Arroz con chorizo… a la cubana

16 Sep
arroz_con_chorizo_a_la_cubana

Arroz con chorizo a la cubana. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Hace unos días nuestro querido amigo Pepe trajo a casa unos chorizos para pinchos con los que nos aseguramos una entretenida tarde de picoteo. No fue lo único que trajo, pero de estos riquísimos choricitos quedaron los suficientes para montar esta receta de arroz que les propongo hoy, con ingredientes ibéricos pero esencia cubana.

Esperábamos a un “cuarto bate” (como decimos allá en la isla del eterno verano), pero aquel de la Ensalada “La claudicación de Javi” no apareció y lo que se perdió. Prometo repetir los chorizos al vino y de paso comparto con todos los que me leen la propuesta, pero de momento he aprovechado bien los restos.

En Cuba preparamos arroz con cualquier posible ingrediente. Es un producto que acompaña diariamente la dieta y muy versátil. Auxiliador al mismo tiempo. Hasta con “suerte” lo preparamos. Dejo a mis coterráneos que expliquen eso de la suerte, y los que no lo son seguro se lo imaginan. No más rodeos, échale una ojeada a los ingredientes y si te falta alguno vete a por él o improvisa, como lo hacen las abuelas y madres cubanas responsables de la cocina.

Ingredientes para preparar Arroz con chorizo… a la cubana

(para 4 personas)

  • 250 gr de arroz redondo
  • 750 ml de caldo de carne o pollo
  • 12 chorizos (los de la receta son pequeños pero si usas grandes los troceas y adaptas)
  • 1 zanahoria (troceada en cubitos pequeños o medias lunas)
  • 1/2 cebolla (si es pequeña usa una completa, siempre finamente picada)
  • 1/2 pimiento verde italiano (largo, cortado en cubitos pequeños)
  • 1/2 pimiento rojo morrón (de asar, no muy grande, también cortados de la misma forma)
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de perejil (fresco o seco, el que tengas)
  • 1 cucharadita de pimentón rojo dulce (yo empleo de la Vera, que es un poco ahumado)
  • 1 hoja de laurel
  • 3-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
pasoapaso_arroz_con_chorizo

Paso a paso del arroz con chorizo. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Cómo preparar Arroz con chorizo… a la cubana

  1. Ya cortados de la forma anteriormente descrita la zanahoria, la cebolla y los pimientos, pon en un mortero los ajos con la sal y el perejil y machaca hasta tener una pasta.
  2. Por otro lado lleva a ebullición el caldo y reserva bien caliente.
  3. En una sartén (puedes emplear una olla o cazuela amplia) pon a calentar el aceite y pon a sofreír la cebolla, los pimientos y la zanahoria. Déjalo que se poche todo bien.
  4. Añade el ajo majado, remueve y deja sofreír un par de minutos adicionales.
  5. Incorpora el chorizo y continuación el arroz, remueve, echa el pimentón, vuelve a remover y deja otro par de minutos para que coja todos los sabores.
  6. Agrega el caldo (previamente calentado) y la hoja de laurel. Rectifica de sal. Gradúa el fuego a una temperatura baja-media y deja cocer durante aproximadamente unos 15 minutos. Vigila y cuando el caldo se haya evaporado completamente y el arroz abierto, retira del fuego y deja sin remover entre 5-8 minutos tapado.
  7. Transcurrido el tiempo remueve y listo para servir.

    arroz_con_chorizo_cubana

    Arroz con chorizo a la cubana. Todos los derechos reservados por TrasLaReceta

Si los acompañas con unos plátanos machos fritos y una buena tajada de aguacate entonces sí que ningún cubano se resiste.

¡Disfrútalo mucho!

Garbanzos Por Castilla y León

10 Sep
garbanzos_morcilla_manzana_cecina

Garbanzos con morcilla, manzana, almendras y cecina. TrasLaReceta

Hace un par de meses, quizás menos, la verdad es que últimamente el tiempo se escurre y no precisamente entre costuras, pasé un fin de semana allá por tierras de Castilla y León, entre la geografía accidentada y roja de Las Médulas y las capitales llenas de sabores de Burgos y León. Fue una escapada relámpago, pero a la que todos los amigos involucrados exprimimos el jugo.

Y volví a Madrid con paisajes memorables, un goce de haber desconectado de todo, pero sobre todo con los deseos de repetir ciertas experiencias gastronómicas.

Por cierto, para quienes me leen aquí en España, recomiendo 100% el bar-restaurante El Morito, de la ciudad de Burgos, uno de los mejores sitios en que he comido. Cierto que puede abarrotarse en menos de lo que canta un gallo pero las raciones tienen esas tres cualidades indispensables: buenas, bonitas y baratas. Además, variadas y con lo mejor de los productos de alrededor. La cola que se formó, por suerte después de nuestra entrada acabado de abrir por la tarde, habla por sí sola de la merecida fama que se ha ganado.

En Léon, Jamón Jamón es un clásico, con un servicio que me dejó boquiabierta por la inmediatez: aún no habíamos puesto un pie en el interior (aquello lleno a más no poder y sin donde sentarse nadie) y uno de los camareros detrás de la barra ya estaba poniendo atención al pedido. No hay mucho más allá de los embutidos clásicos: jamón, chorizo, salchichón, queso y cecina, pero eso sí, de calidad. Y por una bebida, la que sea, te sirven de todo esto sin cobrar más allá de lo que cueste una caña (cerveza), una copa de vino o aquello que elijas para tomar.

La receta de hoy no es una réplica de ninguna que hayamos probado en nuestra excursión. Se trata simplemente de un plato homenaje que incluye alguno de los ingredientes estrella de estas regiones castellanas. Morcilla de Burgos y Cecina de León hacen los honores a estos Garbanzos Por Castilla y León. Sin más dilación, vayamos a la cocina.

Ingredientes para preparar Garbanzos Por Castilla y León (2-4 personas)

  • 400 gr de garbanzos cocidos y escurridos (puedes utilizar un bote y si los vas a cocinar entonces serían unos 250 gr de garbanzos crudos secos)
  • 1 morcilla entera de Burgos sin tripa (deshaz la morcilla hasta obtener el picadillo)
  • 1 puñado de almendras crudas
  • 1 manzana no muy grande (yo utilicé Golden) cortada en dados pequeños
  • 2-3 lonchas de Cecina de León
  • 1 cebolla finamente cortada en brunoise
  • 1 diente de ajo fileteado finamente
  • 1 punta de guindilla (puedes utilizar guindilla seca)
  • 1-2 cucharada de perejil fresco bien picadito
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta recién molida
  • sal

Cómo preparar Garbanzos Por Castilla y León

  1. Pon a tostar en una sartén las almendras a fuego bajo y removiendo cada rato.
  2. Mientras pon a calentar el aceite en una sartén grande. Añade los ajos fileteados y la guindilla, y antes de que puedan quemarse incorpora la cebolla bien picadita, pon un poco de sal y deja pochar.
  3. A continuación agrega el interior de la morcilla hecho picadillo y deja sofreír durante unos minutos removiendo de vez en cuando.
  4. Cuando esté más negruzca de lo que ya es la Morcilla en sí echa la manzana en daditos y remueve. Deja cocinar otros cinco minutos con tapa.
  5. Escurre bien los garbanzos. Si son de bote lava antes con agua fría. Añádelos a la sartén, rectifica de sal y añade una pizca de pimienta recién molida al gusto y el perejil (deja un poco para poner por encima a la hora de llevar a la mesa).
  6. Por último agrega las almendras tostadas previamente, un poco machacadas pero con cuidado de no hacerlas polvo, y la cecina en tiritas (deja unas cuantas tiras para decorar) remueve, deja reposar un poco y a continuación sirve las raciones en cuencos.

Esta cantidad alcanza para cuatro raciones no muy largas. Si eres una persona golosa se puede reducir a dos raciones bien despachadas y, eso sí, como plato único.

Yo acompañé estos garbanzos untuosos y sabrosos con una ensalada de canónigos y peras aliñadas con aceite de oliva virgen y extra y vinagre balsámico de Módena. Nada más.

Ponle un vino tinto y se convierte en una comida o cena “10”.

Atrévete a prepararlos. Si no te gusta la Morcilla de Burgos (que es de arroz) y prefieres otra (a mí me encanta una que preparan en Salamanca con un toque picante) no dudes en emplearla. Las almendras pueden sustituirlas por piñones (más finos pero también más caros). Y si no eres fan de la cecina, sustituye por jamón ibérico o serrano. ¡Qué los disfrutes!

Ensalada Verano de frutas

25 Ago
ensaladaverano

Ensalada Verano de frutas. TrasLaReceta.

¡Cuántas combinaciones de frutas en ensaladas se me ocurren para aprovechar y refrescar el calor del verano! Lo cierto es que son una opción ligera, sabrosa y saludable para cualquier época, pero en tiempo de sofocones son como oasis en el desierto.

Aquí en este espacio he compartido algunas hace ya algún tiempo pero que valen la pena recordar. Entre ellas la de espinacas con piña y jamón, la de pasta con alioli de piña, la de sandía con pipas de girasol o el muy mediterráneo pincho de melón con jamón.

Pues la de hoy es una mezcla de lechugas con las últimas fresas del verano de este lado del planeta y manzana, como frutas protagonistas, acompañadas de un par de ingredientes más y un aliño con vinagre de Módena, pero entro en más detalles en instantes. Lo mejor: fogones apagados!!!

Y una última cosa antes de ir al meollo del asunto. Esta es una de esas recetas que es meramente orientativa. Estas son las frutas que escogí y tenía a mano, pero si cuentas con otras, no las deseches. Lo importante es que las aproveches y si son tus favoritas, mejor.

Ingredientes para preparar Ensalada Verano de frutas (1-2 personas)

  • Mix de hojas de brotes de lechuga con canónigos
  • 1 filete de pavo a la plancha (opcional) cortado a tu gusto
  • 5_6 fresas cortadas en rodajas
  • 1 manzana pequeña en dados
  • 100gr de queso fresco en dados
  • 6-8 tomates cherry cortados a la mitad (me encantan los Kumato)
  • 1 puñado de cebolla frita
  • 2 cdas de vinagre balsámico de Módena
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal

Cómo preparar Ensalada Verano de frutas 

  1. En un bol coloca los brotes de lechuga.
  2. En otro recipiente mezcla las fresas, la manzana, el tomate y aliña con parte de la mezcla de aceite, vinagre y sal. Deja un poco del aliño. Mezcla.
  3. Incorpora a las lechugas la mezcla anterior y vuelve a mezclar.
  4. Sirve en dos platos individuales y en estos reparte el queso y el pavo. Corona con la cebolla frita y para un toque extra adorna con glasa de vinagre balsámico o crema de vinagre balsámico (puedes encontrarlo con los dos nombres)

Así de sencillo. Podrás utilizar esta propuesta para acompañar carnes, de primer plato o también como único para una comida o cena ligera.

Quinoa a la Cubana

2 May Featured Image -- 2108

Con permiso de su autor, de Cocina Sana con Ernest Subirana, es casi una obligación compartir con mis lectores esta propuesta suya. Una versión de una receta original muy popular para muchos de mis seguidores, por tratarse de un clásico de la cocina cubana, aunque unos la llamen de una forma determinada, y para otros, un simple plato de arroz con huevos y plátanos fritos, sea tan solo eso.

El caso es que las propuestas de este blog que suelo leer y que vuelve a la carga, se identifica por reinventar de una manera rica y sana algunos platos. Esta super-divertida y nutritiva Quinoa a la cubana es un guiño a nuestro Arroz a la cubana. Quédense con la esencia y la argucia de las combinaciones. ¡Gracias a Ernest por dedicarnos su inventiva!

Cocina sana con Ernest Subirana

quinoa a la cubanaHoy les propongo renovar un plato clásico de toda la vida: el arroz a la cubana. Sustituiremos el arroz blanco por la saludable quinoa, elaboraremos una salsa de tomate casera, cambiaremos el huevo frito por huevo poché y caramelizaremos rodajas de plátano con ron añejo para darle el toque cubano.

Valoración nutricional de Medicadiet

La quinoa es un cereal que destaca sobre todo por su alto contenido en proteína, respecto de los demás cereales. Por este motivo, es muy recomendable en personas vegetarianas o que tengan un bajo consumo de proteínas animales, pues de esta forma podrán enriquecer su dieta en proteínas vegetales. Además, tiene un alto contenido en fibra y en ácidos grasos omega 3 y omega 6, por lo que contribuye a regular nuestro perfil lipídico. Destacan en ella las vitaminas del grupo B, perfectas para mejorar nuestras defensas, y de vitamina E, que tiene…

Ver la entrada original 722 palabras más

Solomillos de atún en salsa verde

30 Mar
atun en salsa verde

Atún en salsa verde. (TrasLaReceta)

Me hubiera gustado haber tenido lista esta entrada del blog antes de Semana Santa. Hubiera sido una buena propuesta para aquellos más apegados a las tradiciones religiosas que envuelven estas fechas. No pudo ser. Pero como se dice por allá lejos donde nací… nunca es tarde si la dicha es buena… y a cualquiera podrá hacer dichoso o dichosa una receta tan sencilla y sabrosa como esta de atún en salsa verde.

No hay historia tras esta receta, simplemente un poco de iniciativa y ganas de presentar el atún de una forma diferente a la que solemos prepararlo. Unos pocos ingredientes, poco tiempo de elaboración, pero eso sí, unos buenos solomillos o lomos de atún, a tacos, y podrás montarte una comida o cena sin muchas complicaciones pero con éxito asegurado. Y apta para celíacos.

Ingredientes para preparar Solomillos de atún en salsa verde (4 personas)

  • 4 lomos o solomillos (cortados en cubos o tacos)
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 puñadito de guindilla en rodajas
  • 1 cebolla
  • 1 cucharada de maizena (harina de maíz que puedes sustituir por harina de trigo si no eres alérgico al gluten)
  • 1 ramillete de cilantro fresco (para quienes no les guste sustituir por perejil) o unos granos secos.
  • 1 pastilla de caldo de pescado Avecream
  • 350 ml de agua (o la misma cantidad de caldo de pescado en caso de que no utilices la pastilla)
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra
  • sal

Cómo preparar Solomillos de atún en salsa verde

  1. Corta el atún en cubos no muy pequeños. Sazona con muy poca sal y pimienta a gusto y reserva.
  2. En una cacerola o sartén pon a calentar el aceite y antes que adquiera mucha temperatura añade el ajo fileteado y las rodajitas de guindilla.
  3. Una vez empiecen a dorar (mucho ojo que enseguida se queman) agrega la cebolla picada en brunoise o en cubitos muy pequeños hasta que blanqueen.
  4. A continuación agrega la pastilla triturada y mezcla bien, luego pon la cucharada de maizena y antes de que pueda quemarse incorpora el agua. (recuerda que si vas a emplear el caldo hecho -este en el momento- previamente no pongas la pastilla).
  5. Suma el cilantro o el perejil (puedes emplear mitad y mitad también de cada) y deja por unos 10 o 12 minutos hasta que espese un poco y los sabores se integren. Comprueba de sal y rectifica si es necesario, yo no suelo poner más.(Si vas a emplear el cilantro en grano pásalo primero por el mortero)
  6. Una vez tengas la salsa al gusto de espesor separa del fuego, añade el atún, tapa, y con el calor de la cocción de la salsa el pescado estará al punto. Si quieres dejarlo al fuego, no lo hagas por más de un minuto o se te resecará.

    atun en salsa verde 2

    Atún en salsa verde con arroz y patatas asadas.

¡Listo nuestro plato estrella de hoy! Para completarlo a la manera en que lo presento aquí, acompaña de unas patatas fritas o asadas en rodajas. Yo, como soy muy golosa del arroz con salsas, no lo he querido dejar pasar. Pon una ensalada de lechugas variadas y unas rodajas de limón para aquellos que creen que no puede faltar a un pescado.

 

 

 

Vaca frita cubana

12 Feb
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Vaca frita. Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hoy quiero compartir desde este rinconcito virtual otra de las recetas más apetecible de la gastronomía cubana. Un delicioso plato de Vaca Frita a mi manera. A mis seguidores de TrasLaReceta espero no haberles hecho esperar demasiado. Prometo que la propuesta de hoy se prepara más rápido de lo que he tardado en decidirme por este derivado de un buen cocido de carne de res.

La Vaca Frita tiene una cercanía con la Ropa Vieja Cubana, pero los ingredientes no llegan a ser tantos y la elaboración se reduce significativamente, aunque no por ello deja de ser, en forma distinta, deliciosamente irresistible. Yo no puedo decir que tenga preferencia por una o por otra. Las dos, por igual, me hacen inmensamente feliz a la hora de prepararlas y más tarde sentada a la mesa disfrutándolas.

No dilato mucho más la cuestión. Les presento como siempre los ingredientes a emplear en nuestra receta y la forma de elaboración. Para aquellos que no están familiarizados con la cultura de la mesa cubana, decirles que no hay nada mejor para acompañar esta receta que unos ricos frijoles negros, unos plátanos maduros fritos o tostones según preferencias, y un arroz blanco bien desgranado. Pero si prefieren picoteo, con unas buenas rebanadas de pan o en un sándwich a nuestra imaginación, la vaca frita está igualmente de lujo.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Vaca Frita

  • 800 gr de falda de res (ternera)
  • 1 puerro + 1 rama de apio (opcionales)
  • 1-2 cebollas cortadas finamente en juliana
  • 1 pimiento verde italiano también finamente picado en juliana
  • zumo de 1 lima o limón
  • 1 taza de caldo del cocido
  • 4-5 dientes hermosos de ajo majados (pasados por el mortero)
  • 3-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta negra recién molida

Cómo preparar Vaca Frita

  1. Pon a cocer la falda de res en una olla con abundante agua y sal y de forma opcional el puerro y la rama de apio. Si utilizas una cacerola normal déjala cocinar por 1 hora y 30 minutos. Si empleas olla a presión o exprés ten en cuenta que el tiempo de reduce casi a la mitad aunque puede variar dependiendo de tu olla. Déjala unos 40 minutos aproximadamente.
  2. Una vez blanda y atemperada (para que no te quemes las yemas de los dedos) procede a limpiar la carne del exceso de grasa y desmenuza o deshilacha la carne. Cuela el caldo, retira el exceso de grasa del líquido, separa un vaso para emplear en nuestra receta de hoy y el resto aprovecha para hacer un buen sopón con lo que más te guste.
  3. Cuando tengas la carne bien desenhebrada prueba, rectifica de sal y añade pimienta.
  4. En una cacerola pon a calentar el aceite de oliva y añade el ajo majado velando que no se queme.
  5. Agrega la cebolla y deja que se poche e incluso adquiera un color dorado antes de agregar el pimiento verde. Para ello sube el fuego y vigila para que no se queme.
  6. A continuación echa la carne deshilachada y mezcla bien. Deja a fuego vivo y añade el zumo de la lima o limón. Remueve de vez en cuando.
  7. Incorpora el caldo y deja cocinando hasta que evapore. Sigue con el fuego vivo para que la carne se dore bien e incluso llegue a tostarse. Se trata de que la carne quede frita. Una vez reconozcas el color y la textura de la carne frita puedes bajar bien el fuego y continuar cocinando tapada por unos 5 a 8 minutos más y añadir otro chorrito de zumo de limón.

Voilá! Ya está lista para servir y disfrutar. Coloca en el plato un poco de ensalada verde y una rodaja de limón para decorar. Si la preparas, no dejes de contarme el resultado. Aún estás a tiempo para salir en busca de los ingredientes el viernes y disfrutar de una Vaca frita el fin de semana.

Lasaña vegetal: deliciosamente verde y sencilla

19 Ene

Hoy recordamos cómo hacer una lasaña a base de verduras, sencilla y muy rica. En breve comparto una receta con quinoa que no dejará a nadie sin ganas de probar. ¡Feliz semana!

tras la receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Después de una ausencia no deseada durante la cual he extrañando enormemente este rincón virtual extendido de mi cocina, he vuelto para decir que por muy prolongada que puedan parecer entre si mis incursiones, siempre encontraré un momento para continuar dejando mi huella por estos rumbos. Cocinar, tengo que hacerlo diariamente, pero las prisas han estado jugando en contra de las fotografías y los procesos que necesitan la publicación de una receta. Pero entre unos apuros y otros me ha salido una lasaña vegetal: deliciosamente verde y sencilla, gracias a un relleno con mucho sabor y unas placas que solo necesitan remojo y trabajarlas resulta muy fácil.

Recurrimos constantemente a la carne picada para elaborar nuestras lasañas pero les aseguro que esta opción, además de estar realmente buena, nos ofrece la oportunidad de introducir en nuestra dieta esa porción de verde por la…

Ver la entrada original 915 palabras más

Ropa vieja cubana: la receta paso a paso de mi cocina

11 Ene

Este fin de semana fue de reencuentro con amigos y con los placeres de la cocina cubana. Entre dominó y ropa vieja se pasa fenomenal. Esta receta sigue conquistando corazones… Esta vez sí añadí los plátanos ‘machos’ maduros fritos, que le viene como aniño al dedo.

tras la receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hacía tiempo, por no decir desde el mismo momento en que creé este blog, tenía muchas ganas de compartir un clásico de nuestra cocina. Uno de los platos de la gastronomía cubana que más me gustan. En ello coincidirán muchos de mis paisanos. Y tanto es así que la ropa vieja es apuesta fija en la carta de los restaurantes especializados en este tipo de cocina; aunque tengo que decir, lejos de crítica alguna, que más de una vez me he llevado un fiasco a la hora de probar. Es una receta que tiene su cosa y no se trata de echar todo de una vez y dejar que cocine.

Nuestra ropa vieja, puedo asegurar ya con el conocimiento de mis años en España, es herencia de la sabrosa cocina peninsular, y más específicamente la de las Islas. No…

Ver la entrada original 1.213 palabras más

Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

27 Ago
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Muy buenas a todos los que aquí, allá y un poco más allá me siguen. No he olvidado mi compromiso para con este rinconcito de cocina que pretende ir tras la receta. Lo cierto es que ando liada hasta la médula en más de un proyecto y se me escapa el tiempo por mucho que intento atraparle. Antes de volver a desaparecer por un buen rato os voy a regalar estas ricas mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate que podéis preparar en casa o, si les entra mucha prisa, encontrar en algún supermercado o tienda especializada.

Les dejaré los tips para hacer una confitura de tomate casera, porque en este tiempo el tomate está muy bien de precio y de sabor; es muy sencilla y deliciosa. Las mini tostas o tostaditas se preparan en un plis plas o, como decimos en mi tierra, en menos de lo que canta un gallo. Hay quienes no gustan de mezclar lo dulce con lo salado, pero en casa nos encanta, es un poco de esa mezcla entre la herencia del pasado y recientes costumbres adquiridas. Vamos por ello.

Ingredientes para preparar Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

(8-10 mini tostas)

  • 1 barra de pan cortada en rebanaditas no muy gruesas
  • 1 ó 2 rulos de queso de cabra en rodajas
  • mermelada de tomate
  • virutas de jamón serrano o ibérico
  • aceite de oliva virgen extra

Para la mermelada de tomate:

  • 500 g de tomates maduros sin pelar y troceaditos
  • 125 g de azúcar moreno
  • 125 g de azúcar blanco
  • zumo de un limón

Preparación mermelada:

  1. Lava bien los tomates y trocéalos bien. Hay quienes eliminan las pepitas o semillitas del tomate pero yo las dejo tal cual porque le dan esa distinción a la mermelada de lo que es y se aprovecha más toda la carne del tomate.
  2. En una cacerola (alta mucho mejor) con tapa pon todos los ingredientes a fuego más o menos fuerte primero para que el azúcar se derrita y una vez comiencen a ebullir baja bien el fuego y déjalo al menos 40 minutos o hasta que esté con una consistencia adecuada, removiendo constantemente durante el proceso para que no se pegue o queme. La temperatura que no debe sobrepasar la mermelada es de 105 grados, pero yo la verdad confío en el fuego bien bajo y el termómetro no lo utilizo. Os dejo la libertad de emplearlo quien lo tenga y lo desee.
  3. No dejes secar demasiado porque cuando se atempera tiende a espesar aún más.
  4. Guarda la mermelada en tarros de cristal esterilizados aún caliente para que hagan el efecto de sellado. Si son muchos asegúrate de lograr este efecto poniendo los tarros o botellas a baño María durante 20 minutos para evitar la contaminación y prolongar la duración de la mermelada si no se va a consumir enseguida. Una vez abierto un envase en refrigeración puede durar hasta una semana.

Cómo preparar Mini tostas de queso de cabra con mermelada de tomate

  1. Corta las rebanadas de pan no muy gruesas y ponlas en una sartén o plancha con aceite de oliva virgen extra para que se tuesten solo ligeramente.
  2. Coloca el pan ya tostado en una bandeja y ponle un chorrito de aceite de oliva virgen extra a cada una.
  3. Pon encima una o dos rodajas de queso de cabra dependiendo del tamaño de la rebanada de pan.
  4. Añade una cucharadita bien llena de mermelada de tomate y reparte y por último corona con una virutas o lonchitas finas de jamón serrano o ibérico. ¡Listo!

Un entrante ideal, una merienda deliciosa, una forma de tomarnos nuestra bebida preferida en casa y acompañarla con estas  mini tostas de queso de cabra y mermelada de tomate.

Cupcakes salados: un entrante diferente para un menú nada corriente

3 Jul
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

La idea de unas magdalenas saladas con ingredientes que pueden variar según las preferencias de cada quien, y con una cubierta generosa, también salada, estoy segura que va a encantar a quienes se animen a preparar esta receta. Ya sé que en verano eso de encender el horno puede ser una tarea de mucho coraje, pero también, una vez pasado el momento del “sofocón”, nos puede alegrar una tarde en la playa o la piscina, a la sombra de un árbol o simplemente a la mesa de casa.

Esta vez con ingredientes a mano como cebolla, beicon y nueces, conseguí una base bien sabrosa. Para la cubierta o frosting emplearemos un puré de patata aromatizado. La próxima vez experimentaré con sobrasada o chorizo y cebolla caramelizada, una mezcla que nos encanta, o con espinacas, piñones y queso de cabra. Las opciones puedes ser muchas, pero hoy les dejo una receta en concreto. Vayamos a poner manos en la masa.

Ingredientes para preparar Cupcakes de cebolla, bacon y nueces (12-14 cupcakes)

  • 2 huevos grandes
  • 125 gr de mantequilla salada (yo utilicé reducida en materia grasa)
  • 125 gr de azúcar (puedes utilizar miel)
  • 150 ml de leche
  • 270 gr harina (yo utilicé integral)
  • 2 cucharaditas de polvos Royal
  • 2 cebollas (1 muy grande)
  • 6 lonchas de bacon en tiritas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (si fuera necesario)
  • pimienta negra recién molida
  • 2 cucharadas de ajo deshidratado en polvo
  • sal

Para la cobertura:

  • 4 patatas
  • 60 gr de mantequilla (puedes poner queso crema o simplemente aceite de oliva virgen extra)
  • 1 ramita de perejil finamente picado
  • 1/2 dientecillo de ajo majado
  • unos tropezones de jamón serrano o ibérico
  • sal
  • 60 gr de nueces peladas y troceadas

Cómo preparar cupcakes de cebolla, beicon y nueces

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Primero pon a cocer las patatas con su piel en agua con sal hirviendo durante unos 45 minutos.
  2. Precalienta en el horno a 175 grados.
  3. Pon en una sartén con el fuego medio a fuerte el bacon picado en tiritas finas. Una vez esté doradito añade la cebolla previamente pelada y cortada en fina brunoise. Si no ha soltado grasa el bacon porque estaba más bien magro añade antes de la cebolla las dos cucharadas de aceite de oliva o menos según veas que haga falta. No es necesario pasarse con la grasa.
  4. Deja que la cebolla se poche durante unos 8 a 10 minutos y así adquiere todo el sabor del bacon. Separa del fuego y deja enfriar.
  5. En un bol mezcla el azúcar con la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente con consistencia de pomada.
  6. Añade uno a uno los huevos y deja que se incorporen bien y resulte una mezcla ligera y esponjosa.
  7. Incorpora la leche, mezcla bien y a continuación ve sumando la harina tamizada con la levadura y el ajo en polvo o deshidratado.
  8. Agrega la cebolla pochada con el bacon y las nueces previamente pasadas por un poco de la misma harina, lo cual hará que se distribuyan de forma homogénea y no vayan al fondo de las cápsulas de papel.
  9. Coloca en moldecitos individuales o en una bandeja para cupcakes las cápsulas de papel y rellénalas un poco menos de su capacidad.
  10. Hornea entre 18 y 20 minutos a la misma temperatura inicial hasta que hayan subido. Para estar seguros de que están bien horneados pincha con un palillo y si sale limpio ya están listos. Déjalas enfriar sobre una rejilla ya fuera del molde.

La cobertura:

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  1. Una vez cocidas las patatas y con la piel retirada procede a hacer un puré con la mantequilla, mezcla bien el diente de ajo majado, el perejil y la pimienta.
  2. Prueba de sal y si lo requiere rectifica.
  3. Como tercer y último paso, una vez tibio el puré, rellena una manga pastelera y con una boquilla lisa procede a coronar cada magdalena salada.

Yo tengo que confesar que mi manga se abrió a la primera y tuve que recurrir a algo tan sencillo como poner a ojo de buen cubero el puré sobre las magdalenas y con ayuda de un tenedor hacer el diseño que muestro en las imágenes, tan simples pero tan bonitos al final. Conclusión que si no tienes manga o no quieres tener que ensuciar más o simplemente saltarte esta operación van a quedarte igualmente geniales. Una montañita más o menos igual a la de al lado y un caminito con el tenedor. Pon unos daditos de jamón o no y a disfrutar tus cupcakes salados. ¡Feliz fin de semana!

Crema de calabaza al curry con pan frito de cebolla

19 Jun
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Hoy traigo una crema de calabaza al curry con pan frito de cebolla que estoy segura os va a encantar. Se trata de otra receta ligera, apta para todos los públicos y el verano, porque podremos tomarla templada e incluso fresquita de la nevera para apaciguar los calores y alimentarnos de una manera sana y equilibrada.

Vamos a ponerle más sabor porque no coceremos simplemente los ingredientes, sino que los sofreiremos con un chorreón de aceite de oliva virgen extra antes de ponerle el caldo, para que terminen de ablandarse tanto calabaza como calabacines. Nos aportará las vitaminas, minerales y fibras presentes en las verduras, y si nos saltamos el pan frito será más apta para regímenes de adelgazamiento y también para celíacos.

Después de probar la crema de calabaza de JaviRecetas hace ya algún tiempo me pareció apropiado presentarles esta especie de versión con inspiración propia que no defraudará a quienes gusten de este tipo de sopas. Los ingredientes que lleva hacen de este plato una propuesta además de sana y rica, económica, fácil y rápida.

Ingredientes para preparar Crema de Calabaza al curry con pan frito de cebolla

  • 500 gr de calabaza
  • 1 calabacín grande
  • 1 cebolleta grande o 2 (puedes utilizar cebolla)
  • caldo de verduras (si no tienes preparado diluye 1 pastilla de caldo Gallina Blanca 100% natural en 500 ml)
  • 1 cucharada colmada de curry amarillo
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra recién molida
  • sal
  • pan de cebolla frito (un puñadito opcional)
  • taquitos de jamón serrano o ibérico (opcional)

Cómo preparar Crema de Calabaza al curry con pan frito de cebolla

  1. Corta en cubos no muy grandes la calabaza, así como la cebolla y el calabacín. Trocea en láminas el ajo.
  2. Calienta en una olla que puedas tapar después las tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y añade el ajo laminado. Antes de que pueda tostarse demasiado añade la cebolla con una pizca de sal.
  3. Una vez haya transparentado la cebolla suma la calabaza y el calabacín, pon otro poco de sal y deja que se sofría todo unos 5 minutos.
  4. Incorpora la cucharada colmada de curry, remueve un poco para que se mezcle bien y añade caldo hasta que queden cubiertas las verduras sin pasarte. Reserva otro poco de caldo por si a la hora de licuar todo necesitaras más dependiendo de cómo prefieras la crema, espesa o más ligera. Deja cocinar unos 15 minutos o hasta que al pinchar con un tenedor la calabaza esté suave.
  5. Separa del fuego, añade una pizca de pimienta negra recién molida, deja refrescar y luego pasa todo por la batidora hasta que obtengas una mezcla pareja y sin grumos. Aquí es donde decides poner más caldo o no y rectifica de sal.
  6. Sirve con el pan frito de cebolla, unos tropezones de jamón de forma opcional y un hilo de aceite de oliva para coronar la presentación.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

El pan de cebolla frito lo venden en algunos supermercados, pero si quieres puedes hacerlo en casa triturando una cebolla con una pizca de sal y medio dientecillo de ajo y untando con esta preparación una barra de pan normal previamente cortada en rebanadas. Después de hornearlas y conseguir unas deliciosas tostadas puedes pasar a freírlas en aceite de oliva. Aunque si ponen aceite de oliva a la cebolla triturada antes de hornear el pan te habrás ahorrado este último paso y además estarán igual de sabrosas y más saludables.

Si no te gusta el jamón, puedes saltar este ingrediente o sustituir por daditos de jamón york u otro ingrediente que te guste. Si se te ocurre alguno, no dudes en compartir. Listo, dejo ya que se pongan manos a la obra con esta receta rica, fácil y saludable.

Ensalada “La claudicación de Javi”: restos bien aprovechados

25 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

¿Recuerdan el pollo estilo cajún? Pues la entrada de hoy, que no quise seguir postergando (de ahí lo breve pero sustanciosa de la receta y el post) tiene el objetivo de aprovechar algunas tiras de pechuga que quedaron y que dieron un extra más de valor a esta ensalada, para que un renegado a las “hierbitas” como dice nuestro amigo Javier cayera seducido, no dejara resto en el plato y encima quisiera repetir.

De ahí el nombre de “La claudicación de Javi” para bautizar a este jardín verde con mucho condumio y sabor para conquistar a ciertos testarudos y renuentes de las ensaladas. Aquí les dejo la receta que podrán preparar ya no con el pollo cajún sino con aquellos otros restos de cualquier asado con el que no hayáis podido.  ;)

Ingredientes para preparar Ensalada “La claudicación de Javi” (4 personas)

  • 1 bolsa de brotes tiernos (u otra mezcla de lechugas que te guste)
  • tomatitos cherry
  • 1 puñado cebolla frita crujiente
  • 4 lonchas de bacon frito troceaditas
  • picatostes
  • 1 puñado de pasas
  • 1 puñado de nueces no muy troceadas
  • pollo a trocitos

Para la salsa aliño:

  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 1 cucharada de mostaza de Dijon
  • 1 cucharada de miel
  • 1 chorrito de aceite de oliva (opcional)
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • pizca de pimienta negra recién molida

Cómo preparar la Ensalada

  1. En un bol o fuente para ensaladas dispón las hojas de lechuga.
  2. Prepara la salsa de mostaza a la miel mezclando muy bien todos los ingredientes. No es necesario pasarla por la batidora o licuadora. Con ayuda de una cucharilla y removiendo todo muy bien es suficiente.
  3. Coge un poco de esta mezcla y ponla sobre las lechugas, unta bien y a continuación o bien repártela en 4 platos en los que distribuirás proporcionalmente todos los ingredientes o mezcla todo en la fuente y luego reparte.
  4. Lleva a la mesa y dispón el resto del aliño para que cada quien se pueda servir más a gusto de cada quien.

Las cantidades están a ojo de buen cubero: sin recargar demasiado para que los ingredientes no pesen sobre las lechugas y vayan al fondo de la fuente o los platos. Si eres muy goloso en un plato aparte pon más de cada uno de los complementos para añadir algo más si así lo deseas tú o tus invitados.

Esta salsa de mostaza a la miel está muy rica con esta ensalada así como para enriquecer recetas de pescado y carnes. Hace muy poco la preparé para acompañar unos nuggets caseros y deliciosos que muy pronto compartiré aquí mismo en esta pequeña extensión de mi cocina.

Espero puedan lograr hacer comer un poquito de verde a aquellos que queréis más con esta receta rápida, fácil y llena de sabores. Buen inicio de semana y que seáis muy felices compartiendo en la mesa frente a una deliciosa comida.

Pollo con costra estilo Cajún: nunca tan fácil una pechuga tan sabrosa

9 May
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Para aquellos que lo esperaban y para quienes aún no se han enterado, aquí está la pechuga más sabrosa de los últimos tiempos en nuestra mesa, las de este pollo estilo Cajún que combinan magistralmente con tantas cosas. En casa ya hemos disfrutado de esta receta con una ensalada california, con un puré de patatas con mantequilla y queso y con los cubanísimos acompañantes que les presento hoy.

Como siempre, o casi siempre, el “Cajún” va bautizado con un toque personal, una versión propia o una adaptación particular, como quiera que se pueda llamar. Lo de Cajún, gastronómicamente hablando, viene de los ingredientes utilizados hoy en el actual Estado de Louisiana, en las cocinas hoy muy norteamericanas pero que tuvieron inicialmente influencias franco-canadienses, llevadas por los desplazados de la región de Acadia, una vez que la Corona Británica se hiciera con ese y otros territorios franceses en Canadá.

Cuando algún producto va bautizado con el estilo Cajún, ingredientes como el pimentón dulce, el ajo y la cebolla deshidratadas, el tomillo y el orégano, la pimienta de cayena, son denominadores comunes en su preparación. He incluido en mi receta casi todos y añadido otros que le confieren un sabor especial, con la opción de otorgarles un toque picantón o no, de acuerdo a los gustos de cada cual. Si sigue pareciendo una idea atractiva a mis lectores después de conocer estos datos de la propuesta de hoy, pues entonces vayamos a la cocina.

Ingredientes para preparar Pollo con costra estilo Cajún (4 personas)

  • 500 gr de pechugas enteras (2-3 piezas dependiendo del tamaño)
  • 1 1/2 cucharada de pimentón dulce (yo empleé de La Vera con un toque ahumado)
  • 1/2 cucharada de pimentón picante de La Vera (sólo si te gusta el toque picante)
  • 1 cucharada de Curry amarillo
  • 1/2 cucharada de Cilantro molido
  • 1/2 cucharada de ajo deshidratado
  • 1 puntita de cominos molidos
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1 cucharadita de perejil + 1 para decorar
  • 2 o 3 vueltas de molinillo de mix de pimientas
  • 1 cucharada de pan rallado
  • pizca sal
  • 1-2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar Pollo con costra estilo Cajún

  1. Corta las pechugas en tiras, no finas. Pon muy poca sal sobre ellas y reserva.
  2. En una fuente o bol amplio y cómodo coloca todas las especies (pimentón, curry, cilantro, ajo, comino, perejil, tomillo, pimienta) y el pan rallado y mezcla muy bien con una cuchara.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. Incorpora las tiras gruesas de pechuga y unta bien todas en la mezcla. Haz uso de las manos, no temas mancharte, luego con agua y jabón se quitarán todos los restos. Tapa y deja unos 10 a 15 minutos si no tienes prisas. De lo contrario pasa directamente al próximo paso.
  4. En una sartén, preferiblemente anti adherente pon una o dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y deja que caliente bien a fuego máximo.
  5. Antes de que pueda quemarse el aceite pero con una temperatura elevada fríe las tiras pocos minutos por cada lado. Si es necesario baja un poco el fuego. Dependiendo del grosor con que las hayas cortado se harán antes o después. Recuerda que la pechuga es muy magra y queremos que quede bien hecha: crujiente y muy dorada por fuera pero suave y jugosa por dentro. Para lograrlo el calor debe ser fuerte para que se selle inmediatamente y queden los jugos en su interior. Cuando presiones y esté firme la carne pero no dura ya estará en su punto.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo nuestro delicioso pollo estilo “Cajún“.  En casa nos gusta el toque picante en las carnes, mariscos y pescados, de ahí que incorporara el Pimentón Picante de La Vera. Pero puedes sustituirlo por un poco más de pimentón Dulce que ya él solo tiene mucha chispa. El curry fue una introducción propia que le viene de maravillas. Puedes decidir saltarlo o no. No te vas a arrepentir de haberlo incluido.

Aposté por un arroz blanco con frijoles negros y unas mariquitas o chips de plátano como guarnición que estoy segura los amantes de la cocina de Luisiana podrían incluir sin problemas en sus menús. El arroz y las verduras nunca faltan en sus preparaciones y aquí hacen gala de su origen criollo y mestizo. Y a tomar un vino blanco semidulce para terminar el convoy y brindar por el buen comer y el sabor profundo de este pollo con costra al estilo “Cajún”.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Y una última nota, a propósito del Día de Las Madres en Latinoamérica. Llegue con esta receta mi felicitación a todas las que se ganan el cariño con la sazón (siempre será la mejor para los hijos) y la justificación de agasajar a nuestras madres con un almuerzo o comida especial en reciprocidad.

A las dos madres más especiales de mi vida, mi mami Bárbara y mi abuela Norma todo el amor que pueda caber en estas letras, en nuestras cocinas y en un abrazo… que no es poco

¡Buen provecho!

Pastel de chocolate con frutas: receta fácil y de inspiración propia

22 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Estaba pensando ayer mismo que hacía bastante no compartía una receta de postre con mis seguidores. Por ello, para endulzarnos con medida y ponerle un toque de alegría a un buen café o a un en cualquiera de las tardes venideras, traigo este pastel de chocolate con frutas con una masa quebrada que quedó del fin de semana y que no quise desperdiciar. Yo escogí plátanos, arándanos secos rehidratados y confitura de frambuesa, pero os invito a experimentar con otras frutas que más gusten en casa o estén en temporada.

En mi frutero nunca falta el plátano y la mezcla de éste con chocolate me parece gloriosa. Los frutos rojos le dan un plus de frescor, pero reitero la invitación a la aventura con lo que más deseen. Escribiendo de combinaciones sabrosas a la hora de hacer un postre, recuerdo la tarta de naranja con chocolate que ya tiene en este blog un par de años. Deliciosa.

Pero volviendo a la receta de hoy insistir en que se prepara bastante rápido si ya tienes la masa quebrada lista, por ello o bien puedes hacerla o comprarla ya lista. Hay muy buenas en el supermercado. El proceso es muy fácil y mientras tarda en hacerse en el horno terminas de preparar las frutas escogidas. ¿Animados? Pues vaya a por todas.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Pastel de chocolate con frutas (4 a 6 personas)

  • 1 masa redonda quebrada o brisa
  • 200 gr de chocolate para fundir o para postres (yo empleé negro con mínimo de 70%)
  • 90 gr mantequilla
  • 1 huevo talla XL o 2 talla M
  • 2 quesos frescos de Burgos
  • 2-3 plátanos
  • 2 puñados de arándanos secos rehidratados
  • 2 cucharadas de confitura o mermelada de frambuesas (baja en azúcar mejor)

    Cómo preparar Pastel de chocolate con frutas

  1. Primero, 20 minutos antes de ponerte manos a la obra deja en agua para que se rehidraten los arándanos secos.
  2. Unos 10 minutos antes saca la masa quebrada de la nevera y deja a temperatura ambiente unos minutos. Mientras precalienta el horno y una vez haya reposado al ambiente la masa, colócala en el molde que vayas a emplear. Ten en cuenta que si no antiadherente debes ponerle un poco de grasa para que no se te pegue la masa.
  3. Hornea unos 5 minutos hasta que se dore, retira del horno y reserva mientras preparamos el relleno. mantén el horno con una temperatura de 130 a 150 grados.
  4. En un cazo derrite la mantequilla a fuego suave conjuntamente con la tableta de chocolate troceada.
  5. Una vez esté bien fundido añade el queso fresco y un plátano y retira del fuego. Como este tipo de queso no suele integrarse como el de untar o queso crema, con ayuda de un brazo batidor o batidora obtendremos una mezcla completamente homogénea.
  6. Después de batida la mezcla, añadimos la mitad de los arándanos bien escurridos y la otra mitad la reservamos para decorar. También batimos el huevo y lo agregamos.
  7. Mezclamos bien y vertemos sobre la masa quebrada que habíamos reservado ya horneada.
  8. Ponemos en la parte más abajo del medio del horno y horneamos 30 minutos a 130 grados y los últimos 10 minutos a 150 grados.
  9. Comprueba con un palillo que esté cocida, saca del horno y deja que se enfríe sobre una rejilla.
  10. Para decorar primero extiende la confitura o mermelada de frambuesas sobre el pastel de forma pareja.
  11. Por último cortamos los dos plátanos que quedaban en rodajas finas y hacemos dos coronas o el decorado que prefieras con estos; el resto de los arándanos los colocamos en medio. Listo.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Es un postre que a pesar de ser contundente no lleva extra de azúcar. Con la que lleva el propio chocolate, mientras más por ciento de chocolate menos azúcares añadidos, y la propia del plátano, este postre encantará hasta a aquellos que no gustan de golosinas empalagosas. Ahora están las fresas y fresones de temporada. Aprovecha para hacer un plato de este tipo con ellas. Yo no dejaría de usar los plátanos tampoco. A estas alturas creo que he dejado claro a mis seguidores lo mucho que me gusta esta fruta.😉  Nos vemos en la próxima incursión culinaria.

Quiche mediterránea: con tomatitos secos, aceitunas, menta y mozzarella

6 Abr
Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Y la cosa continúa de quiches, tartas o pasteles salados como sean llamados aquí, allá o acullá. Son una opción deliciosa que acepta el relleno que más guste en casa. La semana pasada os presenté una versión muy popular con puerros y bacon, y en la misma entrada hablaba de nuestra otra preferencia a la hora de elaborar uno de estos platos tan ricos y completos. Pues aquí está: una quiche mediterránea, que quise llamar así por el origen de sus ingredientes.

Cuando bautizamos con apellido mediterráneo algún plato no estamos dando por sentado que sean los únicos ingredientes posibles. nada más lejos para una dieta riquísima en sí por la variedad de productos, mediterráneamente hablando. Pero para nadie es hoy secreto que cuando nos referimos a ella estamos hablando de salud, sabor y colorido en un todo. Por eso nuestra quiche de hoy va de tomates, aceitunas, hierbas frescas, aceite de oliva, mozzarella y poco más.

Esta vez no hay muchos más preámbulos porque en el post anterior ya me extendí bastante en las historias tras la receta, solo invitaros a preparar nuestra tarta salada de hoy, ligera y contundente a la vez, una opción de lujo con ensalada verde para cualquier almuerzo o cena, o para llevar un plato estrella a la fiesta que nos han invitado.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar Quiche mediterránea  (4 personas)

  • 70 gr de tomates secos
  •  80 gr de aceitunas sin hueso (la que prefieras)
  • 1 cebolla grande
  • 1 puñado de hojas de menta o hierbabuena
  • 1/2 cucharadita de albahaca seca (o bien otro puñado de hojas frescas)
  • 300 ml de leche
  • 180 gr de queso mozzarella rallado
  • 3 huevos grandes (L)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • pizca de mix de pimientas
  • sal (utiliza escamas de sal mediterránea si tienes a tu alcance)
  • 1 masa quebrada

Cómo preparar Quiche mediterránea

  1. Coloca en un cuenco con agua los tomates secos para que se re-hidraten durante 30 minutos.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  2. Una vez hinchados y tiernos escúrrelos de agua, pica en tiras finas y reserva.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  3. En una sartén vierte las dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y una vez haya calentado incorpora la cebolla que picarás en cubos no muy finos. Añade una pizca de sal.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  4. Una vez comience a pochar la cebolla agrega la albahaca seca y deja unos minutos.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  5. A continuación añade el tomate que teníamos reservado, las aceitunas troceadas y las hojas de menta fresca. Remueve y deja un par de minutos.
  6. Vierte la leche, añade otra pizca de sal y la mitad del queso. Deja que espese todo durante unos minutos removiendo alguna vez.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  7. En un cuenco aparte bate los huevos sazonados con otra pizca de sal y el mix pimientas más la otra mitad del queso rallado.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  8. Mezcla el contenido de la sartén con los huevos y queso batido y vierte todo finalmente sobre un molde con la masa quebrada previamente colocada. Recuerda poner un chorrilo de aceite en el molde y pringarlo muy bien para que no se peque la masa y pinchar la masa quebrada en el fondo con un tenedor una vez colocada.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  9. Lleva al nivel más inferior del horno (no en el suelo del horno) previamente calentado a 180 grados. Deja hornear durante 35 minutos y luego otros 10 minutos en la posición del medio. Esos primeros 35 minutos yo suelo cubrir la quiche con papel vegetal o de aluminio, pero hay hornos que no lo requieren, tenlo en cuenta. Prefiero cubrirla y luego elevar para que termine de dorarse bien en los últimos minutos de horno sin riesgo de dorarla demasiado antes de tiempo. No pongas más relleno del posible sobre la masa quebrada. SI te quedó un poco haz como yo: añada dos cucharaditas de maizena y distribuye en dos moldecitos de magdalenas engrasados con algo

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Listo, después que salga del horno, déjala reposar unos 10 minutos para te sea más fácil de manejar y no te quemes. A mi me encanta tomar el trozo que haya quedado a temperatura ambiente más tarde o al otro día. Los sabores están más concentrados. Recuerda que puedes tomarla con una ensalada para completar de forma equilibrada una comida o una cena.

COMIÉNDOSE EL TIEMPO

Afila tus cuchillos

El Caldero de Nimuë

Come bien. Viaja amenudo.

Consejo Nutricional

La salud a través de noticias sobre alimentación y nutrición

Jono & Jules do food & wine

Two foodies and lovers of wine in Dublin.

Comer es Vivir

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"

La cocina de ama

blog de comida casera

dulcedelimón

Recetas caseras para sorprender

Baco y Boca

Vinos y Manjares para humildes sibaritas

Carlos Campillo

Cuerpo y Mente en Movimiento.