Tag Archives: cebolla

Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes

2 Dic
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Me encanta la lasagna, sea cual sea el relleno, pero su preparación me solía dejar a menudo insatisfecha. En mis primeras incursiones las placas siempre fueron las autoras de mis dolores de cabeza, unas veces por la mala calidad, otras porque la forma de hacerlas, aún bajo las indicaciones del fabricante, me dejaban ingratamente sorprendidas.Pero desde que probé el truco de ponerlas poco a poco a cocer según se montan las capas, la historia cambió por completo y ya no me asusta el trabajo con la pasta.

La cuestión es conseguir un relleno sólido, una bechamel espesa y unas placas solo sumergidas un par de minutos en el agua hirviendo sin llegar a cocerlas del todo. El horno las terminará de dejar al punto. Para la receta de hoy, he preparado un picadillo con pollo y pavo enriquecido con tomate, zanahoria y guisantes, la bechamel que no puede faltar y esta vez utilicé una mezcla de queso manchego semicurado y mozzarella.

Ingredientes para preparar Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes (4 personas)

  • 250 gr carne picada de pollo y pavo
  • 100 gr de queso manchego semicurado (emplea un Parmesano si lo prefieres)
  • 9 placas de pasta aproximadamente (puede variar de acuerdo al tamaño del molde por ello ten un paquete entero a tu disposición)
  • 100 gr de queso mozzarella
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 3 tomates maduros
  • 1 zanahoria grande
  • 1 taza de guisantes (yo utilicé de bolsa congelada)
  • 3 cucharadas de aceite virgen extra
  • 1/2 cucharada de tomillo seco
  • 1/2 cucharada de orégano seco
  • pimienta
  • sal

Para la bechamel:

  • 5oo ml de leche
  • 65 gr mantequilla + 1 cucharadita para el fondo del molde (opcional)
  • 65 gr de harina de trigo
  • pizca de nuez moscada
  • pimienta
  • sal

Cómo preparar Lasagna de pollo y pavo con zanahoria y guisantes

Relleno:

  1. En una sartén con el aceite caliente pon el ajo bien troceado y una vez dorado agrega la cebolla y la zanahoria picadas en brunoise (cubitos muy finos).  Deja pochar hasta que ablande y transparente la cebolla.
  2. A continuación añade los tomates pelados y troceados. Para quitar la piel sin dificultad deberás escaldarlos antes. Pincha el enlace anterior para ver el paso a paso. Añade sal y deja que todo se sofría durante unos 8 minutos o hasta que el tomate haya quedado cocinado y desecho.
  3. Incorpora la carne picada, previamente sazonada con sal, pimienta, orégano y tomillo, así como los guisantes, mezcla bien todo y deja cocinar unos 10 minutos primero con la sartén tapada y otros 5 minutos destapada hasta que haya absorbido toda la salsa posible. Queremos un relleno con poca agua para obtener una lasagna más firme. En lo que termina de cocinar el picadillo y reposa ponte a preparar la bechamel.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Bechamel:

  1. En otro recipiente derrite poco a poco la mantequilla. En un tercer cazo calienta a fuego lento la leche.
  2. Una vez derretida la mantequilla añade la harina tamizada para evitar la formación de grumos.
  3. Incorpora la leche ya caliente, sazona con sal, pimienta y nuez moscada al gusto y lleva a ebullición con el fuego bajo a medio removiendo para que no se pegue o formen grumos. Cocina hasta obtener una salsa espesa.

Montaje de la lasagna:

  1. Primeramente precalienta el horno a 180 grados. En una sartén (yo utilizo una de fondo amplio) lleva a ebullición agua con sal. Una vez conseguido baja el fuego un poco y mantén así  durante todo el proceso de montaje. Pon las placas de pasta de tres en tres en el agua. Se trata solo de ablandar durante un par de minutos la pasta para lo cual ve poniendo a cocer de acuerdo vayas haciendo capas de lasagna.
  2. He utilizado un solo molde rectangular mediano. Sea cual sea el que utilices engrasa con un poco de mantequilla extra o si lo prefieres pon un poco de la bechamel solo para evitar que se peguen las placas al molde.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. A continuación coloca las primeras placas que deberás cortar si fuera necesario, como en este caso, para cubrir completamente todos los espacios vacíos. Añade una primera capa de picadillo, encima una de bechamel, espolvorea con un poco de ambos quesos y otra vez cubre con las placas que habrás puesto en el agua hirviendo en lo que vas formando pisos. Procede de igual forma unas dos veces más dependiendo de la altura del molde y finaliza con picadillo, bechamel y una generosa capa de quesos.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

  4. Pon el horno durante unos 12-15 minutos a 180 grados y luego gratina a temperatura máxima unos 3 minutos más. Saca del horno y deja reposar unos 10 minutos antes de cortar y servir.

Listo, aquí tienes una lasagna muy rica en que conjugas carne y verduras, y con un toque más ibérico si empleas un queso manchego como el de la receta. En casa nos encanta el queso español y por eso siempre ando buscando la manera de incorporarlo. Espero que esta receta os anime a preparar lasagna, una receta diferente que también puede acompañarnos durante las fiestas de diciembre.

Arroz salteado con salchichas y tortilla

9 Nov
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos tenemos días en los que una comida o cena nos toma por sorpresa. Para esas ocasiones en que no tenemos nada planeado y solo contamos con lo que guarda la despensa, aquí os va este arroz salteado con salchichas y tortilla, muy fácil de preparar, rápido y económico. Casi siempre en casa tenemos algún paquete de salchichas cocidas de cualquier tipo. En este caso utilicé unas grandes tipo Bockwurst de bote de cristal, pero si tienes otras también puedes emplearlas.

El resto de los ingredientes, excepto la salsa Lea & Perrins que puedes o no tenerla o incluso sustituirla por una de soja, el arroz, el ajo, la cebolla, los pimientos, la zanahoria, los huevos, suelen ser piezas que no faltan en toda cocina. La forma de preparar este plato es muy parecido al bien conocido arroz tres delicias, de cuya receta os dejo un enlace AQUÍ. Es el blog de Javi, referente por el cual comencé a escribir el mío. Y ahora sí vamos a nuestra propuesta de hoy.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Arroz salteado con salchichas y tortilla (2-4 personas)

  • 1 taza de arroz largo
  • 4 salchichas cocidas Bockwurst
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla o cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 2 pimientos verdes italianos
  • 3 cucharadas de cebollino fresco finamente picado (opcional)
  • 2 huevos extra grandes o 3 medianos
  • 2 cucharadas de salsa Lea & Perrins (puedes sustituir por salsa de soja)
  • aceite de oliva suave
  • pimienta
  • sal

Cómo hacer Arroz salteado con salchichas y tortilla

  1. Lava bien el arroz y cócelo en abundante agua hirviendo con sal los minutos que te recomiende el paquete. Cuela una vez hecho y reserva. Yo ya tenía el arroz cocido, que sobró de la noche anterior, así que tuve ya un paso adelantado.
  2. Trocea el ajo en láminas finas, la zanahoria en cubitos pequeñitos, así como la cebolla y el pimiento. El cebollino pícalo muy finamente.
  3. Todos los ingredientes preparados haz una o dos tortillas muy finas dependiendo de la amplitud de la sartén que utilices. Preferiblemente utiliza una antiadherente que te permita emplear solo el aceite estrictamente necesario. Una vez lista, haz tiras de tortilla y resérvalas. Si eres de los que siempre opta por la salida más fácil, puedes hacer un revuelto con los huevos y dejar la tortilla para cuando quieras una mejor presentación.
  4. Calienta el aceite en una sartén o wok y agrega primeramente la zanahoria unos tres o cuatro minutos, a continuación añade el ajo laminado, la cebolla y el pimiento. Sazona con sal y pimienta y deja saltear hasta que estén tiernas las verduras.
  5. Ahora incorpora las salchichas troceadas no muy pequeñas, el arroz, dos cucharadas de cebollino y la salsa Lea & Perrins, mezcla bien, saltea un minuto o dos más y separa del fuego.
  6. Sirve en platos o una fuente, incorpora las tiras de tortilla en forma de rollitos o espirales y la otra cucharada de cebollino para coronar. Deja al alcance la salsa por si alguien desea poner algo más a su plato.

Es una propuesta humilde pero sabrosa que puede sacarte en cualquier momento de un apuro. He de aclarar que la salsa de soja y la Lea & Perrins, excepto en el color, en nada se parecen. Doy la opción de la sustitución porque la salsa de soja como es sabido es la que le va como anillo al dedo a los salteados de este tipo.

Escogí la salsa Lea & Perrins porque me gusta muchísimo y ya sabéis lo que me encanta improvisar. Si decidí hacer un salteado con salchichas, ¿quién me iba a impedir utilizar esta salsa como complemento?  El resultado fue el de casi siempre: no dejamos nada en el plato.

Fajitas rellenas de carne con pimientos de padrón y cebolla confitada

4 Nov
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Cuando pensamos en fajitas siempre giramos la vista instintivamente al México lindo y querido de la canción. Y un poco, pero solo un poco de su sazón característica, tiene esta propuesta que os traigo hoy, donde se conjugan ingredientes que le otorgan un carácter internacional. Tortillas de maíz y un picadillo con un toque picante que nos recuerdan el país centroamericano, lo acompañamos con unos pimientos de padrón de Galicia, unas cebollitas francesas y una salsa de yogur para refrescar los sabores, que repito están más a la medida de quienes no estamos acostumbrados al fuego de los chiles más duros.

Estas fajitas de carne ya veréis lo fácil que podréis prepararlas, con ingredientes muy sencillos, naturales, fáciles de encontrar y sin tener que recurrir a productos pre-elaborados industrialmente. Yo os propongo un plato completo que podréis variar a vuestro gusto. ¿Que no tienes los pimientos de padrón o las cebollas francesas? Entonces opta por trocear unas patatas en gajos, aliñarlas con aceite de oliva, sal de ajo y alguna hierba aromática y hornearlas hasta que estén doradas para que las acompañes con la riquísima salsa de yogur que también os presento.

Y no me extiendo más que en esta receta no van una sino tres y mi deseo es que nos pongamos ya manos a la obra con estas Fajitas de carne con pimientos de padrón y cebolla confitada.

Ingredientes para preparar Fajitas de carne con pimientos de padrón y cebollas confitadas (para 4 personas)

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Para el relleno de las fajitas:

  • 8 tortillas de maíz
  • 400 gr de carne picada (yo empleé mezcla de cerdo y ternera pero puedes utilizar también de pollo o pavo)
  • 1 pimiento rojo grande
  • 3 tomates maduros pelados y troceados
  • 1 cebolla
  • 4-5 dientes de ajo
  • 4-6 rodajitas de jalapeños en vinagre
  • 3-4 cucharaditas de pimentón picante (yo utilicé de la vera)
  • 1 cucharada de perejil finamente picado
  • 1 cucharadita de cilantro molido o 1 cucharada fresco finamente picado
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra
  • sal

Pimientos de Padrón:

  • 400 gr de pimientos de padrón
  • un chorro de aceite de oliva virgen extra
  • sal gorda

Cebollas confitadas:

  • 8 cebollitas francesas
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • pizca de sal

Salsa fría de yogur:

  • 2 yogures naturales Griego sin azúcar
  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 2 cucharaditas de mostaza
  • 1 diente pequeñito de ajo (puedes utilizar ajo deshidratado o en polvo)
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón (opcional)
  • 1/2 cucharadita de orégano seco
  • 1/2 cucharadita de tomillo seco
  • 1/2 cucharadita de perejil
  • sal

Cómo preparar nuestras Fajitas de carne con pimientos de Padrón y cebollas confitadas

Relleno y cebollas confitadas:

  1. Primero que nada pon a cocinar las cebollitas francesas enteras con las dos cucharadas de aceite y una pizca de sal, a fuego muy bajo y lentamente, con el objetivo de que queden caramelizadas o confitadas. Generalmente el confitado consiste en cocer muy lentamente los alimentos cubiertos completamente de un elemento graso como el aceite por ejemplo, pero en el caso de hoy vamos a lograr un efecto muy parecido con muy poco aceite. En lo que preparamos todo, las cebollitas tendrán tiempo suficiente de quedar blandas y doradas. De vez en cuando dales la vuelta.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  2. Vamos al relleno, para lo cual pon en un recipiente la carne picada con sal, pimienta y las 4 cucharaditas de pimentón picante, mezcla bien y deja en la nevera mientras preparamos el resto de los ingredientes.
  3. Pela los ajos y déjalos bien majados con ayuda del mortero. Corta el pimiento y la cebolla en juliana no muy fina. Escalda los tomates para que les retires la piel sin complicaciones, trocéalos y ponles un pelín de sal. Haz un picadillo con las rodajitas de jalapeños en vinagre.
  4. En una sartén caliente el aceite de oliva y una vez caliente echa los ajos bien majados. Antes de que los ajos puedan quemarse agrega la cebolla y el pimiento rojo, ponles otro pelín de sal. Déjalos pochar. Yo prefiero ir poniendo sal, muy poquito a poco, así controlo más las cantidad al final.
  5. Añade la carne que tenías reservada en la nevera, mezcla bien y no permitas que se hagan pelotas. Una vez haya cambiado de color agrega el tomate troceado, el picadillo de jalapeños, el cilantro y el perejil, mezcla bien, tapa y deja cocinar unos 15 minutos.
  6. Destapa y si tiene mucha agua la carne deja reducir destapado otro rato.
  7. Una vez terminado el relleno reserva caliente.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Pimientos de Padrón:

  1. Lava y seca los pimientos de padrón.
  2. En una sartén espaciosa pon las cucharadas de aceite de oliva preferentemente virgen extra. Deja calentar muy bien y a continuación echa los pimientos. Asegúrate de tener una tapa que encaje perfectamente en la sartén para que no te salte el aceite aunque sea poco. Esta es la forma en que suelo hacerlos últimamente y quedan tan buenos como si los hiciera de la forma tradicional en abundante aceite. La ventaja es que tienen mucha menos grasa.
  3. Una vez dorados, sácalos a una fuente con papel absorbente para que eliminen el aceite de más y luego ponles sal gorda a la hora de servir.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Salsa de yogur: 

  1. Mezcla los dos yogures con el ajo bien majado, la mayonesa, la mostaza, sal al gusto, las hierbas aromáticas y la ralladura de limón (opcional). Con un tenedor o varillas de mano integra todo muy bien y deja reposar mientras vamos con los últimos momentos de nuestra receta.

Tortillas de maíz:

  1. Las tortillas de maíz, que puedes comprar en cualquier supermercado, ponlas a calentar en el microondas de dos en dos, o individualmente, durante unos 15 segundos. No las dejes más tiempo que se inflan o endurecen.
  2. Después de una última mirada a nuestras cebollitas, que ya habrán estado como poco unos 40 minutos sino más confitándose, rellena las fajitas con picadillo suficiente pero no demasiado para que las puedas doblar y comer más fácil. Acompaña de los pimientos de padrón y dos cebollas por persona. La salsa de yogur úntala en las tortillas que hayan podido quedar sin relleno. Para ello pícalas en triángulos y úsalas a tu comodidad.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Con esta cantidad de relleno tendrás suficiente para dos fajitas por persona si os parece una muy poco. La verdad es que yo me controlé los deseos de una segunda y la dejé para la cena, pero mi novio no pudo hacer lo mismo, así que ya sabéis, para que no os tome de sorpresa.

Como en casa nos gusta el picante, en el último momento puse unas gotas de tabasco y otras dos rodajas de jalapeños en vinagre dentro de las fajitas, pero sin ellos van ya de maravillas. Os lo comento porque siempre es una opción para llevar a la mesa si tenéis invitados cuyos gustos no conocéis.

Cerdo con verduras al estilo oriental

26 Ago

Para comenzar la última semana de agosto con algo de alegría y hacerle un guiño a la cocina oriental, les propongo esta receta de Cerdo con verduras al estilo oriental, con fotos del paso a paso para que les resulte aún más fácil prepararla. Podréis disfrutar de un plato completo con mucho sabor y color, un menú con notas extranjeras sin salir de casa y donde quedan perfectamente combinados cereales, verduras, fruta y carne.

De la receta como tal no puedo contarles mucho, solo que es el resultado de mi interés y gusto por la gastronomía asiática. Después de haber experimentado con otras propuestas en mi cocina, entre ellas el Cerdo Agridulce, las Albóndigas de Ternera al Curry o la Mujaddara, estas dos últimas del Oriente más cercano, se me antojó esta idea con ingredientes muy fáciles de encontrar en cualquier supermercado cercano. Y no me extiendo más. ¿Os animáis a entrar a la cocina?

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Cerdo con verduras al estilo oriental (2 personas)

  • 4-5 filetes de lomo de cerdo
  • 4-5 hojas de repollo liso o col
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • jengibre fresco (la punta de un cuchillo)
  • 1 puñado de dátiles sin hueso
  • 70 ml de salsa de soja (aproximadamente)
  • 1 cucharada de Maizena (harina de maíz)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva suave (puedes utilizar de girasol o de soja) + el suficiente para freír luego la carne
  • 1 taza de arroz basmati
  • mix de pimientas
  • sal

Cómo preparar Cerdo con verduras estilo oriental

  1. Al menos 1/2 hora antes de comenzar con la receta, corta en tiras los filetes de cerdo y ponlos en un recipiente de cristal con la ralladura de jengibre y la salsa de soja. Solo tienes que cubrir la carne. Una vez cubierta no pongas más salsa de soja y reserva un chorrito para más tarde. Cubre con papel film o plástico y deja en la nevera al menos 1/2 hora.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  2. Puestas las manos en nuestra receta deja listas las verduras a emplear: corta en láminas gruesas el ajo y en juliana no muy fina la cebolla, el pimiento y el repollo, fíjate cómo he procedido con este último en la imagen a continuación. Se trata de hacer un rollito o dos y cortarlos en rodajas no muy finas.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Calienta en un wok o sartén honda el aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el pimiento, sazona con el mix de pimienta y sal. Deja unos 5 minutos y a continuación añade los dátiles troceados, saltea y añade el repollo liso o col.

  4. Rocía con un hilo de salsa de soja, tapa y deja al fuego medio mientras nos ponemos manos a la obra con las tiras de cerdo que teníamos marinando en la nevera.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. Saca las tiras de cerdo a otro plato momentáneamente. En la salsa de soja donde teníamos la carne deslía la cucharada de maizena o harina de maíz, vuelve a incorporar las tiras de cerdo para que se unten con esta especie de rebozado.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  6. Pon a calentar suficiente aceite en una sartén y una vez bien caliente fríe poco a poco las tiras de carne (retirando el exceso de líquido del rebozado). Una vez doradas, saca y pon sobre papel absorbente para evitar un exceso de grasa.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  7. Chequea tus verduras, no tienen que estar demasiado blandas, más bien al dente, sobre todo el repollo debe quedar algo crujiente al paladar.
  8. Cocina la taza de arroz, previamente lavado, en abundante agua hirviendo con sal. Déjalo unos 10-12 minutos, cuela para quitar todo resto de agua.
  9. Sirve el arroz y a un lado pon una cama de las verduras y encima las tiras de cerdo.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Si no te gustan los dátiles puedes utilizar almendras naturales o tostadas que también combinan muy bien con este tipo de platos. Y el cerdo puedes sustituirlo de igual modo por ternera, siempre escogiendo una carne muy tierna. Espero que si os animáis a preparar este plato os guste tanto como suele gustar en mi casa. Disfruten lo poco que queda de agosto y aprovechen los días libres que puedan quedar por delante. ¡Buen provecho! 😉

     

Pollo con piña y jamón: receta en olla rápida o express

5 Jun

Hoy traigo una receta fácil y rápida si decides hacerla en olla express. Seguirá siendo igual de fácil y riquísima si la haces en una olla sin presión, pero quería presentar este rico pollo al estilo hawaiano en olla rápida porque más de uno de mis lectores me han animado a compartir algunas. La verdad que tener una de estas herramientas en la cocina es fenomenal a la hora de descontar los minutos. El resultado es el mismo de una cocción a fuego muy lento pero en menos de la mitad del tiempo. O sea que si para hacer este pollo sólo tardé unos 12 minutos, de la manera tradicional hubiera tardado unos 4o.

Hay muchos detractores de la olla rápida o express pero a mi me va de maravilla con ella. En mi casa mi abuela no la dejaba reposar muchos días. Los alimentos quedan tan sabrosos como pudieran quedar sin someterlos a la presión y las propiedades se mantienen intactas. Eso sí, las carnes antes de ponerlas a cocinar en la olla, hay que sellarlas y dorarlas bien a fuego vivo para que luego no queden sin color. La comida entra por los ojos y unos alimentos que parezcan hervidos no apetecen igual.

Una piña preciosa que me encontré en el súper, unos cuartos traseros de pollo en oferta y un paquete de jamón serrano a taquitos que tenía en la nevera constituyen la materia prima de esta receta. Al estilo hawaiano porque lleva piña y jamón, pero una versión muy propia que ha quedado para chuparse los dedos. Me hubiera encantado hablarles más de por qué se llama estilo hawaiano, pero lo cierto es que encontré información muy contradictoria y que para nada nos remite a esa isla de sueños que es Hawai. Agradecería a mis seguidores si conocen algo al respecto me lo comentaran. Ahora sí vamos a por nuestro pollo con piña y jamón.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Pollo con piña y jamón (2 personas)

  • 2 cuartos traseros de pollo sin piel
  • 2 rodajas de piña en cubitos + 1 rodaja para decorar (opcional)
  • 90 gr de jamón serrano o curado a taquitos (puedes utilizar jamón cocido pero entonces ponlo solamente al final de la cocción)
  • 1/2 cebolla dulce
  • 1/2 puerro
  • 2 dientes de ajo laminados
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1/2 vaso de zumo de piña (aprovecha bien la pieza y prepárate una jarra de zumo batiendo unas rodajas de piña con 1/2 litro de agua, si la fruta está dulce no necesitarás más azúcar)
  • 1 pastilla de caldo de pollo Gallina Blanca
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (puedes emplear el que tengas a mano)
  • sal
  • mix de pimientas recién molida (bote con molinillo que venden en la mayoría de los supermercados)
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Cómo preparar el Pollo con piña y jamón en olla express

  1. Primeramente quita la piel a los cuartos traseros donde se acumula la grasa del pollo. Ponles sal y pimienta por cada lado. Calienta dos cucharadas de aceite en una sartén a fuego alto y cuando esté caliente pon a sellar y dorar muy bien cada uno de los cuartos traseros de pollo. Sácalos y colócalos en la olla a presión fuera del fuego.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

  2. Corta el ajo en láminas, la cebolla y el puerro en brunoise y ten listos los dados de piña.
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

  3. En la misma sartén donde doraste la carne pocha el ajo con la cebolla y el puerro, déjalos unos minutos y cuando cambien de color agrega la pastilla de caldo, el jamón a taquitos y la piña. Deja que se sofría todo un par de minutos.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. Agrega ahora el vino blanco, sube el fuego para que evapore, vuelve a la posición anterior, e incorpora el zumo de piña. Rectifica de sal.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. Pasa el contenido de la sartén a nuestra olla rápida con el pollo, tapa, pon la posición más alta del mecanismo de presión, sube el fuego al máximo, y una vez comience a soltar el vapor y pitar, reduce el fuego a algo más de la media y déjalo cocer 12 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, deja que libere toda la presión antes de abrir la olla. Ten cuidado cuando vayas a sacar el pollo. Estará tan suave que necesitará de mucho mimo para extraerlo entero
    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

     

Si quieres prepararlo para 4 personas, es tan sencillo como agregar dos piezas más de pollo y poner el doble de los ingredientes que empleé en esta receta. Ya sabes, y si lo haces a la manera tradicional, sin presiones, déjalo cocinar bien tapado a fuego muy bajo durante unos 40 minutos. Va a quedarte un pollo exquisito, diferente y con el que seguramente sorprenderás a tu familia o invitados, sea cual sea la manera en que lo cocines. Acompáñalo con arroz blanco o basmati para que puedas aprovechar al máximo la salsa riquísima de este pollo. Hay quienes suelen pasar las salsas por la batidora, pero triturar ésta es un sacrilegio, así que te aconsejo que dejes los pedacitos para mezclar con el arroz.

¿Quieres consejos para la cocción del arroz? Pincha aquí. ¿Te apetecen otras recetas en olla a presión, entonces da click aquí?

Mujaddara: desde Arabia hasta la meseta castellana

29 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hoy quiero compartir una receta que descubrí en un viaje culinario a los que me estoy haciendo fan últimamente. Les voy a contar algo de este plato cuya base son las lentejas y el arroz y a cuya receta les remitiré inmediatamente después de estas breves notas. Típica de algunos países de Oriente Medio, la Mujaddara, también conocida como Mejadra, Mudardara o Myadra es un plato de lentejas cocinadas junto con arroz, otras veces con trigo (bulgur), coronado por una generosa capa de cebollas fritas y aceite de oliva.

La primera receta descrita de este plato aparece en Kitab al-Tabikh, un libro de cocina compilado en 1226 por al-Baghdadi, en Iraq. La mujaddara, que en un sitio u otro puede prepararse con lentejas verdes o de lo contrario con la variedad marrón, se suele servir con o sin verduras, fría o caliente.  Aunque se considera un plato de origen humilde, comida de gente de pocos recursos, en la actualidad es uno de los platos más conocidos y demandados de la cocina libanesa o palestina. Los sirios judíos suelen comer este plato dos veces a la semana: caliente los jueves en la noche y frío los domingos; y los árabes cristianos lo consumen durante la Cuaresma.

Debido a la referencia bíblica de que a Esaú le gustaba mucho esta especie de potaje de lentejas, a la mujaddara se le suele denominar hoy día como el “favorito de Esaú”. Esaú es  un personaje de la Biblia, de quien se dice dio origen al pueblo Edomita o Idumeo. Y aterrizando en nuestras ricas lentejas con arroz, pincha aquí y podrás enterarte bien de cómo prepararlo. Les aseguro que es una delicia, a pesar de lo muy humilde y sencillos que pueden ser sus ingredientes y orígenes. Ah! Y no puede faltar a la mujaddara una rica salsa de yogur y pepino que también puedes ver aquí.

Sin más, les dejo el testimonio de uno de mis viajes culinario con Iwo. Un pasaje de ida y vuelta a través del paladar que realmente disfrutamos mucho en casa. Gracias Iwo por acercarme un poco a mis raíces, que algo de árabe sé que tienen. 😉

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

No escatimen en poner cebolla que yo freí solamente dos y al final me quedé con ganas de más; es que merma bastante. Arroz: utilicé del bomba, en específico del Brillante Sabroz que es una maravilla y no se pasa o se pega. Eso sí, tuve que poner un poco más de agua a las lentejas justo antes de poner el arroz porque de lo contrario hubiera absorbido toda el agua antes de cocerse del todo. La salsa está más allá de buena: ligera, refrescante y con un sabor que voy a repetirla mucho.

Nada más por hoy, espero que si se animan a cocinar, os guste este plato de la gastronomía árabe tanto como a mí.

Cerdo agridulce con arroz basmati

3 May

¿Te apetece una receta estilo oriental sin tener que salir de casa o pagar por que te la traigan? Pues yo te propongo un plato sencillo y tan rico que seguro querrán repetir. Lo mejor es que tienes plena seguridad de lo que empleas y en qué proporciones, además de no pasarte ni con los salsas o grasas que a veces ponen de más en este tipo de cocina. Para nada estoy quitando méritos a los restaurantes orientales, ni hablando en detrimento de ellos. En más de una ocasión los he visitado y en más de una ocasión he salido complacida.

Pero volviendo a nuestra receta hecha en casa, vamos a preparar unas masitas (magro de cerdo) que en un último momento de su cocción sazonaremos con un toque de salsa de soja (salsa de soya o salsa china) y otro de miel de abejas para acabar de dar el sabor agridulce de la comida asiática, en específico de la gastronomía china. Os aclaro que un producto inspirado en Oriente, pero no es original de ninguna región.

Así que si os apetece una receta genuina de la cocina de Tras La Receta, vayamos a por nuestros ingredientes y cocinemos este Cerdo agridulce con arroz basmati como guarnición.Cerdo agridulce

 

Ingredientes para preparar Cerdo agridulce con arroz basmati (2 personas)

  • 400 gr de magro de cerdo (pícalo en cubitos pequeños si te lo venden en trozos grandes)
  •  3 dientes de ajo majados
  • 1/2 limón
  • mix de pimientas (al gusto)
  • 2 zanahorias pequeñas
  • 1 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo morrón
  • 3-4 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de miel de mil flores
  • 2 cucharadas de aceite de girasol o de oliva suave
  • 100 ml de agua ( 1 vasito pequeño de los de vino)

Cómo preparar Cerdo agridulce con arroz basmati

  1. Primeramente pon a marinar al menos 1/2 hora antes el magro de cerdo. Para ellos maja los dientes de ajo en un mortero hasta conseguir una pasta, agrega el zumo de limón y unta bien con este adobo la carne. Agrega sal y el mix de pimientas al gusto, tapa y deja en la nevera.
  2. Una vez haya pasado al menos 1/2 hora, saca la carne del frigorífico y ponla en una sartén con las 2 cucharadas de aceite y que se cocine muy lentamente tapada.
  3. Pica la zanahoria en trozos pequeños y agrégala a la carne. Déjalas que se hagan juntas poco a poco hasta que comience la carne freír y dorar muy bien. (aproximadamente 30-40 minutos a fuego bajo a medio)
  4. Es el momento de agregar la cebolla picada en daditos o brunoise y a continuación el pimiento rojo. Deja que se mezclen bien y en cuanto comience a cambiar de color la cebolla agrega la cucharada de miel, la salsa de soja y el vasito de agua. Tapa otra vez, sube un poco el fuego y deja otros 5 minutos.
  5. Si pasado el tiempo ya ha espesado un poco la salsa y se ha integrado todo, apaga el fuego y reserva.
  6. El arroz basmati tiene su truco a la hora de preparar. Si quieres puedes pinchar aquí para ver una manera efectiva de hacerlo, pero si quieres puedes hacerlo también muy fácilmente de la siguiente manera: Pon a hervir agua en una cacerola con espacio para bastante agua. En cuanto rompa la ebullición, agrega sal a tu gusto e inmediatamente una taza de arroz previamente lavado. Deja cocer 12 minutos y una vez pasado el tiempo escurre bien el arroz del agua y déjalo reposar tapado unos minutos. Obtendrás un arroz tan bonito como el de la fotografía, con un grano largo, muy blanco y aromático perfecto para acompañar este cerdo agridulce.

Fufú de plátano: una variación ajustada a los recursos

17 Abr

Una de las recetas más populares de la cocina criolla cubana es el fufú de plátano, que en Puerto Rico más o menos suele prepararse del mismo modo pero es llamado “mofongo”. También en República Dominicana se elabora este tipo de puré de plátano conocido allí como “mangú”. Los tres nombres tienen su raíz en la cultura africana. Y es que la base de este plato, el plátano, era comida de los negros traídos al Caribe y a América como esclavos.

Según apuntes del investigador y etnógrafo cubano Don Fernando Ortiz, en tiempos de la dominación inglesa después de la Toma de La Habana, los negreros daban de comer a los esclavos un puré de plátano cocido y majado que anunciaban como Food! Food! (comida, comida). Se cree así que desde entonces se le llama fufú a esta forma de preparar el plátano, cuyos orígenes señalan a Ghana y Sierra Leona.

Sin embargo, otras fuentes indican que aunque el fufú sí es efectivamente una preparación de la cultura culinaria ghanesa, en específico de la etnia ashanti, los productos que utilizan para su elaboración no son el plátano. Se trata de una receta a base de raíces con alto contenido de almidón como el ñame o la casava (yuca), cocidas previamente y trituradas posteriormente en un mortero de madera.

Volviendo a la receta que quiero presentar hoy, apuntar que se trata de una adaptación a los recursos a disposición. A falta de los chicharrones o empellas de la receta que ofrecen en la Bodeguita del Medio de La Habana Vieja, por ejemplo, yo utilicé bacon ahumado. Y como sustituto de la manteca de cerdo empleé aceite de oliva virgen extra. El resto de los ingredientes: el plátano, la cebolla y el ajo… esos sí que no faltaron. Vayamos de lleno a la cocina. fufú de plátano 2

Ingredientes para preparar fufú de plátano (2-4 personas)

  • 2 plátanos machos verdes + 2 plátanos machos pintones (sin llegar a madurar)
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo majados en mortero
  • 5 lonchas de bacon ahumado
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • agua

Cómo preparar Fufú de Plátano

  1. Corta cada plátano en 4 cilindros, deja la piel y haz un corte longitudinal en cada trozo para que una vez cocinados puedas retirar sin dificultad la piel. Ponlos a cocer en abundante agua con sal y el chorrito de zumo de limón. En la olla a presión conseguirás ablandar mejor y más rápido los plátanos machos que por naturaleza tardan bastante en ablandarse. Una vez alcanzada la presión (el vapor comienza a salir por la válvula) baja a media intensidad el fuego, y deja cociendo entre 15-18 minutos. (Para alcanzar la presión tienes que poner el fuego a tope y una vez comience a salir el vapor y sonar baja siempre la intensidad del fuego o corres el riesgo de quemar lo que estés haciendo, sobre todo si no lleva mucha agua). En una cacerola normal tendrás que chequear cuando estén blandos, pero suelen tardar entre 40 y 50 minutos.
  2. En lo que se cuece el plátano, corta el bacon en cubitos pequeñitos y ponlo a freír. Si tiene poca grasa agrégale un poquito del aceite de oliva y deja que dore bien. A continuación incorpora la cebolla finamente picada y una vez comience a pochar echa el majado de ajos (ojo con el fuego no lo pongas muy alto). Si ya está listo el sofrito, saca del fuego y reserva.
  3. Una vez cocido el plátano, retira la piel y agrega uno por uno a la cacerola con el sofrito que pondremos nuevamente al fuego muy suave mientras vamos macerando los plátanos. Rocía poquitos del agua de cocción para que logres una mezcla más suave. Sigue mezclando y escachando todo el plátano hasta que consigas un puré bien integrado con las sazones. Rectifica de sal y pon pimienta al gusto.
    Con cuidado de no quemarte retira la piel del plátano ya cocido

    Con cuidado de no quemarte retira la piel del plátano ya cocido

    Agrega el plátano al sofrito y escacha bien antes de seguir poniendo más plátano

    Agrega el plátano al sofrito y escacha bien antes de seguir poniendo más plátano

    Agrega el caldo de la cocción si es necesario para lograr una mezcla menos seca

    Agrega el caldo de la cocción si es necesario para lograr una mezcla menos seca

    Unos escalopes de pechuga de pollo y brócoli para acompañar el fufú de plátano

    Unos escalopes de pechuga de pollo y brócoli para acompañar el fufú de plátano

    Si quieres otras recetas con plátano macho verde pincha en los siguientes enlaces: Tostones de plátano de macho o Mariquitas o Chips de Plátano

Potaje de chícharos: receta de Cuba

5 Mar

Antes de decidirme a poner una receta de los chícharos que se conocen en Cuba, estuve leyendo un poco en la red de redes y me encontré con algunas sorpresas. En el sur de España, las abuelas solían preparar en potaje de chícharos cuya base es un tipo de alubia o frijol distinto al que conocemos en Cuba y otros países latinoamericanos. Lo cierto es que desde que estoy en Madrid, cuando voy a por los chícharos del potaje que se hace en Cuba, los encuentro empaquetados con el nombre de arveja o guisante seco.

Todos tienen su razón a la hora de denominar las cosas. Lo que en algunos sitios se conoce por un nombre, en otros puede ser algo completamente diferente, pero no por ello deja de ser válido. Por eso especifico en este caso de dónde es la receta, para que puedan ubicarse y si les parece entonces ir a por el producto adecuado. Otro detalle es que para esta receta que les presento emplearemos la olla a presión, que no por rápida deja de ser tan eficiente.

Los chícharos los he comprado más de una vez, siempre como arvejas verdes peladas o arvejas enteras amarillas. Cualquiera de las dos variedades pueden servir para hacer el potaje de chícharos que, aunque para muchos de mis coterráneos está asociado a algunas penurias, es entre todos los potajes mi preferido. Mi abuela lo hacía con lo que había a mano y yo recuerdo con cuánto gusto me sentaba a la mesa a almorzarlos, a cenarlos y a veces hasta merendarlos. Para la receta de hoy, a mi manera, he utilizado unos chícharos o arvejas amarillas enteras.

2013-02-01 14.20.34

Ingredientes para preparar Potaje de chícharos: receta de Cuba (para al menos 4 personas)

  • 500 gr de chícharos o arveja amarilla (2 tazas)
  • 6 tazas de agua (1 1/2 litro de agua)
  • 3 chorizos oreados
  • 1 morcilla oreada
  • 1 hueso de jamón o un trozo de panceta, tocino o beicon (al gusto o lo que tengas a mano)
  • 1 cebolla
  • 5 dientes de ajo
  • 4 cucharadas colmadas de tomate frito o salsa de tomate
  • 1 hoja de laurel
  • 2 patatas
  • 2 zanahorias
  • 3 cucharadas de cilantro fresco picado muy fino o 1 cucharadita de cilantro en polvo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de pimentón de la vera
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • pimienta y sal

Cómo preparar Potaje de Chícharos: Receta de Cuba

  1. Lava bien los chícharos o arvejas. Puedes dejarlos previamente en remojo y luego cambiar el agua para la cocción, pero como utilizaremos una olla a presión no lo necesitarán. Por cada taza de chícharos que hayas empleado pon tres de agua. Agrega el laurel, el hueso de jamón o lo que hayas decidido ponerle, además de los chorizos y la morcilla enteros. Tapa la olla y deja que coja presión con el fuego al máximo. En cuanto comience a salir el vapor y pitar baja a fuego medio y cuenta 20 minutos. Si has tenido los chícharos en remojo entonces dale solo 15 minutos.
  2. Mientras se ablandan los frijoles, lava y pela las patatas y lava y raspa la zanahoria, córtalos como te guste y resérvalos.
  3. Maja el ajo en un mortero con una pizca de sal y otra pizca de pimienta negra, pela y corta en daditos pequeños la cebolla y calienta una sartén con las tres cucharadas de aceite.
  4. Ya caliente el aceite, pon a pochar la cebolla, y agrega el cilantro (si es fresco mucho mejor) y el majado con los dientes de ajo. Cuando se haya reblandecido la cebolla, agrega el tomate, mezcla bien y retira del fuego.
  5. Cuando haya transcurrido el tiempo establecido, retiramos la olla a presión del fuego, esperamos a que elimine todo el vapor para poder abrirla y retiramos los chorizos y la morcilla para trocearlos en cuatro porciones cada uno y reservamos.
  6. Chequea que los chícharos tienen la cantidad de agua adecuada. Si están muy secos agrega agua a tu gusto, de lo contrario espera a ver qué sucede después de la segunda vez que los pongamos bajo presión. Es el momento entonces de incorporar a la olla el sofrito que hemos preparado, más las patatas y zanahorias, el comino y el pimentón de la vera o pimentón dulce; rectifica de sal, y vuelve a tapar la olla con la presión. Como en la primera ocasión deja que comience a pitar y soltar vapor para que bajes el fuego y la dejes otros 10 a 15 minutos, siempre contando a partir del momento que empieza a salir el vapor.
  7. Una vez transcurrido el tiempo, deja salir completamente el vapor antes de destapar. Ahora sí comprueba que no tiene demasiada agua. Si así es déjala a fuego medio, destapada hasta que espese. Si está perfecto, ponle los chorizos y la morcilla que habíamos troceado y reservado y listo para servir y disfrutar.

Una nota muy importante: Ten en cuenta que si los chícharos o arvejas que hayas comprado están peladas y partidas el tiempo de preparación se reduce muchísimo. Es probable que no tengas que ponerlos una segunda vez bajo presión. Si vez que ya están muy blandos con la primera cocción entonces agrega el sofrito y déjalos unos 5 a 10 minutos sin tapa, o hasta que obtengas el espesor que prefieras, removiendo de vez en cuando para evitar que no se te peguen al fondo.

Con los fríos de estos días, un buen potaje de chícharos puede ser un aliado estupendo. Además de nutritivo, está buenísimo. Con arroz blanco consigues un plato 10 completo, que pregunten a algunos de mis coterráneos. Pero yo el arroz lo dejo para el segundo día. Acabados de hacer me gusta tomarlos con un buen trozo de pan. Riquísimos. ¿Quieres ver otra receta típica de la comida criolla cubana? Pincha estos Frijoles negros: receta cubana a la manera de mi madre.

Coles de Bruselas salteadas con jamón

25 Feb

Uno de los productos de temporada de invierno es la col de bruselas. Perteneciente al grupo de las coles o repollos, esta especie en miniatura tiene un origen reciente. En el siglo XIX se popularizó su cultivo en una región de Bruselas, de ahí su nombre, y hoy se hace cada vez más popular su consumo en Europa, en los meses de invierno, gracias a sus altos valores nutritivos y su sabor característico.

Entre dulzón y un toque amargo al final, dependiendo de cómo se le cocine, esta hortaliza contiene múltiples cantidades de vitaminas sales minerales, como las Vitaminas C y las del complejo BBetacarotinaácido fólico y Calciopotasio, así como hierro. Por su bajo contenido calórico y alto en fibra, suele ser ideal para dietas de adelgazamiento o control de peso.

La forma en que la traigo preparada hoy está un poco enriquecida desde el punto de vista calórico, pero sigue siendo adecuada en una dieta de control de peso. El jamón le otorga la proteína que pueda faltar y puede convertirse en plato único o, en menor cantidad, en un primer plato. Como están de temporada, encontrarás las coles de bruselas mucho más baratas y serán de calidad sin dudas.

coles de bruselas con jamón

Ingredientes para preparar Coles de Bruselas Salteadas con Jamón Curado (para 2 personas)

  • 350 gr Coles de Bruselas
  • Agua con sal y 1 hoja de laurel
  • 90 gr de jamón curado a taquitos (yo usé serrano)
  • 1 cebolla mediana
  • 1 diente grande de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Coles de Bruselas Salteadas con Jamón

  1. Pon a calentar abundante agua con sal y una hoja de laurel y cuando llegue a ebullición agrega las coles de bruselas previamente lavadas y retiradas, si así procede, las hojas maltratadas exteriores. Deja cocer 10 minutos. Transcurrido el tiempo, retira del fuego, sácalas y déjalas refrescar en un plato.
  2. Mientras pela el diente de ajo y pica en finas láminas, haz lo mismo con la cebolla pero trocéala en cuadraditos.
  3. Pon el aceite de oliva a calentar y agrega el ajo. Antes de que puedan tostarse demasiado incorpora la cebolla y deja pochar.
  4. Cuando esté transparentada la cebolla agrega el jamón, sube un poco el fuego y tapa un minutito para que sude y no se pegue.
  5. Cuando ya haya tomado color el salteado agrega las coles de bruselas. Puedes ponerlas enteras, pero yo prefiero cortarlas a lo largo en dos mitades, y a su vez también las mitades en dos. Así puedo retirar con facilidad en tallito amarillento que es el que le da el amargor.
  6. Una vez incorporadas las coles es solo mezclar y saltear un par de minutos. Retira, sirve y disfrútalas calentitas en estos días de tanto frío.

Cómo veis es una receta super sencilla, rápida de hacer y nutritiva. Para empezar la semana sin muchas complicaciones está de maravilla. 😉

 

Tambor de papas o pastel de patatas

22 Feb

Aquí en España se le llama pastel de patatas, pero mis coterráneos y yo lo conocemos, algunos muy bien, por tambor de papas. En esencia los ingredientes y la forma de hacer es la misma. Dos capas de un puré de patatas bien contundente y un relleno que generalmente es preparado con carne picada, pero que podemos hacer con lo que más nos guste o con ingredientes que tengamos en nuestra despensa.

Un plato sencillo, económico y completo desde el punto de vista nutricional si le acompañamos con una ensalada de primero. Para el relleno se puede optar por un Picadillo a La Habanera que encontrarás en la receta de Tamalitos de Col, siempre que tengas en cuenta que deberá estar más seco para que no se cuele dentro del puré, o una opción más sencilla como ésta que presento a continuación.

Sin más preludios, entremos a la cocina.

tambor papas

Ingredientes para preparar Tambor de Papas o Pastel de Patatas

  • 5 patatas muy grandes o 7 medianas
  • 2 litros de agua con sal
  • 350 gr de carne picada mixta (empleé cerdo y ternera)
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo laminados
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 pizca de pimienta recién molida
  • 1 cucharada de pimentón de la vera u otro pimentón dulce
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 50 gr de queso manchego semicurado (puedes usar el que tengas o más te guste)
  • 1 pizca de orégano

Cómo preparar el Tambor de Papas o Pastel de Patatas.

  1. Lava bien las patatas y sin pelar, con la piel intacta, ponlas a cocer en una cacerola con los dos litros de agua con sal. Tardarán un poco más en cocerse porque tienen la piel, pero vale la pena porque el resultado es un puré con más personalidad. Además aprovecharemos ese tiempo para preparar nuestro relleno. Sabrás que la patata está hecha cuando la pinches con una punta de cuchillo y al tratar de sacarla resbalen y caigan al agua. Si no sale, aún no está completamente cocida.
  2. Salpimenta la carne picada, mézclala bien y reserva mientras preparas el sofrito.
  3. Corta la cebolla en daditos muy pequeñitos o en brunoise y ponla a pochar en aceite caliente. Agrega después el ajo en láminas y el pimiento verde cortado igualmente en cuadraditos.
  4. Cuando haya cambiado de color incorpora la carne picada, mezcla bien todo y deja que se dore.
  5. Una vez dorada la carne agrega el vaso de vino blanco, tapa y deja unos 5 a 8 minutos, luego destapa pon el pimentón, mezcla, y si aún tiene agua deja que termine de absorber. Quita del fuego y reserva.
  6. Ya cocidas las patatas, sácalas del agua y deja atemperar para que puedas proceder a retirar la piel sin quemarte. Te va a resultar muy fácil porque suele despegarse con la cocción.
  7. Con un pasapuré o simplemente un tenedor escacha bien las patatas para que consigas un puré homogéneo sin trozos grandes.
  8. Ya el puré y el relleno listos, procede a hacer el tambor o pastel. Si tienes un molde que se desmonte, a la hora de manipular luego el pastel te resultará más fácil y evitarás que se rompa.
  9. Separa en dos mitades el puré. Extiende una mitad en el fondo del molde (yo lo forré con papel de hornear), aprisiona un poco para compactar. Pon ahora el picadillo que hemos preparado y encima la otra capa de puré. Por último espolvorea con el queso, previamente rallado, y con la pizca de orégano.
  10. Coloca el pastel de patatas en el horno y gratina (unos 200 grados) unos 5-10 minutos.

tambor porción

Déjalo atemperar antes de desmoldar y picar las porciones. Una receta tradicional, ideal para comer toda la familia. Creo que a todos gusta, sean adultos o pequeños. Es de esos platos que nadie como nuestra abuela podía preparar.

Cous-cous con verduras

31 Ene

Últimamente me ha dado por preparar cous-cous o cúscús. Antes de llegar a España no sabía lo que era. En realidad España me ha abierto un horizonte, en lo que a gastronomía se refiere, inmenso, rico, maravilloso. Y no es que el cous cous sea propiamente dicho un alimento típico español, pero fue muy popular durante tres siglos aquí, hasta que con la expulsión definitiva de los árabes, se dejó de producir.

No es que haya dejado de existir completamente, pero la cultura bereber se llevó consigo la mayor parte de lo que antes había traído. En el sur de España se consumía y producía, en Andalucía particularmente, donde se habla en antiguas referencia bibliográficas de un plato alcuzcuz. Por suerte, algo de aquello quedó y hoy enriquece la dieta mediterránea; es fundamental en la cultura culinaria de países del norte de África como Marruecos, Argelia, Libia, Túnez, Egipto, entre otros. En Europa es muy popular en Sicilia, cuya especialidad es preparado con pescados y donde se celebró en 2012 un Cous Cous Festival.

En Estados Unidos se le conoce simplemente como una variedad de pasta, porque ciertamente pasta es. El cúscús se hace tradicionalmente con sémola de la parte dura del trigo, molida de tal manera que no se ha llegado a convertir en harina. A la hora de prepararlo, hay tantas maneras como ingredientes. Dependiendo del lugar donde se prepare, podemos encontrarlo acompañando carnes como pollo o cordero, pescados, e incluso con vegetales, como la receta que les presento a continuación. A mi me gusta incluso sólo, sin nada más que una cucharada de mantequilla. 🙂

la foto (8)

 

Ingredientes para preparar cous cous con verduras (4 personas)

  • 250 gr de cous cous
  • 250 ml de agua o caldo de verduras
  • 1/2 calabacín
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/4 cucharadita de cilantro molido
  • 1/2 lata de maíz dulce
  • sal

Cómo preparar cous cous con verduras (4 personas)

  1. Disponte a dejar preparadas nuestras vegetales. Pela la cebolla y el ajo, raspa la zanahoria y lava bien el calabacín y los ajíes a los que dejaremos intacta la piel. Corta en rodajitas los dientes de ajo, la cebolla en brunoise o cubitos pequeños, los ajíes en dados no muy grandes, la zanahoria en medias lunas finas y por último el calabacín en dados.
  2. Por a calentar el aceite en una sartén y ya caliente pon el ajo y la cebolla con un poco de sal hasta que se ablande, agrega el cilantro, mezcla, y a continuación incorpora la zanahoria y los dos tipos de ajíes. Tapa y deja unos 5 a 10 minutos.
  3. Cuando la zanahoria esté blanda (no tiene que deshacerse) agrega el calabacín y otra pizca de sal y sigue cociendo, ahora destapado, hasta que esté hecho el calabacín.
  4. Retira del fuego, suma el maíz y ponte a preparar el cous cous en el último momento.
  5. En una cacerola pon el agua con sal o el caldo de verduras (yo utilicé el caldo sobrante de unas verduras que había preparado anteriormente y que tenía guardado, pero si tienes una pastilla de caldo de vegetales disuelve la mitad en 250 ml de agua sin nada de sal) y lleva a ebullición.
  6. Retira del fuego el agua o caldo, vierte el cous cous, remueve bien hasta que haya bebido toda el agua y pon otra vez en el fuego bajo unos dos o 3 minutos más.
  7. Mezcla el cúscús con las verduras o bien sirve en un plato el cous cous, abre un espacio en el centro y ocupa éste con las verduras.

Francamente delicioso este cous cous, muy nutritivo y saludable. Y ya ven lo sencillo que es de preparar. Hasta mi novio ya se había aventurado en su elaboración en más de una ocasión, y sin grandes complicaciones, siempre logró quedar bien. Hasta los menos duchos en materia de cocina pueden obtener un 10 con esta receta o con cualquier otra cuya base sea el cúscús.

Espero les haya dejado un poquito con las ganas de comer esta rica pasta acompañada con lo mejor de la dieta mediterránea. Nos vemos pronto.

 

 

 

Crema de Manzana

24 Ene

Hacía tiempo estaba por hacer una receta de crema de manzana. En este tiempo me paso la vida tratando de encontrar nuevas sopas o platos que me calienten del frío y que a la vez me alimenten y sacien. No sé si habrá muchos por ahí que el invierno y el frío les abra el apetito, pero lo que es a mí, me pone a prueba definitivamente.

Estuve investigando en páginas y programas de cocineros algunas recetas de crema de manzana o sopa de manzana. La que he hecho es un híbrido de las dos que más me gustaron, o sea al final una receta propia con un poquito de otros.

Hice una primera crema con manzanas Reinetas. La crema me encantó porque el resultado fue una maravillosa combinación entre dulce y un toque ácido. A mi novio no le gustó mucho el ácido al final, y entonces decidí repetir la misma receta con unas manzanas Golden. Esta vez si quedó encantado porque esta variedad no tiene nada de ácido. Yo disfruté muchísimo las dos versiones. Con cualquier variedad de manzana que la hagáis, estoy segura que va encantar.

2013-01-17 20.57.03

 

Ingredientes para preparar crema de manzana

  • 4 manzanas Reineta 
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 cucharadita pequeña de canela
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 pizca de clavo de olor en polvo
  • 1 pizca de pimienta
  • 100 ml de nata para cocinar
  • 200 ml de caldo de pollo
  • 200 ml de vino blanco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • sal
  • 50 gr de jamón serrano cortado en taquitos
  • 3 rebanadas de pan sin corteza cortado en dados

Cómo preparar crema de manzana

  1. Corta la cebolla en juliana y ponla a pochar en las tres cucharadas de aceite caliente.
  2. Cuando se haya transparentado agrega la manzana previamente pelada, descorazonada  y cortada en medias lunas.
  3. Mezcla con las cebollas y pon la canela, la nuez moscada y el clavo de olor.
  4. A continuación agrega el vino y el caldo de pollo y cuando haya comenzado a hervir agrega la nata.
  5. Salpimenta, baja el fuego por debajo de la media, tapa y dejar cocer durante 15 minutos.
  6. Mientras, corta el pan en dados, por una cucharada colmada de aceite y fríe el pan hasta que esté tostado y dorado, resérvalo y úsalo para coronar nuestra crema después de servida, junto con el jamón serrano a taquitos.
  7. Pasados los 15 minutos destapa, si está muy espesa la crema aligera con un poco más caldo. Si por el contrario tiene mucho líquido, destapa, sube un poco el fuego, y deja espesar.
  8. Por último pasa por la batidora todo y sirve caliente con el pan y el jamón.

Aquí tenéis otra rica crema para cenar ligero o como primer plato de una comida. Son sabores que quizá a algunos puedan parecer raros. Más que raros son para paladares que quieran experimentar nuevos sabores. Eso de utilizar las frutas para elaborar platos salados, combinar con carnes, en cremas como la de hoy y en salsas para acompañar otros alimentos, me encanta y seguiré repitiendo.

 Y se me olvidaba, la ramita que adorna el plato, es de perejil. No crean que solo sirvió de adorno, también lo incluí en la cena.  

Enchilado de gambas: receta paso a paso

6 Ene

Después de las vacaciones navideñas y ya bien entrado el año nuevo, os traigo una receta de gambas, una de mis preferidas a la hora de preparar estas delicias del mar. Me encanta todo lo que proviene del mar y aunque en mi casa solo yo las disfruto tantísimo siempre ando buscando una oportunidad para preparar algo de pescado. Al final termino compartiendo y nadie se queda sin probar.

Esta es una versión de una receta de enchilado de camarones a la manera de hacerlo en Cuba, o mejor dicho, a la manera en que mi abuela lo preparaba. O sea que es una versión de una versión. Pero qué es la cocina si no mil maneras de preparar un plato. De cualquier forma está buenísimo. Aquí en España es más fácil encontrar gambas. Al final, que sean más grandes que los camarones es una ventaja, y con respecto al sabor, son de la misma familia, todo queda en casa.

Pero si ya tenéis los camarones a mano, no dudéis en sustiuirlos. Con unos u otras, la receta es la misma y podéis prepararlas así como les propongo.

la foto (1)

 

Ingredientes para preparar Enchilado de gambas

  • 500 gr de gambas peladas (de las grandes)
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 200 ml de tomate frito
  • 150 ml de vino blanco
  • 150 ml de caldo de pescado o 1 pastilla de caldo de pescado disuelta en 1/2 litro de agua
  • 1 manojito de perejil
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 hoja de laurel
  • pimienta negra
  • 3 cayenas
  • unas gotas de salsa tabasco
  • 1/2 lata de guisantes escurridos
  • 4 cucharadas de aceite de oliva

Cómo preparar Enchilado de gambas o Camarones

  1. Dejamos cortadas todas nuestras sazones: el ajo en rodajitas, la cebolla en cubitos bien pequeñitos, el ají rojo y verde y daditos más grandecitos y el perejil bien troceadito.
  2. Ponemos a calentar el aceite en una sartén, agregamos el ajo y antes de que pueda quemarse ponemos las gambas hasta que cambien de color.
  3. A continuación agregamos la cebolla, el ají, el perejil, las cayenas y una pizca de pimienta negra, mezclamos y dejamos que sofría unos 4 minutos a fuego medio alto.
  4. Transcurrido el tiempo sumamos el vino, el caldo de pescado y la hoja de laurel, dejamos que se consuma un poco el líquido y luego agregamos el tomate frito y unas gotas de salsa Tabasco (yo pongo unas 6, pero cuidado con no poner demasiado si no os gusta demasiado el picante)
  5. Tapa, baja a fuego medio y déjalo unos 12 a 15 minutos.
  6. Comprueba que ha espesado la salsa, si no es así destapa y deja espesar un poco más.
  7. Por último ponle los guisantes escurridos, remueve y listos para servir.

El enchilado es una forma de preparar carnes y pescados con algo de picante. Eso significa la palabra enchilar, condimentar con chile, que es un ají picante procedente de México. Por eso no tengo muy claro cuál es la procedencia del enchilado de camarones que se hace en Cuba. Unas fuentes dicen que tiene influencia mexicana, otras que la llevaron los haitianos a Cuba. No sé quién tiene la última palabra. Lo que sí puedo asegurar es que está buenísima y los que la prueban suelen repetir.

Si os habréis dado cuenta, no puse nada de sal a esta receta, teniendo en cuenta que yo usé una pastilla de caldo de pescado que ya suele tener. Con todas las sazones que lleva tiene más que suficiente de sabor y luego el tabasco le da el último punto. Ojo con las cayenas. Yo suelo tomarme el trabajo de sacarlas una a una al final de la cocción, para que nadie se tropiece con ellas. La explosión está dentro de ellas y no suelen deshacerse nunca, por eso las quito con facilidad. Incluso si no la encontráis en el supermercado, o no os gustan, podéis prescindir de ellas. Con el tabasco es suficiente.

Y a la hora de acompañar lo mejor es un arroz blanco desgranadito y unos ricos tostones. Ahí va, me ha salido otro menú criollo, típico de Cuba.

Filetes de Ternera al Ajillo encebollados, receta fácil

11 Dic

Después de un fin de semana bien movidito, os traigo una propuesta sencilla y sabrosa. Se trata de unos filetes o bistecs de ternera marinados previamente y luego cocinados a la plancha. Para coronarlos, en la misma plancha poché unos aros de cebolla, que le vienen como anillo al dedo.

Es una receta muy fácil y económica porque no tenéis que comprar una carne de categoría extra. Si les parece podéis comprarla de primera. Pídele al carnicero que sea para preparar filetes a la plancha o en el supermercado ya la encuentras en bandejas fileteadas. Tengan en cuenta el tiempo a la hora de prepararlos. Como tenemos que dejarlos marinados o en adobo, yo os aconsejo que los preparéis la noche anterior y los dejéis bien tapaditos en la nevera para que la carne se beba todo el sabor de nuestro adobo.

Nada que si os parece bien, vayamos sin más a buscar nuestros ingredientes y preparar unos ricos filetes de ternera al ajillo.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Filetes o Bistecs de Ternera al Ajillo (para 4 personas)

  • 8 Filetes de Ternera
  • 1 cebolla grande
  • 6 dientes de ajo
  • 1 ramillete de perejil
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • sal gorda o marina

Cómo preparar el adobo:

  1. Pelamos todo el ajo y lo majamos en un mortero (podéis usar una pizca de sal para que no salte pero casi nada porque a nuestra carne no le pondremos sal hasta el último momento, ya en la plancha. Al marinado no se le pone ninguna)
  2. Ya hecho una pasta el ajo, agregamos el perejil picado muy finamente, vertemos el aceite de oliva virgen extra y mezclamos todo muy bien.
  3. Disponemos nuestros filetes en una fuente (que podamos tapar bien y poner luego en la nevera) y los bañamos con la mezcla que hemos preparado. Tapamos y dejamos en la nevera, si es desde el día anterior mejor.

Filetes a la Plancha

Después de haber tenido marinándose toda una noche nuestros filetes, estarán listos para poner en la plancha y explotarles todo el sabor.

  1. Poner a calentar nuestra plancha que untaremos con el mismo adobo de los filetes, con la ayuda de un pincel de cocina (no os excedáis untando que ya los bistecs están más que untados). Cuando esté bien caliente bajamos la intensidad del calor a media y disponemos nuestros filetes. Si la plancha es grande podéis colocar todos pero si no, hazlo en 2 tandas.
  2. La cocción aquí es cuestión de gustos. Hay quien prefiere poco hechos, otros gustan que estén al punto y yo, en este caso de bistecs marinados, los prefiero bien hechos y dorados. Para los que se quedan con la primera opción: a fuego vivo, unos segundos vuelta y vuelta, están perfectos. Para los que gustan al punto: un minuto y algo por cada lado es suficiente, y para los que prefieren la forma en que los he hecho yo, tienen que dejarlos unos minutos a fuego medio por cada lado hasta que vayan adquiriendo color. Pasados unos minutos, subo un poco el calor, riego con un hilillo de agua para que se desprendan los jugos pegados a la plancha y los filetes adquieran ese color dorado tan apetitoso a la vista.
  3. En cualquier caso, y siempre en el último momento de cocción, espolvoreamos unos granos de sal gorda, retiramos de la plancha, bajamos el fuego y si está muy reseca la plancha ponemos un chorrito de aceite para sofreír, por último, la cebolla cortada en aros.
  4. Coronamos los filetes con la cebolla y listos para comer.

Espero que les sea útil esta receta en estos días de fiesta y de invitados en casa. Os aseguro que con esta propuesta vais a quedar más que bien. Puede convertirse en plato principal con un montón de opciones como acompañamiento. Arroz, verduras a la plancha o unas patatas en puré, fritas o como más os guste. Con unos frijoles negros y unos tostones de plátano macho, podría convertirse en un menú criollo cubano. Uff ya se me ha hecho agua la boca 😉

El blog de la alimentación y cuidados naturales

Intercambio de información e ideas sobre una alimentación y cuidados personales respetuosos de nuestro cuerpo y nuestra mente.

Luis Perrone Chef de Cuisine

La cocina de Perrone Luis

sarde e finocchietto

le ricette di casa mia

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero Viajero

Come bien. Viaja a menudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de la alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

A %d blogueros les gusta esto: