal y la pimienta negra. Cuando tengas todo bien majado (machacado) como una pasta añade el perejil y el zumo de la lima y la naranja, mezcla bien con una cuchara y unta bien la carne con este adobo. Tapa muy bien con papel film y guarda en la nevera.
  2. En una fuente coloca los garbanzos secos, pon abundante agua y déjalos en remojo toda la noche.
  3. Al otro día, en una olla a presión coloca los garbanzos escurridos del agua de remojo, añade un litro y algo más de agua nueva, sal, el comino, la hoja de laurel, el pimentón dulce, 3 dientes de ajo sin pelar, la media cebolla sin cortar y el hueso de jamón, tapa y en cuanto comience a liberar el vapor cuenta unos 17-19 minutos. Ten en cuenta que el grano no podrá estar desbaratado porque después va a terminar de coger el punto junto con el arroz, de ahí este tiempo de cocción en la olla algo más corto de lo habitual. Una vez transcurrido el tiempo y liberada toda la presión, separa los granos del caldo, desecha la cebolla, los ajos y la hoja de laurel. Chequea que tengas un litro del caldo.
  4. En una sartén caliente con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra dora a fuego vivo la carne hasta que esté dorada. Baja el fuego a medio y agrega si está muy seca la otra cucharada de aceite. Incorpora la cebolla picada en brunoise o cubitos muy pequeños y después añade los dos pimientos troceaditos. Deja que se hagan por unos 5-8 minutos.
  5. Añade el chorizo en rodajas finas a la carne con el sofrito y deja por un par de minutos más. Pasa a una cazuela gruesa con tapa, añade el arroz, saltea para que se impregnen bien de los sabores y a continuación añade el litro de caldo de garbanzos previamente colado, añade el azafrán, otra hoja de laurel y dos tazas de granos de garbanzos bien escurridos (la misma de la medida del arroz) , rectifica de sal, tapa y deja cocer por unos 20 minutos o hasta que haya embebido todo el líquido. Separa del fuego, añade cilantro fresco finamente picado, deja reposar 8 minutos sin tocar y pasado el tiempo remueve, sirve enseguida y decora con unas hojitas de cilantro.

Listo. Recuerda que puedes servir este arroz con una ensalada verde y freír unos chips de plátano verde o mariquitas para disfrute de todos. Espero que disfrutéis tanto de este arroz con garbanzos y sorpresa ibérica como lo hemos hecho en casa. Aquí os dejo otros dos enlaces en los que encontraréis otras formas de preparar arroz. Feliz inicio de semana.

Chili con carne: receta de la popular cocina tex-mex

23 Mar
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En casa nos encantan las recetas con toque picante. Por eso recurrimos una y otra vez a la cocina mexicana. Y aunque este chili con carne pertenece a la cocina americana, específicamente a la texano-mexicana, no hay dudas de que tiene de la inequívoca herencia de sus vecinos. En Texas, me confirmó una amiga que reside allí, hasta celebran un festival donde el chili con carne es protagonista. Suele gustar mucho por esos rumbos, seguramente igual que de este lado del gran charco, en tierras ibéricas, solemos disfrutar con una paella sea domingo, jueves o lunes.

Mi versión está adaptada a los paladares menos acostumbrados al picante fuerte, pero sin dudas algo de su alegría lleva. He empleado pimentón de la vera picante y algo de cayena entera seca en la cocción que luego me aseguré de retirar para que a nadie le pillara desprevenido. Y para dar el toque personal a cada plato, Tabasco en cantidad proporcional al gusto por el picante. Casi siempre con unas gotas es suficiente, así que ojo siempre a la hora de añadir de esta salsa a vuestros platos.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Chili con carne (para 4-6 personas)

  • 250 gr de alubias (frijoles) rojas secas (o 400 gr de alubias rojas ya cocidas)
  • 380 gr de carne picada mixta (ternera y cerdo)
  • 6-8 tomates rojos
  • 2 cucharadas de tomate frito (opcional)
  • 2 dientes de ajo + 3 más
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 cebolla grande (en dos mitades)
  • 2 o 3 cayenas medianas
  • 1 cucharada rasa de pimentón picante (yo utilicé de la Vera)
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1/2 cucharadita de cilantro molido
  • 1 ramita de cilantro fresco o perejil finamente picado
  • 1 pastilla de caldo de carne de Avecream 100% natural
  • 3-4 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 hojas de laurel
  • sal y pimienta negra

Cómo preparar Chili con carne

  1. Pon la noche anterior las alubias o frijoles a remojar en abundante agua.
  2. Cuando las vayas a cocinar tira el agua del remojo y vuelve a cubrirlas con agua nueva. Añade dos dientes grandes de ajo, la mitad de la cebolla, la pastilla de carne, una hoja de laurel y una guindilla. Lleva a ebullición y rompe el hervor un par de veces con agua fría antes de tapar y cocinar en olla a presión. Una vez comience a pitar y liberar la presión, baja el fuego y deja cocinar unos 20 minutos.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Sazona la carne con sal y pimienta. 
  4. Calienta dos cucharadas de aceite en una cazuela y dora en ella la carne picada. Una vez dorada, retira y reserva.
  5. En la misma cazuela, agrega una cucharada más de aceite si es necesario, y añade la cebolla y los pimientos picados en brunoise o cubitos pequeños. Con una cuchara de madera mezcla y desglasa (raspar el fondo) para que se desprendan los jugos  que haya dejado la carne en la cazuela. Añade una pizca de sal y deja que se poche la verdura mientras rallas los tomates.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  6. Una vez blanda la verdura añade el tomate rallado, vuelve a sazonar y deja que fría todo durante unos 8-10 minutos. Si no pones las dos cucharadas de tomate frito entonces añade una cucharadita de azúcar al tomate para neutralizar la acidez.
  7. Transcurrido el tiempo añade la carne que habíamos dorado e incorpora la otra hoja de laurel más tres dientes de ajo majados, el comino, el orégano, el cilantro molido, el pimentón picante y las cayenas). Mezcla todo bien.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  8. Con una espumadera añade las alubias cocidas escurridas y agrega un poco del caldo de cocción. Rectifica de sal y deja cocinar unos 30 minutos o hasta que haya reducido. La consistencia no debe ser caldosa. Las cayenas enteras retíralas y tíralas.

Sirve con una cucharada de crema de queso y otra de guacamole, espolvorea con cilantro o perejil fresco picadito y acompaña con unos nachos y con unas tortillas de trigo con ensalada. No olvides poner la salsa Tabasco para aquellos que quieran poner una nota extra de picante. Un menú de la cocina tex-mex hecho en casa. 

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

El guacamole puedes comprarlo ya listo para usar pero si quieres hacerlo previamente en casa, aquí te dejo la receta con que me he animado yo, de Javirecetas, riquísima y facilísima de preparar gracias a su siempre bien explicado paso a paso.

La ensalada esta vez lleva una mezcla de lechugas con canónigos, cebolla, pimiento rojo y tomate, estos dos últimos en cubitos pequeños para facilitar la preparación de las fajitas. Unta cada tortilla de trigo con guacamole y crema de queso y rellena con la ensalada (sin aliñar), enrolla y así de sencillo y sabroso.

¿Te gustaría preparar otra receta con toque mexicano? Pincha el siguiente enlace.

Fideos Vermicelli salteados con verduras, ternera, gambas y salsa de cilantro

13 Mar
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hoy vuelvo a hacer un guiño a la cocina oriental. A la de Tailandia, con sus deliciosas especias y su apuesta por el cilantro como estrella de muchos de sus platos, y a la de China con su predilección por la soja, ya sea en salsas o en otros productos como los famosos vermicelli celofán, unos fideos que están elaborados a partir de “habas de mungo” (grano de soja verde) y que no hay que confundir con los fideos de arroz. Al prepararlos adquieren un color casi transparente y por su delicadeza solo requieren su inmersión en agua hirviendo fuera del contacto directo con el fuego.

Los Vermicelli son muy empleados en Asia en sopas, pero también se encuentran en diferentes estilos de salteados, sazonados de acuerdo al ingrediente favorito de cada región. Los Fideos Vermicelli salteados con verduras, ternera, gambas y salsa de cilantro es una propuesta muy particular que si bien emplea productos distintivos de la cocina asiática no es original de ninguna específica. Se trata de una fusión nacida en mi cocina y en la que seguramente encontraréis alguna semejanza con algún plato que hayáis degustado en un restaurante de este tipo de comida.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Fideos Vermicelli salteados con verduras, ternera, gambas y salsa de cilantro (2 personas)

  • 1 paquete de Fideos Vermicelli celofán
  • 2 filetes de ternera
  • 8-12 gambas
  • 1/2 pimiento verde morrón
  • 1/2 pimiento rojo morrón
  • 1 cebolla
  • 150 gr de setas Shii-Take
  • 1 ramillete de cilantro fresco
  • 1 sobre de salsa de cilantro estilo Thai (puedes hacerla tú como te explico más adelante o conseguirla en las tiendas especializadas)
  • 1 cucharada de aceite (de soja, de semillas o de girasol)
  • pimienta recién molida
  • sal

Si te animas a preparar la salsa de cilantro también necesitarás:

  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de salsa de ostras
  • 1 ramillete de cilantro fresco
  • 1/2 de guindilla verde fresca pequeña (puedes poner solo una punta si no te gusta muy picante)
  • 1 pastilla de caldo de marisco y pescado (o de pollo) disuelta en 1/2 vaso de agua hirviendo (100 ml)

Para preparar esta salsa que debemos tener lista con antelación disuelve la pastilla de caldo en el agua hirviendo. Agrega la salsa de soja y la salsa de ostras más la guindilla y el cilantro finamente picado. Pasa por un vaso batidor y listo para utilizar.

Cómo preparar Fideos Vermicelli salteados con verduras, ternera, gambas y salsa de cilantro

  1. Primeramente corta en juliana todas las verduras: cebolla, pimientos y las setas Shii Take, así como los filetes de ternera en tiras. Reserva.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  2. En un wok o una sartén caliente con una cucharada de aceite saltea las tiras de ternera sazonadas con solo un toque de pimienta negra (la salsa de cilantro ya lleva suficiente sal).

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Una vez doradas agrega la cebolla y el pimiento y cuando ya estén cocidas pero no muy blandas (unos 4-6 minutos) añade las setas y deja otro par de minutos a fuego medio-alto.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. Añade la salsa de cilantro estilo Thai y cocina otros 5 minutos. Si has hecho tú la salsa quizá solo tengas que utilizar la mitad, reserva la otra mitad para acompañar después de servidos a la mesa.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. Mientras terminamos de poner a punto el salteado, en una sartén aparte y con un hilo de aceite saltea las gambas un par de minutos por ambos lados  hasta que cambien de color, no las dejes más para que no se resequen, retira del fuego y reserva.
  6. Hierve agua con un poco de sal y una vez haya alcanzado la ebullición, ya separada del fuego, sumerge  los fideos Vermicelli por 1/2 minuto, 1 minuto cuando más. Ellos generalmente vienen atados con un cordel que te servirá para sacarlos del agua y escurrirlos muy bien antes de pasarlo a la sartén.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  7. Añade los Vermicelli a la sartén, retira el hilo, mezcla con el salteado un par de minutos y añade por último las gambas. Sirve con un poco de cilantro fresco y salsa de soja o el resto de la salsa de cilantro que preparaste. A tu gusto. Listo.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

En este tipo de salteados, las verduras deben quedar al dente, ligeramente crujientes y no demasiado hechas. Las gambas las dejé al punto aparte para que no se resequen demasiado y si es el caso solo las pongas en el último momento en el plato de quien las prefiera. A veces nos encontramos con quienes no gustan de mezclar carne y pescado. A mi me encantan de cualquier manera y con cualquier acompañamiento así que en mi plato siempre tienen sitio reservado. Nada más por hoy, espero que os haya gustado y queréis ver otra propuesta exótica aquí os dejo el enlaces.

Fricasé de pollo a la cubana: para olla exprés o normal

19 Feb
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La cocina cubana es una gran mezcla de diferentes culturas, por ello puedes encontrar desde un plato que hace un guiño a los cocidos españoles hasta una receta con salsas parecidas a las italianas o con vocablos indígenas, ingleses o incluso franceses como este fricasé de pollo que hoy os quiero mostrar. No sabemos a ciencia cierta cuándo ni quién introdujo en nuestra cocina este rico guiso de ave. Se dice que fue la burguesía habanera por allá por los siglos XVIII o XIX. Tampoco conocemos cuál es la receta original definitiva debido a la variedad de ingredientes con que se ha preparado a lo largo de los años.

Lo cierto es que con unos u otros productos, respetando la salsa a base de tomate, se ha llevado a la mesa como una receta donde proteínas, verduras y carbohidratos se complementan magistralmente. Algunas referencias gastronómicas indican que en un fricasé la carne no se cocina demasiado, pero definitivamente ese no es nuestro fricasé en que solo se acortan los tiempos de cocción porque el pollo va en piezas más pequeñas y su carne suele cocerse antes. Nos gusta la carne bien cocinada y adobada (marinada) y nos empeñamos en que así sea. En la olla a presión este fricasé de pollo queda tierno pero bien hecho, así que aprovéchala si la tienes en casa.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Fricasé de pollo (para 2-3 personas)

  • 1/2 pollo troceado en partes: muslo y encuentro (cuarto trasero), ala y pechuga
  • 1-2 patatas
  • 1-2 zanahorias
  • 1 lata de tomate natural triturado (400 ml)
  • 250 ml caldo de pollo (puedes disolver una pastilla de caldo Avecream en la misma medida de agua)
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 cucharadas de alcaparras
  • 12 aceitunas rellenas de pimiento (que aunque no utilicé esta vez la pongo como opcional)
  • 1 cebolla cortada en juliana
  • 1-2 dientes de ajo
  • 1 pimiento verde cortado en cubitos
  • 1-2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de azúcar
  • perejil finamente picado para decorar
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • sal

Para el adobo del pollo si te decides a hacerlo (marinarlo) previamente:

  • 4-5 dientes de ajo
  • pizca de pimienta
  • zumo de 1 naranja + 1 lima o limón (en sustitución de la naranja agria que siempre utilizamos en los adobos cubanos)
  • 1 cucharadita sal

Majando muy bien en el mortero el ajo con la pimienta y la sal haz una pasta con la que untarás todas las piezas de pollo. Yo le quito la piel porque no me gusta la grasa que acumula, pero puedes dejársela si lo prefieres. Coloca las piezas de pollo en un recipiente y riega con el zumo de la naranja y el limón. Tapa muy bien y déjalo en la nevera toda la noche. Este marinado marca la diferencia con un fricasé sin adobo anterior, pero si por cuestiones de programación o tiempo no tuviste en cuenta esto, podrás preparar una receta igual de rica siguiendo los pasos a continuación para un pollo marinado a no.

Cómo preparar Fricasé de pollo a la cubana

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. En una sartén calienta las 3 cucharadas de aceite de oliva (puedes emplear de girasol) y cuando esté bien caliente sella y dora bien por todos lados el pollo (hazlo en dos tandas si no tienes espacio para todas las piezas y si no lo marinaste asegúrate de salpimentarlo). Colócalas en la olla según vayas terminando de dorar  (yo siempre utilizo mi olla exprés para esta receta y en solo 12 minutos la tengo lista).
  2. Una vez todas las piezas selladas y doradas utiliza la sartén en que preparaste el sofrito. Ten cuidado que la temperatura del aceite restante no esté demasiado alta, baja bien el fuego o separa si es necesario hasta que tengas las sazones listas.
  3. Pon la cebolla en juliana a pochar junto con el pimiento hasta que se ablanden. Si tiene muy poco aceite pon otra cucharada y aprovecha para desglasar el fondo de la sartén para que la cebolla y el pimiento se impregnen de los sabores dejados por la carne del pollo.
  4. A continuación vierte el vino y deja evaporar el alcohol. Suma el tomate triturado y el caldo de pollo, el ajo bien triturado o majado, el orégano, el comino y el laurel y la cucharadita de azúcar. Prueba de sal y rectifica y deja sofreír todo unos 5 minutos.
  5. Mientras pela las patatas y córtalas en cachelos (trozos irregulares) y raspa y corta en rodajas la zanahoria. Añádelos al pollo.
  6. Echa el sofrito a la olla y agrega las alcaparras o aceitunas por último. Fíjate que la salsa cubra el pollo, si no es así pon algo más de agua para evitar que se pegue durante la cocción. Tapa, pon el fuego alto y una vez alcance la presión y comience a echar vapor, baja el fuego a la mitad y deja cocinar unos 10-12 minutos dependiendo de la olla. También puedes hacerlo en una cacerola con tapa durante unos 30 minutos. Espolvorea con perejil de forma opcional a la hora se servir, una costumbre que he adquirido aquí en España.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo, tendrás una receta de pollo en salsa exquisita y que podrás aprovechar para acompañar un arroz blanco desgranado o un trozo de pan para rebañar. En Cuba a un fricasé como éste podrían irle de maravillas unos Moros y Cristianos, unos Tostones y una buena tajada de aguacate. Una “completa” que puede incluirse perfectamente en nuestros menús criollos. Aunque solemos ser bastante golosos, en un menú como éste las porciones son más pequeñas, aunque hay algunos que muy bien repiten si todavía queda en la mesa. ¡Buen provecho!

Spaghetti con tomate, cebolla y chopped beef

3 Feb
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Para hoy os traigo unos spaghetti con tomate, cebolla y chopped beef que he preparado más de una vez en casa y se ha convertido en una de las formas de acompañar la pasta que más me piden últimamente. Por ello quiero compartirla con todos vosotros, con la esperanza de que os guste tanto y que la hora de prepararlos se convierta en un rato corto, porque se trata de una receta sencilla, rápida, fácil, pero francamente deliciosa. En casa preparamos un plato de pasta al menos una vez a la semana y siempre trato de encontrar nuevas maneras de enriquecer esta experiencia.

Los ingredientes son muy sencillos y el chopped beef, una especie de mortadela o spam muy económico, nos encanta. Si no es de su preferencia este embutido podéis sustituirlo por lacón o simplemente por jamón cocido. La salsa es de tomates maduros naturales con cebolla y orégano, básicamente, pero el sabor que le otorgan el chopped beef o bien el lacón es realmente bueno. Muy bien podría convertirse en el plato principal de esa cena de San Valentín que ya estaréis planificando. Como primero esta ensalada de espinacas con jamón y piña o estas tostas con tomate y queso de cabra.  Para cerrar un postre como esta tarta de queso con arándanos.

La pasta ya sabéis que podréis prepararla de forma casera si tenéis suficiente tiempo y maña, aquí os dejo una receta por si os apetece enrollaros un poco más, pero en el supermercado encontramos pastas de calidad a las que ya seguramente sois fieles.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Spaghetti con tomate, cebolla y chopped beef (2-4 personas)

  • 250 gr de Spaghetti #3 (yo utilicé de Gallo)
  • 200 gr de chopped beef cortado en bastoncitos (recuerda también pueden utilizar lacón en lascas)
  • 125 gr de queso Parmesano rallado (puedes sustituirlo por un queso viejo de oveja y estará igualmente rico)
  • 2 tomates grandes maduros o 3 más pequeños (o 1/2 lata de tomates troceados sin piel)
  • 3 cucharadas de tomate frito
  • 1 cebolla grande cortada en juliana fina
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharadita de ajo deshidratado en polvo (puedes sustituirlo por un diente de ajo bien majado)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • una ramita de hierbabuena o albahaca
  • sal
  • abundante agua para cocer la pasta

Cómo preparar Spaghetti con tomate, cebolla y chopped beef 

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Prepara la salsa: en una sartén con las dos cucharadas de aceite de oliva pon a pochar la cebolla en juliana con una pizca de sal. Una vez esté transparente y suave añade el tomate pelado y troceado con el orégano y el ajo y otra pizca de sal. Deja que se sofría el tomate durante unos 8-10 minutos. Agrega las cucharaditas tomate frito y la mitad del queso rallado y en lo que se reduce otro poco la salsa pon a hervir en una olla abundante agua para cocer la pasta.
  2. Añade el chopped beef, remueve, baja al mínimo el fuego solo para que se mantenga caliente la salsa en lo que cocinamos los spaghetti.
  3. Una vez haya alcanzado el punto de ebullición el agua añade suficiente sal y la ramita de hierbabuena o albahaca. Incorpora los spaghetti y deja cocinar según las instrucciones del fabricante. Recuerda que si los quieres al dente tendrás que dejarlos menos tiempo, así como si es pasta fresca recién preparada los tiempos de cocción se reducen a la mitad.
  4. Si la salsa está muy espesa coge un cucharón pequeño del agua de cocción de los spahetti y añádela a la salsa.
  5. Escurre muy bien la pasta e incorpórala enseguida a la salsa. Deshazte de la ramita. Remueve con cuidado para se integre todo muy bien y sirve enseguida acompañando con la otra mitad del queso para espolvorear por encima al gusto. Por unas hojitas de albahaca o hierbabuena para decorar.

Listo! Dependiendo de cuán goloso seáis los que os sentáis a la mesa, esta receta puede alcanzar para 4 personas o solo para 2 comensales si eres de los que cuando come pasta no come nada más. Confieso que estoy sin dudarlo un instante en el segundo grupo: un plato de pasta como plato único. Pero ya sabéis si perteneces al grupo de los más moderados y optas por un menú completo como el del inicio de la entrada esta receta da para 4 raciones equilibradas. Nada más por el momento, os dejo con esta otra receta de pasta y mis deseos de que tengáis la mejor de las semanas.

 

Guiso de garbanzos con acelgas: receta vegetariana fácil

27 Ene
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Para estos días de frío en estas latitudes del planeta les propongo un Guiso de garbanzos con acelgas, sin grasas animales ni carnes. Un plato 10 para vegetarianos y no vegetarianos por igual con el cual disfrutarán muchísimo y podrán reforzar esa dieta más sana con que algunos os habéis propuesto comenzar el 2014. La receta es una versión a mi manera de las acelgas esparragás, representante de la más tradicional cocina de Almería.

El plato, de acuerdo con la búsqueda que siempre suelo hacer antes de ponerme con él plenamente, lo encontré preparado con garbanzos o alubias blancas, e incluso con una mezcla de ambas. Hay recetas que incluyen algún embutido tipo chorizo o longaniza fresca, entre otros; o como la de Mercado Calabajío en la cual me inspiré para la que hoy os presento y que se conforma con el sabor maravilloso que le otorga ese “majao” con almendras que se incorpora casi en la etapa final de cocción.

Mi versión es aún más sencilla porque se salta algunos pasos como el de cocer las acelgas en primera instancia. Yo las puse directamente en el cocido en los últimos minutos al fuego y os aseguro que quedan muy buenas. Siempre trato de cocer lo menos posible este tipo de verduras. Los garbanzos que utilicé fueron de bote ya cocidos, pero unos particularmente buenos que venden en una frutería cercana a mi casa. Podéis hacerlos desde cero con garbanzos secos (al final de la receta os doy el paso extra), pero la receta de hoy está pensada para quienes deseen comer caliente y pronto antes de salir al trabajo o al regreso de la jornada. Aquí os va.

                              Ingredientes para preparar Guiso de garbanzos con acelgas o acelgas esparragás a mi manera (4 personas)

  • 500 gr de acelgas (una bolsa ya lista o un manojo)
  • 400 gr garbanzos cocidos (200 gr si es seco)
  • 400 ml agua
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento italiano (yo utilicé uno rojo)
  • 200 gr de tomate pelado troceado (yo utilicé de bote)
  • 1 pastilla de caldo de verduras Avecream Gallina Blanca (opcional)
  • 1-2 patatas
  • 1 cucharadita de pimentón dulce (yo utilicé de la Vera)
  • 1 cucharadita de pimentón picante (también de la Vera)
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal

Para el “majao”:

  • 2 dientes de ajo (dale un golpecito pero no le retires la piel)
  • 6-8 almendras con piel
  • 1 cucharadita de sésamo crudo (opcional)
  • 1 cucharadita de lino crudo (opcional)
  • 1/2 cucharadita de cominos molidos
  • 1 trozo de pan del día anterior (yo utilicé una rebanadita de pan de molde de semillas)
  • 1 cucharada de vinagre de Jerez
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 100 ml de agua o caldo de verduras

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar el Guiso de garbanzos con acelgas 

  1. En una cacerola u olla con tapa sofríe en aceite de oliva la cebolla picada en brunoise o daditos pequeños así como el pimiento italiano troceado de la misma manera. Añade una pizca de sal y deja que se pochen.
  2. Incorpora el tomate troceado (si has utilizado un tomate maduro natural pincha AQUÍ para que veas cómo retirarle la piel) y la pastilla de avecream. Deja freír el tomate mientras prepararas el majao. Si decides poner algún embutido este es momento pero os aseguro que ni falta le hace.
  3. En una sartén con el aceite de oliva pon a freír hasta dorar la rebanada de pan con los ajos, las almendras y las semillas de sésamo y lino de forma opcional. Una vez dorado todo pero antes de que se quemen pásalo a un vaso batidor y añade el comino, el vinagre de Jerez y el vasito de agua o caldo. Bate hasta que esté todo muy bien integrado.
  4. Pasa el majao a la cacerola con el sofrito, agrega los dos tipos de pimentón, añade el agua y una vez comience a hervir incorpora las patatas peladas y picadas en cachelos. Prueba y rectifica de sal y deja cocer unos 8-10 minutos para que se ablanden las patatas.
  5. Una vez conseguido incorpora los garbanzos (no es necesario escurrir), deja otros 3 minutos y por último agrega la acelga bien lavada y troceada, remueve bien y deja unos 5 minutos más destapado. Listo.

Es un guiso realmente sabroso y nutritivo. He sumado las semillas de sésamo y lino porque son una fuente riquísima de vitaminas, minerales, proteínas y fibras de gran asimilación incluso en pequeñas proporciones, como debe ser, ya que también contienen grasas ricas en omegas 3 y 6.

Al majao se suele poner también un pimiento choricero, pero con la mezcla de pimentón se soluciona la falta de este ingrediente.

Si vas a utilizar unos garbanzos secos el resultado será sin dudas superior, pero tendrás que ponerlos en remojo la noche anterior y luego cocerlos en la misma agua con sal y una hoja de laurel. Serán en olla a presión o exprés entre 30 y 35 minutos dependiendo del grosor y calidad del garbanzo. Una vez blandos utiliza en vez de agua o caldo de verduras el agua de cocción de los garbanzos que si es demasiada deberás quitar hasta tener solo un dedo o dos por encima de ellos. Una vez preparado el sofrito con el majao incorpóralo a los garbanzos y sigue los mismos pasos posteriores.

Un plato de cuchara como éste se lo debemos a la gastronomía andaluza. Estoy segura que si lo probáis vais a repetir, como yo 😉 Nada mejor para calentar las tardes o noches frías que aún nos quedan por este rincón del mundo. Si quieres ver otras dos opciones de comida para calentarnos pincha este Potaje cubano de Chícharos o estos Garbanzos con chorizo. ¡Feliz inicio de semana para todos!

 

Trucha rellena de asado de verduras: para combatir los excesos de fin de año

3 Ene
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Después de las comilonas de Navidad y Noche Vieja, aún picando lo que va quedando por mucho que queramos contenernos, hoy os traigo una receta para contrarrestar los excesos pero no por sana y ligera menos rica, os lo aseguro. Se trata de una trucha rellena de asado de verduras, un plato lleno de color, vitaminas y minerales, así como proteínas de las mejores: aquellas que encontramos en el pescado, esta vez una trucha asalmonada, económica entre los pescados por demás y fácil de preparar.

Las verduras esta vez son aquellas que tenía a mano, por ello si os apetece sustituir alguna por otra de vuestra preferencia, adelante. La trucha puede ser asalmonada o no, la que encontréis o prefiráis. Incluso si tienes otro pescado esperando a ser preparado, este puede ser el momento. Conque esté limpio de espinas y abierto como un libro es suficiente. No nos tardemos más y vayamos a la cocina a por nuestros ingredientes.

Ingredientes para preparar Trucha rellena de asado de verduras (2 personas)

  • 2 truchas asalmonadas abiertas (pídele al pescadero que te las limpie de espinas y abra en forma de libro)
  • 2 pimientos rojos italianos
  • 2 pimientos verdes italianos
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 8 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 1 cucharadita de ajo deshidratado en polvo
  • 1 cucharada de perejil
  • crema de vinagre balsámico de Módena
  • pimienta negra recién molida
  • sal gruesa o de escamas
  • aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Trucha rellena de asado de verduras

  1. En una bandeja de horno (yo la cubrí con papel de aluminio) coloca las verduras lavadas y secas. Corta las dos zanahorias a lo largo en mitades, así como la cebolla. Los pimientos ponlos tan cual. Dale un golpe a los ajos pero déjalos sin pelar. Riega con un hilo aceite de oliva virgen extra las verduras y sazona con sal. Introduce en el horno pre-calentado a 180 grados Celsio hasta que estén tiernas y doradas las verduras (unos 30 minutos más o menos).
  2. En lo que se hacen las verduras sazona con sal y pimienta las truchas y prepara el pan rallado con ajo y perejil con que coronaremos las truchas rellenas antes de poner en el horno.
  3. Una vez terminadas las verduras, pásalas a un plato y con cuidado trocéalas todas en juliana excepto los dientes de ajo y mézclalas para rellenar las truchas.
  4. En la misma bandeja donde asaste las verduras coloca las truchas abiertas (si la bandeja no tiene nada de aceite ponle un pizca para evitar que el pescado se pegue) rellena con las verduras asadas y los dientes de ajo, corona con el pan rallado con perejil y ajo, riega con un hilo de aceite de oliva y coloca en el horno aún caliente pero a 200 grados durante solo 8 minutos más.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. Transcurrido el tiempo saca del horno, pon un poco de la crema de vinagre balsámico de Módena en cada plato y coloca encima con cuidado la trucha asada.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¡Listo! Un plato equilibrado y delicioso para desintoxicar el cuerpo y comenzar el 2014 con buen pie y mucha salud que nos permita emprender todos los proyectos trazados. ¡Qué sea este un año mejor para todos!

¿Quieres ver otra receta con pescado perfecta para seguir el plan de desintoxicación? Pincha AQUÍ. Si prefieres las carnes magras y blancas mira este Conejo al ajillo con aceitunas.

Arroz al coco con langostinos

27 Dic
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Después de unos días de relax total, noche buena incluida, vuelvo para proponeros una receta de arroz al coco con langostinos por si aún no tenéis claro qué preparáis en noche vieja. Aquí en España la mayoría de las familias siempre incluyen unos buenos langostinos en la cena navideña, y aunque casi nunca sobran, a veces unos pocos  pueden ser suficientes para montarnos un plato muy rico y con un toque exótico como el que les propongo hoy. No fue nada improvisado, tengo que reconocer; lo cierto es que yo los langostinos los separé desde un principio con idea de hacer esta receta.

Hace rato tenía dando vueltas esta idea, que encontré en un libro de recetas a base de arroz y que, con unas pequeñas variaciones ajustadas a los productos que tenemos más a mano, os presento inmediatamente. La receta original incluye setas chinas y albahaca tailandesa que yo sustituí por unas setas cultivadas y hierbabuena, el resto de los ingredientes son los mismos que aparecen en mi viejo libro de cocina. Con estos detalles os animo o bien a buscar estos productos específicos o a probar con los que yo he utilizado.

Ingredientes para preparar Arroz al coco con langostinos (4 personas)

  • 350 gr de langostinos cocidos y pelados
  • 225 gr de arroz jazmín
  • 120 gr de setas (o setas chinas)
  • 2 cucharadas de aceite de soja o de cacahuete
  • 6 cebolletas de las pequeñas troceadas
  • 50 gr de coco seco rallado sin azúcar
  • 400 ml de leche de coco
  • 1 guindilla verde fresca picadita sin semillas y nervaduras
  • 150 ml de caldo de pescado
  • 2 ramitas de hierbabuena (o albahaca tailandesa)
  • pizca de sal y pimienta al gusto

Cómo preparar Arroz al coco con langostinos

  1. Corta en juliana las setas (si consigues las setas chinas solo emplea el sombrerete y ponlas en remojo durante media hora). Las cebolletas pícalas en rodajas.
  2. Calienta una cucharada de aceite preferentemente en un wok (si no tienes emplea una sartén o cacerola amplia y alta en la que puedas cocinar el arroz cómodamente). Saltea la cebolleta, el coco rallado y la guindilla entre 3 y 4 minutos hasta que estén ligeramente tostados.
  3. Añade las setas y saltéalas durante 4 minutos más.
  4. Incorpora el arroz jazmín y saltéalo de 2 a 3 minutos hasta que cambie de color.
  5. Agrega el caldo de pescado y déjalo que hierva. Una vez conseguido baja el fuego, añade la leche de coco, rectifica de sal y deja hervir a fuego lento entre 12 y 15 minutos hasta que el arroz esté tierno.
  6. Una vez cocido el arroz incorpora los langostinos cocidos y pelados y la hierbabuena, deja calentar todo un par de minutos y sirve enseguida. Pon una pizca de pimienta al gusto de cada comensal.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Una receta fácil para poner un punto diferente a la cena de noche vieja o a cualquier otra en que te apetezca variar un poco. Espero que hayáis disfrutado mucho estas Navidades. Por lo que estuve viendo en las estadísticas de este blog estuvisteis bien ocupados, al menos buscando propuestas de recetas. Espero hayáis dado con la mejor opción y que os hayan felicitado por ser tan buenos anfitriones.

Les deseo un 2014 pleno de realizaciones y que sigáis acompañándome en mis incursiones en la cocina.

Lomo de cerdo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado

13 Dic
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hoy os traigo otra propuesta para una cena de Navidad. Con este lomo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado tendréis un plato principal con guarnición incluida que os hará quedar como anfitriones estrellas. Aún cuando es una propuesta atrevida que nos recuerda los sabores exóticos de algún lugar en el Lejano o Próximo Oriente es una receta muy fácil de preparar y con ingredientes que encontraréis en cualquier supermercado.

El origen de la receta, más allá de los puntos de contacto que lógicamente tendrá con algunas otras propuestas, radica en mi humilde cocina. Siempre ando experimentando con los sabores y de esta necesidad surgió este plato, que conjuga lo dulce con lo salado para hacernos más divertida la experiencia de paladear. Otra idea, con el mismo protagonista, el lomo de cerdo, puedes verla AQUI. ¿Os atrevéis con esta aventura de sabores? Pues ponte el delantal y a la cocina.

Ingredientes para preparar Lomo de cerdo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado (4 personas)

  • 1 kg de lomo de cerdo
  • 60 ml de salsa de soja
  • 100 ml de vino blanco
  • 1 1/2 cucharadita de aroma o esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de curry amarillo
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharada de vinagre de Jerez
  • 7-8 dientes de ajo majados en el mortero
  • 6 cebollas francesas
  • 1 puerro (solo la parte blanca)
  • 1 ramita de hierbabuena fresca
  • 1/2 pastilla de caldo de carne Avecrem
  • pimienta negra
  • sal
  • 50 gr mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Para el arroz salteado:

  • 1 1/2 taza de arroz Jazmín
  • 300 gr de espinacas frescas
  • 6 lonchas de beicon
  • 1 cucharada de coco rallado (sin azúcar)
  • 1 puñado de nueces troceadas
  • 2 dientes de ajo laminados
  • sal

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Lomo de cerdo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado

  1. Es necesario que dejes el lomo de cerdo marinando en el adobo al menos unas dos horas antes de cocinar la carne. Si decides prepararlo la noche antes mucho mejor. Para el adobo maja en un mortero los dientes de ajo pelados con una pizca de sal y la cucharada de jengibre previamente rallado. Añade el curry amarillo e integra bien con el ajo y el jengibre. El resultado será una pasta. Si el mortero en bastante grande sigue mezclando el resto de los ingredientes en él mismo sino pásalo a un recipiente más cómodo.
  2. Incorpora la vainilla, el vinagre de jerez, la salsa de soja y el vino blanco. Deslía todo muy bien con ayuda de unas varillas manuales. Reserva.
  3. Sazona el trozo de lomo con sal y pimienta negra, ponlo en una fuente y riega con el adobo que acabamos de preparar. Pon encima la ramita de hierbabuena. Tapa con plástico y guarda en la nevera hasta la hora de preparar la carne. Dale la vuelta alguna vez.
  4. En una sartén amplia funde la mantequilla y cuando esté bien caliente sella muy bien la carne (sin el adobo que utilizaremos después) por todos los lados hasta que se ponga bien dorada. Retira de la sartén y reserva.
  5. En la misma sartén y siempre que la mantequilla no se haya quemado demasiado (si es así cambia de sartén o lávala y agrega dos cucharadas de aceite de oliva) pocha el puerro finamente picado y las cebollas francesas partidas a la mitad con la media pastilla de caldo de carne.
  6. Coloca la carne sellada y dorada en una olla rápida o exprés, agrega el adobo que tenías reservado más el puerro y las cebollas pochadas. Ponle un vaso de agua extra si ves que tiene muy poco líquido. Tapa con la posición más alta del selector de presión, pon el fuego alto hasta que coja presión y cuando comience a pitar y liberar el vapor baja el fuego y cuenta 18 minutos. Una vez pasado el tiempo separa la olla del fuego y deja que libere sola la presión mientras te pones con el arroz salteado.

Para el arroz salteado:

  1. Cocina el arroz jazmín en abundante agua con sal unos 12 minutos o según las indicaciones del paquete. Cuando esté cocido, cuela y reserva bien escurrido.
  2. En lo que se hace el arroz, fríe en una sartén el beicon con una cucharada de aceite de oliva y los ajos laminados. Cuando esté bien doradito y crujiente añade el coco rallado para que se mezclen bien los sabores. A continuación incorpora las nueces troceadas (no muy desbaratadas)
  3. Añade las espinacas troceadas y saltea sólo un par de minutos más.
  4. Incorpora el arroz al salteado y mezcla, retira del fuego y reserva en lo que trinchamos la carne en rodajas no muy gruesas.

Presentación:

  1. En un plato pon una capa del arroz salteado con espinacas.
  2. Coloca encima dos rodajas del lomo, tres para los más golosos.
  3. Riega con la salsa de cocción del lomo y no te olvides de poner un poco de las cebollas francesas.

 

Lomo de cerdo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado

Lomo de cerdo en salsa especiada a la vainilla con arroz salteado. Todos los derechos reservados por Tras La Receta.

Si quieres ser aún más radical, corona el lomo con una rodaja de queso de cabra. Si te gusta este tipo de queso, lo encontrarás verdaderamente delicioso. Espero que os animéis con esta propuesta diferente para sacar de algún posible letargo a vuestros paladares. ¡Felices Fiestas! 🙂

 

 

Huevos Benedict: la manera de hacer delicioso un brunch

7 Dic
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Este viernes en casa se nos pegaron las sábanas. Nos estaba permitido porque en todo Madrid, donde residimos, es el Día de la Constitución, jornada de fiesta no laborable. Cuando fuimos a hacer despegar nuestro día resultó ser ya mediodía. A esas horas nada mejor que un desayuno-almuerzo que, si es verdad no nos haría recuperar las horas matutinas, sí nos dejaría con las energías y el tiempo suficiente para recrearnos hasta la cena. Y para este brunch el plato que les presento hoy: huevos Benedict o Benedictine con gajos de patatas al horno y pimientos de padrón a la plancha.

Los huevos Benedict o Benedectine son una forma exquisita de preparar unos huevos escalfados sobre pan tostado y beicon crujiente y bañados con salsa holandesa. Es una receta cuyo origen, como el de tantas otras, no está muy claro. Algunos sustentan que se inventó producto de la necesidad de un corredor de bolsa de apellido Benedict de curar su resaca, para lo cual ordenó al servicio de restauración del hotel donde se hospedaba lo que más tarde formó parte del desayuno oficial del establecimiento. El hotel en cuestión era el Waldorf Hotel y el maitre el legendario Oscar of the Waldorf, quien sustituyó la inicial tostada por muffin inglés.

Para la versión que os traigo, apegada lo más posible a la original, he utilizado una rebanada de pan de molde especial para tostadas, que son casi el doble de gruesas que el de sandwich. Con un cortador de pastas le he dado una forma redonda. Lo más difícil de la receta es la salsa holandesa, que es en realidad francesa aunque el nombre diga lo contrario. La base es mantequilla aderezada con limón y pimienta blanca y emulsionada con yemas de huevo. Aunque algunos señalan que es difícil de lograr, lo cierto es que con un poco de mimo te puede quedar de maravillas, incluso con mantequilla ligera con un 50% menos de grasa.

Ingredientes para hacer Huevos Benedict con gajos de patata al horno y pimientos de padrón (2 personas)

  • 2 huevos grandes
  • 4 lonchas de beicon
  • 2 rebanadas de pan sin corteza (puedes darles la forma redonda con algún molde)
  •  mantequilla para untar el pan
  • Para la salsa: 100 gr de mantequilla, 3 yemas de huevo, un chorrito de zumo de limón, pizca de sal, pizca de pimienta blanca (opcional)
  • 2-3 patatas peladas en gajos
  • 1 cucharada de ajo deshidratado
  • 1 cucharada de perejil finamente picado (puedes utilizar seco)
  • 200 gr pimientos de padrón
  • 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
  • sal normal y sal gruesa

 

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cómo preparar Huevos Benedict con gajos de patata al horno y pimientos de padrón 

  1. Primero pela y corta las patatas en gajos, disponlas en una placa de horno forrada con papel vegetal o aluminio apto para hornos si prefieres no ensuciar mucho,  y úntalas con 2 cucharadas de aceite de oliva, sal, ajo y perejil. Hornéalas a 180 grados hasta que estés doradas y blandas.
  2. Los pimientos de padrón ponlos a freír en las otras dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén amplia antiadherente. Remueve para que doren por todos lados. Sácalos cuando estén doraditos. Espolvorea con sal gruesa. Reserva patatas y pimientos en el horno apagado pero aún caliente.
  3. Ahora ponte con los huevos Benedict. Toma las rebanadas de pan, úntalas con mantequilla y dóralas a fuego lento en una sartén por ambos lados hasta que estén tostadas. Saca y reserva.
  4. En la misma sartén fríe las lonchas de beicon son unas gotas de aceite si es necesario hasta que estén bien doradas y crujientes. Coloca dos lonchas en cada rebanada de pan.
  5. Es el momento de la salsa holandesa, deja los huevos para el último momento, para que lleguen bien calientes al plato. En un cazo derrite lentamente la mantequilla. Ten preparado otro cazo con agua hirviendo para terminar de montar la salsa.
  6. En lo que la mantequilla termina de derretirse separa la yema de tres huevos y sazónalas con sal y pimienta blanca. Las claras puedes guardarlas para hacerte una tortilla en otro momento. Ten a mano el chorrito de limón (zumo de menos de 1/2 limón).
  7. Una vez derretida la mantequilla elimina la espuma que se haya podido formar en la superficie (no pasa nada si se te queda algo) y lleva el cazo al baño de maría, agrega las yemas, bate hasta que se integre, incorpora el limón y sigue batiendo hasta que emulsione la mezcla. Necesitarás unas varillas manuales. Debe quedarte una salsa consistente pero no demasiado espesa. Reserva.
  8. En otro cazo no muy grande pon a hervir agua y cuando rompa a hervir casca e incorpora primero un huevo hasta que esté cuajada y blanca toda la clara. No lo dejes más de un par de minutos o conseguirás que la yema se ponga dura, lo cual no queremos para nada. Ayúdate de una espumadera para unificar y controlar la clara y luego retirar, bien escurrido, el huevo en su punto. De paso ya deja el huevo escalfado sobre el pan y el beicon. Procede de la misma manera con el otro huevo.
  9. Sirve los huevos coronados con una ración generosa de salsa holandesa y acompaña con las patatas y el pimiento de padrón.

Nada más, disfruta estos Huevos Benedict lo mismo en un brunch como este con su guarnición de patatas y pimientos fritos o solos en un desayuno más mañanero. La salsa holandesa está deliciosa y os aseguro que os sale igual con una mantequilla ligera (nunca margarina). Si la preparáis con este tipo de mantequilla probablemente no os encontréis con la espuma a que hago referencia en el paso 7. No pasa absolutamente nada.

Ya sabéis, otra forma deliciosa de preparar huevos para levantarnos con buen pie un fin de semana. Entre semana van genial igual pero me imagino que las rutinas apremien. De cualquier manera que os aproveche. Un saludo y buen fin de semana.

Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes

2 Dic
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Me encanta la lasagna, sea cual sea el relleno, pero su preparación me solía dejar a menudo insatisfecha. En mis primeras incursiones las placas siempre fueron las autoras de mis dolores de cabeza, unas veces por la mala calidad, otras porque la forma de hacerlas, aún bajo las indicaciones del fabricante, me dejaban ingratamente sorprendidas.Pero desde que probé el truco de ponerlas poco a poco a cocer según se montan las capas, la historia cambió por completo y ya no me asusta el trabajo con la pasta.

La cuestión es conseguir un relleno sólido, una bechamel espesa y unas placas solo sumergidas un par de minutos en el agua hirviendo sin llegar a cocerlas del todo. El horno las terminará de dejar al punto. Para la receta de hoy, he preparado un picadillo con pollo y pavo enriquecido con tomate, zanahoria y guisantes, la bechamel que no puede faltar y esta vez utilicé una mezcla de queso manchego semicurado y mozzarella.

Ingredientes para preparar Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes (4 personas)

  • 250 gr carne picada de pollo y pavo
  • 100 gr de queso manchego semicurado (emplea un Parmesano si lo prefieres)
  • 9 placas de pasta aproximadamente (puede variar de acuerdo al tamaño del molde por ello ten un paquete entero a tu disposición)
  • 100 gr de queso mozzarella
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 3 tomates maduros
  • 1 zanahoria grande
  • 1 taza de guisantes (yo utilicé de bolsa congelada)
  • 3 cucharadas de aceite virgen extra
  • 1/2 cucharada de tomillo seco
  • 1/2 cucharada de orégano seco
  • pimienta
  • sal

Para la bechamel:

  • 5oo ml de leche
  • 65 gr mantequilla + 1 cucharadita para el fondo del molde (opcional)
  • 65 gr de harina de trigo
  • pizca de nuez moscada
  • pimienta
  • sal

Cómo preparar Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes

Relleno:

  1. En una sartén con el aceite caliente pon el ajo bien troceado y una vez dorado agrega la cebolla y la zanahoria picadas en brunoise (cubitos muy finos).  Deja pochar hasta que ablande y transparente la cebolla.
  2. A continuación añade los tomates pelados y troceados. Para quitar la piel sin dificultad deberás escaldarlos antes. Pincha el enlace anterior para ver el paso a paso. Añade sal y deja que todo se sofría durante unos 8 minutos o hasta que el tomate haya quedado cocinado y desecho.
  3. Incorpora la carne picada, previamente sazonada con sal, pimienta, orégano y tomillo, así como los guisantes, mezcla bien todo y deja cocinar unos 10 minutos primero con la sartén tapada y otros 5 minutos destapada hasta que haya absorbido toda la salsa posible. Queremos un relleno con poca agua para obtener una lasagna más firme. En lo que termina de cocinar el picadillo y reposa ponte a preparar la bechamel.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Bechamel:

  1. En otro recipiente derrite poco a poco la mantequilla. En un tercer cazo calienta a fuego lento la leche.
  2. Una vez derretida la mantequilla añade la harina tamizada para evitar la formación de grumos.
  3. Incorpora la leche ya caliente, sazona con sal, pimienta y nuez moscada al gusto y lleva a ebullición con el fuego bajo a medio removiendo para que no se pegue o formen grumos. Cocina hasta obtener una salsa espesa.

Montaje de la lasagna:

  1. Primeramente precalienta el horno a 180 grados. En una sartén (yo utilizo una de fondo amplio) lleva a ebullición agua con sal. Una vez conseguido baja el fuego un poco y mantén así  durante todo el proceso de montaje. Pon las placas de pasta de tres en tres en el agua. Se trata solo de ablandar durante un par de minutos la pasta para lo cual ve poniendo a cocer de acuerdo vayas haciendo capas de lasagna.
  2. He utilizado un solo molde rectangular mediano. Sea cual sea el que utilices engrasa con un poco de mantequilla extra o si lo prefieres pon un poco de la bechamel solo para evitar que se peguen las placas al molde.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. A continuación coloca las primeras placas que deberás cortar si fuera necesario, como en este caso, para cubrir completamente todos los espacios vacíos. Añade una primera capa de picadillo, encima una de bechamel, espolvorea con un poco de ambos quesos y otra vez cubre con las placas que habrás puesto en el agua hirviendo en lo que vas formando pisos. Procede de igual forma unas dos veces más dependiendo de la altura del molde y finaliza con picadillo, bechamel y una generosa capa de quesos.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

  4. Pon el horno durante unos 12-15 minutos a 180 grados y luego gratina a temperatura máxima unos 3 minutos más. Saca del horno y deja reposar unos 10 minutos antes de cortar y servir.

Listo, aquí tienes una lasagna muy rica en que conjugas carne y verduras, y con un toque más ibérico si empleas un queso manchego como el de la receta. En casa nos encanta el queso español y por eso siempre ando buscando la manera de incorporarlo. Espero que esta receta os anime a preparar lasagna, una receta diferente que también puede acompañarnos durante las fiestas de diciembre.

Lomo relleno al horno con salsa al queso de cabra

29 Nov
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Noviembre tocando a las puertas de diciembre, ya comienzan a sentirse los aires festivos de la Navidad y las celebraciones por la llegada de otro año. Por tales razones e imbuido en esa esencia de la cual es muy difícil escapar, Tras La Receta quiere compartir hoy una propuesta para presentar en la mesa de cualquier posible festejo. Aunque este lomo de cerdo relleno de manzana, beicon y queso de cabra está concebida para 4 personas, si sacáis bien las cuentas podréis prepararlo para más.

Es una receta fácil y económica, pero sabrosamente digna de presentar a nuestros invitados. La guarnición puede variar de acuerdo a vuestros gustos, aunque os doy la opción por la que me decidí esta vez: unos bastones de berenjena empanada fritaarroz blanco desgranado. Unas patatas duquesa le van fenomenal a este lomo relleno, pero podréis jugar con lo que tengáis a mano o con otras propuestas que querráis añadir. En este mismo blog seguramente hallarás alguna en el archivo. Por el momento vayamos a por los ingredientes de nuestro plato de hoy.

Ingredientes para preparar Lomo relleno al horno con salsa al queso de cabra (4 personas)

  • 1 trozo de lomo de cerdo de 1 kg
  • 8 lonchas de beicon
  • 1 manzana grande amarilla (la Reineta le va de maravilla)
  • 1/2 rulo de queso de cabra (deja el otro por si fuera necesario)
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 100 ml de leche
  • 100 ml de vino Blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta negra
  • pizca de nuez moscada (opcional)

Cómo preparar Lomo relleno al horno con salsa al queso de cabra

  1. Primeramente precalienta el horno entre 170 y 180 grados Celsio mientras preparas el relleno. Limpia la carne de un posible exceso de grasa. Haz un corte a la mitad a lo largo de forma que quede en forma de libro. Si lo prefieres y se puede pídele al carnicero que lo haga por ti. Sazona con sal y pimienta.
  2. Pela la manzana y córtala en bastoncitos de los cuales utilizarás solo dos o tres para el relleno. El queso de cabra córtalo en unas 8 rodajas para emplear mitad en el relleno y la otra en la salsa. Del beicon emplea 4 lonchas para el relleno y las otras para la salsa.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Dispón las 4 lonchas de beicon en el lomo abierto, y a continuación coloca la manzana y el queso de forma que puedas proceder a cerrar posteriormente. Ésta es la parte en que harás uso de tus habilidades manuales. Sin muchas complicaciones ata la carne, bien apretada, en tres partes, con un cordón apto para cocinar. No es nada difícil. Envuelve bien en papel de aluminio y hornea a 180 grados durante 1 hora. Fíjate bien en las imágenes y ellas te guiarán.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. En lo que tienes la carne en el horno deja lista la salsa, para lo cual pon en una sartén a freír el beicon restante finamente picado. Añade el aceite y cuando empiece a dorar el beicon agrega los ajos laminados. Antes que puedan quemarse los ajos suma la cebolla, que no tendrás que picar muy finamente porque más tarde trituraremos todo. Deja pochar a fuego suave hasta que la cebolla esté muy suave y transparente.
  5. A continuación incorpora la manzana sobrante, sazona con sal y pimienta y deja otro poco hasta que la manzana esté bien cocinada.
  6. Sube el fuego  y pon el vino blanco hasta que evapore. Vuelve a poner fuego medio, añade la leche, la nuez moscada y el queso de cabra hasta que se derrita. Una vez conseguido, rectifica de sal y tritura completamente en la batidora. Reserva.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  7. Transcurridos los 60 minutos de haber puesto el lomo al horno, desenvuelve del papel de aluminio con mucho cuidado de no quemarte, sube la temperatura y vuelve a ponerlo unos minutos para que se dore. En estos últimos momentos no pierdas de vista la carne para que no se te pase o queme.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  8. Saca del horno, deja reposar un poco y a continuación retira el cordón y corta en rodajas no muy finas. Dispón la carne en rodajas en una fuente y riega con la salsa.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Si haces la carne temprano y dejas que se enfríe completamente antes de cortarla en ruedas te será muchísimo más fácil el corte y no correrás riesgo ninguno de que el relleno se salga de su lugar. Hazla por la mañana y por la tarde o un rato antes de la cena sólo tendrás que cortar, regar con la salsa y poner a calentar unos minutos en el propio horno.

Cuando envolvemos bien la carne en el papel de aluminio impedimos que, aún bien hecha la carne, quede más seca de lo que puede ser el lomo, una parte bastante magra del cerdo. Con solo liberarla unos minutos después de bien horneada será suficiente para terminar de dar el toque dorado tan apetitoso a la vista de los asados.

La berenjena es muy fácil de preparar, sólo tener la precaución de ponerla en remojo la noche anterior en agua con sal, o en leche, o en cerveza, como prefiráis, para que a la hora de freírla no absorba grasa. Un rato antes de servir la mesa, pásala primero por huevo batido con sal y pimienta, después por pan y finalmente al aceite bien caliente. Tendrás unas berenjenas crujientes y riquísimas como guarnición de este Lomo relleno con salsa al queso de cabra.

El blog de la alimentación y cuidados naturales

Intercambio de información e ideas sobre una alimentación y cuidados personales respetuosos de nuestro cuerpo y nuestra mente.

Luis Perrone Chef de Cuisine

La cocina de Perrone Luis

sarde e finocchietto

le ricette di casa mia

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de la alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

A %d blogueros les gusta esto: